Espíritu Santo

Conociendo al Espíritu Santo

Donde Habla Del Diezmo En La Biblia?

Donde Habla Del Diezmo En La Biblia
La obediencia a la ley del diezmo En la antigüedad, Abraham y Jacob obedecieron el mandamiento de pagar el diezmo, que consistía en la décima parte de su interés (véase Hebreos 7:1–10; Génesis 14:19–20; 28:20–22 ).

¿Dónde se habla del diezmo en el Nuevo Testamento?

Jesús no anuló el diezmo – Donde Habla Del Diezmo En La Biblia El Nuevo Testamento no prohíbe el diezmo en ningún lugar. En sus enseñanzas Jesús reprendió a los líderes religiosos de su época, no porque daban el diezmo sino porque no obedecían al mismo tiempo las otras leyes de Dios. Por otro lado, Jesús tampoco impone el diezmo.

¿Qué dice Deuteronomio 14 22?

No cocerás el cabrito en la leche de su madre.22 Indefectiblemente a diezmarás todo el producto de la semilla que rinda tu campo cada año.

¿Qué es el diezmo en la Biblia?

¿Qué es el diezmo? La palabra diezmo significa ‘una décima parte’. El diezmo es un donativo, o una ofrenda, de la décima parte de tus ingresos para utilizarlos al servicio de Dios. Desde la antigüedad, Dios ha mandado a Su pueblo que le dé a Él la décima parte de todo lo que ganan. Este mandamiento todavía sigue vigente hoy en día. Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dan una décima parte de sus ingresos a Dios por medio de Su Iglesia.

Esos fondos se utilizan para edificar la Iglesia y hacer avanzar la obra de Dios en todo el mundo. Dios promete grandes bendiciones a quienes pagan el diezmo. Pagar el diezmo demuestra obediencia y amor, y ayuda a fortalecer nuestra fe en Dios. La Biblia nos enseña que Dios siempre ha mandado a Sus hijos pagar diezmos.

Abraham pagó el diezmo (véase Génesis 14:20). El diezmo era una ley para los hijos de Israel (véase Números 18:21–28). También lo enseñaron y siguieron personas de la América antigua, tal como se registra en el (véase 3 Nefi 24:8–12). En la actualidad, los profetas vivientes enseñan sobre la importancia continua de pagar el diezmo.

Cuando somos obedientes a los mandamientos de Dios, Él nos promete innumerables bendiciones a cambio. Cuando pagamos el diezmo, nos acercamos más a Dios y ayudamos a hacer avanzar Su obra. Jesús dijo: ‘Si me amáis, guardad mis mandamientos’ (Juan 14:15). Dios demuestra Su amor por nosotros al darnos todo lo que tenemos.

A cambio, Él nos pide que apoyemos Su obra y que mostremos amor por los demás. El diezmo ayuda a proclamar el Evangelio y a edificar el Reino de Dios sobre la tierra. Tus contribuciones tienen el potencial de bendecir la vida de muchas personas, así como la tuya.

  1. ¿Alguna vez has sentido que el Padre Celestial retiene bendiciones en vez de compartirlas? En realidad, Él nos colma de bendiciones, pero depende de nosotros decidir de qué manera queremos que estas lleguen a nosotros.
  2. La invitación de Dios sobre el diezmo es clara: ‘Traed todos los diezmos ; y probadme ahora en esto, si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde’ (Malaquías 3:10).

Es una promesa poderosa. Puedes poner a prueba el principio del diezmo en tu propia vida. Al pagar el diezmo, verás cómo Dios cumple Sus promesas. Llegarás a conocerlo mejor y aumentará tu fe en Él. : ¿Qué es el diezmo?

¿Qué dice el apóstol Pablo del diezmo?

2 de Corintios 9:6-7: La ley de sembrar y cosechar y (de nuevo) cómo dar – 2 de Corintios 9:6-7 ‘Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.’ Si hemos escuchado algo, y eso muchas veces, de 2 de Corintios 9 es el verso 6 (‘El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará’).

  • Pablo no usa el verso 6 para manipular a los creyentes a dar.
  • Ya había hablado por lo menos hace un capítulo y medio de cómo dar, antes de llegar a ese verso.
  • Lo que Pablo hace en el verso 6 es declarar una simple verdad: si siembras escasamente, escasamente segarás y si siembras abundantemente, abundantemente cosecharás.

De acuerdo a lo que siembras, cosechas. Tu ofrenda será correspondida y será de acuerdo a cuánto hayas dado. SIN EMBARGO, la ofrenda debe ser voluntaria, de corazón. Ninguna ofrenda es bienvenida si se da de mala gana o con tristeza, sin alegría o si se da por compulsión o por necesidad.

  1. Por necesidad ‘ significa porque tienes que hacerlo.
  2. No quieres dar, pero de algún modo te están forzando a dar.
  3. Y eso es lo que muchas veces sucede con el diezmo.
  4. Los predicadores salen y recitan el verso de Malaquías y las páginas del Nuevo Testamento sobre el diezmo y terminan o insinúan que si no lo das a la iglesia vas a ser como maldecido por Dios y que tu lo estas defraudando.

Luego, tú respondes ante eso y haces un cheque. En realidad, no diste voluntariamente, sino que diste porque no quisiste defraudar a Dios y estar bajo maldición –como el predicador te dijo. Preferirías alimentar al pobre, comprar unos sacos de arroz para esos pobres niños de República Dominicana por ejemplo, o apoyar a ese evangelista que predica la Palabra en la India.

Pero ahora el predicador te forzó a dar para algo más, algo para lo que tú en realidad no querías dar. Así que das porque te sientes culpable, para no sentirte condenado. Ahora, si eso no es dar con tristeza y por necesidad, me pregunto entonces ¿qué es? Querido hermano, ¡no tienes que sucumbir ante tales llamados! Lo que te dijeron simplemente no es la voz de la Palabra de Dios.

No debes de dar porque alguien te presiona a dar sino porque en realidad quieres dar de corazón. Si das porque te sientes culpable, si sientes tristeza, Dios no le dará la bienvenida a esa ofrenda. También, a aquellos que usan técnicas de condenación y culpa para forzar al pueblo de Dios a dar para sus propios propósitos, me gustaría señalar: Pablo dijo que no quería que las ofrendas les fueran quitadas,

See also:  De Donde Provienen Los Palestinos Segun La Biblia?

En realidad Dios no quiere tales regalos, porque la gente no los dio voluntariamente sino que de hecho les fueron quitados, ¡robados si quieres! ¡No mediante el poder de la fuerza sino mediante el poder de las palabras! Habiendo dicho lo anterior, vayamos a echarle un vistazo a 1 de Juan 3:16-18: 1 de Juan 3:16-18 ‘En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.’ La Palabra de Dios dice que no demos de mala gana o por necesidad, porque alguien te dijo que dieras.

  1. Sino que debemos dar de corazón y ser generosos.
  2. Dios ama al dador alegre.
  3. A Dios no le agradan las ofrendas dadas con tristeza.
  4. De igual manera es pecado el amor al dinero.
  5. Como Pablo dijo ‘la raíz de todos los males es el amor al dinero’ (1 de Timoteo 6:10).
  6. También dijo que la autenticidad de nuestro amor se prueba en cuánto amamos a los demás.

Y lo que Juan explica aquí es una situación real: tienes dos hermanos. Uno tiene los bienes de este mundo. Tiene camas disponibles en casa. Tiene suficiente dinero en el banco. Tiene suficiente comida almacenada. Y luego este hermano se topa con otro que padece necesidad.

  • Una necesidad que el primero puede satisfacer.
  • ¿Qué es lo que el primer hermano debería de hacer? ¿A caso debería orar por su hermano en necesidad? Sí, eso debería hacer también, pero ¡no se debería quedar ahí mirando nada más! Debe de darle para ayudarlo.
  • No debería cerrar su corazón hacia el hermano como dice Juan y solo decir una oración o un ‘Dios te bendiga hermano’ y dejarlo ahí.

La prueba de tener cuidado de los otros prueba la sinceridad de nuestro amor y si el amor de Dios mora en nosotros o no. Y en realidad eso es un tema muy importante. Ahora, volviendo al sistema del diezmo, hay otra distorsión creada por eso: se forza a la gente a dar su diezmo en la canastilla de la iglesia local y luego cuando ven a un hermano en necesidad piensan ‘ya di mi diezmo a la iglesia’.

Así que damos por necesidad para propósitos que poco ayudan al pobre (la mayoría de lo que se da en la canastilla de la iglesia local en realidad no termina ayudando al pobre –es triste pero real y un vistazo al presupuesto de la iglesia es suficiente para verificarlo) y cuando viene un pobre no queremos o no podemos ayudarle.

Esto es real, triste y una situación común. Regresando a 2 de Corintios 9:6, la gente usa este verso para decirles a otros que si dan mucho Dios se los va a regresar multiplicado. De hecho, además de 2 de Corintios 9:6, de nuevo usan Malaquías para lo mismo: Malaquías 3:10-12 ‘Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.’ Entonces la gente da, esperando que Dios se los regrese multiplicado.

Algunos predicadores y ministros usan el pasaje anterior equivocadamente persuadiendo a su audiencia a dar con la promesa de muchas bendiciones financieras. Así que la gente da. ¿Pero porqué? ¿Cuál es el motivo? Ninguno de los motivos mencionados en 2 de Corintios 2 o en el resto de la Palabra de Dios.

  • NO es un acto de generosidad de corazón, sino un acto hecho por culpabilidad (dan para no defraudar a Dios como el predicador les dijo) o un acto de codicia (dan para que se les regrese mucho más).
  • A Dios se le presenta como una máquina de hacer dinero, como un banco.
  • Da tu diezmo y te será devuelto multiplicado.
See also:  Quien Es Metatron En La Biblia?

¡Tener al dinero como motivación es un error! Aunque Dios sí regresa generosamente a aquellos que dan en abundancia, estaría fuera de orden y de carácter para Pablo usar 2 de Corintios 9:6 para persuadir a los corintios ¡a dar bajo las promesas de más y grandes cosechas! Lo que yo creo que Pablo quería hacer era declarar los hechos.

  • Sin duda hay cosecha para los dadores.
  • Sin duda hay recompensa, no sé qué es, pero ¿porqué tendría que ser necesariamente una cosecha financiera o sola y únicamentemente una cosecha financiera o una cosecha que se refiere únicamente a la vida terrenal presente? Lo más importante ¡es que hay una cosecha! Y también el que siembra escasamente, escasamente cosechará y el que siembra abundantemente, abundantemente cosechará.

¡Eso es un hecho! La Palabra no habla de cosechas financieras, habla de cosechas y puede haber muchos tipos de ellas, incluyendo financieras. ¿Las quieres llamar ‘bendiciones’, aquí y en el cielo? Llámalas bendiciones. ¡A mí me gusta más la palabra cosecha! ¿Quieres cosechar mucho? ¡Siembra mucho también!

¿Qué pasa si no pago el diezmo?

El pago del diezmo trae grandes bendiciones – El Señor dio la ley, Si seguimos Su ley, prosperamos; pero cuando seguimos lo que pensamos que es una mejor manera, sobreviene el fracaso. Cuando viajo por la Iglesia y veo los resultados del pago de los diezmos, llego a la conclusión de que no es una carga, sino una gran bendición.

  • Paguen un diezmo íntegro.
  • Esta ley eterna, revelada por el Señor y practicada por los fieles desde los profetas de la antigüedad hasta el presente, nos enseña a poner al Señor en primer lugar en nuestra vida.
  • Quizá no se nos pida que sacrifiquemos nuestro hogar o nuestra vida, como sucedió con los primeros santos.

Actualmente se nos da el desafío de vencer el egoísmo. Pagamos el diezmo porque amamos al Señor, no porque tenemos los medios para hacerlo. Podemos esperar que el Señor abrirá ‘las ventanas de los cielos’ () y hará llover bendiciones sobre los fieles. Seguimos el principio de reintegrar al Señor una porción de Su bondad para con nosotros, porción a la cual nos referimos como el diezmo.

El diezmo es completamente voluntario. Podemos pagar el diezmo o no pagarlo. Los que lo hacen, reciben bendiciones que los demás no conocen. Mary Fielding Smith una madre pionera indómita que era la esposa y viuda del patriarca Hyrum Smith, hermano del Profeta Una primavera, cuando la familia abrió el depósito de papas, mandó a sus hijos a apartar las mejores para llevarlas a la oficina donde se pagaban los diezmos.

Junto a las escaleras de la oficina se encontró con uno de los secretarios, quien cuando los muchachos comenzaron a descargar las papas. ‘Hermana Smith’, le dijo, recordando sin duda las pruebas y los sacrificios por los que había pasado, ‘es una vergüenza que usted tenga que pagar diezmos’.

Él la reprendió por pagar el diezmo, y la trató de todo, menos de sabia y prudente La pequeña viuda se enderezó hasta alcanzar toda su altura, y dijo: ‘William, ¡debería darte vergüenza! ¿Quieres negarme una bendición? Si no pagara el diezmo, podría esperar que el Señor me retuviera Sus bendiciones; pago mi diezmo no sólo porque es una ley de Dios, sino porque espero una bendición al hacerlo.

Al obedecer esta y otras leyes, espero prosperar y poder proveer para mi familia’ (Joseph Fielding Smith, Life of Joseph F. Smith, Salt Lake City, 1938, págs.158–159). El principio del diezmo debería ser más que un cumplimiento matemático y mecánico de la ley.

  • El Señor condenó a los fariseos por diezmar hierbas de manera mecánica sin adentrarse en el ámbito de la espiritualidad,
  • Si pagamos los diezmos por el amor que le tenemos al Señor, con plena libertad y fe, reducimos la distancia entre Él y nosotros, y nuestra relación con Él llega a ser muy personal.

Somos librados del cautiverio del legalismo, percibimos la influencia del Espíritu y nos sentimos en unidad con Dios. El pago del diezmo fortalece la fe, aumenta la espiritualidad y la capacidad espiritual, y hace firme el testimonio. Da la satisfacción de saber que uno está cumpliendo con la voluntad del Señor.

Nos brinda las bendiciones que se producen por compartir con los demás mediante los propósitos para los que se utiliza el diezmo. No podemos darnos el lujo de negarnos esas bendiciones. No podemos darnos el lujo de no pagar el diezmo. El hacerlo afecta no solamente el presente, sino también el futuro. Lo que damos, la forma en que lo damos, y la manera en que cumplimos nuestras obligaciones con el Señor tienen importancia eterna.

El testimonio de la ley del diezmo se obtiene al vivirla.

  • Repase la definición de la ley del diezmo que figura en la sección 1. ¿Qué es el diezmo? ¿Que aprendemos del presidente Hunter en cuanto a la sencillez de la ley del diezmo?
  • ¿Qué percepciones ha adquirido con las enseñanzas del presidente Hunter sobre la historia del diezmo? (véase la sección 2). ¿Por qué cree que el presidente Hunter deseaba que entendiéramos que la ley del diezmo ‘ha sido y es una ley universal’?
  • ¿Cómo es que con los diezmos ‘ un obsequio al tiempo que pagamos una obligación’? (véase la sección 3). ¿De qué manera el pagar el diezmo demuestra el amor que le tenemos al Señor? ¿En qué forma podemos llegar a sentir que pagar el diezmo es un privilegio y no una carga?
  • ¿Por qué una ofrenda al Señor debe costarle al dador algo de valor? (véase la sección 4). ¿Cómo se puede superar cualquier desafío o renuencia que se tenga para pagar el diezmo?
  • Repase las muchas bendiciones que el presidente Hunter dice que se reciben por pagar el diezmo (véase la sección 5). ¿En qué ocasiones ha visto esas bendiciones en su vida?
See also:  Que Dice La Biblia Sobre El Perdon Al Projimo?

; ; ; ; ; Guía para el Estudio de las Escrituras,, Cuando lea por primera vez un capítulo, quizá desee leerlo rápidamente o repasar los encabezamientos para obtener una idea general del contenido; luego relea el capítulo varias veces, más lentamente y estudiándolo más a fondo.

  1. En Eleanor Knowles, Howard W. Hunter, 1994, págs.80–81.
  2. The Teachings of Howard W. Hunter, ed. Clyde J. Williams, 1997, pág.105; véase también Conference Report, abril de 1964, pág.35.
  3. The Teachings of Howard W. Hunter, pág.105.
  4. En Conference Report, abril de 1964, págs.33–35.
  5. En Conference Report, abril de 1964, págs.35–36.
  6. The Teachings of Howard W. Hunter, pág.106; véase también Conference Report, abril de 1964, pág.33.
  7. The Teachings of Howard W. Hunter, pág.105.
  8. The Teachings of Howard W. Hunter, pág.105.
  9. ‘Dedication of Goteborg Chapel’ (discurso pronunciado en Goteborg, Suecia, el 10 de septiembre de 1967), pág.1, Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City.
  10. Howard W. Hunter, That We Might Have Joy, 1994, págs.136–137.
  11. En Conference Report, abril de 1964, pág.36.

: Capítulo 9: La ley del diezmo

¿Qué dice Lucas 11 42?

Jesús les dijo: ‘¡Pobres de ustedes, fariseos! Ustedes dan para el Templo la décima parte de todo, sin olvidar la menta, la ruda y las otras hierbas; pero descuidan la justicia y el amor a Dios. Esto es lo que tienen que practicar, sin dejar de hacer lo otro.

¿Qué dice Isaías 46 3?

3 Escuchadme, oh casa de Jacob, y todo el resto de la casa de Israel, los que yo he traído desde el vientre, los que yo he llevado desde la matriz.4 Y hasta vuestra vejez yo seré el mismo, y hasta vuestras canas os soportaré yo; yo he hecho y yo llevaré; yo os soportaré y yo os a libraré.

¿Qué dice Génesis 14 20?

20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos. Y le dio Abram los a diezmos de todo.21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas y toma para ti los bienes.

¿Qué dice la Biblia en Santiago 1 27?

27 La a religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: b Visitar a los huérfanos y a las c viudas en sus tribulaciones, y d guardarse sin mancha e del mundo.

¿Quién recibe el diezmo?

En la Biblia, el diezmo es para cuidar a los más necesitados – En Hechos 4:34-35, habla de cuando los Apóstoles predicaban. Los asistentes que tenían posesiones y daban sus ofrendas a los pies de los Apóstoles. Estos, a su vez, efectuaban la distribución de dichos bienes a cada uno, según su necesidad.

  1. Esto denota la importancia de que la iglesia, por más rústica que fuera, cuidara de los huérfanos, viudas y enfermos.
  2. Se lee en Santiago 1:27, ‘La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones.
  3. Guardarse sin mancha del mundo.’ La finalidad de la iglesia es tanto compartir el Evangelio como proveer las necesidades físicas de los necesitados.

Comida, ropa, hospedaje.1 Corintios 12:12-27 dice que la iglesia es el ‘cuerpo’ de Cristo. La iglesia es sus manos, sus pies y su boca. La iglesia y sus fieles están para hacer lo que Cristo haría en la Tierra: amar y cuidar del prójimo. Pero, ¿cuál es la realidad de la Iglesia en estos tiempos? ¿Qué se hace con los diezmos y las ofrendas? ¿Qué porcentaje de lo recibido se usa para cuidar del enfermo, los huérfanos y los pobres? ¿Existe alguna forma de fiscalizar a las iglesias, externa e internamente?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *