Como Debe Ser Un Pastor Según La Biblia?

Como Debe Ser Un Pastor Según La Biblia
Quienes dirigen en esta Iglesia deben dar el ejemplo de una vida justa; deben buscar constantemente la guía del Espíritu Santo; deben mantener en orden tanto su vida como su hogar; deben ser honestos y pagar con prontitud todas sus deudas; deben ser un ejemplo en todas sus acciones y ser hombres de honor e integridad.

¿Qué dice la Biblia de como debe ser un pastor?

UN DILIGENTE ESTUDIANTE DE LA ESCRITURA – El pastor es un hombre bajo autoridad, y esa autoridad es la Palabra de Dios. Por esta razón, él no es libre para vivir su vida, formular su doctrina, predicar sus sermones, o pastorear su gente acorde a su propia sabiduría.

En su lugar, un pastor fiel debe ir a las Escrituras, reconociendo humildemente que ellas son la infalible revelación de Dios mismo y, por eso, son la última y suficiente autoridad sobre todo en la vida y el ministerio (2 Ti.3:16-17). La humildad ante las páginas de la revelación divina obligan al pastor fiel a procurar con diligencia presentarse a Dios aprobado, ‘como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad’ (2 Ti.2:15).

En el proceso de trabajar con el texto de la Escritura, debe discernir no solo su significado original, sino también el significado para su vida, su doctrina, y su ministerio como hombre de Dios. Un estudio diligente no es fácil, pero su recompensa bien vale la pena.

¿Cuáles son las características de un buen pastor?

El buen pastor da la vida por las ovejas – Jesús es el buen pastor y el modelo para todo pastor de cómo debe dar su vida por aquellos a quienes ha sido enviado. Dar la vida a los demás significa dar su tiempo, su fuerza, su capacidad, su atención; vivir para los demás y no para uno mismo.

¿Cómo debe comportarse un pastor en la iglesia?

Por nuestra parte, a nadie damos motivo alguno de tropiezo, para que no se desacredite nuestro servicio.2 Corintios 6:3 Pase lo que pase, compórtense de una manera digna del evangelio de Cristo. Filipenses 1:27 Todos los que son llamados por Dios al ministerio del evangelio se comprometen solemnemente a una vida de obediencia alegre y de servicio altruista –un compromiso que glorifica a Dios y enriquece a su pueblo.

en el carácter personal.

Exalte a Cristo, no a si mismo. Sea honesto, ni exagerando ni prometiendo demasiado; amante de la paz, no contencioso; paciente, dueño de sí mismo; trabajador, no perezoso. Evite los conflictos de interés y, cuando sea necesario, repórtelos y busque asesoramiento.

en el cuidado personal.

Cuide de las dimensiones espirituales, mentales, emocionales y físicas de su persona, porque ‘sus cuerpos son templos del Espíritu Santo’ (1 Corintios 6:19).

en la predicación y la enseñanza.

Interprete la Biblia con esmero y aplíquela con discernimiento: ‘Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad, y con un mensaje sano e intachable’ (Tito 2:7-8). Hable la verdad con amor. Dé el debido mérito a quien lo merezca cuando usa las palabras o ideas de otros.

en el liderazgo.

Dé ejemplo de la fiabilidad de Dios en liderazgo para alentar y desarrollar esa misma fiabilidad en los demás. Use el poder y la influencia prudente(mente) y humildemente. Fomente la lealtad. Dedíquese al bienestar de toda la congregación. Cumple sus promesas.

con información.

Guarde con cuidado las confidencias. Si se trata de un tema que usted será obligado a divulgar, de ser posible, mencione esta circunstancia por adelantado. Comunique sincera y discretamente cuando se le interrogue acerca de personas con tendencias destructivas o comportamientos pecaminosos.

con recursos.

Sea honesto y prudente tanto con los recursos personales como los del ministerio. Rechace cualquier regalo que pudiera comprometer al ministerio. Asegúrese de que todas las ofrendas designadas se usen para su propósito estipulado: ‘Si ustedes no han sido honrados en el uso de las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas?’ (Lucas 16:11).

en mantener la pureza sexual. Evite comportamientos sexuales pecaminosos y relaciones inapropiadas. Resista la tentación: ‘Entre ustedes no debe haber ni una mención de inmoralidad sexual’ (Efesios 5:3a).

en formación espiritual.

Busque con toda seriedad la ayuda del Espíritu Santo para guiarlo y ayudarlo en su crecimiento espiritual. Sea fiel en mantener un corazón devoto al Señor. Sea consistente y deliberado en la oración y el estudio. ‘Llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo’ (2 Corintios 10:5).

en teología.

Estudie la Biblia regular(mente) y cuidadosamente para entender su mensaje, y abrace la doctrina bíblica. En la estructuración teologica, considere la enseñanza bíblica como la máxima autoridad por encima de todas otras fuentes de información.

en la práctica profesional.

Identifique a un ministro/consejero que pueda proveer asesoramiento y consejos personales cuando los necesite. Desarrolle una concientización de sus propias necesidades y vulnerabilidades. No se aproveche de las vulnerabilidades de los demás a través de la explotación o la manipulación.

Enfrente la mala conducta de otros miembros del clero directamente o, si es necesario, a través de las personas indicadas que los supervisan. Adoptará Responsabilidad Cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere.

No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño. (1 Pedro 5:2-3)

en las finanzas.

Promueva prácticas de contabilidad aceptadas y auditorías regulares. Asegúrese de que los fondos sean usados para los propósitos asignados del ministerio.

en las responsabilidades del ministerio.

Asegúrese de que exista una claridad en la estructuración de autoridad, el proceso decisorio, la descripción de las posiciónes y la política de responder a las quejas. Dé ejemplo, practicando la responsabilidad en los niveles organizacionales más altos.

en una denominación u organización de ministerio.

Cumple con las normas y expectativas de la confesión religiosa, incluso los informes regulares. Facilitará la Imparcialidad Hermanos míos, la fe que tienen en nuestro glorioso Señor Jesucristo no debe dar lugar a favoritismos. Supongamos que en el lugar donde se reúnen entra un hombre con anillo de oro y ropa elegante, y entra también un pobre desharrapado.

con el personal.

Siga las normas de la iglesia y la confesión religiosa en los procesos de selección de personal. Abogue por unos sueldos y beneficios equitativos. Provea la afirmación, capacitación, evaluación y retroalimentación. Sea honesto con el personal con respecto a las áreas que deberían celebrar así como las que necesitan mejorar.

con los feligreses.

Asegure el acceso adecuado al personal para los feligreses. Predique y enseñe de una manera que responda a las necesidades de toda la congregación. Responsabilícese del bienestar de la congregación. Cuando alguien le solicite una ayuda que va más allá de su competencia personal, refiéralo a otros que tengan la experiencia requerida.

con la comunidad.

Con respecto a otros ministerios locales, procura edificar el Reino de Dios en cooperación y no en competición con ellos. Ofrezca sus ministerios cristianos al público en lo posible. Fomente la buena ciudadanía.

con una congregación previa.

No busque feligreses de una iglesia donde usted ha servido anteriormente sin la autorización del pastor actual. Evite entrometerse con un antiguo ministerio. Como ministro del evangelio, me comprometo a cumplir con las normas establecidas por la Asociación Nacional de Evangélicos en el Código de Ética para los Pastores. Firma _ Fecha_ Nombre_

¿Cuál es el rol de un pastor?

Predica – Bueno, ¡el niño tenía razón en un sentido! El trabajo visible de un anciano debe centrarse en lo más importante: la predicación de la Palabra cada domingo. Sin predicación no hay vida, y sin vida no hay iglesia, y sin iglesia no hay pastor. Fundamentalmente, un pastor es alguien que ‘es apto para enseñar’ (1 Ti.3:2) y que ‘predica la Palabra’ (2 Ti.4:2).

  1. Eso es verdad para pastores nuevos y pastores experimentados.
  2. Nunca nos cansamos de predicar y mejorar en nuestra predicación porque es lo que da vida a la iglesia.
  3. Spurgeon, en el apogeo de su ministerio, dijo ‘todavía estoy aprendiendo a predicar’.
  4. Muéstrame a grandes pastores de la historia de la iglesia y te mostraré a pastores que predicaban la Palabra con fidelidad.

Mateo Henry, Juan Calvino, Jeremías Burroughs, Martyn Lloyd-Jones eran pastores cuya función principal en su iglesia local era predicar. Pablo advirtió a Timoteo que la predicación es necesaria hay personas que ‘teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos’ (2 Ti.4:3-4).

¿Cómo cuida el pastor a sus ovejas?

Un pastor cuida a sus ovejas. Les ayuda a encontrar comida y agua. No las deja lastimarse ni perderse. Las conoce y las ama y daría su vida para salvarlas.

¿Cómo guía el pastor a sus ovejas?

»Les digo la verdad: cuando alguien entra al corral de las ovejas debe hacerlo por la puerta. El que salta y entra por otro lado es un ladrón y un bandido. Pero el pastor que cuida las ovejas entra por la puerta del corral. El que vigila la puerta le abre la puerta al pastor.

El pastor llama a las ovejas por sus propios nombres; ellas escuchan su voz y él las guía hacia afuera. Cuando las ha sacado a todas, el pastor camina delante de ellas, y ellas lo siguen porque conocen su voz. Pero sus ovejas no siguen a un extraño, sino que se alejan de él porque no conocen su voz. Jesús les dio este ejemplo, pero la gente no entendió lo que les decía.

Jesús les dijo otra vez: «Les digo la verdad, yo soy la puerta por la que pasa el rebaño. Todos los que vinieron antes de mí son unos ladrones y bandidos. Las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta. Si alguno pasa por mí, se salvará. Podrá entrar y salir y encontrará todo lo que necesita.

  • El ladrón solamente viene para robar, matar y destruir.
  • Yo vine para que la gente tenga vida y la tenga en abundancia.
  • »Yo soy el buen pastor.
  • El buen pastor da su vida por las ovejas.
  • El empleado al que le pagan por cuidar las ovejas no es como el pastor.
  • Las ovejas no le pertenecen, así que cuando ve que viene el lobo, abandona las ovejas y se escapa.

El lobo las ataca y las dispersa. El empleado huye porque sólo le importa que le paguen y no le importan las ovejas. »Yo soy el buen pastor. Conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí así como el Padre me conoce a mí y yo lo conozco a él. Yo doy mi vida por las ovejas.

Tengo también otras ovejas que no son de este rebaño, y debo traerlas a ellas también. Ellas escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor. El Padre me ama porque doy mi vida para volver a tenerla. Nadie me quita la vida, sino que la doy libremente. Tengo el derecho de darla y de recibirla de nuevo.

Eso es lo que me ordenó mi Padre». PDT: La Biblia: La Palabra de Dios para todos

¿Qué es ser pastor reflexión?

Los pastores aman a Dios y aman a la gente. Ellos oran por la gente, guían a la gente a tener una fe en Jesucristo y enseñan la Palabra de Dios. Ese es un trabajo de ensueño. Puedes leer la Biblia todo el día, orar, jugar algo de golf y predicar.

¿Qué dice la Biblia acerca de los malos pastores?

Los malos pastores. Aquí estoy yo contra los pastores : reclamaré mi rebaño de sus manos y les quitaré de apacentar mi rebaño. Así los pastores no volverán a apacentarse a sí mismos. Yo arrancaré mis ovejas de su boca, y no serán más su presa» (Ez 34,10).

¿Cuáles son los requisitos para ser pastor?

‘Requisitos bíblicos para ser pastor/a original’ Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les prosiga bendiciendo a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad y por la necesidad del momento expondremos el tema: ‘Requisitos bíblicos para ser pastor/a original’, esperando les sea de información, orientación, edificación y enseñanza.

Bien, comenzamos diciendo que un pastor es aquel que cuida y alimenta un rebaño para que esté saludable y seguro. Igualmente y espiritualmente hablando el pastor es la persona que Dios pone al frente de un conjunto de personas que siguen y sirven a Cristo con este mismo objetivo de ser cuidados y alimentos, pero para llegar a la patria celestial.

Cita bíblica: ‘Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo.

See also:  Qué Es Sabiduría En La Biblia?

Le dijo: Pastorea mis ovejas’, Juan 21:15 al 16. ‘ Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Más el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas’, Juan 10:11 al 14, palabras pronuncias por Cristo y escritas por Juan. Ahora bien, el pastor está llamado a ser ejemplo del rebaño de personas que está dirigiendo hacia el Señor.

El pastor debe vivir una vida impecable e irreprensible en lo personal y familiar, para poder ser el hombre o la mujer indicado para dirigir en la iglesia. Citas bíblicas : ‘ Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.

También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo’, 1ra. Timoteo 3: 1 al 7. En este mismo orden de enseñanzas, cualquier cristiano puede predicar, evangelizar, orar, profetizar, etc., etc., ahora para dirigir el rebaño o la iglesia, sólo el ministerio pastoral y si alguien sin las cualidades y capacidades espirituales exigidas en la Biblia está al frente de una congregación, no lo puso Dios, sino que se puso él o ella así misma y estará destinada al fracaso.

Alábalo si puede Hermanos y amigos, si un pastor fracasa en lo conyugal, pues también fracasa como pastor y por consiguiente pierde el ministerio, ya que no puede ser ejemplo para las parejas y los matrimonios en la iglesia, según la cita siguiente: ‘ Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.

Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria’, 1ra. Pedro 5:2 al 4. Por otra parte, si un pastor fracasa con sus hijos, no puede ocupar el mayor cargo en la iglesia, ya que no puede orientar con el ejemplo adecuado del cuidado y la corrección de los hijos con toda autoridad vivida para ello, según la cita bíblica siguiente: ‘ Establece ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.

Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen’, Tito 1:5 al 8.

Mis queridos hermanos y amigos, el pastor o la pastora está llamado al tiempo completo a la obra de Dios y la iglesia, porque de enredarse en otros quehaceres seculares de trabajo, puede terminar descuidado su vida y las ovejas por las cuales ha de dar cuenta, según las citas bíblicas siguientes: ‘ Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

  1. Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente.
  2. El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.
  3. Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo’, 2da.
  4. Timoteo 2:2 al 7.
  5. Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso’, Hebreos 13:17.

Hermanos y amigos, hay personas que Dios la usa en la predicación y las personas (almas) se convierten a Cristo, y por esto algunos han cometido el error de ponerse como pastores o pastoras, pero luego viene el fracaso en todos los sentidos de su vida porque éste no era su ministerio en la iglesia, y menos sin reunir los requisitos contenidos en la Biblia, pero debemos conocer esos requerimientos para nosotros saber quien es pastor y quien no, aunque lo llamen o se llamen ellos como tales.

  • Cita bíblica: ‘ Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe.
  • Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia’, 3ra.

De Juan 1:9 y 10. ¿Cree usted que todos los creyentes en Cristo (ovejas) son llamados a ser pastores? ¿Puede ser pastor o pastora alguien que fracase en su vida conyugal o familiar? ¿Sabía usted que los pastores tienen que ser ejemplo en lo conyugal, como padres, como líderes con una conducta de ejemplo para tener la autoridad en la iglesia? ¿Ha leído en la Biblia los requisitos que Dios tiene para el hombre o la mujer que quiere ser pastor o pastora? ¿Cree usted que alguien que le apliquen la ley 136-03 de manutención antes la 24-02 está capacitado para dirigir en una iglesia o por violencia doméstica? ¿Qué ejemplo le dará a las familias y matrimonios en la congregación y en la sociedad? Concluyendo, como mucha gente en su ignorancia de la palabra de Dios y de los requisitos que Dios establece en su palabra para quienes tienen o quieren ese ministerio de Pastor o pastora, llaman a cualquiera que predique por ahí así y ponga un local religioso, les recomiendo que investiguen primero la trayectoria familiar y la conducta de ese hombre o esa mujer, no sea que después aparezcan los escándalos y los malos testimonios, como pasa hoy, pasó ayer y pasará mañana, porque no todos los cristianos son llamados al pastorado y menos después de estar llevando una vida desorganizada en lo familiar, en lo moral, en lo social y en lo espiritual o bíblico.

Así que, hay muchas ovejas, pero no pastor o pastora, hay que reunir los requisitos bíblicos para ello y ser original con la práctica, ¿Si o no? Que el Señor nos bendiga y nos ayude a crecer en el conocimiento de su palabra La gloria es del Señor y alábalo si puede Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos le recomiendo tres pasos: 1.- Visitar una iglesia bíblica, evangélica o pentecostal; 2.- Lea 1 o 2 capítulos diarios de la Biblia; 3.- Ore a Dios el Padre en el nombre de Jesús todos los días con sus propias palabras y su forma sincera de comunicarse Por Miguel de J.

Ramírez P.

¿Cuál fue el primer pastor de la Biblia?

Santiago el Justo – primer obispo de Jerusalén y líder de un grupo judeocristiano pionero– pudo ser, según esta investigación, el primer Papa de la comunidad cristiana.

¿Cuáles son las características de un pastor de ovejas?

¿Qué funciones tiene un pastor? – Las funciones que hace el pastor son las siguientes:

Guía, a menudo yendo delante de ellas. Y cuando ha sacado fuera las ovejas, va delante de ellas. Para protegerlas de algún ataque por audacia de los animales feroces. Si el rebaño es grande el pastor irá delante, y un ayudante irá a la retaguardia.

Estar pendiente que un ovino debe comer cada día la décima parte de su peso, para lo cual debemos asegurarnos de que tenga acceso a pasto de buena calidad todo el tiempo. Como regla general todos los ovinos deben tener libre acceso al agua, esta debe ser limpia, nunca estancada o sucia. Una oveja toma entre dos a cuatro litros de agua al día.

Es muy importante el no permitir a las ovejas descarriarse del rebaño, porque cuando anda por sí mismas quedan sin ninguna protección. En tal condición, descarrían porque no tienen sentido de la localidad. Y si se extravían se les tiene que hacer regresar.

Estar constantemente con sus ovejas de tal manera que su vida con ellas a veces se hace monótona. Por eso, algunas ocasiones este profesional juega con ellas. Lo hace pretendiendo irse de ellas y pronto ellas lo alcanzan, y lo rodean por completo, brincando alegremente.

¿Como debe ser un pastor con su familia?

Sobre tu familia: – 1. Toma la iniciativa y establece un plan para la adoración familiar. ¡Luego, sigue el plan! (Don Whitney alienta ‘la brevedad, regularidad y flexibilidad’ en el culto familiar).2. Regresa a casa a la hora exacta en que dices que estarás allí.

  1. Prepara tu corazón para servir a tu familia, no para ser servido.3.
  2. Asume la responsabilidad en la educación y la disciplina de tus hijos; no dejes que sea tu esposa quien lo resuelva.4.
  3. Comparte con tu esposa e hijos algunas de las cosas buenas que están sucediendo en la iglesia, y luego agradéceles por ayudar a que esas cosas sean posibles.5.

Usa cada hora de tu tiempo de vacaciones. Toma unas vacaciones que no involucren a la familia extendida; restríngelas solo a tu esposa e hijos.6. Si es posible, toma vacaciones de 2 semanas.7. Cuida con diligencia tus días libres.8. Hay momentos en que parece que debes elegir entre ser un buen padre, buen esposo o un buen pastor.

¿Qué dice en Efesios 4 11?

Mensaje: Edificación y mantenimiento de la iglesia (Efesios 4:11-12) Nuestro tema es el edificio y el servicio de mantenimiento de la iglesia. Si estás un tanto sorprendido por ese título, déjame asegurarte: No estaremos hablando sobre el servicio de conserjería.

  • El extraño título es un intento de enfocar tu atención en las palabras de Efesios 4, versículo 11, que marca el programa divino para coordinar, desarrollar y articular los dones y actividades de los miembros de la iglesia de Cristo, para hacerlo un instrumento efectivo en la sociedad humana.
  • La iglesia nunca puede ser nada más que un grupo un tanto piadoso e inicuo de gente religiosa hasta que vuelva a su programa divino y se convierta en lo que Dios tenía la intención que fuera.

Cuando lo haga, se convertirá en un elemento perturbador en la sociedad, un fermento revolucionario que hará el impacto más poderoso que puede ser hecho sobre cualquier comunidad. En el versículo 11, el apóstol Pablo dice en cuanto a Jesucristo: Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

Efesios 4:11-12) Hemos visto que Pablo utiliza dos grandes figuras para la iglesia en esta carta a los Efesios. Primero, la compara a un cuerpo, un cuerpo humano de carne y huesos, articulado y coordinado, constituido de muchos miembros. También lo compara a un edificio que ha estado creciendo a través de los siglos como una morada para Dios.

A veces parece mezclar las metáforas juntas. Habla sobre un edificio creciendo, pero los edificios no crecen; los cuerpos sí. Pero está tan ansioso por dejar esta verdad clara que su lenguaje se vuelve un tanto mezclado. Quizás lo hace deliberadamente, para que podamos captar el pensamiento de algo vivo, un cuerpo vivo, un edificio vivo.

  1. A veces mezclamos las metáforas así, como decir: ‘Le pusiste mantequilla a la tostada, así que, ahora túmbate en ella’, o ‘Has hecho tu cama, así que, cómetela’.
  2. Hemos visto que no te conviertes en un miembro del cuerpo de Cristo al unirte a una iglesia.
  3. Te vuelves un miembro al nacer de nuevo por el Espíritu Santo por medio de la fe en Jesucristo.

No hay ningún otro camino a Su cuerpo. Una vez en él, cada miembro tiene una contribución que hacer, y, al obrar cada miembro en lo que Dios le ha dado a él o ella para que haga, el cuerpo completo funciona. Cuando Pablo la describe como un edificio, deja claro que es un edificio vivo y creciente.

See also:  Que Significa Expiación En La Biblia?

Cada cristiano es una piedra añadida al edificio, una piedra viva, como Pedro dice en su carta (véase 1 Pedro 2:4-5). Cada uno es una parte vital en el gran templo que el Espíritu Santo está construyendo como una morada para Dios. Nunca podremos entender la iglesia a menos que entendamos esa verdad. La iglesia es donde Dios mora, donde está obrando hoy.

Por eso mucha gente, buscando descubrir a Dios en el universo, dice que está muerto. El problema es que no tienen Su dirección; no saben dónde vive. Pero está muy activo por medio de Su cuerpo, el edificio hecho para Él por el Espíritu Santo. Si pensamos en la iglesia como un cuerpo, entonces, en este pasaje en Efesios 4, estamos estudiando la fisiología de ese cuerpo: cómo operan los órganos, cómo el cuerpo funciona junto, cómo está coordinado para hacer una sola cosa.

Si pensamos en la iglesia como un edificio, entonces estamos estudiando el proyecto, la arquitectura de él, el plan del diseñador. Pero sea que la iglesia sea considerada como un cuerpo o un edificio, hay cuatro funciones dentro de él que son tan universalmente necesitadas y tan mutuamente compartidas que debemos de considerarlas independientemente de los otros dones que Cristo ha dado a Su pueblo.

Estas cuatro funciones son llamadas aquí: ‘apóstoles, profetas, evangelistas, y pastores y maestros’. Estos dones constituyen lo que normalmente llamamos el ministerio, o más horriblemente, el clero, Ambos términos, por supuesto, están equivocados. La iglesia completa está en el ministerio, como puedes ver en este versículo.

Estas cuatro funciones existen para el equipamiento de los santos ‘para la obra del ministerio’; por lo tanto, cada cristiano está en el ministerio. Esto no tiene nada que ver con si es a tiempo completo, a tiempo parcial o cualquier otra relación en cuanto al tiempo. Todos somos llamados al trabajo del ministerio, y, por tanto, es inapropiado designar a este grupo como el ministerio, aunque se hace comúnmente.

Es todavía peor el llamarles el clero, ya que esa palabra viene del latín clericus, que significa ‘un sacerdote’. De nuevo, cada creyente ha de ser un sacerdote en la iglesia de Jesucristo. Algunos eruditos sienten que el término deriva basicamente de la palabra griega ‘ser heredero’, como si el clero tuviera algún privilegio especial en el cuerpo de Cristo que nadie más tiene.

Pero este es un malentendido total de las Escrituras. El clero no es mejor que ninguna otra persona en el cuerpo de Cristo; son cristianos ordinarios con una tarea especializada, eso es todo. No tienen mayores privilegios y ninguna autoridad mayor, como individuos dentro del cuerpo de Cristo, que cualquier otro cristiano.

De hecho, no existen como un grupo independiente. Estas cuatro funciones no pueden apropiadamente clasificarse a sí mismas como un grupo particular distinto al resto de los cristianos. El periódico recientemente transmitió la sugerencia de un ministro, o clérigo, que fuera formado un sindicato de clérigos.

Eso no tiene nada que ver con el Nuevo Testamento. No hay lugar para un sindicato de clérigos dentro del Nuevo Testamento. No existen como un grupo sino como individuos, dotados y situados dentro del cuerpo, para llevar a cabo una función particular que es necesaria para su crecimiento, vida y movimiento.

En un mensaje previo, sugerí que estas cuatro funciones corresponden aproximadamente a los sistemas del cuerpo físico: Hay, primero, el sistema estructural del cuerpo: los huesos y los músculos formando un esqueleto que hace posible que nos movamos y caminemos y actuemos.

  1. Esto corresponde a los apóstoles y su función en el cuerpo de Cristo.
  2. Forman los cimientos.
  3. Construyen la estructura básica que hace que el cuerpo de Cristo tome una cierta forma.
  4. Luego está el sistema nervioso en nuestros cuerpos: aquello que pone en acción, que estimula, que nos pone en alerta y activa.

Si se vuelve hiperactivo padecemos una crisis nerviosa. Podemos fácilmente reconocer la importancia del sistema nervioso para el cuerpo. Se corresponde con el trabajo de los profetas en el cuerpo de Cristo. Ellos han de presentar la verdad frente a nosotros para ponernos en acción, electrizarnos, estimularnos, y motivar al cuerpo de Cristo.

  • Después está el sistema digestivo, que corresponde a los evangelistas que hacen posible el crecimiento del cuerpo espiritual.
  • El sistema digestivo toma la comida que es bastante diferente a la carne humana y la transforma en humana, haciéndola parte viva del cuerpo.
  • Luego hay un sistema circulatorio, la sangre, que nutre y limpia nuestros cuerpos continuamente.

Puedes ver que esto corresponde a los pastores y maestros que obran en el cuerpo de Cristo para nutrirlo y limpiarlo y mantenerlo funcionando apropiadamente. El Señor ha diseñado cuidadosamente el cuerpo humano para que cada cristiano pueda llevar consigo una lección visual para entender la naturaleza de la iglesia.

Tú tienes un cuerpo, y tu cuerpo es una imagen de la iglesia de Jesucristo. Ahora quizás sería instructivo el examinar esta misma cosa desde el punto de vista de otra figura que Pablo utiliza: la iglesia como un edificio. El apóstol claramente se refiere a las dos primeras funciones (apóstoles y profetas) en términos de la figura de un edificio.

En el capítulo 2, versículos 19 a 22, dice: Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.

  • En él todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.
  • Efesios 2:19-22) Existe el edificio y los cristianos individuales como miembros, piedras, dentro de ese edificio.
  • El apóstol dice que a los apóstoles y profetas se les da el trabajo de formar los cimientos.

De ellos es el ministerio cimentador de efecto extendido en el tiempo, sea que pensemos en los apóstoles originales o en los contemporáneos. El don apostólico todavía está siendo dado hoy, pero funciona en un sentido algo secundario en comparación a la de los apóstoles originales.

En la figura de un edificio, la secuencia de tiempo es acentuada en esta ilustración particular. Pablo nos la da de nuevo en 1ª de Corintios 12: Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, (1 Corintios 12:28a) Ese es el orden en el cual esos dones fueron introducidos a la iglesia.

Aquí entendemos que Jesucristo, como Señor de la iglesia, ha dado el derecho de formar los cimientos a los apóstoles y profetas. Ahora bien, esto es supremamente importante. Cualquiera de ustedes en el negocio de la construcción sabe que una cimentación es de suprema importancia.

No corres riesgos con los cimientos. Los construyes directa, segura y fuertemente, ya que todo el edificio va a descansar sobre esa base y va a derivar su fuerza de la solidez de ese cimiento. La misma cosa es cierta en la iglesia. El Señor Jesús dejo muy claro que si un hombre construye sobre la base incorrecta tendrá problemas.

Un hombre construye su casa sobre la arena. La casa puede tener un aspecto muy bello, puede ser impresionante, espectacular, pero cuando llegan las tormentas, cae. Otro construye sobre la roca, y su casa se mantendrá (véase Mateo 7:24-27). Es en la base donde está toda la diferencia.

  1. Era la tarea entonces de los apóstoles y profetas el construir los cimientos de la iglesia.
  2. Tenemos la crónica en los evangelios que nuestro Señor llamó a doce hombres para estar con él (esa era su característica primaria) y mandarles a un ministerio especializado.
  3. Él es el que los llamó apóstoles,
  4. La palabra significa ‘enviar’ o ‘uno que es enviado’.

Esto es un apóstol. Los doce apóstoles fueron enviados por el Señor Jesús con una comisión especial y una autoridad especial. Al seguir su ministerio reconocerás que poseían una palabra de autoridad. En todas partes a donde fueron hablaron con autoridad.

Ellos mismos estaban impresionados con esto. Volvieron al Señor y le dijeron como se regocijaron cuando descubrieron que los demonios estaban sometidos a ellos. Cuando hablaron, su palabra tenía autoridad. Esa autoridad es la marca especial de un apóstol. Más tarde hubo otros apóstoles. Pablo vino después de los doce y nunca perteneció a los doce originales.

No tomó parte en su ministerio particular, aunque era verdaderamente un apóstol. Fue mandado a ser apóstol a los gentiles. Así como Bernabé, Silas, Timoteo y Tito. Estos también compartieron el ministerio apostólico. El trabajo de un apóstol era el declarar el cuerpo completo de verdad en cuanto a Jesucristo.

  1. Esos son los fundamentos.
  2. ¿Cómo entras en la iglesia? Entras en ella al creer en la verdad.
  3. La diferencia entre un cristiano y uno que no es cristiano es la diferencia entre un creyente y uno que no cree.
  4. Si eres un creyente en la verdad sobre Jesucristo (que ciertamente significa más que un asentimiento intelectual un compromiso de la voluntad también) estás en la iglesia.

Estás basado en los fundamentos. ¿Qué son los fundamentos? Es lo que crees sobre Jesucristo; y los apóstoles pusieron los fundamentos. Es la verdad apostólica. Encontramos estos fundamentos en el Nuevo Testamento. ‘Nadie puede poner otro fundamento’, dijo Pablo, ‘que el que está puesto, el cual es Jesucristo’ (1 Corintios 3:11).

Lo que los apóstoles dicen sobre Jesucristo son los cimientos de la iglesia, y lo que dicen sobre Jesucristo está registrado para nosotros en el Nuevo Testamento. Esto viene de las manos de los apóstoles, y toda la iglesia descansa directamente sobre ese fundamento. Si no descansa ahí, ciertamente es una estructura muy débil e insegura.

Hoy muchos se están apartando de los fundamentos y, como resultado, han perdido cualquier nota de autoridad o de seguridad. Es solo al descansar la iglesia sobre la base de la fe enseñada por los apóstoles que hay cualquier certeza o fuerza. Los puntos de vista humanos o las opiniones no hacen ninguna diferencia; lo que dice el conocimiento moderno, o qué descubrimientos nos abra la ciencia no cambian los fundamentos.

  1. Fueron puestos de una vez por todas hace mucho tiempo, y es sobre estos que la iglesia construye.
  2. Lo que nos interesa es lo que enseñaron los apóstoles.
  3. Esa es la gran y final verdad, ‘conforme a la verdad que está en Jesús’ (Efesios 4:21).
  4. Hace algún tiempo, en la sala de una casa privada, me encontré con un número de jóvenes ancianos mormones.

(Nunca deberían de ser llamado ‘ancianos’, ya que todos son muy jóvenes. Normalmente son jóvenes recién graduados de la universidad.) Estábamos discutiendo, en presencia de un grupo interesado, la diferencia entre las enseñanzas de la iglesia mormona y las enseñanzas de la Biblia.

  1. Estos hombres jóvenes dijeron: ‘Nuestra iglesia es la única iglesia verdadera’.
  2. Esta es una declaración que hacen invariablemente.) ‘Nuestra iglesia es la única iglesia verdadera, y la razón por la cual sabemos que esto es cierto es que tenemos apóstoles.
  3. Ninguna otra iglesia tiene apóstoles, pero la verdadera iglesia de Jesucristo tenía apóstoles’.

Les dije: ‘Estáis enormemente equivocados. La iglesia a la que yo pertenezco tiene apóstoles’. ‘Oh’, dijeron, ‘¿cuál iglesia es esa? Nunca hemos oído de otra iglesia que tenga apóstoles’. Les dije: ‘Ocurre que es la iglesia original con los apóstoles originales’.

Dijeron: ‘¿Cómo puede ser esto?’. Dije: ‘Primero, decidme, ¿quiénes son los apóstoles en vuestra iglesia?’. Nombraron una lista que en aquel tiempo incluía el Secretario de Agricultura, Ezra Taft Benson, y otros. Les dije: ‘El único del que he oído en esa lista es Benson, y nunca he visto ningunas cualificaciones particulares de su parte para ser un apóstol’.

‘Bueno, dijeron: ‘¿quiénes son los apóstoles en tu iglesia?’. Yo dije: ‘Pedro, Santiago y Juan, y todos los demás’. De nuevo dijeron: ‘¿Cómo puede ser eso?’. Dije: ‘Es muy simple. Si quiero saber lo que un apóstol dice, todo lo que tengo que hacer es volverme al Nuevo Testamento, y ahí lo encuentro.

Si quiero saber la opinión del apóstol Pablo sobre un tema, puedo volverme inmediatamente a lo que Pablo ha dicho. O el apóstol Juan. O el apóstol Pedro. Veréis, la iglesia descansa sobre el fundamento de los apóstoles’. Y añadí: ‘Eso marca vuestros apóstoles como falsos apóstoles, porque los apóstoles han de poner los cimientos, y la iglesia mormona no comenzó hasta el siglo 19, muchos siglos después del comienzo de la iglesia de Jesucristo.

Si los vuestros son verdaderos apóstoles, entonces eso pondría los cimientos en algún sitio cerca del techo’. ¿Quién jamás oyó de poner los cimientos tan tarde en la construcción? No, los fundamentos de la iglesia fueron puestos por los apóstoles en el testimonio que han dado de Jesucristo ‘conforme a la verdad que está en Jesús’ (Efesios 4:21).

See also:  Que Dice La Biblia Sobre El Sexo Oral En El Matrimonio?

Esos son los cimientos. ‘Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto. ‘ (1 Corintos 3:11). No hay ninguna otra línea de verdad sobre Jesucristo. No hay ninguna otra información a ser dada sobre Jesús que la que ya han dado los apóstoles. No hay nada más. Si parece haberla, como les dice Pablo a los Gálatas: ‘es un evangelio diferente’ (Gálatas 1:6b).

No es la misma cosa. Es algo diferente. Aquí están los cimientos, y sobre estos la iglesia es construida, y de estos viene su fuerza. El don apostólico todavía está siendo dado hoy, y se necesita donde nuevas iglesias se comienzan. No es que ninguna nueva verdad esté siendo añadida a las Escrituras, sino que todo el cuerpo de verdad que es dado es tomado por aquellos que tienen el don apostólico y lo imparten a nuevas iglesias donde comienzan.

  • Esta es siempre la tarea de un apóstol, el comenzar nuevas iglesias.
  • Los llamamos misioneros pioneros hoy.
  • A través del curso de la historia de la iglesia ha habido grandes apóstoles como Adaniram Judson en Burma, William Carey en India, Hudson Taylor en China.
  • Estos son hombres que tenían el don apostólico y eran responsables de impartir la nueva fe a nuevas iglesias.

Ahora bien, junto con los apóstoles están los profetas. No todo el Nuevo Testamento fue escrito por los apóstoles, y nada del Antiguo. El Antiguo Testamento fue escrito por los profetas, y también hubo profetas en el Nuevo Testamento. Hombres tales como Marcos, Lucas, Santiago y Judas no eran apóstoles, pero, sin embargo, ayudaron a poner los fundamentos de la iglesia al escribir las Escrituras.

Ellos son los profetas del Nuevo Testamento, y hay otros mencionados. El don del profeta difiere de el del apóstol en que el apóstol tiene la palabra de autoridad. Da una declaración con autoridad del cuerpo completo de verdad en cuanto a Jesucristo. Pero el don profético es el interpretar esa palabra de autoridad y así explicarla de tal forma que la verdad se vuelva clara, vital y convincente.

La palabra profeta sugiere esa misma cosa. Viene de la palabra raíz que significa ‘hacer brillar’, con el prefijo pro, que significa ‘antes’. Alguien que se presenta y hace que la palabra brille, eso es un profeta. Esto es bellamente reflejado en la segunda carta de Pedro.

Dice: ‘Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro’ (2 Pedro 1:19a). Esa es la tarea del profeta. Entonces nos encontramos con el tercer ministerio aquí: evangelistas. Esto está conectado con los pastores y maestros.

Los evangelistas y los pastores y maestros trabajan juntos, justo como los apóstoles y profetas trabajan juntos. En el cuerpo como una unidad, los evangelistas y los pastores y maestros trabajan con individuos dentro de la iglesia. Los evangelistas están implicados en el comienzo de la vida cristiana, mientras que los pastores y maestros están implicados en el desarrollo y el crecimiento de esa vida.

  • Por lo tanto, los evangelistas son básicamente obstetras, teniendo que ver con el nacimiento, y los pastores y maestros son pediatras, teniendo que ver con la dieta, las enfermedades, y la necesidad de aire fresco y ejercicio.
  • Para regresar a la figura de un edificio, un evangelista es el trabajador en una excavación, el hombre en una cantera que excava la roca, que la libera de su estructura básica y la rompe, separándola de la roca en pedazos más pequeños.

El pastor que enseña entonces se vuelve el albañil, aquel que le da forma a la roca, la pone en su forma apropiada y la pone en el sitio apropiado del edificio, de acuerdo al plan del Arquitecto. Ese es el trabajo de estos dos dones juntos en el cuerpo de Cristo.

  1. Pues bien, se espera que todos los cristianos evangelicen, pero no todos tienen el don de un evangelista.
  2. Quizás pueda aclarar eso.
  3. Todos los cristianos evangelizan como testigos, pero un testigo es distinto a un evangelista.
  4. Un testigo simplemente es uno que cuenta lo que le ocurrió a él.
  5. Eso es todo.
  6. Se espera que cualquier cristiano y todos los cristianos relaten lo que les ocurrió, el ser capaces de dar un simple testimonio de lo que Jesucristo ha hecho.

Esto es tan simple como el hablar sobre cualquier otra experiencia. Si puedes hablar sobre el gozo que fue casarse, cómo de maravilloso es tu esposo o esposa, tus hijos, tus nietos, también puedes ser testigo para Cristo. El hablar sobre estas cosas simple y naturalmente, eso es un testigo cristiano.

Pero un evangelista va más allá. Un evangelista sabe cómo explicar el porqué y cómo de la gran historia redentora de Jesucristo. Es capaz de proclamar las verdades que producen un nuevo nacimiento. Está para siempre encargándose de la gran proclamación de que Dios no ha dejado al hombre en una condición desesperada, sino que ha preparado un camino a gran precio por medio de la cruz y la resurrección, por los cuales los hombres y las mujeres que luchan en su lucha sin fin en contra de las fuerzas deteriorantes de la vida puedan ser liberados y dotados de un nuevo comienzo y una nueva base para la batalla.

Ese es el mensaje del evangelista. Es el mensaje de esperanza y júbilo y gozo. La tarea del evangelista no es el ir denunciando el pecado. Puede llamar la atención de la gente a aquello que está causándoles tanta miseria y angustia en su vida, pero su trabajo no es denunciar el pecado.

No es el vociferarle a la gente y decirles qué miserables criaturas son, y que Dios está esperando para quitarles la vida con relámpagos de juicio desde los cielos. No es el exponer los horrores de los fuegos del infierno, y colgar a los pecadores sobre ellos hasta que se retuerzan y tiemblen. Esa no es la tarea de un evangelista.

(Esa es la tarea de un profeta, si es que se necesita que se haga.) El trabajo del evangelista es el hablar sobre la gracia abrumadora de Dios y lo que ha hecho en la vida humana, el amor incontenible del Padre que está llamando a la gente a que vuelva a Él y ofreciendo enderezar sus vidas torcidas cuando abran sus corazones a la gracia redentora de Jesucristo.

  1. Eso es un evangelista.
  2. Mucha gente hoy posee el don de un evangelista, tanto hombres como mujeres.
  3. Pueden ejercitarlo en cualquier sitio.
  4. No tiene que ser hecho en reuniones masivas.
  5. El ministerio de Billy Graham no es el único tipo de evangelismo que hay.
  6. El don de evangelista puede ser ejercitado para un solo individuo, como ves en las Escrituras cuando Felipe le habló al eunuco etíope y le contó sobre la gracia de Jesucristo.

Un evangelista puede ejercitar su don en cualquier sitio. Enlazado con esto está el trabajo del pastor y maestro. Estos también son llamados ancianos en las Escrituras, así como supervisores u obispos. Pasa que la palabra supervisor y obispo son la misma palabra griega; es simplemente traducida de dos formas distintas.

Obispo’ es la palabra española para episcopus, y el significado literal de eso es ‘supervisor’. Los ancianos u obispos están siempre limitados a una localidad, un grupo de cristianos, una iglesia. Un hombre que era un anciano en una iglesia no era también anciano en otro sitio. Podía ser un anciano o un pastor y maestro en solo un sitio.

Ni eran estos siempre hombres que dedicaban su tiempo completo a este ministerio. En esta iglesia no tenemos un solo pastor, ni tres, sino trece. Están llamados a ejercitar el don de un anciano, el don de pastor, un pastor que enseña. Estos son ancianos que gobiernan.

  1. Hay algunos en el Nuevo Testamento que también son ancianos, pero no son llamados a ser ancianos gobernantes.
  2. Esos incluirían ministerios tales como la escuela dominical, líderes de estudios bíblicos en casas, y los líderes de los grupos de niños y niñas.
  3. Cualquiera que ejercita el don de enseñar y pastorear dentro de la iglesia es un pastor que enseña, sea a tiempo completo en el trabajo o no.

Pero, además, hay aquellos que pasan su tiempo en administración o gobernación. Están los principales líderes de la iglesia, los ancianos gobernantes. Pues bien, ¿cómo gobiernan? ‘No como teniendo señorío’, dice Pedro, ‘sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey’ (1 Pedro 5:3).

No han de ser jefes. No han de decirle a la gente lo que tienen que hacer, como la autoridad final y lo que ellos dicen ha de hacerse. El Señor Jesús mismo le dijo a Sus discípulos una vez: ‘Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas’ (véase Marcos 10:42-45).

Estos gobernantes de la iglesia no ejercitan su autoridad en ese sentido, como jefes en la iglesia. Han de gobernar como ejemplos, Pedro dice. Cuando hacen algo, otros serán motivados a hacerlo. Pero si los pastores que enseñan no muestran en sus propias vidas un ejemplo de lo que enseñan, no tienen ninguna otra autoridad.

  • Su autoridad viene de su espiritualidad, de su relación espiritual con Dios.
  • Si pierden esa espiritualidad, también pierden su autoridad.
  • No es el puesto que les da el derecho a gobernar; es el hombre y su don frente a Dios.
  • Ahora estos son los cuatro ministerios de desarrollo y entrenamiento de la iglesia.

Unos pocos hombres, en el curso de la historia de la iglesia, han tenido todos los cuatro dones. Ciertamente el apóstol Pablo es uno. Pablo era un apóstol, ciertamente un profeta, y también un evangelista y pastor que enseña. Ejercitó todos estos dones en una ocasión u otra.

  1. Todo ellos son especialmente necesitados en el confuso mundo de hoy en día.
  2. Donde hay debilidad aquí, es probable que haya debilidad en la iglesia.
  3. Donde hay fuerza aquí, esa fuerza será impartida a la iglesia completa, y la iglesia se volverá poderosa de nuevo.
  4. Estos hombres son colocados por Jesucristo dentro de la iglesia para ejercitar estos dones particulares.

Están ahí para equipar a los santos para el trabajo del ministerio. Eso no es fácil de hacer. Los santos pueden ser gente muy difícil a veces. Contra la opinión popular, los santos no están hechos de yeso. A veces están hechos de materiales muy duros y resistentes.

Ciertamente no están hechos de azúcar y especias y todas las cosas bonitas. Se asemejan más cercanamente a las ranas, caracoles y rabitos de perritos. (Todo esto tiene que ver con un dicho popular en inglés, que dice que las niñas están hechas de azúcar, especias y cosas bonitas pero los niños en cambio están hechos de ranas, caracoles y rabitos de perritos.) Los santos a menudo están hechos de una dureza terca, más dura que los diamantes, y de pereza, más lentos que la Navidad.

(Esto también es un dicho popular.) ¡En otras palabras, están hechos de las mismas cosas que los pastores y maestros! Dios entrena a los santos empezando con los líderes, quitándoles las asperezas y moldeándolos. El líder realmente no puede hacer mucho para ayudar a otros a menos que haya pasado por este tratamiento él mismo.

Pero todo esto es necesario para moldearnos juntos, para construir este increíble edificio que Dios está construyendo hoy, esta gran estructura que en secreto está tomando forma a través de la historia, invisible al mundo. Dios está construyendo ese edificio que será para Su morada, no solo ahora, sino a través de la eternidad.

Una de las cosas más asombrosas que está ocurriendo en la historia humana hoy es la estructura y edificación de la iglesia. Como cristianos, necesitamos volver nuestros ojos de la superficialidad a la realidad de esto: el oír y ver las cosas excitantes que Dios el Espíritu Santo está haciendo en medio de nosotros, la manera en la que está tomándonos y formándonos, modelándonos y perfeccionándonos, y colocándonos en nuestro sitio.

¿Qué es ser pastor reflexión?

Los pastores aman a Dios y aman a la gente. Ellos oran por la gente, guían a la gente a tener una fe en Jesucristo y enseñan la Palabra de Dios. Ese es un trabajo de ensueño. Puedes leer la Biblia todo el día, orar, jugar algo de golf y predicar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *