Que Es El Evangelio Según La Biblia?

Que Es El Evangelio Según La Biblia
Evangelio significado bíblico ¿Qué significa según la Biblia? Definición religiosa Definición. El significado bíblico de Evangelio se refiere a anunciar la buena noticia, en la antigüedad no se refería específicamente a alguna religión, por el contrario se utilizaba cuando un mensajero traía buenas noticias. En la biblia se utiliza la palabra evangelio para describir la buena noticia de salvación que Jesucristo traía para la humanidad.

¿Qué significa el Evangelio en la Biblia?

Origen del término – La palabra «evangelio» es empleada por primera vez en los escritos de las primeras comunidades cristianas por Pablo de Tarso, en la primera carta a los corintios, ​ redactada probablemente en el año 57: Γνωρίζω δὲ ὑμῖν, ἀδελφοί, τὸ εὐαγγέλιον ὃ εὐηγγελισάμην ὑμῖν, ὃ καὶ παρελάβετε, ἐν ᾧ καὶ ἑστήκατε, Os recuerdo, hermanos, el evangelio que os anuncié, que recibisteis, y en el que habéis perseverado.

  1. El Evangelio es el relato de la vida y las enseñanzas de Jesús.
  2. También habla del amor que Dios muestra a la humanidad mandando a su único Hijo Jesucristo a redimir el mundo.
  3. Es así que muere por nuestros pecados; es sepultado y al tercer día resucita de entre los muertos conforme él mismo lo había predicho.

Se aparece a sus doce apóstoles (además de otras personas), durante cuarenta días. Con su muerte se restauran los lazos de amor quebrados desde la desobediencia de los primeros padres y se abren las puertas del cielo (que hasta ese momento se encontraban cerradas) en beneficio de todos aquellos que sigan su palabra, esto es ‘El amor a Dios por sobre todas las cosas y el amor al prójimo como a sí mismo’.

Con el mismo ‘sentido’ aparece la palabra en el evangelio de Mateo ​ y en el evangelio de Marcos, ​ Posiblemente esta palabra sea la traducción al griego de una expresión aramea empleada en su predicación por Jesús de Nazaret, pero no existen datos concluyentes. En total, la expresión «evangelio» es usada en setenta y seis ocasiones en el Nuevo Testamento.

Es significativo que sesenta de ellas tengan lugar en las cartas de Pablo, y que no exista ninguna mención del término en el evangelio de Juan y en el Evangelio de Lucas, aunque sí aparece en los Hechos de los Apóstoles, atribuidos a Lucas. El número de menciones de cada término es el siguiente: ​

Término Evangelio de Mateo Evangelio de Marcos Evangelio de Lucas Hechos de los Apóstoles Evangelio de Juan
Evangelio ( euangélion ) 4 8 2 0
Evangelizar ( euangelízō ) 1 10 15 0

Se ha especulado sobre si las comunidades cristianas helenísticas adoptaron el término «evangelio» a partir del culto al emperador. Existe en Priene una inscripción dedicada a Augusto, fechada en el año 9 a.C., en que aparece esta palabra con un sentido muy similar al que después le darían los cristianos; tras celebrar la aparición ( epiphanein ) de este emperador divinizado como salvador ( soter ) de la humanidad, dicho texto termina así: El natalicio del dios comenzó para el mundo las buenas noticias ( euangelion ) que vinieron por él.

¿Qué quiere decir la palabra Evangelio?

1.m. Historia de la vida, doctrina y milagros de Jesucristo, contenida en los cuatro relatos que llevan el nombre de los cuatro evangelistas y que componen el primer libro canónico del Nuevo Testamento.

¿Cuál es el verdadero Evangelio según la Biblia?

El evangelio verdadero, puro y sencillo de Jesucristo Mis hermanos y hermanas, me resulta difícil creer que hace setenta y un años, en 1948, era misionero en Inglaterra, y que hace cuarenta y cuatro años, mi esposa Barbara y yo llevamos a nuestra familia a Canadá cuando fui presidente de la Misión Canadá Toronto.

  • En abril de 1976, mientras servía allí, fui llamado al Primer Cuórum de los Setenta; y en 1985, inesperadamente, fui llamado al Cuórum de los Doce Apóstoles.
  • A diferencia de mis llamamientos anteriores, los cuales conllevaban un relevo futuro, el relevo de mi llamamiento en los Doce no es la mejor opción ahora mismo; sin embargo, ruego para que ese día llegue únicamente cuando haya terminado todo lo que el Señor me ha llamado a hacer.

Al pensar en mis últimos cuarenta y tres años de servicio como Autoridad General y en el privilegio que he tenido de ministrar a los hijos del Padre Celestial, he llegado a darme cuenta más plenamente de que Él desea que todos Sus hijos hallen paz, gozo y felicidad en la vida.

  1. El profeta Lehi enseñó: ‘ existen los hombres para que tengan gozo’.
  2. Hay muchas razones por las cuales es posible que la paz, el gozo y la felicidad nos eludan en esta vida; entre ellas la pobreza, las guerras, los desastres naturales y los reveses inesperados en el empleo, la salud y las relaciones familiares.

Aunque no podemos controlar muchas de esas fuerzas externas que afectan nuestra vida aquí en la tierra, al esforzarnos por llegar a ser discípulos fieles del Señor Jesucristo podemos hallar paz, gozo y felicidad, a pesar de las dificultades mundanas que giran a nuestro alrededor.

Uno de mis hijos me dijo en una ocasión: ‘Papá, me pregunto si algún día lo lograré’. Yo le respondí: ‘Todo lo que el Padre Celestial nos pide es que demos lo mejor de nosotros cada día’. Hermanos y hermanas, den lo mejor de ustedes día tras día y, antes de lo que imaginan, se darán cuenta de que su Padre Celestial los conoce y los ama.

Cuando sepan eso —cuando lo sepan de verdad—, su vida tendrá un propósito real, cobrará sentido de verdad, y se llenarán de gozo y paz.

El Salvador, que es la Luz del mundo, dijo: ‘ para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas’. ‘Jesucristo es el nombre dado por el Padre, y no hay otro nombre dado, mediante el cual el hombre pueda ser salvo’así que, es preciso que todos los hombres tomen sobre sí el nombre dado por el Padre’.

Las Escrituras nos enseñan que Satanás quiere conducir a las personas a las tinieblas. Todo lo que hace es con el fin de bloquear la luz y la verdad del evangelio de Jesucristo. Tal como Lehi enseñó a sus hijos, el diablo ‘busca que todos los hombres sean miserables como él’.

  1. Si la ‘obra y gloria’ del Padre Celestial es ‘llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna de ‘, la ‘obra’ de Lucifer es llevar a cabo la desdicha y la angustia interminable de los hijos de Dios.
  2. El pecado y la transgresión atenúan la luz de Cristo en nuestra vida.
  3. Por esa razón, nuestro objetivo es deleitarnos en la luz de Cristo, que nos brinda paz, gozo y felicidad.

Durante el último año y medio, el Señor ha inspirado a Su profeta y a los Apóstoles a implementar varios ajustes maravillosos. Sin embargo, me preocupa que los propósitos espirituales de esos ajustes acaben perdiéndose en el entusiasmo de los cambios en sí.

Joseph F. Smith dijo: ‘Se ha restaurado el evangelio de Jesucristo verdadero, puro y sencillo. Somos responsables de mantenerlo en la tierra’. Él también añadió que el Evangelio verdadero, puro y sencillo son las ‘doctrinas de salvación de Cristo’. En los Artículos de Fe, el profeta José Smith enseñó que ‘por la expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio’.

Los primeros principios del Evangelio son: fe en el Señor Jesucristo, arrepentimiento, bautismo, el don del Espíritu Santo y permanecer fieles hasta el fin. Su hermano Hyrum enseñó: ‘ predíquenlos una y otra vez: encontrarán que día tras día se les revelarán nuevos conceptos y luz adicional en cuanto a ellos, podrán estudiarlos más a fondo a fin de comprenderlos claramente, y entonces podrán impartirlos de tal manera que sean más claros para las personas a las que enseñen’.

  • La mejor manera en que podemos ver los propósitos espirituales de la Iglesia consiste en vivir las enseñanzas verdaderas, puras y sencillas de Cristo, y poner en práctica los dos grandes mandamientos del Salvador: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón Amarás a tu prójimo como a ti mismo’.
  • La obediencia a esos dos mandamientos es el medio para sentir más paz y gozo.

Cuando amemos y sirvamos al Señor, y amemos y sirvamos al prójimo, sentiremos de forma natural mayor felicidad, y esa es la mejor manera de obtenerla. Amar a Dios y amar al prójimo es el fundamento doctrinal de la ministración; del aprendizaje centrado en el hogar y apoyado por la Iglesia; de la adoración espiritual en el día de reposo; y de la obra de salvación a ambos lados del velo, con el apoyo de la Sociedad de Socorro y el cuórum de élderes.

Todo ello se basa en los mandamientos divinos de amar a Dios y amar al prójimo. ¿Puede haber algo más básico, más fundamental y más sencillo que esto? Vivir el plan del Evangelio verdadero, puro y sencillo nos permitirá contar con más tiempo para visitar a las viudas, los viudos, los huérfanos, los que estén solos, los enfermos y los pobres.

Hallaremos paz, gozo y felicidad en nuestra vida al prestar servicio al Señor y al prójimo. Los ajustes del día de reposo que hacen hincapié en el aprendizaje y el estudio del Evangelio centrados en el hogar y apoyados por la Iglesia brindan la oportunidad de renovar nuestro espíritu y nuestra devoción a Dios dentro de las paredes de nuestro hogar.

¿Qué podría ser más sencillo, básico y profundo? Hermanos y hermanas, ¿pueden ver que el aprendizaje y la enseñanza del Evangelio en nuestra familia constituyen una vía importante para hallar gozo y felicidad en la vida? El Salvador, refiriéndose al día de reposo, dijo: ‘ porque, en verdad, este es un día que se te ha señalado para descansar de tus obras y rendir tus devociones al Altísimo’.

Él añadió: ‘ que gozo sea cabal regocijarse y orar si hacéis estas cosas con acción de gracias, con corazones y semblantes alegres con corazones felices y semblantes alegres’. Fíjense en algunas de las palabras fundamentales de esta revelación: gozo, regocijarse, acción de gracias, corazones alegres, corazones felices y semblantes alegres, Al ministrar de una manera más elevada y santa, tengan en cuenta lo esencial que es saludar a todos los que asisten a las reuniones de nuestra Iglesia, en particular a los miembros nuevos y los visitantes. Todos deberíamos disfrutar al cantar los himnos y escuchar con atención las palabras de las oraciones sacramentales, con el corazón y la mente abiertos.

  • Los testimonios de fe de nuestras reuniones de ayuno y testimonio los inicia un miembro del obispado, que comparte un breve testimonio centrado en el plan de felicidad y en el evangelio verdadero, puro y sencillo de Cristo.
  • Los demás debemos seguir ese ejemplo.
  • Debemos recordar que hay otros lugares adecuados para contar relatos o compartir aventuras de viajes.

Al mantener nuestros testimonios simples y centrados en el evangelio de Jesucristo, Él nos renovará espiritualmente conforme compartamos nuestro testimonio los unos con los otros. La ministración eficaz se ve mejor al enfocarnos en amar a Dios y amar a nuestro prójimo.

  1. En pocas palabras, ministramos porque amamos a nuestro Padre Celestial y a Sus hijos.
  2. Nuestra labor de ministración tendrá más éxito si ministramos de manera sencilla.
  3. El mayor gozo proviene de las cosas sencillas de la vida; así que, debemos tener cuidado y no pensar que hay que ampliar cualquiera de los ajustes que hemos recibido para edificar la fe y un testimonio fuerte en el corazón de los hijos de Dios.
See also:  Que Significan Los Leones En La Biblia?

No compliquemos las cosas con más reuniones, expectativas ni requisitos. Simplifiquen. En esa simplicidad, hallarán la paz, el gozo y la felicidad que he mencionado. Durante años, los propósitos del liderazgo de la Iglesia, tal como se indica en el Manual 2, son resultados claros y sencillos. ‘Los líderes instan a todos los miembros a recibir todas las ordenanzas esenciales del sacerdocio, así como a guardar los convenios relacionados con ellas y a hacerse merecedores de la exaltación y la vida eterna ‘ Adultos: Animen a cada adulto a ser digno de recibir las ordenanzas del templo. Enseñen a todos los adultos a buscar los nombres y los datos de sus antepasados y a efectuar las ordenanzas vicarias del templo por ellos. ‘ Jóvenes: : Ayuden a cada uno de los hombres jóvenes a prepararse para recibir el Sacerdocio de Melquisedec, así como para recibir las ordenanzas del templo y ser dignos de servir una misión de tiempo completo. Ayuden a cada una de las mujeres jóvenes a ser dignas de hacer y guardar convenios sagrados y de recibir las ordenanzas del templo. ‘ Todos los miembros: : Ayuden a los líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares, a los consejos de barrio, a los misioneros de barrio y de tiempo completo y a los miembros para que trabajen cooperativamente en un esfuerzo equilibrado para rescatar a las personas, fortalecer a las familias y las unidades de la Iglesia, aumentar la actividad del sacerdocio y congregar a Israel por medio de la conversión, retención y activación.

  • Enseñen a los miembros a proveer para sí mismos y para sus familias, y a ayudar al pobre y al necesitado a la manera del Señor’.
  • Mi servicio en la Iglesia me ha bendecido con muchas experiencias espirituales extraordinarias y especiales.
  • Soy testigo de que el Señor dirige Su Iglesia para lograr Sus propósitos.

He recibido guía divina muy por encima de mi capacidad. Para mí, el gozo de vivir el Evangelio se ha centrado en la doctrina y el evangelio verdaderos, puros y sencillos de Jesucristo. He prestado servicio bajo las llaves y la dirección de seis profetas y Presidentes de la Iglesia, desde Spencer W.

Imball hasta Russell M. Nelson. Testifico que cada uno de ellos fue y es el profeta escogido de Dios. Ellos nos han enseñado principios fundamentales acerca de la Iglesia y de la doctrina de Cristo. El presidente Nelson está haciendo avanzar la obra del Señor a un ritmo tan acelerado que nos deja sin aliento.

Digo ‘que nos deja sin aliento’ porque él es el único de las Autoridades Generales que es mayor que yo, ¡y me está costando seguirle el ritmo! Soy testigo de que a él se le han conferido las llaves del sacerdocio y el manto de profeta de Dios. El presidente Nelson enseña el evangelio verdadero, puro y sencillo de Jesucristo.

¿Qué es para nosotros el Evangelio?

El Evangelio es una guía para la vida cotidiana; una religión práctica. –

El presidente Young enseñó a los santos que en su vida diaria debían aplicar los principios del Evangelio en forma práctica. ¿Cómo debería influir el Evangelio en nuestras decisiones acerca de nuestra familia, nuestro trabajo y otras responsabilidades? ¿Qué quiso decir el presidente Young al declarar que no deberíamos ir a ningún lado a atender o llevar a cabo ‘negocio alguno sin llevar con nosotros nuestra religión’? ¿Cómo podríamos llevar con nosotros nuestra religión a donde vayamos y aún así ser considerados con la fe de otras personas? ¿Cómo podríamos depender más del Espíritu para que nos ayude a llevar con nosotros nuestra religión dondequiera que nos encontremos? Además de la obra misional y el servicio en la Iglesia, ¿qué responsabilidad tenemos en nuestras comunidades?

¿Dónde nace el evangelio?

EVANGELIO – Segn el DRAE la palabra evangelio viene del latn evangelĭum, y este del gr. εὐαγγέλιον. La palabra griega εὐαγγέλιον (evangelion), buena nueva, mensaje feliz; especialmente Evangelio; albricias, don o sacrificio con motivo de una buena nueva, esta compuesta con εὖ (ev), bien y ἂγγελος (angelos), mensajero; enviado, nuncio; ngel, o sea el que anuncia una buena nueva.

Encontramos la palabra ἂγγελος (angelos) como: a-ke-ro, mensajero, en el sistema de escritura Lineal B usado para escribir el griego (siglo XVI a.C.). El poeta y rapsoda griego Homero (siglo VIII a.C.) utiliza la palabra εὐαγγέλιον en su obra Odisea (canto 14, verso 152): ” εὐαγγέλιον δέ μοι ἔστω”, ”Este ser el don por mi buena nueva”.

Las versiones ms antiguas de textos de los cuatro Evangelios cannicos que se conservan ( Papiro Biblioteca Rylands P52 ) estn escritas en griego y la mayora de los especialistas cree que ste fue el idioma en que originalmente se redactaron. – Gracias: PAGOT No, la inmensa mayora de los especialistas sabe que los evangelios fueron redactados originalmente en arameo, y el nico del que tradicionalmente se ha credo que fue redactado directamente en griego, que es el de Lucas, hoy tambin se cree que depende de una fuente aramea.

Claro que los fragmentos ms antiguos que se conservan de ellos estn en griego, pero es que los fragmentos ms antiguos conservados son del s. II d.C., y en concreto la mayora de la segunda mitad de este siglo, y ya fragmentos ms completos pertenecen al s. IV d.C. En todos los evangelios hay traducciones literales de expresiones arameas que no son propias del griego.

En realidad los evangelios que conocemos y que la tradicin atribuye a Mateo, Marcos, Lucas y Juan ni pueden ser de apstoles o discpulos de Jess ni fueron escritos en poca de Jess. Son reelaboraciones en griego del s. II d.C. basadas en la traduccin de escritos en arameo de la segunda mitad del s.

  • I como muy pronto, que tampoco fueron escritos por discpulos directos de Jess, dada la cantidad de confusiones geogrficas de la zona de Judea y Galilea y a veces la ignorancia de las verdaderas costumbres y normas judas: ni los escribieron judos ni eran nativos de las zonas de Judea y Galilea.
  • Y en concreto el de Marcos y el de Mateo, los ms antiguos, son en su mayora copia o traduccin de una misma fuente.

An estos evangelios seran bastante retocados cuando definitivamente se convierten en los cannicos en el s. IV, siendo privilegiados por la iglesia frente a la gran cantidad de evangelios y escritos cristianos existentes, todos annimos, aunque tradicionalmente se achacaban a algn personaje o discpulo, y que pasaron a considerarse ‘apcrifos’. A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z ↑↑↑ Grupos Anteriores ↓↓↓ Grupos Siguientes Los iconos de la parte superior e inferior de la pgina te llevarn a otras secciones tiles e interesantes. Puedes encontrar la etimologa de una palabra usando el motor de bsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el trmino que buscas en la casilla que dice Busca aqu y luego presiona la tecla ‘Entrar’, ‘↲’ o ‘⚲’ dependiendo de tu teclado.

¿Qué significa la palabra evangelio y cuál es su origen?

La palabra evangelio es de origen latín ‘evagelium’ y, esta a su vez proviene del griego ‘evanghélion’, la misma esta compuestos por 2 vocablos ‘ev’ que significa ‘bien’ y ‘angelos’ que expresa ‘mensajero’, por lo tanto, significa ‘buena nueva o mensaje feliz’.

¿Donde dice la Biblia que el evangelio es poder de Dios?

El Evangelio de Jesucristo proporciona el camino que nos conduce a la paz y a la felicidad en esta vida y a la vida eterna con nuestro Padre Celestial. Por otro lado, Satanás nos tienta a seguir el sendero que conduce a la desdicha y a la destrucción.

¿Quién escribió evangelio?

Cronología Los cuatro evangelios 30-33 Jesús muere probablemente en abril de uno de estos años, crucificado por los romanos. Sus seguidores recogen en arameo sus dichos y milagros.71-75 Entre estos años se compone el evangelio de Marcos, a partir de colecciones de hechos y dichos de Jesús en griego y de tradiciones orales.85-90 Composición de los evangelios de Mateo y Lucas (en Éfeso).

Ambos se basan en Marcos y en la Fuente Q, una colección de dichos de Jesús.100 Hacia este año se compone el evangelio de Juan, posiblemente en Éfeso, que dibuja a un Jesús muy distinto de los evangelios anteriores, llamados sinópticos. Del Nuevo Testamento se venden d e 25 a 30 millones de ejemplares al año, y la inmensa mayoría de los compradores los adquieren atraídos por las obras estrella de esa colección: los cuatro evangelios.

Estos textos llevan los nombres de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, pero en realidad son anónimos. Recibieron esos nombres antes de la mitad del siglo II. Corrió entonces la noticia de que Mateo y Juan eran dos de los doce apóstoles de Jesús, mientras que Marcos había sido acompañante de Pedro, y Lucas, de Pablo.

¿Que nos enseña la lectura del evangelio?

Información adicional – El Señor declaró: ‘Y os mando que os enseñéis el uno al otro la doctrina del reino. Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender’ (D.

  • Y C.88:77–78).
  • Al dar este mandamiento, el Señor otorga a los miembros de la Iglesia una responsabilidad sagrada.
  • Esta responsabilidad presenta innumerables oportunidades para prestar servicio significativo.
  • Hay pocas experiencias que se comparan con el gozo que se siente al ayudar a los demás a aprender y vivir el Evangelio.

Al enseñar el evangelio, debemos tener presente a Jesucristo como ejemplo. Él demostraba amor genuino y preocupación por aquellos a los que prestaba servicio. Él fortalecía a las personas en forma individual y enseñaba los principios del Evangelio que las ayudaban en sus necesidades únicas.

  • En algunos, Él despertó el deseo de entender y vivir el Evangelio.
  • A veces, hacía preguntas que ayudaban a las personas a aplicar lo que habían aprendido.
  • Él enseñó las verdades salvadoras del Evangelio, y ayudó a sus oyentes a entender lo que tenían que saber, lo que tenían que hacer y lo que tenían que ser a fin de recibir el don de la vida eterna.

La enseñanza eficaz del Evangelio nutrirá y edificará a los demás. Edificará su fe y les dará la confianza que necesitan para enfrentar los retos de la vida. Les alentará a abandonar el pecado y a obedecer los mandamientos. Les ayudará a venir a Cristo y permanecer en Su amor.

La enseñanza más eficaz es la que se lleva a cabo por el poder del Espíritu, o el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es un miembro de la Trinidad que manifiesta ‘la verdad de todas las cosas’ (Moroni 10:4–5). El Señor dijo: ‘Y se os dará el Espíritu por la oración de fe; y si no recibís el Espíritu, no enseñaréis’ (D.

y C.42:14). Sólo mediante la influencia del Espíritu, la enseñanza del Evangelio puede ser edificante e inspiradora. Si los miembros de la Iglesia se preparan espiritualmente, tendrán el privilegio de sentir al Espíritu Santo enseñar, testificar e inspirar a otros a través de ellos.

See also:  Perdona Al Que Te Ofende Biblia?

¿Cuál es el evangelio que predico Jesús?

La tarea y el mandato que Jesús deja a su Iglesia es clara: ir por todo el mundo anunciando con obras y palabras el Evangelio del Reino.

¿Cuál es el evangelio de salvación?

El plan de salvación es la plenitud del Evangelio e incluye la Creación, la Caída, la expiación de Jesucristo y todas las leyes, ordenanzas y doctrinas del Evangelio. El albedrío moral, la capacidad de decidir y de actuar por nuestra cuenta, también es esencial para el plan de nuestro Padre Celestial.

¿Qué poder tiene el evangelio?

Si alguien le preguntara: «¿Qué es el evangelio?», ¿qué le contestaría usted? ¿Sabría qué decir? Para poder dar una respuesta satisfactoria sería necesario que entendiéramos no solo las verdades bíblicas en cuanto al evangelio, sino también lo que Cristo ha hecho en nuestra vida y cómo su poder actúa en nosotros.

  • Pablo quería ir a predicar el evangelio a los romanos y ver personas convirtiéndose a Cristo y siendo transformadas (Romanos 1:13).
  • Luego, en los versículos 14-17 del mismo capítulo el apóstol afirma: (14) A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.
  • 15) Así que, en cuanto a mí, pronto estoy para anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma: (16) Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

(17) Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Pablo nunca pudo olvidar la experiencia que tuvo camino a Damasco (Hechos 9:1-19). Recordemos que iba rumbo a Damasco con la autoridad de arrestar a todos los creyentes que pudiera encontrar.

  • Para Saulo de Tarso, la muerte era algo que los cristianos merecían porque, según él, contradecían su religión y todo lo que él creía.
  • Pero antes de llegar a Damasco, una luz le rodeó, le cegó, y él cayó al suelo.
  • Luego oyó la voz del Señor que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».
  • Y leemos cómo Dios transformó la vida de Pablo, le devolvió la vista, fue bautizado, fue lleno del Espíritu Santo y comenzó a predicar el evangelio y a dar testimonio de su fe.

Claro, en ese entonces su conocimiento teológico era muy limitado, pero había algo que él sí sabía, y lo anunciaba diciendo: «Este Jesucristo es el Hijo de Dios». Creo que una de las razones por las que no testificamos como debiéramos hacerlo, es porque no estamos convencidos del poder del evangelio.

Si en realidad creyéramos en el poder del evangelio, no vacilaríamos en confrontar a los demás con la verdad del evangelio de Jesucristo, porque estaríamos plenamente convencidos de que el evangelio tiene el poder de transformar vidas. El apóstol Pablo sabía muy bien que este mensaje tenía el poder para cambiar la vida de cualquier persona, y él era prueba viviente de ello.

El evangelio es la buena noticia acerca del sacrificio completo que Cristo, con su muerte, ofreció por el pecado de la humanidad. Es su muerte, entierro, resurrección y retorno. En eso consiste el evangelio, y el apóstol Pablo lo entendió y lo explicó mejor que nadie (1 Corintios 15:1-11).

  • El jamás tuvo vergüenza o temor de confrontar a cualquiera con el evangelio.
  • Notemos primero que en el v.14 él explica: «Soy deudor»; es decir, «tengo una obligación».
  • Y en el versículo 15 dice: «Pronto estoy (estoy ansioso) a anunciaros el evangelio».
  • Y en el v.16 agrega: «Porque no me avergüenzo».
  • Así que Pablo estaba entregado a la predicación del evangelio; pero, ¿qué lo movía, qué lo impulsaba a sentirse así? Se debía a que él había llegado a entender que el mensaje del evangelio tenía poder para transformar la vida de cualquier persona.

El poder del evangelio de Cristo no conoce límites ni barreras; y Pablo sabía que era el único mensaje que podía cambiar el mundo. De manera que Pablo primero nos habla de la supremacía del evangelio de Cristo, que está muy por encima de las filosofías e ideologías humanas.

Pablo era una persona muy preparada, de mucho estudio; él conocía todas las filosofías de su tiempo. Pero cuando el Señor Jesucristo transformó su vida, se dio cuenta de que había algo extraordinario y sobrenatural en este mensaje, que nada ni nadie podía extinguirlo. Por eso Pablo pudo confrontar a los filósofos griegos que se reunían en el Areópago (Hechos 17:16-34) para hablar y discutir de toda clase de filosofías.

Pablo no tenía temor de confrontar estas filosofías, ideologías y creencias de su tiempo sin importar dónde estuviera o quién fuera, ya que él sabía que su experiencia había sido real, que había sido transformado, redimido, reconciliado, justificado por quien antes él consideraba su gran enemigo.

  • Él se opuso y luchó contra Dios y Jesucristo; pero ahora le amaba entrañablemente.
  • Segundo, indica que el evangelio es suficiente para satisfacer las necesidades de cualquier persona.
  • Ahora, cuando él dice: «no me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para salvación», aquí hay dos puntos que quiero que analicemos.

Primero, que es el poder de Dios para salvar al hombre de la condenación del pecado. Recordemos que la Biblia dice que «la paga del pecado es muerte» (Romanos 6:23). Pero no importa lo que la persona haya hecho o lo que haya pasado en su vida o la situación en que se encuentre, lo que necesita es el mensaje de la cruz.

  • Pablo entendió que la muerte de Cristo en la cruz y su sacrificio por el pecado, era el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento y de lo que representaban los sacrificios de los corderos y los otros animales.
  • Él entendió muy bien que con su sacrificio en la cruz, Cristo estaba pagando la deuda de nuestro pecado y sufriendo nuestra condena para que nosotros no tuviéramos que morir y sufrir la condenación eterna (Colosenses 2:12-15).

Cristo, con su muerte y sacrificio, estaba reconciliándonos con Dios (2 Corintios 5:18). Dios nos ha reconciliado consigo mismo por la muerte de Jesucristo. Así que Pablo anduvo predicando y diciendo: «Todo el que invoque el nombre del Señor será salvo» (Romanos 10:13 NTV).

Cuando estuvo encarcelado en Filipos, y el carcelero le preguntó que debía hacer para ser salvo, Pablo le respondió: «Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo» (Hechos 16:31). Pablo podía decir estas palabras con valor y autoridad porque eran una realidad en su vida. Era una convicción personal basada en su conocimiento de la verdad y su encuentro personal con Jesucristo.

Nuestro propio encuentro con Cristo debe ser algo claro y seguro en nuestro corazón. En vez de hablar de lo que Cristo puede o vaya a hacer o de lo que hará, podemos hablar con autoridad y convicción de lo que Él ha hecho en nosotros. La eficacia de nuestro testimonio está en el conocimiento de lo que dice la Biblia, y en el conocimiento personal que tenemos de lo que Cristo ha hecho en nuestra vida.

  • Y eso es lo que este mundo perdido necesita oír.
  • Pablo hablaba del evangelio a cualquier persona en cualquier situación porque sabía que Cristo le había redimido, salvado, rescatado, perdonado, justificado y santificado.
  • El resto de su vida Pablo pasó predicando y enseñando el evangelio, impulsado por lo que Cristo había hecho en su vida.

Veamos otro aspecto en Gálatas 2:20: «Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí». Me imagino que Pablo, cada vez que decía esto, se regocijaba en su corazón, porque veamos lo que el evangelio tiene el poder de hacer.

El evangelio tiene poder para salvarnos no solo de la condenación del pecado sino también del poder del pecado en nuestra vida. Si el evangelio solo nos salvara de la condenación, solo nos perdonara del pecado y solo nos justificara con Dios, pero no solucionara el problema del pecado en nuestra vida diaria, entonces todavía estaríamos en una condición miserable.

La mayoría de los creyentes no saben o no se han dado cuenta de que tienen un poder sobrenatural a su disposición para vencer el pecado cada día, es el poder del evangelio de Cristo. Claro, saben que irán al cielo cuando mueran; pero su vida diaria es una constante derrota ante el pecado porque no han llegado a entender que el poder del evangelio de Cristo está a su disposición para solucionar el problema del pecado.

  1. Entonces, ¿qué hacen estos creyentes? Pues cada noche, antes de acostarse, dicen: «Señor, perdóname otra vez de mis pecados; perdóname, Señor».
  2. Se encuentran atrapados y dominados por el poder del pecado.
  3. No saben o no han entendido que el poder del evangelio de Cristo no solo soluciona el problema del pecado de ahora, de ayer y de mañana, sino también me da el poder de caminar en victoria.

La razón por la cual a menudo nos avergonzamos o sentimos temor de dar testimonio de nuestra fe es porque no hemos entendido bien el poder del evangelio y lo que puede hacer en nuestra vida. Cuando llegamos a comprender lo que el evangelio puede hacer, no tenemos razón alguna para sentirnos avergonzados.

  • Y por eso Pablo dice: «No me avergüenzo ».
  • Es más, dice que es «deudor», que tiene una obligación con su generación de entregarles ese mensaje.
  • Por eso no le importaba ser apedreado, azotado, golpeado, dejado por muerto, perseguido.
  • En ningún momento le oímos quejarse porque estaba entregado a anunciar el evangelio, y se olvidó de sí mismo.

Cuando nosotros nos entreguemos a anunciar el evangelio de esa manera, también nos olvidaremos de nosotros mismos, y nos preocuparemos más por la condición perdida de otros. Pero eso no sucederá hasta que estemos convencidos de que no hay otro mensaje en este mundo que pueda compararse con el mensaje del evangelio de Cristo.

Siempre ha habido una manera nueva de percibir las ideas, las creencias y las filosofías; pero nada jamás ha igualado el evangelio eterno, el evangelio del poder salvador de Jesucristo. Ni la ciencia, ni la filosofía de la Nueva Era, nada en este mundo puede hacer lo que el evangelio hace. Por eso es que los filósofos y sabios de este mundo, que siempre andan en de más conocimiento y sabiduría, mueren sin haber obtenido este conocimiento.

Pero, cualquiera —niño, joven o adulto— puede llegar al conocimiento de la verdad, y morir con la certidumbre y la paz de que halló la salvación y la respuesta a todas sus interrogantes. Esa es la sencillez del evangelio. Hay un tercer aspecto que hace del evangelio algo tan poderoso: no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree.

  1. No dice que es poder de Dios para todo el que guarda la ley, o que hace obras de caridad, o que es muy religioso o muy devoto.
  2. Lo único que uno necesita hacer para ser salvo es creer el evangelio.
  3. Creer que Cristo murió por sus pecados, que fue sepultado y que resucitó al tercer día.
  4. Además que esté dispuesto a confesar sus pecados al Señor, a aceptar su sacrificio en la cruz como la paga total por sus pecados, y recibirlo por la fe como Salvador.
See also:  Que Dice La Biblia Acerca De Siria?

El resultado es que uno es salvo, redimido, justificado, santificado y ser hecho hijo de Dios. Así es de sencillo el evangelio. No basta cantar acerca del evangelio, no basta orar y ofrendar para que otros lo anuncien, a menos que nosotros nos avergoncemos de hacerlo.

  1. Muchos creyentes pueden hablar de Cristo sin problema en la Escuela Dominical o en la iglesia, y está bien, pero no son esas personas las que más necesitan de Cristo sino las personas que no asisten a la iglesia.
  2. Cuando Pablo anduvo de ciudad en ciudad no buscaba a los creyentes sino que andaba por las calles y en las casas anunciando el evangelio.

Por eso fue azotado, apedreado y golpeado ya que esa gente no quería que él hablara de Cristo. Estaba bien hablar del Señor Dios, y Pablo pudo haber hecho eso fácilmente, aunque seguramente no habría tenido una gran concurrencia; pero tampoco lo hubieran apedreado ni azotado.

  1. Pero desde el día que Pablo comenzó a dar testimonio de Cristo, sus enemigos comenzaron a perseguirlo por todas partes.
  2. Cristo dijo: « y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres» (Juan 8:32 NTV).
  3. ¿Se ha puesto usted a pensar que muchas de esas personas con que usted se roza y a las que usted critica, necesitan ser libertadas y que solo el poder del evangelio puede hacerlo? Cristo vino para dar libertad a los cautivos (Lucas 4:18).

Y usted de seguro conoce personas que están cautivas del alcohol, de las drogas, de la sensualidad, de la amargura, del odio, de la envidia y de toda clase de vicios y no pueden liberarse. Ya usted se habrá dado cuenta de que una sonrisa en la boca no significa necesariamente que la persona esté sonriendo por dentro.

  • No expresan lo que en verdad hay en sus corazones porque no están seguros cuál va a ser nuestra actitud hacia ellos.
  • Si supieran que vamos a reaccionar con cariño, comprensión y amor, de seguro nos sorprenderíamos de ver la cantidad de personas que comenzarían a darnos a conocer la cautividad en que están.

Y Dios nos daría el privilegio de decirles cómo pueden ser liberados, porque tenemos el mensaje del evangelio con nosotros. Dios no nos salvó porque éramos buenos o porque lo merecíamos, sino que por su gracia nos salvó (Tito 3:5) de la perdición en que estábamos.

¿Cuál es la importancia del evangelio en nuestras vidas?

¿Por qué es importante la enseñanza del Evangelio en el Plan de Salvación? Con el fin de cumplir con los propósitos del plan de felicidad, los hijos de nuestro Padre Celestial deben aprender acerca del Evangelio. Por esa razón, Dios necesita que cada uno de nosotros enseñe el Evangelio a su familia, a los demás miembros de la Iglesia y a aquellos que no lo hayan recibido.

¿Cuáles son las partes del evangelio?

Acerca del Nuevo Testamento – La Biblia no es un libro; es una colección de libros. El término griego del cual se deriva la palabra biblia significa ‘los libros’. ‘La Biblia cristiana contiene dos partes, conocidas familiarmente como el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento’ (Guía para el Estudio de las Escrituras, ‘Biblia’, scriptures.lds.org ).

La palabra que se tradujo como testamento también se podría traducir como convenio. Es por eso que el Nuevo Testamento es el nuevo convenio. En el contexto del Evangelio, un convenio es un acuerdo especial entre el Señor y una persona o un grupo. El Antiguo Convenio, o el viejo convenio, es la ley que el Señor dio a Su pueblo en la antigüedad.

‘Cuando el Salvador vino en el meridiano de los tiempos, Él restauró el evangelio a los judíos en Palestina. Ya que se habían desviado, incluso de la ley de Moisés, era un nuevo convenio para ellos’ (Bible Dictionary, ‘Bible’ ). El Nuevo Testamento se divide comúnmente en los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, las epístolas de Pablo, las epístolas universales, y el libro de Apocalipsis.

  1. Los Evangelios. A los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan se les llama los Evangelios, y cada uno lleva el nombre de su autor. La palabra Evangelio significa ‘buenas nuevas’. Aunque los cuatro Evangelios varían en detalles y en perspectiva, todos ellos narran acontecimientos de la vida del Salvador y de Su ministerio terrenal entre los judíos. Los cuatro Evangelios enseñan y testifican que Jesucristo es el Hijo de Dios y el Salvador del mundo. ‘Los registros de Mateo, Marcos y Lucas presentan una recopilación algo similar de material y tienen bastante fraseología en común, al igual que ideas principales similares, y por lo tanto a veces se los denomina los ‘Evangelios Sinópticos’ (que significa ‘similar’). Aun así, cada uno de ellos es único y contiene muchos detalles que no aparecen en los otros. El registro de Juan es bastante diferente de los otros tres en vocabulario, fraseología y presentación de los acontecimientos’ (Bible Dictionary, ‘Gospels’ ).
  2. Los Hechos de los Apóstoles. Pablo escribió Los Hechos de los Apóstoles, y es un relato del crecimiento de la Iglesia bajo la dirección de Pedro y de los otros apóstoles (véase Bible Dictionary, ‘Acts of the Apostles’ ).
  3. Las epístolas de Pablo. Las epístolas, o cartas, de Pablo llevan el nombre de la rama de la Iglesia o de la persona o grupo a quien se escribió la carta. Las epístolas de Pablo están organizadas ‘por su extensión y en orden descendente, de la más larga (Romanos) a las más breve (Filemón). Hay una excepción a la regla en el caso de la epístola a los Hebreos, que se colocó en último lugar ya que algunas personas han cuestionado si la escribió Pablo o no’ (Bible Dictionary, ‘Pauline Epistles’ ).
  4. Las epístolas universales. A los libros de Santiago hasta Judas a menudo se les llama las epístolas universales, ya que, con excepción de 2 y 3 Juan, no están dirigidas a ninguna persona o rama específica de la Iglesia. Llevan el nombre de sus autores. (Véase Bible Dictionary, ‘General Epistles’, en inglés).
  5. El libro de Apocalipsis. El libro de Apocalipsis lo escribió el apóstol Juan, quien también escribió el Evangelio y las epístolas que llevan su nombre. Es el relato que hizo Juan de una revelación que recibió del Señor. (Véase Bible Dictionary, ‘Revelation of John’, en inglés).

¿Donde dice la Biblia que el evangelio es poder de Dios?

El Evangelio de Jesucristo proporciona el camino que nos conduce a la paz y a la felicidad en esta vida y a la vida eterna con nuestro Padre Celestial. Por otro lado, Satanás nos tienta a seguir el sendero que conduce a la desdicha y a la destrucción.

¿Que nos enseña la lectura del evangelio?

Información adicional – El Señor declaró: ‘Y os mando que os enseñéis el uno al otro la doctrina del reino. Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender’ (D.

Y C.88:77–78). Al dar este mandamiento, el Señor otorga a los miembros de la Iglesia una responsabilidad sagrada. Esta responsabilidad presenta innumerables oportunidades para prestar servicio significativo. Hay pocas experiencias que se comparan con el gozo que se siente al ayudar a los demás a aprender y vivir el Evangelio.

Al enseñar el evangelio, debemos tener presente a Jesucristo como ejemplo. Él demostraba amor genuino y preocupación por aquellos a los que prestaba servicio. Él fortalecía a las personas en forma individual y enseñaba los principios del Evangelio que las ayudaban en sus necesidades únicas.

En algunos, Él despertó el deseo de entender y vivir el Evangelio. A veces, hacía preguntas que ayudaban a las personas a aplicar lo que habían aprendido. Él enseñó las verdades salvadoras del Evangelio, y ayudó a sus oyentes a entender lo que tenían que saber, lo que tenían que hacer y lo que tenían que ser a fin de recibir el don de la vida eterna.

La enseñanza eficaz del Evangelio nutrirá y edificará a los demás. Edificará su fe y les dará la confianza que necesitan para enfrentar los retos de la vida. Les alentará a abandonar el pecado y a obedecer los mandamientos. Les ayudará a venir a Cristo y permanecer en Su amor.

La enseñanza más eficaz es la que se lleva a cabo por el poder del Espíritu, o el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es un miembro de la Trinidad que manifiesta ‘la verdad de todas las cosas’ (Moroni 10:4–5). El Señor dijo: ‘Y se os dará el Espíritu por la oración de fe; y si no recibís el Espíritu, no enseñaréis’ (D.

y C.42:14). Sólo mediante la influencia del Espíritu, la enseñanza del Evangelio puede ser edificante e inspiradora. Si los miembros de la Iglesia se preparan espiritualmente, tendrán el privilegio de sentir al Espíritu Santo enseñar, testificar e inspirar a otros a través de ellos.

¿Quién escribió evangelio?

Cronología Los cuatro evangelios 30-33 Jesús muere probablemente en abril de uno de estos años, crucificado por los romanos. Sus seguidores recogen en arameo sus dichos y milagros.71-75 Entre estos años se compone el evangelio de Marcos, a partir de colecciones de hechos y dichos de Jesús en griego y de tradiciones orales.85-90 Composición de los evangelios de Mateo y Lucas (en Éfeso).

Ambos se basan en Marcos y en la Fuente Q, una colección de dichos de Jesús.100 Hacia este año se compone el evangelio de Juan, posiblemente en Éfeso, que dibuja a un Jesús muy distinto de los evangelios anteriores, llamados sinópticos. Del Nuevo Testamento se venden d e 25 a 30 millones de ejemplares al año, y la inmensa mayoría de los compradores los adquieren atraídos por las obras estrella de esa colección: los cuatro evangelios.

Estos textos llevan los nombres de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, pero en realidad son anónimos. Recibieron esos nombres antes de la mitad del siglo II. Corrió entonces la noticia de que Mateo y Juan eran dos de los doce apóstoles de Jesús, mientras que Marcos había sido acompañante de Pedro, y Lucas, de Pablo.

¿Cuál fue el primer evangelio que se escribió?

Se cree que el primer evangelio fue el de Marcos, escrito entre el 65 y el 75 AD. Pie de foto, Se cree que el primer evangelio fue el de Marcos. Los evangelios de Lucas y Mateo se basaron en este texto y siguieron su planteamiento principal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *