Que Dice La Biblia Del Diezmo?

Que Dice La Biblia Del Diezmo
En la Biblia, el diezmo es para cuidar a los más necesitados – En Hechos 4:34-35, habla de cuando los Apóstoles predicaban. Los asistentes que tenían posesiones y daban sus ofrendas a los pies de los Apóstoles. Estos, a su vez, efectuaban la distribución de dichos bienes a cada uno, según su necesidad.

Esto denota la importancia de que la iglesia, por más rústica que fuera, cuidara de los huérfanos, viudas y enfermos. Se lee en Santiago 1:27, ‘La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones. Guardarse sin mancha del mundo.’ La finalidad de la iglesia es tanto compartir el Evangelio como proveer las necesidades físicas de los necesitados.

Comida, ropa, hospedaje.1 Corintios 12:12-27 dice que la iglesia es el ‘cuerpo’ de Cristo. La iglesia es sus manos, sus pies y su boca. La iglesia y sus fieles están para hacer lo que Cristo haría en la Tierra: amar y cuidar del prójimo. Pero, ¿cuál es la realidad de la Iglesia en estos tiempos? ¿Qué se hace con los diezmos y las ofrendas? ¿Qué porcentaje de lo recibido se usa para cuidar del enfermo, los huérfanos y los pobres? ¿Existe alguna forma de fiscalizar a las iglesias, externa e internamente?

¿Qué dice Jesús sobre el diezmo?

Capítulo 32: El diezmo y las ofrendas Capítulo 32: El diezmo y las ofrendas Capítulo 32

¿En qué forma nuestra disposición de pagar el diezmo y las ofrendas demuestra gratitud a nuestro Padre Celestial por todas las bendiciones que nos da?

Se nos han dado mandamientos para que nos preparemos en todos los aspectos con el fin de volver a vivir en la presencia de nuestro Padre Celestial. Él nos ha proporcionado la forma de agradecerle nuestras bendiciones. El pagar los diezmos y las ofrendas y hacerlo de buena voluntad es una forma de agradecerle. Al pagar las ofrendas, le demostramos que lo amamos y que obedeceremos Su consejo.

¿De qué manera el pagar los diezmos y las ofrendas nos ayuda a demostrar nuestro agradecimiento a nuestro Padre Celestial?

¿Qué es un diezmo íntegro?

A los maestros: Utilice las preguntas que se encuentran al principio de la sección a fin de comenzar un análisis y pida a los miembros de la clase o de la familia que consulten el texto a fin de encontrar más información. Haga uso de las preguntas al final de la sección para ayudar a los miembros de la clase o de la familia a meditar y analizar el significado de lo que leyeron y a ponerlo en práctica.

En la antigüedad, Abraham y Jacob obedecieron el mandamiento de pagar el diezmo, que consistía en la décima parte de su interés (véase ; ; ). En tiempos modernos, el profeta José Smith suplicó: ‘¡Oh Señor! Indica a tus siervos cuánto requieres de las propiedades de tu pueblo como diezmo’ (, encabezamiento); el Señor le contestó: ‘Y esto será el principio del diezmo de mi pueblo.

Y después de esto, todos aquellos que hayan entregado este diezmo pagarán la décima parte de todo su interés anualmente; y ésta les será por ley fija perpetuamente’ (). La Primera Presidencia explicó que ‘la décima parte de todo su interés anualmente’ se refiere a nuestro ingreso (véase Carta de la Primera Presidencia, 19 de marzo de 1970).

  • ¿De qué forma es el diezmo un principio de fe más que un principio económico?
  • ¿Qué pueden hacer los padres para enseñar a sus hijos a pagar el diezmo y para que comprendan su importancia?

¿Por qué es importante nuestra actitud cuando pagamos el diezmo?

Es importante que paguemos el diezmo y que lo hagamos de buena voluntad. ‘Cuando alguien paga el diezmo sin gozo, se está robando una parte de la bendición. Debe aprender a dar alegremente, voluntariamente y con gozo, y lo que dé será bendecido’ (Stephen L Richards, The Law of Tithing, folleto, 1983, pág.8).

¿Qué significa para usted ser un ‘dador alegre’?

¿De qué forma utiliza la Iglesia los fondos de los diezmos y de las otras ofrendas?

Como miembros de la Iglesia, damos al Señor el diezmo y otras ofrendas. La Iglesia utiliza el dinero del diezmo para diversos fines, algunos de los cuales son:

  1. La edificación, el mantenimiento y el funcionamiento de templos, centros de reuniones y otros edificios.
  2. El proporcionar fondos de funcionamiento para las estacas, los barrios y otras unidades de la Iglesia. (Esas unidades utilizan los fondos para llevar a cabo los programas eclesiásticos de la Iglesia, entre los cuales se encuentra la enseñanza del Evangelio y el realizar actividades sociales).
  3. La ayuda al programa misional.
  4. La educación de la juventud de la Iglesia en escuelas, seminarios e institutos.
  5. La publicación y distribución de materiales didácticos.
  6. La ayuda para la historia familiar y la obra del templo.

Las ofrendas de ayuno. Los miembros de la Iglesia ayunan una vez al mes, para lo cual se abstienen de alimentos y líquidos por dos comidas consecutivas; luego contribuyen, por lo menos, con la cantidad de dinero que hubieran gastado en ellas. Pueden dar en forma tan generosa como su situación se los permita.

A ese donativo se le llama ofrenda de ayuno. Los obispos utilizan las ofrendas de ayuno para proporcionar comida, alojamiento, ropa y atención médica a los necesitados. (Véase el capítulo 25 de este libro). Como parte del día de ayuno, los miembros asisten a una reunión llamada reunión de ayuno y testimonio, en donde expresan su testimonio de Cristo y Su evangelio.

Otros donativos, Los miembros de la Iglesia pueden dar donativos a otros programas de la Iglesia, tales como la obra misional, el Fondo Perpetuo para la Educación, la construcción de templos y la ayuda humanitaria. Servicio, Los miembros también ofrecen parte de su tiempo, habilidades y bienes para ayudar a otras personas.

Ese servicio permite a la Iglesia ayudar a los necesitados, ya sean miembros o no, por todo el mundo a nivel comunitario, nacional e internacional, especialmente cuando ocurre alguna catástrofe. El Señor promete bendecirnos si pagamos fielmente los diezmos y las ofrendas. Él dijo: ‘Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde’ ().

See also:  Madres Solteras Que Dice La Biblia?

Una revelación de los últimos días habla sobre otra bendición que recibirán quienes paguen el diezmo: ‘y en verdad, es un día de sacrificio y de requerir el diezmo de mi pueblo, porque el que es diezmado no será quemado en su venida’ (). Las bendiciones que se nos han prometido son tanto materiales como espirituales.

  • Si damos de buena voluntad, nuestro Padre Celestial proporcionará lo necesario para satisfacer nuestras necesidades diarias de comida, ropa y alojamiento.
  • Dirigiéndose a los Santos de los Últimos Días de Filipinas, el presidente Gordon B.
  • Hinckley dijo que si las personas ‘aceptan el Evangelio y viven de acuerdo con sus principios, pagan sus diezmos y ofrendas, no importa cuán mínimos sean, el Señor cumplirá con ellos Su antigua promesa y tendrán arroz en sus platos, abrigo en sus espaldas y refugio sobre su cabeza.

Yo no veo otra solución. Ellos necesitan un poder mayor que cualquier otro poder terrenal que los levante y ayude’ (‘Las palabras del profeta actual’, Liahona, junio de 1997, pág.33). El Señor también nos ayudará a progresar ‘en el conocimiento de Dios, y en testimonio, y en poder para vivir de acuerdo con el Evangelio e inspirar a nuestras familias a hacer lo mismo’ ( Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: Heber J.

¿Cuáles son algunas bendiciones que usted, los miembros de su familia o sus amigos han recibido por medio del pago del diezmo y de otras ofrendas?

: Capítulo 32: El diezmo y las ofrendas

¿Por qué hay que dar el diezmo?

El diezmo ¿Qué dice la Biblia? Ahora lo damos por principio, no por ley.

¿Por qué razón debo contribuir el diezmo? Todo lo bueno que usted tiene en la vida es una dádiva de su amoroso Padre Celestial. Cuando a cambio de ello usted contribuye el diez por ciento, le expresa a Él su amor, fe y gratitud. Le demuestra a Dios que lo seguirá a pesar de que pueda ser difícil; le demuestra que confiará en Él en vez de confiar en el dinero o en las cosas materiales.

  • Debido a su fidelidad, su Padre Celestial le promete bendiciones que son mucho más grandes que cualquier cosa de la que se tenga que privar.
  • A pesar de que a algunas personas les es difícil pensar que puedan contribuir una décima parte de sus ingresos, las personas que son fieles en el pago de sus diezmos se dan cuenta de que no pueden permitirse el no pagarlos.

De manera muy real y maravillosa se abren las ventanas de los cielos y se derraman bendiciones sobre ellos. Tal como una madre viuda le explicó a su hijo: ‘no puedo sin las bendiciones del Señor, y recibo esas bendiciones al pagar un diezmo íntegro. Cuando pago mi diezmo, tengo la promesa del Señor de que Él nos bendecirá, y necesitamos esas bendiciones para arreglárnoslas para vivir'(véase Dallin H. El confiar en el Señor brinda fortaleza espiritual. A medida que hacemos frente a las graves tribulaciones de la vida necesitamos mayor fe, inspiración y valor. Esas bendiciones se pueden derramar de las ventanas de los cielos como resultado de la obediencia a la ley del diezmo.

Además, muchas personas se dan cuenta de que a causa de que pagan sus diezmos con fidelidad se encuentran en mejores condiciones de administrar sus finanzas y satisfacer sus necesidades. El pago del diezmo nos ayuda a controlar nuestros deseos por cosas materiales y a ser honrados con nuestro prójimo.

Aprendemos a confiar que lo que se nos ha dado, mediante las bendiciones del Señor y nuestros propios esfuerzos diligentes, es suficiente para nuestras necesidades. No importa cuál sea la cantidad de su ingreso, usted será bendecido al pagar su diezmo. Cuando Jesucristo vio a una mujer depositar unas monedas en el arca del templo, dijo a Sus discípulos: ‘esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta echó todo lo que tenía’ (Marcos 12:43–44).

¿Qué pasa si me gasto el diezmo?

‘¿DEBO DIEZMAR CUANDO ESTOY ENDEUDADO?’ Y OTRAS 5 PREGUNTAS COMUNES RESPONDIDAS SOBRE EL DIEZMO Entonces, si vemos que a Dios le importa cómo gestionamos nuestro dinero, ¿por qué muchas personas evitan diezmar? Estoy seguro de que una parte se debe a la falta de entendimiento sobre cuán hermoso y empoderador puede ser confiar en Dios con tu diezmo, así que hoy quiero brindarte un consejo paternal acerca de por qué este principio es tan importante en el Reino, y cómo podría ser la clave para tener victoria en tus finanzas.

DIEZMOS Y OFRENDAS PARA PRINCIPIANTES ¿Qué es un diezmo? La palabra diezmo significa ‘diez’, como en el 10 por ciento de tus ingresos. Uno de los principios más importantes del diezmo, sin embargo, es que no es solamente el 10 por ciento, es el primer 10 por ciento. En otras palabras, Dios te desafía a dar el diezmo antes de pagar tus cuentas o gastar dinero en cualquier otra cosa.

Recuerda, los santos del Antiguo Testamento debían dar los primeros frutos de sus campos (ver Éxodo 23:16). De esta forma, estás diezmando en fe porque le estás dando a Dios su parte antes de lidiar con tus compras o gastos. Así, debes confiar en Él para que provea para el resto de tus necesidades y deseos.

Este es uno de los elementos claves que establece el diezmo como un principio del Nuevo Testamento: estás dando en fe, no por ley. El diezmo no es un regalo, tampoco. Es tu ‘pago de franquicia’ para la sociedad de Dios en tu vida: la oportunidad de franquicia más extraordinaria que se te presentará. En otras palabras, le debes el diezmo a Dios.

See also:  Que Significa Samuel En La Biblia?

Podemos ver esto en acción en Malaquías 3:8-12 cuando Dios se asoció con Israel para su prosperidad. Metafóricamente hablando, Él les había dado la franquicia de la tierra. Les había provisto condiciones favorables para que sus granjas tuvieran éxito, bendiciendo el suelo, causando que lloviera en el momento justo, haciendo brillar el sol sobre sus cultivos, etcétera.

Ellos, por otro lado, habían proporcionado la mano de obra, labrando la tierra, podando las vides y cosechando los cultivos. El trato de la franquicia de Dios con ellos era 90/10; los granjeros se quedaban con el 90 por ciento de las ganancias, pero Dios, por su parte, requería que el primer 10 por ciento fuera de Él.

Siendo el mejor filántropo, Dios quería que Su porción de las ganancias fuera dada a los sacerdotes, que brindaban cobertura espiritual sobre Su pueblo. Además, el diezmo debe ser pagado al almacén (típicamente es tu iglesia), el lugar que te provee carne y leche espiritual.

No puedes designar tu diezmo a una cierta actividad o persona. No es tuyo, es de Dios. Por lo tanto, no puedes controlarlo. Si le pides a Dios que se asocie contigo en la vida y no le pagas su 10 por ciento, Él lo llama robo. Básicamente has estafado a tu socio de negocios y has malversado el dinero de tu accionista.

Cuando das dinero por encima del diezmo, que es cualquier cantidad superior al 10 por ciento, se llama ofrenda. Tu generosidad empieza al sobrepasar el diezmo. Tienes la libertad de darle una ofrenda a cualquier persona o lugar que desees. Dios te ha dado autoridad sobre el 90 por ciento de tus ingresos para que los administres como te parezca.

  • Quiere que seas generoso con tu dinero (el 90 por ciento) como Él lo es con su porción.
  • PREGUNTAS COMUNES SOBRE EL DIEZMO Como recientemente he estado hablando más del diezmo, muchos de ustedes han tenido preguntas al respecto.
  • Así que aquí están mis ideas acerca de algunas de las preguntas más frecuentes que he recibido.

Esta no es la palabra final sobre el diezmo, porque eso nos llevaría horas de charla, así que te animo a que proceses tus preguntas con el Señor y con personas que confías en tu vida.1) ¿Debería sacar el diezmo de un regalo monetario que he recibido, como por ejemplo, un gran regalo financiero que recibí de un familiar? Bajo el Nuevo Testamento, el principio es diezmar en fe el primer 10 por ciento de todas tus ganancias.

  • Aquí hay un ejemplo práctico: si tienes un negocio, no sacas tu diezmo de las ventas, porque estarías perdiendo dinero si lo hicieras.
  • Entonces, sacas tu diezmo de la ganancia, del lucro, de los ingresos (las ventas menos el costo de hacer negocios y el costo de los bienes).
  • Así que no se trata de sacar el diezmo de todo el dinero que viene hacia ti, sino de las GANANCIAS que obtienes en tu vida.

Personalmente, yo saco el diezmo de regalos porque siento que eso es ganancia. Si no quieres sacar el diezmo entonces puedes dar una ofrenda (es decir que no tiene que ser el diez por ciento). El punto es que en el Reino siempre debemos errar del lado de la generosidad.

¿Por qué? Porque cuando le das a Dios, Él siempre te dará a ti.2) ¿Cómo diezmo cuando estoy en deuda? ¿Debo pagar mi deuda y luego comenzar a diezmar? La respuesta rápida es que si yo estuviera en deuda igualmente daría el diezmo, pero no me metería en una deuda por una ofrenda. Hay muchas maneras de mirar esto, así que compartiré cómo yo lo veo: Dios dice que diezmes el 10% de tus ganancias.

Entonces, si estoy en deuda, diezmo porque creo que cuando doy, recibiré. Cuando diezmas estás creando una asociación con Aquel que reina el mundo. Entonces, le estás dando recursos a Dios pero Él también te está dando tu 10%. Él no necesita dinero, así que te está pidiendo que le confíes ese 10% y veas lo que puede hacer con él.

Creo que si diezmas en fe y no por compulsión, pagarás tus deudas más rápido. Quiero hacer una distinción aquí entre diezmo y ofrenda. La ofrenda va mucho más allá del diezmo. No doy ofrendas del dinero que debería ser para mi renta (más sobre eso a continuación). En otras palabras, no me meto en deuda por una ofrenda.3) Si diezmo no podré pagar mi renta, ¿qué hago? Algunos pueden preguntarse si diezmar puede significar quitarle la renta a tu arrendador.

Por supuesto, esto solamente es verdad si realmente no puedes costear vivir allí. Si usas dinero que debería ir a tu diezmo para pagar tu renta entonces estarás en deuda con Dios. Si usas dinero para diezmar en lugar de pagar tu renta estarás en deuda con tu arrendador.

  1. La realidad es que nunca deberías haber tomado el dinero de Dios (el diezmo) y convertirlo en dinero de tu arrendador (tu renta).
  2. Cuando rentaste esa casa que no podías pagar, ese no fue un buen plan y está robando tu motor de reciprocidad.
  3. ¡No estoy sugiriendo que no pagues la renta! Estoy diciendo que es más sabio vivir en un lugar en el que puedas pagar el diezmo primero para luego poder pagar la renta.
See also:  Que Significa Jorge En La Biblia?

Estoy usando esta ilustración para mostrarte que si tuvieras que deberle dinero a alguien, yo no sugeriría que ese sea Dios. Y lo diré de nuevo: si eliges diezmar en fe y confiar en Dios, creo que es una siembra en un ciclo de reciprocidad. Recuerda que la prosperidad comienza al dar.4) ¿Cómo diezmo cuando no tengo ni un centavo que no se contabilice para cada mes? ¿Qué pasa si el 10% está fuera de mi alcance? Soy alguien que predica gracia, pero este es uno de los pocos lugares donde me encontrarás en el lado blanco o negro de las cosas.

¿Por qué? Porque el único lugar en el que Dios dice ‘pruébame’ es en Malaquías 3:10 ‘Traigan todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en Mi casa; y pónganme ahora a prueba en esto», dice el Señor de los ejércitos, «si no les abro las ventanas de los cielos, y derramo para ustedes bendición hasta que sobreabunde.’ Hace muchos años, Bill me compartió este versículo y me pidió que diezmase durante un periodo de tiempo, y si Dios no me devolvía por lo menos la cantidad que había diezmado, Bill me lo daría todo de nuevo.

Era una oportunidad para aprender sin riesgo, pero la verdad es que Dios sí me lo devolvió y empezamos a vivir a otro nivel financieramente. Así que yo diría que intentes y busques una manera de obtener ese 10%, hazlo durante seis meses y mira lo que pasa.

  1. Y si nada sucede, puedes decirle a Dios que lo has probado pero estoy seguro que Él será fiel contigo.5) ¿Puedo contar horas de trabajo como parte de mi diezmo? Creo que podrías contarlas como una ofrenda, pero un diezmo siempre es mencionado como una ganancia.
  2. En mi vida personal, diría que las horas de trabajo no son diezmo, pero podrían ser una gran ofrenda.

Cuando Dios habla acerca de darle a Él, siempre lo llama diezmo. Cuando habla acerca de darle a cualquier otra persona, lo llama ofrenda.

6) Si no tengo una iglesia local, ¿a quién le doy mi diezmo? El diezmo siempre va al almacén, así que tu diezmo debería ir a cualquiera sea la persona que te esté alimentando espiritualmente. NO ESTÁS DEMASIADO LEJOS

Si estás leyendo esto y crees que te has equivocado totalmente en lo que respecta al diezmo, quiero compartirte un poco de esperanza hoy. Si volvemos a ver los versículos de Malaquías 3, vemos cuánta gracia tiene Dios hacia Su pueblo. Me encanta cómo lidia con sus concesionarios.

  • Él les dice ‘pruébenme ahora en esto’ (versículo 10).
  • En otras palabras, ‘denme la tarifa de la franquicia y vean cómo afecta a sus campos de cultivo.’ Él tiene mucha gracia y perdón con ellos.
  • Aunque ellos habían roto su acuerdo, Él les promete que si arreglan las cosas, añadirá un elemento sobrenatural a sus esfuerzos agrícolas.

Esto haría que sus vides produjesen tanto que sorprenderían a las naciones vecinas. Lo mismo es verdad para nosotros. Te aliento hoy a que pruebes a Dios como Él nos pide al diezmar en fe, en lugar de por obligación. ¡Toma el riesgo y pon tu confianza en el Señor del universo para que te encuentre mientras construyes un legado para las generaciones venideras! : ‘¿DEBO DIEZMAR CUANDO ESTOY ENDEUDADO?’ Y OTRAS 5 PREGUNTAS COMUNES RESPONDIDAS SOBRE EL DIEZMO

¿Qué dice Corintios 16 2?

1 Corintios 16

  • 1 En cuanto a la para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.
  • 2 Cada día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte en su casa, guardando lo que por la bondad de Dios pueda, para que cuando yo llegue, no se recojan entonces ofrendas.
  • 3 Y cuando yo haya llegado, enviaré a los que hayáis aprobado por cartas para que lleven vuestro donativo a Jerusalén.
  • 4 Y si conviene que yo también vaya, irán conmigo.
  • 5 Y a vosotros iré cuando haya pasado por Macedonia, porque por Macedonia tengo que pasar.
  • 6 Y puede ser que me quede con vosotros, o que tal vez pase el invierno también, para que vosotros me encaminéis a donde tenga que ir.
  • 7 Porque no quiero veros ahora de paso, pues espero estar con vosotros tiempo, si el Señor lo permite.
  • 8 Pero estaré en Éfeso hasta Pentecostés,
  • 9 porque se me ha abierto una grande y eficaz, y muchos son los adversarios.
  • 10 Y si llega, mirad que esté con vosotros sin temor; porque él también hace la obra del Señor así como yo.
  • 11 Por tanto, nadie le en poco; sino encaminadle en paz, para que venga a mí, porque le espero con los hermanos.
  • 12 Acerca del hermano, mucho le he rogado que fuese a vosotros con los hermanos; pero de ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; pero irá cuando tenga oportunidad.
  • 13, estad firmes en la fe; portaos, y sed fuertes.
  • 14 Todas vuestras cosas sean hechas con,
  • 15 Y os ruego, hermanos (ya sabéis que los de la casa de Estéfanas son las primicias de Acaya, y que se han al ministerio de los santos),
  • 16 que os sujetéis a tales personas, y a todos los que ayudan y trabajan.
  • 17 Me regocijo en la venida de Estéfanas y de Fortunato y de Acaico, porque estos han suplido lo que de vuestra parte.
  • 18 Porque ellos han recreado mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Os saludan mucho en el Señor y Priscila, con la iglesia que está en su casa.20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con santo.21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi puño y letra.22 El que no ama al Señor Jesucristo, sea anatema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *