Que Es Servir A Dios Segun La Biblia?

Que Es Servir A Dios Segun La Biblia
Cómo podemos servir –

Piense de qué manera otras personas le han prestado servicio a usted y a los miembros de su familia.

Jesús dijo: ‘Yo estoy entre vosotros como el que sirve’ ( Lucas 22:27 ). Como verdaderos discípulos de Jesús, nosotros también debemos servir a los demás. El servicio es prestar asistencia a quienes necesitan ayuda. El servicio cristiano nace del amor genuino que se siente por el Salvador, y del amor y la preocupación por quienes Él no sólo nos da la oportunidad de ayudar, sino de guiar en la vida.

El amor es más que un sentimiento; cuando amamos a los demás, deseamos ayudarlos. Todos debemos estar dispuestos a prestar servicio, sin tomar en cuenta nuestra posición económica, social ni nuestra edad. Algunos piensan que sólo la gente pobre y desvalida debe servir; otros piensan que únicamente los ricos deben prestar servicio; sin embargo, Jesús enseñó otra cosa.

Cuando la madre de dos de Sus discípulos le pidió que honrara a sus hijos en Su reino, Jesús le respondió: ‘Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor; y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo’ ( Mateo 20:26–27 ).

  1. Hay muchas formas de servir.
  2. Podemos ayudar a los demás económica, social, física y espiritualmente.
  3. Por ejemplo, podemos dar alimentos u otros artículos a quienes los necesiten; y ayudar a los necesitados al contribuir una ofrenda de ayuno generosa; podemos brindarle amistad a un recién llegado, cultivar un pequeño huerto para una persona anciana o cuidar de un enfermo.

Podemos enseñar el Evangelio a quienes necesitan conocer la verdad o consolar a quienes sufren. Podemos realizar grandes y pequeños actos de servicio. Nunca debemos dejar de prestar ayuda a alguien por considerar que es muy poco lo que podemos hacer. Una viuda contó cómo dos niños llamaron a su puerta poco después que ella se mudó a otra ciudad y le llevaron una canasta con alimentos y una nota que decía: ‘Si necesita a alguien que le haga los mandados, llámenos’.

Piense en personas de su familia o de su comunidad que tengan necesidades económicas, sociales, físicas o espirituales y reflexione en cuanto a maneras de prestarles servicio.

¿Qué dice la Biblia de servir a Dios?

Deuteronomio 13:4 Ustedes deben ir en pos del Señor su Dios, y temerlo sólo a él. Deben cumplir sus mandamientos y atender su voz. Sólo a él deben servir ; sólo a él deben seguir (Dt 13:4).

¿Qué significa servir a Dios con todo tu corazón?

Serviré a Dios con todo mi corazón, alma, mente y fuerza De la Primaria a casa Un día, durante el recreo, Madison vio a una niña que estaba llorando porque alguien le había dicho algo cruel. Madison se sintió mal por la niña y fue hacia ella para consolarla.

¿Te gustaría jugar conmigo?’, le preguntó a la niña. Ese día, Madison sirvió con el corazón, siguió el ejemplo de Jesucristo y mostró amor a alguien que lo necesitaba. Para mostrar nuestro amor por el Padre Celestial podemos servir a los demás con nuestro corazón, alma, mente y fuerza. ¡Podemos servir con todo nuestro ser! ¿Cómo servimos con el corazón? Para servir con el corazón, podemos demostrar amor y bondad a los demás.

Nos importa lo que otras personas necesitan. Cuando servimos alegremente, servimos con el corazón. ¿Cómo servimos con la mente? Para servir con la mente podemos pensar en maneras de ayudar a los demás. Cuando vemos las necesidades de las personas que nos rodean y pensamos en lo que podríamos hacer para ayudar, estamos sirviendo con la mente.

¿Qué es ser un servidor de Dios?

Siervo de Dios – Wikipedia, la enciclopedia libre, monja católica usualmente llamada la «Sierva de Dios» o con el diminutivo «La Siervita» en la por haber alcanzado el primer grado en el, Siervo de Dios (en : servare ‘tener, guardar, conservar’ ) es un término religioso para referirse a las personas que son muy allegadas y obedientes a cierta religión.

¿Que nos motiva a servir a Dios?

Motivaciones legítimamente bíblicas – La Biblia presenta algunos claros y poderosos motivos para el servicio y la vida recta. Buenos motivos se pueden empalmar, y algunos parecen tener un principio más alto que otros. Aquí hay cinco motivos fáciles de identificar en el Nuevo Testamento ordenados por prioridad.

Amor : Incluye el primer amor por Dios acompañado de amor por otros ( Mt 22:37-39 ). Un Cristiano motivado por amor hace obras para el beneficio de otros. El amor a Dios en general se demuestra obedeciendo ( Jn 14:21 ; 1 Jn 5:2 ). El amor se expresa en el deseo de glorificar (Jn 12:27-28), agradar ( Col 1:10, Col 3:20 ; 1 Ts 4:1 ), y conocer a Dios ( Fil 3:10-14 ; 1 Jn 4:16 ). Amor a Dios puede significar amor hacia lo que Dios ama, por eso amamos a otras personas ( 2 Cor 5:14, 2 Cor 12:15 ; 1 Jn 4:11, 1 Jn 5:2 ). Agradecimiento : Porque nos beneficiamos de las acciones de Dios, nuestro deseo debe ser responder con gratitud. Nuestro servicio y nuestra vida se convierte en un ‘Gracias’ a Él. En vista de las bendiciones de Dios, nosotros estamos motivados a ofrecer nuestros cuerpos a Él ( Ro 12:1-2 ) y a vivir para Él ( Ga 2:20 ). Pablo estaba motivado a servir a Dios con acción de gracias ( 1 Tm 1:12 ). Significado Eterno : Podemos estar motivados por el deseo de cumplir nuestro deseo de trascender más allá de esta vida temporal de acuerdo con el propósito original de Dios. Dios nos creó para participar en Su gobierno sobre la tierra ( Gn 1:26-28 ). Esto se va a cumplir cuando venga en Su reino, pero depende de qué tan fieles somos en nuestras responsabilidades en esta vida ( Mt 19:27-30 ; Lc 19:11-27 ) o nuestra fidelidad en las dificultades ( Ro 8:17 ; 2 Tm 2:12 ). El deseo de disfrutar la herencia que ganemos nos debe de inspirar a tener una conducta piadosa ( 1 Cor 6:9-11 ; Ga 5:21 ; Ef 5:5 ). El libro a los Hebreos promete que los que sean fieles van a compartir con Cristo su gobierno futuro ( Heb 1:14, Heb 3:14, Heb 4:1, Heb 4:9, Heb 6:11-12 ). El significado eterno puede empezar cuando nos comprometamos a servir a Cristo en esta vida ( Mt 10:38-39, Mt 16:24-27 ; Lc 9:23-26 ). Recompensas : También podemos motivarnos por las recompensas dadas por Dios en esta vida ( Mc 10:28-31 ) y en la eternidad ( Mt 16:27 ; Ap 22:12 ). El Tribunal de Cristo es la escena de las recompensas futuras. Allí todos los Cristianos van a comparecer y dar cuentas ( Ro 14:10-12 ; 2 Cor 5:10 ; 1 Cor 3:9-13 ). Las recompensas eternas incluyen tesoros ( Mt 6:20 ) y coronas ( 1 Cor 9:25 ; 1 Pe 5:4 ; 2 Tm 4:8 ). La motivación también puede ser la posibilidad de perder nuestras recompensas eternas ( Mt 22:1-14, Mt 25:14-25 ; Lc 19:11-27 ; 1 Cor 3:12-15 ). Las recompensas no son una motivación egoísta si nuestro objetivo final es usarlas para la gloria de Dios. Obligación : Algunos Cristianos van a servir a Dios porque han hecho un compromiso para servirle, o porque ellos están viviendo para lo que Dios los ha llamado a hacer. La obligación no espera una recompensa, pero se hace por el compromiso ( Lc 17:7-10 ). Esto se ve en el mismo compromiso de Jesús de hacer los que Dios lo llamó a hacer ( Mc 1:38 ; Jn 12:27, Jn 17:4 ; Heb 2:17, Heb 5:5-10 ). Pablo estaba motivado a vivir su llamado de ser un Apóstol para los gentiles ( Hch 20:24 ; 2 Tm 1:1, 2 Tm 1:11, 2 Tm 2:7 ). Los Cristianos también se pueden sentir obligados a ser fieles administradores de sus dones ( Ro 12:6-8 ; 1 Tm 4:14 ; 1 Pe 4:10-11 ) o del evangelio ( 1 Cor 9:17-18 ; Col 1:25 ; 1 Tm 1:11, 1 Tm 1:18, 1 Tm 6:20 ; 2 Tm 1:14, 2 Tm 2:2 ; Tit 1:3 ). Temor : Esta motivación es inferior al amor ( 1 Jn 4:18 ) pero puede motivar a los Cristianos a mantenerse alejados del pecado o la infidelidad y mantener una conducta piadosa. Uno puede temer a un resultado negativo en el Tribunal de Cristo ( Stg 2:13, Stg 3:1 ) lo que también puede incluir vergüenza ( 2 Tm 2:15 ; 1 Jn 2:28 ) o la pérdida de las recompensas ( 1 Cor 3:13-15, 1 Cor 9:27 ). Los Cristianos también pueden tener miedo a la disciplina temporal de Dios ( 1 Cor 5:5, 1 Cor 11:29-32 ; Col 3:23-25 ; 1 Tm 4:14 ; Stg 5:15-16, Stg 5:19 ). El libro de Hebreos utiliza efectivamente cinco espantosas advertencias para motivar a sus lectores a alejarse de la apostasía y a que maduren ( Heb 2:1-4, Heb 3:7-4:13, Heb 6:1-12 ; Heb 10:26-31 ; Heb 12:25-29 ). También existe un aspecto positivo del temor en el sentido de reverencia, que también es una motivación para los Cristianos ( Hch 10:2 ; 2 Cor 7:1 ; Ef 5:21 ; Fil 2:12 ; Heb 12:28 ).

¿Cómo se puede servir a Dios?

‘No podemos elegir servir a Dios y al mundo al mismo tiempo’. Cuando la vida de Josué llegaba a su fin, reunió a las tribus de Israel y les recordó la misericordia y las bendiciones que el Señor había conferido sobre ellos. Debido al tipo de vida que vivían, Josué los amonestó y les dijo: ‘Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.

  1. Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová’ 1,
  2. Hoy en día se nos amonesta de la misma manera por medio de apóstoles y profetas.
  3. Debemos temer al Señor, servir al Señor, dejar a un lado los dioses mundanos y elegir a quién serviremos.
  4. El temer al Señor significa ser reverente, y amarlo y guardar Sus mandamientos.
See also:  Que Es La Luz Segun La Biblia?

Mostramos que servimos al Señor por la forma en que vivimos los mandamientos que recibimos de Él, por el trabajo que llevamos a cabo para establecer el Reino de Dios sobre la tierra y por la forma en que actuamos ante nuestros semejantes. El hacer a un lado los dioses mundanos significa eliminar de nuestra mente los pensamientos impuros, deshacerse de todos los sentimientos de odio y maldad de nuestro corazón y liberar nuestras vidas de cualquier cosa que impida que el Espíritu Santo esté siempre con nosotros.

  • Para algunos, el dejar a un lado los dioses mundanos significará librarse de algún pequeño hábito.
  • Para otros, puede ser el liberarse de pecados serios que estén cometiendo.
  • Para otros, incluso puede significar el olvidar hechos tristes que sucedieron en una época temprana en la vida.
  • Cualesquiera sea la situación, en cada uno de nosotros se encuentra el poder de cambiar, el poder de transformar los sentimientos negativos de nuestro corazón.

El Señor Jesucristo nos dará ese poder y nos ayudará. Todo lo que nos pide es que tengamos fe en Él, que sigamos Su ejemplo y que obedezcamos Sus mandamientos. Cuando amamos a Dios, lo servimos con sinceridad y renunciamos a las cosas de este mundo, nos convertimos en verdaderos seguidores de Cristo.

Muchas veces durante nuestra vida nos detenemos y reflexionamos, como sucedió con el pueblo de Israel. ¿Valía la pena servir al Señor? Jesús dijo: ‘Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina’ 2,

El servir a Cristo no es en sí una forma de escapar de la dura realidad de la vida. Como dice la Biblia: ‘Todo acontece de la misma manera a todos; un mismo suceso ocurre al justo y al impío; al bueno, al limpio y al no limpio’ 3, La lluvia, las inundaciones y los vientos no sólo sacuden la casa que había sido construida sobre la arena, sino también a la otra, la que había sido construida sobre la roca.

Tanto el que sirve al Señor como el que lo desdeña vive en un mundo reglamentado por las mismas leyes de la naturaleza. Muchas son las cosas que sobrevienen tanto al santo como al pecador: enfermedades, muerte, catástrofes, accidentes, etc. Ni la prosperidad ni la pobreza indican si la persona está viviendo una vida cristiana.

  1. El sufrimiento físico no es evidencia de maldad ni es castigo por el pecado.
  2. ¿Cuales son, entonces, las recompensas del servir al Señor? El Evangelio de Jesucristo no promete que viviremos libres de las tribulaciones; pero sí fortalece nuestro espíritu para que podamos aceptar la adversidad y enfrentarla cuando llegue.

La casa fundada sobre la roca no cae con los grandes vientos ni con la lluvia. La persona cuya vida está fundada en el Evangelio del Señor Jesucristo es capaz de:

Enfrentar la adversidad con esperanza; Resistir las ofensas y perdonar; y Enfrentar la muerte con serenidad.

La persona que decide seguir al Señor y guarda Sus mandamientos:

En sus debilidades, sabe dónde está la fuente de su fortaleza; En su fortaleza, permanece humilde; En su pobreza, sabe cuáles son sus riquezas; En su prosperidad, recuerda a sus hermanos con amor.

Una persona que puede vivir de esta forma, sin temor ni odio, mas con amor, es una persona feliz. Los frutos que se obtienen de servir al Señor son, en esencia, espirituales. Jesús enseñó que cada árbol da fruto de acuerdo con su especie. ‘No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos’ 4,

Jesús prometió la vida eterna a Sus seguidores. ‘De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna’ 5, En esta vida edificamos nuestra morada eterna.

¿Estamos edificando sobre la roca que es el Evangelio de Jesucristo o estamos edificando sobre la arena cuyo fundamento es la falsedad del mundo? En todo momento debemos elegir a quién serviremos, porque hemos sido puestos sobre esta tierra para ser probados 6,

  1. No podemos elegir servir a Dios y al mundo al mismo tiempo 7,
  2. Si deseamos seguir al Señor, debemos guardar Sus mandamientos y seguir a nuestro profeta y sus enseñanzas: ‘Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis pero yo y mi casa serviremos a Jehová’ 8,
  3. Doy mi testimonio de que yo sé que estos principios son verdaderos.

Mi familia y yo hemos sido muy bendecidos al seguir el consejo de los apóstoles y profetas y al elegir servir al Señor. Hoy día nos guía un profeta de Dios. En el nombre de Jesucristo. Amén.

¿Cómo puedo servir a Dios ya los demás?

¿Cómo puedo servir a los demás? Ven, sígueme — Para el Sacerdocio Aarónico ¿Cómo puedo servir a los demás? Jesucristo dio el ejemplo perfecto de cómo amar y servir a los demás. Como poseedores del sacerdocio, tenemos el deber de servir a los demás. Podemos servir a los demás como lo hizo el Salvador en muchos sentidos, incluso al administrar las ordenanzas del sacerdocio, al compartir el Evangelio con los demás o al llevar a cabo actos sencillos y diarios de bondad.

Al estudiar las Escrituras y otros recursos sobre el servicio, busque aquello que inspire a los jóvenes a prestar servicio semejante al de Cristo. ; (Cuando servimos a los demás, también servimos a Dios) (Debemos amar a los demás como el Salvador nos ama a nosotros) (La religión pura es visitar a los huérfanos y a las viudas) ; ; ; ; (La actitud de Nefi y Lamán y Lemuel en respuesta a sus asignaciones) (Debemos estar dispuestos a consolar a los que necesitan de consuelo)

Cumplir con Mi Deber a Dios, 2010, págs.26, 50, 74. Henry B. Eyring, ”, Liahona, noviembre de 2013, págs.58–61. ”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs.32–34. Videos: ‘Al rescate de los necesitados’, ‘Las piernas de Dayton’, ‘Si nos olvidamos de nosotros mismos’, ‘Cuando os halláis al servicio-HH JJ’ Enseñar a la manera del Salvador Durante Su ministerio terrenal, Jesucristo dedicó Su tiempo a servir y ayudar a los que le rodeaban.

  • Los verdaderos discípulos de Cristo hacen lo mismo.
  • El Salvador dijo: ‘En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros’ ().
  • Al enseñar a los jóvenes, busque oportunidades de invitarlos a compartir cómo han prestado servicio a los demás y lo que les inspiró a prestar servicio.

Vea un ejemplo de la, Un miembro de la presidencia del cuórum (o un ayudante del obispo en el cuórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del cuórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios ), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del cuórum a enseñar una lección del Evangelio.

Escriba el título de la lección de la semana pasada en la pizarra y permita que cada joven escriba rápidamente algo que aprendió o aplicó de la lección. Invite a los jóvenes a compartir experiencias que hayan tenido recientemente al servir a los demás (si es posible, haga que compartan un proyecto de servicio de cuórum o individual que completaron de su Deber a Dios). ¿Qué efecto tuvo en ellos este servicio? ¿Y en otras personas? Pida a los jóvenes que compartan experiencias que conozcan de personas que han sido rescatadas físicamente en un momento difícil. Por lo general, ¿qué siente la gente por la persona que les ayudó? Vean el video ‘Al rescate de los necesitados’ e invite a los jóvenes a analizar lo que aprendan del discurso del presidente Monson respecto a servir al prójimo como lo hizo el Salvador.

See also:  Qué Significa El Nombre Enrique En La Biblia?

Vea otras, El propósito de esta lección es ayudar a los jóvenes a comprender el modo de cumplir con sus deber del sacerdocio de prestar servicio a los demás. Como parte de esta lección, los miembros del cuórum deben hacer planes en el librito Mi Deber a Dios con el fin de cumplir con esos deberes.

Divida las siguientes Escrituras entre los jóvenes: ; ; ; ; y, Pídales que busquen y escriban lo que aprendan en estos versículos acerca de servir a los demás (véase Mi Deber a Dios, pág.26). Después de que hayan compartido lo que encontraron en los versículos, invítelos a compartir experiencias personales de cómo han sido bendecidos mediante el servicio de los demás. Invite a los miembros del cuórum a leer los siguientes pasajes de las Escrituras y comparar la actitud de Nefi con la de Lamán y Lemuel ante las asignaciones que recibieron: ; ; ; ; (considere pedirles que escriban sus respuestas en la pizarra). Pídales que piensen qué actitud tuvieron la última vez que se les dio la oportunidad de prestar servicio a otras personas. Invite a los jóvenes a escribir, en el espacio provisto en la página 50 del librito Mi Deber a Dios, varias frases del estudio que hicieron que representen la actitud que debemos tener al cumplir con las asignaciones del sacerdocio. Muestre uno o varios de los videos que se sugieren en esta reseña y pida a los jóvenes que busquen las bendiciones que se reciben al ayudar a los demás, incluso a los miembros del cuórum. Pida a los miembros del cuórum que busquen en sus libritos de Mi Deber a Dios y que determinen las maneras en que pueden servir a los demás como poseedores del Sacerdocio Aarónico (véanse las páginas 23, 47 y 71 ). Pida a los jóvenes que reflexionen sobre las maneras en que pueden reforzar su cuórum por medio del servicio. Muestre, Lean acerca de las experiencias de cuando el presidente Eyring era un presbítero y visitaba a los miembros en compañía de su obispo. ¿Qué aprenden los jóvenes en cuanto al servicio al prójimo gracias a las experiencias del presidente Eyring? ¿Qué experiencias personales pueden compartir de ellos mismos?

Después de que los jóvenes hayan completado una o más de las actividades anteriores, haga lo siguiente:

Invite a los miembros del cuórum a ir a la sección ‘Servir a otros’ en sus libritos de Mi Deber a Dios (págs.26–27, 50–51 o 74–75 ). Invite a cada miembro del cuórum a escribir un plan personal de prestar servicio. Por ejemplo, ese plan podría seguir el consejo del élder M. Russell Ballard de orar a diario pidiendo oportunidades para servir a los demás (véase ”, Liahona, noviembre de 2012, págs.29–31). Después invite al presidente del cuórum a dirigir un análisis sobre qué podría hacer el cuórum para prestar servicio a otras personas y pida a los jóvenes que escriban el plan en sus libritos.

Planes de Mi Deber a Dios Aparte un tiempo al final de la reunión del cuórum para que los jóvenes hagan planes en sus libritos de Mi Deber a Dios, Los planes son personales, pero los miembros del cuórum pueden ayudarse mutuamente a generar ideas para ellos. Vea otras, El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

Compartir su plan para servir a alguien e invitar a los jóvenes a cumplir con sus planes. Explique que se invitará a los miembros del cuórum a compartir experiencias que tengan de servir a los demás durante las próximas semanas.

Actividades para los jóvenes que ayude a los jóvenes a aplicar lo que aprendieron en esta lección. : ¿Cómo puedo servir a los demás?

¿Cómo servir con amor a Dios?

Se nos manda amar – Un día, mientras Cristo enseñaba, uno de los escribas le preguntó: ‘¿Cuál es el primer mandamientos de todos?’. Jesús le respondió: ‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.

Este es el principal mandamiento. ‘Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos’ (Marcos 12:28–31). ¿Por qué son esos dos mandamientos mayores que los otros? (Si amamos a Dios y a nuestro prójimo, haremos todo lo que podamos para hacerlos felices y por lo tanto, observaremos los demás mandamientos.) Una gran parte de la vida del Salvador se dedicó a la enseñanza del amor, por lo que a veces se llama a su Evangelio ‘el Evangelio de amor’.

Él nos enseñó que solamente cuando amamos a los demás somos Sus discípulos (véase Juan 13:35). Nos dijo que debíamos amar incluso a nuestros enemigos (véase Mateo 5:43–44). Sólo pocas horas antes de Su crucifixión, Jesús dijo: ‘Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros’ (Juan 13:34).

¿Como debe ser un buen servidor?

Los servidores públicos deben ser considerablemente más expertos en datos y tecnología para comprender los poderes y las oportunidades que ofrece la tecnología emergente. Necesitan la capacidad de ir más allá de los programas y políticas ‘marcar la casilla’ y adoptar enfoques y socios innovadores.

¿Cuál es la actitud de un siervo?

A. El verdadero siervo disfruta sirviendo a la gente porque sabe que está sirviendo a Cristo Efesios 6:7 ‘sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,’.

¿Cómo se puede servir a la Iglesia?

¿Cómo puedo prestar servicio en la Iglesia? Dios le ha dado talentos y dones especiales que puede usar para apoyar a su congregación local, ayudar a su comunidad y servir a los hijos de Dios en cualquier lugar. Usted sigue el ejemplo de Jesucristo cuando busca satisfacer las necesidades de las personas, una persona a la vez.

Algunos de los servicios más importantes que dará serán actos informales y simples de bondad y amor hacia las personas sin que se le pida o se le asigne hacerlo. Puede ayudar a los demás a sentir el amor de Dios y llegar al potencial de ellos cuando comparta su tiempo, talentos y medios para satisfacer sus necesidades.

Parte de su crecimiento y aprendizaje personal llegará cuando preste servicio en la Iglesia y ayude a los demás a aprender y crecer también. Cuando llegue a conocer a los demás en su congregación local, se dará cuenta que tiene mucho que ofrecerles. Después del bautismo, puede recibir un o asignación formal de prestar servicio en la Iglesia.

  1. Dios conoce sus fortalezas y debilidades.
  2. Él tiene un plan personal para ayudarle a convertirse en la personal que Él sabe que puede llegar a ser.
  3. Como parte del plan, Dios inspira a los líderes de la Iglesia a que le asignen llamamientos que Él sabe le bendecirán y le permitirán bendecir a los demás.

El servir en llamamientos puede ayudarle a ganar conocimiento, habilidades y amistades. Los líderes de la Iglesia le darán guía, dirección y apoyo para ayudarle a disfrutar su llamamiento y cumplir con él exitosamente. Cuando ore por ayuda, el Espíritu Santo le dará inspiración, dirección y consuelo. Durante la reunión sacramental se sostiene a los miembros en un llamamiento. La Iglesia es una comunidad de amor y apoyo. No estará solo cuando se esfuerce por prestar servicio en su llamamiento. Después de que acepte un llamamiento, los miembros de su congregación indicarán en la reunión sacramental que están de acuerdo en o apoyar a usted en su llamamiento.

Los miembros indican este apoyo al levantar la mano derecha cuando un miembro del obispado o presidencia de rama lo indica. Como miembro de la Iglesia, usted también puede sostener a otras personas en sus llamamientos de varias maneras. Por ejemplo, puede participar en las clases o actividades que preparen los demás, orar por ellos, ofrecer su ayuda en sus llamamientos cuando lo soliciten o fortalecer a quienes puedan estar pasando por dificultades.

También puede sostener a sus líderes de la Iglesia al seguir los consejos que den. El sostener a los demás es una manera de prestar servicio. Se aparta a un miembro para un llamamiento nuevo. Después de recibir un llamamiento, usted también será por un poseedor del sacerdocio. Cuando se le aparte, recibirá una especial. Esta bendición le da la autoridad de Dios para recibir inspiración y llevar a cabo las asignaciones de su llamamiento.

  • Todos los llamamientos son igualmente importantes y ayudan a edificar la Iglesia de Dios.
  • El servicio en la Iglesia es voluntario y gratuito.
  • Además del llamamiento de misionero de tiempo completo, la mayoría de los llamamientos no requieren un compromiso de tiempo completo.
  • Los miembros continúan trabajando en sus profesiones o trabajos mientras sirven en la Iglesia.
See also:  Que Pasó El Jueves Santo Según La Biblia?

Los llamamientos no implican una promoción o descenso, y los miembros no deben aspirar a llamamientos específicos. Los cambios en los llamamientos permiten a muchas personas prestar servicio en diferentes capacidades. Los líderes de la Iglesia pueden recibir inspiración para llamarle a usted a un llamamiento diferente y a de uno que ya tenga.

¿Qué es lo que me motiva a seguir a Cristo?

¿Por Qué Seguir a Jesús? Posted on Por Jonathan Dodson En la cultura de hoy en día, somos más pragmáticos que reflexivos. Obsesionado con el conocimiento de lo que funciona y cómo funciona, nos esforzamos por repetir la fórmula. Estamos menos preocupados en el ‘por qué’ por ‘el como.’ El discipulado no es una excepción.

  • Muchos han negociado en los por qué de la forma, la motivación para la mejor práctica.
  • Esto es desconcertante.
  • La razón de esto es que la práctica nos puede llevar más lejos.
  • Cuando llega la penuria, la práctica necesita motivación para continuar.
  • ¿Qué te motiva a seguir a Jesús? Si esta pregunta no es una que continuamente reflexionas y contestas, se alejará de Jesús y mas que acercarse a El.

El Discípulo Pragmático Dado nuestra cultura pragmática, el mantra moderno del discipulado es ‘hacer discípulos que hagan discípulos.’ Este mantra es pragmático y reproductivo. ¿Es la reproducción pragmática la principal preocupación de Jesús? Cuando El vino proclamando el evangelio del reino, ¿dio El un mensaje inspirador y luego paso a tres puntos de acción sobre el modo de hacer discípulos? Por cierto, El modeló, instruyó y envió (Lucas 9-10).

  1. El reino de Dios está integrado con un reproductor de ADN (que se refleja en algunas de las parábolas agrícolas de Jesús).
  2. Pero el reino de Dios es también lento y profundo.
  3. Se extiende a través de periodos de vida difíciles y en las profundidades del corazón humano.
  4. El reinado de Cristo penetra en nuestro ADN, continuamente motivándonos.

En lugar de centrar Su formación en el cómo, Jesús implacablemente llegó a los por qué. Es por esto que muchos de sus dichos son desconcertantes. Como un maestro de maestros, provocó la reflexión, no sólo la acción: Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas.

Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. ‘(Lucas 9:57-58) Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

(vv.61-62) Jesús nos obliga a reflexionar sobre nuestros motivos para seguirlo. Si vivimos para la comodidad y facilidad, no vamos a renunciar a nuestras camas, dinero y entretenimiento para seguirle. Si la comunidad idílica es lo que motiva nuestras decisiones, no vamos a renunciar a los amigos cercanos y familiares.

  • Jesús es claro.
  • Si queremos ser sus discípulos, debemos estar motivados por algo más grande que la comodidad y la comunidad.
  • Su reino debe motivarnos, y el reino viene con un costo.
  • Los verdaderos discípulos tendrán en cuenta el costo y lo abrazaran una y otra vez.
  • Ellos sufrirán debido a que, en la búsqueda del reino, han encontrado un rey digno de su sacrificio.

La búsqueda de los por qué de su existencia, descubren una perla de gran precio. Los discípulos motivados por el pragmatismo pueden considerar el costo y abrazar la causa de hacer discípulos que hagan discípulos, pero a la hora de la verdad, se alejarán de Jesús, no se acercaran mas a El.

  • Necesitamos algo más que el cómo del cumplimiento de la Gran Comisión para llevarnos por la adversidad de buscar primero el reino de Dios.
  • El Discípulo de Jesús Cuando Jesús dio su comisión en la cima de la montaña, Él la cargó con la motivación del reino.
  • El hilo conductor de hacer discípulos es precedido por la imagen de un rey resucitado, radiante, ondeando con poder y autoridad en el cielo y en la tierra (Dan.7:9-14;.

Matt 28:17). Él es lo suficientemente fuerte como para deponer a las naciones y gloria suficientes para convocar a su adoración. Somos enviados bajo esta tutela. No somos enviados con la autoridad de nuestra propia experiencia, sino en la autoridad de Su señorío.

  • Nuestra historia no es suficiente para ‘hacer un discípulo,’ sino que es Su historia.
  • ¿Por qué ir? Para bautizar en Su nombre, no el nuestro.
  • Hacer discípulos de todas las naciones no es una causa personal, sino que es el orden del día de redención de Dios mismo.
  • Nuestra motivación, entonces, surge de estar sumergido en la gracia de Dios, no por hacer que otros se alineen con nuestra forma de hacer las cosas.

¿Cómo podemos seguir haciendo discípulos al vadear en cuello profundo en el pecado? Tenemos que recordar que el éxito de nuestra misión requiere no sólo la autoridad del rey, sino también la misericordia del Mesías. Él es el Discípulo que tiene éxito donde fallamos, en perfecta obediencia a Dios.

Extendemos la misericordia desde Sus misericordias que son nuevas cada día. Pero ¿y si el campo misionero es demasiado duro? He aquí, Él está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Nosotros no sólo dependemos de la obediencia pasada del Discípulo fiel, sino también de la presencia actual del Señor resucitado.

Hacemos discípulos en la autoridad de Jesús, sumergido en la gracia de Jesús, que permanece en la misericordia de Jesús, con la promesa para siempre de la presencia del Rey Jesús. Los discípulos deben recuperar una motivación singular para soportar todo el costo de la suficiencia infinita y el esplendor de nuestro Señor.

¿Qué dice Colosenses 3 24?

Page 9 –

  1. 1 Si habéis, pues,, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
  2. 2 Poned la en cosas de arriba, no en las de la,
  3. 3 Porque muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
  4. 4 Cuando Cristo, nuestra, manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en,
  5. 5 Haced morir, pues, lo terrenal en miembros:, impureza, lascivas, malos deseos y, que es ;
  6. 6 cosas por las cuales la de Dios viene sobre los hijos de,
  7. 7 En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
  8. 8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas:, enojo,,, soeces de vuestra boca.
  9. 9 No los unos a los otros, habiéndoos despojado del hombre con sus hechos,
  10. 10 y habiéndoos revestido, que es renovado hasta el conocimiento pleno, conforme a la imagen del que lo creó;
  11. 11 donde no hay ni judío, ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
  12. 12 Vestíos, pues, como de Dios, santos y amados, de entrañable, de, de, de, de paciencia;
  13. 13, y los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
  14. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de, que es el vínculo de la perfección.
  15. 15 Y la de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed,
  16. 16 La de Cristo habite en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos e y cánticos espirituales, cantando con gratitud en vuestros corazones al Señor.
  17. 17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.
  18. 18, sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.
  19. 19 Maridos, a vuestras esposas, y no seáis ásperos con ellas.
  20. 20, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
  21. 21, no a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen.
  22. 22, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, a Dios.
  23. 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres,
  24. 24 sabiendo que del Señor recibiréis la de la herencia, porque a Cristo el Señor,
  25. 25 Pero el que hace injusticia, por la injusticia que haya cometido, porque hay acepción de personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *