Espíritu Santo

Conociendo al Espíritu Santo

Que Significa Atar En La Biblia?

Que Significa Atar En La Biblia
¿Qué significa ‘atar y desatar’? | Preguntas bíblicas Tal vez Mateo 16:19 es uno de los versos bíblicos más abusados hoy: ‘Yo te daré las llaves del reino de los cielos; y lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y lo que desates en la tierra, será desatado en los cielos’.

Muchas personas creen que, con estas palabras de Jesús a Pedro como base, y por extensión a los apóstoles y a todos los demás creyentes, podemos ‘desatar’ bendiciones para nuestras vidas y ‘atar’ toda maldición o espíritu malo que venga contra nosotros. No es raro oír en algunas iglesias frases como ‘desato prosperidad para ti’, o ‘ato todo espíritu de mal en este lugar’.

Incluso hay quienes ‘atan al diablo’ para que no les haga daño. ¿Es esa la aplicación correcta del pasaje? ¿A qué se refiere la Biblia por ?

¿Qué significa atar y desatar en la Biblia?

En otras palabras, lo que se declarará y atará en la tierra ya habrá sido declarado y atado primeramente en los cielos, y lo que se declare y desate en la tierra ya habrá sido anticipadamente declarado y desatado en los cielos.

¿Qué quiere decir Mateo 18?

Mateo 18. Jesús explica cómo tratar a los hermanos que nos ofenden — El Hijo del Hombre vino a salvar lo que se había perdido — Los Doce reciben las llaves del reino — Jesús explica por qué debemos perdonar.1 En aquel tiempo se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?

¿Qué dice Marcos 11 24?

Marcos 11 1 Y cuando estaban cerca de Jerusalén, de Betfagé y de Betania, junto al monte de los Olivos, envió a dos de sus discípulos, 2 y les dijo: Id a la aldea que está delante de vosotros y, al entrar en ella, hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado; desatadlo y traedlo.3 Y si alguien os dice: ¿Por qué hacéis eso?, decid que el Señor lo necesita; y enseguida lo enviará acá.

  • 4 Y fueron y hallaron el pollino atado afuera, a la puerta, en el recodo del camino, y lo desataron.
  • 5 Y algunos de los que estaban allí les dijeron: ¿Qué hacéis desatando el pollino?
  • 6 Ellos entonces les dijeron como Jesús había mandado, y los dejaron ir.
  • 7 Y trajeron el a Jesús, y echaron sobre aquel sus mantos, y se sentó sobre él.
  • 8 También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino.

9 Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: ¡! ¡ el que viene en el nombre del Señor! 10 ¡ el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas!

  1. 11 Y entró Jesús en Jerusalén y fue al templo; y habiendo mirado alrededor todas las cosas, y siendo ya tarde, salió para Betania con los doce.
  2. 12 Y al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.
  3. 13 Y viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, se acercó para ver si hallaba en ella algo; y cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.

14 Entonces Jesús habló y dijo a la higuera: ¡Nunca jamás coma nadie fruto de ti! Y lo oyeron sus discípulos.15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas; 16 y no consentía que nadie atravesara el templo llevando utensilio alguno.17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa, casa de oración será llamada para todas las naciones? Pero vosotros la habéis hecho de ladrones.

  • 18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo la vida; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba maravillado de su doctrina.
  • 19 Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad.
  • 20 Y por la mañana, al pasar, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.
  • 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, he aquí la higuera que maldijiste se ha secado.
  • 22 Y respondiendo Jesús, les dijo: Tened en Dios.
  • 23 Porque de cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: Quítate y échate al mar, y no en su corazón, sino que crea que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.
  • 24 Por tanto, os digo que todo lo que pidáis en, que lo recibiréis, y os vendrá.
  • 25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos perdone a vosotros vuestras ofensas.
  • 26 Porque si vosotros no, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.
  • 27 Y volvieron a Jerusalén; y andando él por el templo, vinieron a él los principales sacerdotes, y los escribas y los ancianos;
See also:  A Que Edad Se Casaban En La Biblia?

28 y le dijeron: ¿Con qué haces estas cosas? ¿Y quién te ha dado autoridad para hacer estas cosas? 29 Y Jesús, respondiendo, les dijo: Os haré también yo una pregunta; y respondedme, y os diré con qué autoridad hago estas cosas: 30 El bautismo de Juan, ¿era del cielo o de los hombres? Respondedme.31 Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos del cielo, dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis? 32 Y si decimos de los hombres.

¿Qué nos dice la Palabra de Dios en Lucas 10 16?

1 Y después de estas cosas, el Señor a designó a otros b setenta, a quienes envió de c dos en dos delante de sí a toda ciudad y lugar a donde él había de ir.2 Y les dijo: La a mies a la verdad es mucha, pero los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.3 Id, he aquí yo os envío como a corderos en medio de lobos.4 No llevéis a bolsa, ni alforja ni calzado; y a nadie saludéis por el camino.5 En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: a Paz sea a esta casa.6 Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.7 Y quedaos en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque a el obrero es digno de su b salario,

No os paséis de casa en casa.8 Y en cualquier ciudad donde entréis y a os reciban, comed lo que os pongan delante, 9 y sanad a los enfermos que en ella haya y decidles: Se ha acercado a vosotros el a reino de Dios.10 Pero en cualquier ciudad donde entréis y no os reciban, salid por sus calles y decid: 11 Aun el a polvo de vuestra ciudad que se ha pegado a nuestros pies lo sacudimos contra vosotros; pero sabed esto, que el reino de los cielos se ha acercado a vosotros.12 Y os digo que en aquel día será más tolerable para los de Sodoma que para aquella ciudad.13 ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida!, porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho las maravillas que se han hecho en vosotras, ya hace tiempo que, sentados en cilicio y ceniza, se habrían arrepentido.14 Por tanto, en el juicio será más tolerable para Tiro y Sidón que para vosotras.15 Y tú, Capernaúm, que hasta los cielos eres levantada, hasta el Hades serás abatida.16 a El que a vosotros b oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a c mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.17 Y volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, ¡aun los demonios se nos sujetan en tu nombre! 18 Y les dijo: Yo veía a a Satanás caer del cielo como un rayo.19 He aquí os doy potestad para a hollar serpientes y escorpiones, y vencer toda fuerza del enemigo, y nada os b dañará,20 No obstante, no os regocijéis de esto, de que los a espíritus se os sujeten, sino b regocijaos de que vuestros nombres están c escritos en los cielos.21 En aquella misma hora Jesús se regocijó en el espíritu y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas a de los sabios y b entendidos, y las has revelado a los c pequeños,

See also:  Que Es Vigilia En La Biblia?

Sí, Padre, porque así te agradó.22 Todas las cosas me han sido a entregadas por mi Padre; y nadie sabe b quién es el Hijo sino el Padre, ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera c revelar,23 Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis, 24 pues os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.25 Y he aquí, un intérprete de la ley se levantó y dijo, para tentarle: Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la a vida eterna ? 26 Y él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? 27 Y él, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.28 Y le dijo: Bien has respondido; haz esto y a vivirás,29 Pero él, queriendo a justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 30 Y respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.31 Y aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino y, al verle, pasó de largo.32 Y asimismo un a levita, llegando cerca de aquel lugar, al verle, pasó de largo.33 Mas un a samaritano que iba de camino llegó cerca de él y, al verle, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándo les aceite y vino; y poniéndole sobre su propia cabalgadura, le llevó al mesón y cuidó de él.35 Y otro día, al partir, sacó dos denarios y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamelo; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando vuelva.36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los ladrones? 37 Y él dijo: El que tuvo misericordia de él.

¿Cuál fue la promesa de Jesús a Pedro?

En Mateo 16:18, Jesús continúa: Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos.

¿Qué significa te daré las llaves del reino de los cielos?

El «poder de las llaves » es el mismo que Jesús tiene. Es el poder de «atar y desatar». Es decir, poder dar normas a la comunidad y poder admitir o separar de ella.

¿Qué nos dice la Palabra de Dios en Lucas 10 16?

Lucas 10

  • 1 Y después de estas cosas, el Señor a otros, a quienes envió de en dos delante de sí a toda ciudad y lugar a donde él había de ir.
  • 2 Y les dijo: La a la verdad es mucha, pero los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.
  • 3 Id, he aquí yo os envío como en medio de lobos.
  • 4 No llevéis ni calzado; y a nadie saludéis por el camino.
  • 5 En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: sea a esta casa.
  • 6 Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

7 Y quedaos en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque obrero es digno de su, No os paséis de casa en casa.

  1. 8 Y en cualquier ciudad donde entréis y reciban, comed lo que os pongan delante,
  2. 9 y sanad a los enfermos que en ella haya y decidles: Se ha acercado a vosotros el de Dios.
  3. 10 Pero en cualquier ciudad donde entréis y no os reciban, salid por sus calles y decid:
  4. 11 Aun el de vuestra ciudad que se ha pegado a nuestros pies lo sacudimos contra vosotros; pero sabed esto, que el reino de los cielos se ha acercado a vosotros.
  5. 12 Y os digo que en aquel día será más tolerable para los de Sodoma que para aquella ciudad.
See also:  Que Significa Navidad En La Biblia?

13 ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida!, porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho las maravillas que se han hecho en vosotras, ya hace tiempo que, sentados en cilicio y ceniza, se habrían arrepentido.

  • 14 Por tanto, en el juicio será más tolerable para Tiro y Sidón que para vosotras.
  • 15 Y tú, Capernaúm, que hasta los cielos eres levantada, hasta el Hades serás abatida.
  • 16 que a vosotros, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.
  • 17 Y volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, ¡aun los demonios se nos sujetan en tu nombre!
  • 18 Y les dijo: Yo veía a caer del cielo como un rayo.
  • 19 He aquí os doy potestad para serpientes y escorpiones, y vencer toda fuerza del enemigo, y nada os,
  • 20 No obstante, no os regocijéis de esto, de que los se os sujeten, sino de que vuestros nombres están en los cielos.

21 En aquella misma hora Jesús se regocijó en el espíritu y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas los sabios y, y las has revelado a los, Sí, Padre, porque así te agradó.

  1. 22 Todas las cosas me han sido por mi Padre; y nadie sabe es el Hijo sino el Padre, ni quién es el Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera,
  2. 23 Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis,
  3. 24 pues os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.
  4. 25 Y he aquí, un intérprete de la ley se levantó y dijo, para tentarle: Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la ?

26 Y él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?

  • 27 Y él, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.
  • 28 Y le dijo: Bien has respondido; haz esto y,
  • 29 Pero él, queriendo a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?
  • 30 Y respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.
  • 31 Y aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino y, al verle, pasó de largo.
  • 32 Y asimismo un, llegando cerca de aquel lugar, al verle, pasó de largo.
  • 33 Mas un que iba de camino llegó cerca de él y, al verle, fue movido a misericordia;
  • 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándo les aceite y vino; y poniéndole sobre su propia cabalgadura, le llevó al mesón y cuidó de él.
  • 35 Y otro día, al partir, sacó dos denarios y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamelo; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando vuelva.
  • 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los ladrones?

37 Y él dijo: El que tuvo misericordia de él. Entonces Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo.38 Y aconteció que, prosiguiendo ellos su camino, Jesús entró en una aldea; y una mujer llamada le recibió en su casa.39 Y esta tenía una hermana que se llamaba, la que, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres; y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.41 Pero respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.42 Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *