Quien Era Juan En La Biblia?

Quien Era Juan En La Biblia
Juan, el discípulo a quien Jesús amaba Juan, el discípulo a quien Jesús amaba Los escritos del Nuevo Testamento asociados con Juan el Amado lo presentan como un maestro, así como un modelo para nuestro propio discipulado. Después de Pedro, Juan es quizás el más conocido de los Doce Apóstoles originales de Jesús. Él y su hermano Santiago estuvieron con Pedro en algunos de los momentos más importantes del ministerio mortal del Salvador, y ha sido asociado tradicionalmente con cinco libros diferentes del Nuevo Testamento.

  • En se da a entender su cercanía personal al Señor: ‘Y uno de sus discípulos, a quien Jesús amaba, estaba reclinado en el pecho de Jesús’.
  • A través de los siglos, el arte cristiano ha reflejado esta imagen, presentando a Juan como un hombre joven, a menudo reposando en los brazos del Salvador.
  • Este es el origen de su singular título, Juan el Amado, pero su testimonio y misión revelan aspectos del discipulado que todos podemos compartir.

El nombre hebreo de Juan, Yohanan, significa ‘Dios ha mostrado Su gracia’. La mayoría de los detalles que conocemos acerca de él provienen de los primeros tres Evangelios, que cuentan la historia del ministerio mortal del Salvador desde prácticamente la misma perspectiva. Aunque los Evangelios ya no vuelven a mencionar a Zebedeo, sabemos que la madre de Santiago y Juan se convirtió en seguidora de Jesús; intercedió ante Jesús por sus hijos y estuvo presente en la Crucifixión. La madre de Santiago y Juan, conocida habitualmente por el nombre de Salomé, también pudo haber sido hermana de María, la madre de Jesús, lo cual significa que ellos podrían haber sido primos hermanos de Jesús y parientes de Juan el Bautista.

  • En la resurrección de la hija de Jairo, constatando en persona el poder del Señor sobre la muerte.
  • En el Monte de la Transfiguración, donde vieron a Jesús revelado en Su gloria y escucharon la voz del Padre testificar que Jesús era Su Hijo en quien estaba complacido.
  • En el Monte de los Olivos para escuchar Su profecía final acerca de los últimos días.
  • En el jardín de Getsemaní, donde el Salvador comenzó Su gran obra expiatoria estando ellos cerca.

Así como Jesucristo le dio a Simón el nombre adicional de Cefas o Pedro, que significa ‘roca’, también les dio a Santiago y Juan el título de Boanerges, o ‘hijos del trueno’. Teniendo en cuenta que le preguntaron a Jesús si debían mandar que descendiera fuego sobre una aldea de samaritanos que los habían rechazado (véase ), este apodo podría sugerir que eran irascibles o al menos que tenían un carácter muy fuerte.

Sin embargo, es igual de probable que el nombre adelantara cuán poderosos podrían llegar a ser como testigos, de la misma manera que el nombre de Pedro probablemente reflejara su naturaleza devota, aunque impulsiva en los comienzos, así como su firmeza y fortaleza después de la resurrección de Jesús.

En las apariciones de Juan en el libro de los Hechos, se le describe como un compañero fuerte y firme de Pedro. Juan estaba con Pedro cuando sanó al cojo en el templo, y juntos predicaron audazmente ante los líderes judíos de Jerusalén. Juntos, los dos apóstoles viajaron a Samaria para conferir el don del Espíritu Santo a los samaritanos a quienes Felipe había enseñado y bautizado.

  • Sin embargo, es en los escritos que se asocian con Juan donde más se manifiesta como un poderoso testigo de la divinidad de Su maestro y amigo, Jesucristo.
  • Estos libros del Nuevo Testamento presentan a Juan como un maestro y un modelo para nosotros en nuestro propio discipulado.
  • Curiosamente, Juan nunca es nombrado en el Evangelio que tradicionalmente se le ha atribuido.

El Evangelio de Juan menciona a los dos hijos de Zebedeo una sola vez, en el último capítulo, donde se hallaban entre los siete discípulos que se encontraron con el Señor resucitado junto al Mar de Galilea. Incluso allí, sin embargo, no son mencionados por su nombre.

  • En cambio, la tradición, apoyada por referencias de las Escrituras de la Restauración, ha identificado a Juan como el anónimo ‘discípulo a quien Jesús amaba’ que estuvo presente en la Última Cena, la Crucifixión, la tumba vacía y la aparición final de Jesús en el Mar de Galilea.
  • También puede haber sido el ‘otro discípulo’ que, junto con Andrés, había sido seguidor de Juan el Bautista, y le oyó testificar que Jesús era el Cordero de Dios (véase ), y es probable que fuera el discípulo que acompañó a Pedro después del arresto de Jesús y le ayudó a acceder al patio del sumo sacerdote (véase ).

En el Evangelio de Juan, el discípulo amado emerge como un amigo cercano y personal del Señor. Junto con Marta, Lázaro y María, Juan es descrito explícitamente en este Evangelio como alguien a quien Jesús amó (véase ). Su posición en la mesa durante la Última Cena reflejaba no solo honor sino también cercanía.

Más allá de su amistad con el Salvador, otros pasajes lo revelan como un testigo poderoso de los acontecimientos más importantes de la misión de Jesús: permaneció al pie de la cruz para presenciar la muerte del Señor como sacrificio por el pecado, corrió a la tumba después de la Resurrección para confirmar que estaba vacía, y vio al Salvador resucitado.

Dos veces menciona el Evangelio de Juan que está basado en el testimonio del discípulo amado y recalca que su testimonio es verdadero, lo cual coincide con el título que José Smith le dio a este Evangelio: ‘El Testimonio de Juan’. Aunque los eruditos todavía debaten sobre la identidad del discípulo amado, si era el apóstol Juan, entonces fue la fuente del material de este Evangelio, si no su autor original.

  1. ¿Por qué entonces permaneció sin nombre, sin ser identificado nunca directamente como el apóstol Juan? La respuesta podría ser en parte porque su intención era que sus propias experiencias fueran modelos para creyentes y discípulos de todas las épocas.
  2. Permaneciendo en el anonimato, podría permitirnos proyectarnos en sus experiencias, aprendiendo a amar y ser amados por el Señor y obteniendo nuestros propios testimonios, que después se nos llama a compartir con los demás.

Como el Evangelio de Juan, ninguna de las tres cartas atribuidas a Juan lo nombra directamente. Sin embargo, 1 Juan, que es más un tratado doctrinal que una carta real, está estrechamente asociado con el Evangelio en su estilo y temas, los cuales abarcan la importancia del amor y la obediencia, temas que el Salvador enseñó en el relato de Juan de la Última Cena.1 Juan, escrito después del Evangelio, comienza declarando el testimonio del autor sobre el Señor Jesucristo, ‘lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida’; cursiva agregada).

  1. Además de reafirmar las primeras líneas del Evangelio de Juan, el autor recalca su poderoso testimonio personal y físico de Jesucristo, quien fue la Palabra de Dios literalmente hecha carne.
  2. Los primeros cristianos, que eran la primera audiencia del libro, aparentemente habían sufrido divisiones internas con un grupo que abrazaba creencias incorrectas acerca de que Jesús había abandonado a la Iglesia.

En 1 Juan, el autor no es solo un testigo; es una autoridad llamada a corregir la falsa doctrina y a contrarrestar las amenazas a la fe de los anticristos y los falsos espíritus (véase ; ). Su misión también consistía en animar a aquellos que permanecían fieles compartiendo verdades significativas acerca de Dios y Cristo, y la importancia de perseverar en la fe y la justicia.

  1. En 2 Juan y 3 Juan, él se identifica simplemente como ‘el anciano’ y continúa recalcando la importancia del amor y la obediencia y los peligros de los falsos maestros y de aquellos que rechazan la autoridad apropiada de la Iglesia.
  2. Estos tres libros nos enseñan la importancia de la devoción continua al Jesucristo revelado.

De los cinco libros que se le atribuyen, solo Apocalipsis utiliza realmente el nombre de Juan, identificando a su autor tres veces por ese nombre en sus versículos iniciales (véase ). Aparte de identificarse a sí mismo como el siervo de Dios, el autor no da ninguna otra indicación de su cargo o llamado, pero la mayoría de las autoridades cristianas primitivas creían que él era Juan, hijo de Zebedeo.

  1. El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios confirman que el apóstol Juan había recibido el cometido especial de recibir y escribir las visiones que tuvo.
  2. Apocalipsis, un libro complejo y altamente simbólico, tenía por objeto consolar y tranquilizar a los cristianos que sufren persecución o pruebas en todas las épocas, y al mismo tiempo revelaba el papel de Jesucristo a través de la historia.

Aunque se han propuesto dos fechas diferentes para cuando Juan escribió el Apocalipsis —una fecha temprana en los años 60 d.C., durante el reinado del emperador Nerón, y una fecha posterior en los años 90 d.C., durante el reinado del emperador Domiciano— ambas serían posteriores al martirio de Pedro, lo que significa que Juan sería el único de los apóstoles principales que seguía vivo.

  1. Su llamamiento, sin embargo, no consistía únicamente en recibir y registrar las visiones contenidas en el libro.
  2. En una de sus visiones, un ángel le dijo a Juan el Revelador que tomara un pequeño libro, o pergamino, y se lo comiera.
  3. Aunque al principio tenía un sabor dulce en su boca, le amargó el vientre, lo que José Smith interpretó como una representación de su misión de ayudar a recoger Israel como parte de la restauración de todas las cosas (véanse ; ).

Esta misión fue posible gracias al ministerio continuo de Juan después de ser trasladado. Si bien los comentaristas antiguos y modernos han estado divididos con respecto al significado de la declaración de Jesús a Pedro sobre el destino de Juan al final del Evangelio (véase ), José Smith recibió una revelación que confirmó que la misión de Juan continuará como un ser trasladado hasta el regreso del Salvador (véase ). Juan, testigo poderoso de los acontecimientos más importantes de la misión de Jesús, permaneció al pie de la cruz para presenciar la muerte del Señor, corrió a la tumba después de la Resurrección para confirmar que estaba vacía, y vio al Salvador resucitado.

  1. Juan fue un miembro destacado de los Doce Apóstoles originales de Jesús, quien tuvo una estrecha relación personal con el Salvador y sirvió en importantes funciones como Su testigo, como líder de la Iglesia y como revelador.
  2. Sin embargo, la manera en que eligió presentarse a sí mismo como el discípulo amado en el Evangelio que lleva su nombre le permite servir como modelo para todos nosotros en nuestro propio discipulado.

De él aprendemos que como seguidores de Jesucristo, todos podemos descansar en los brazos de Su amor, el cual constatamos más plenamente a través de ordenanzas como la que Él estableció en la Última Cena. Nosotros también podemos permanecer simbólicamente al pie de la cruz, testificando que Jesús murió por nosotros, y correr con esperanza para aprender por nosotros mismos que el Señor vive.

  1. Es interesante destacar que solo el libro de Apocalipsis declara directamente que su autor fue Juan (véase Apocalipsis 1:1, 4). Ninguno de los Evangelios, incluido el de Juan, identifica a su autor. La tradición cristiana primitiva, sin embargo, identificó la figura del discípulo amado del Evangelio de Juan con el Apóstol de ese nombre. Para consultar un análisis de las pruebas, debates académicos y perspectivas de la Restauración con respecto a esta identificación, véase la nota 17. Del mismo modo, el libro de 1 Juan nunca identifica a su autor, pero su estilo y tema lo conecta estrechamente con el Evangelio de Juan. Los libros de 2 y 3 Juan se atribuyen solo al ‘anciano’, pero la tradición cristiana primitiva los relacionaba con el autor de Juan y 1 Juan.
  2. Véase ; véanse también ;, La mayoría de los eruditos concuerdan en que Marcos se escribió primero, a mediados de los años 60 d.C., mientras que Mateo y Lucas se escribieron en los años 70 d.C. o a principios de los 80 d.C. En consecuencia, al comenzar por leer las referencias de Marcos podemos ver cómo Mateo y Lucas añadieron o adaptaron el relato más antiguo.
  3. Mientras que registra que Santiago y Juan pidieron sentarse a los lados derecho e izquierdo de Jesús en Su reino, añade que esta petición en realidad vino de su madre. En cuanto a su presencia en la Crucifixión y más tarde en la tumba vacía, véase ; ; véanse también ; ; ; y,
  4. Para obtener más información sobre estas posibles relaciones de Salomé, así como más antecedentes sobre la familia y el negocio pesquero de Zebedeo, véase R. Alan Culpepper, John, the Son of Zebedee: The Life of a Legend, 2000, págs.7–23.
  5. Véase ; ; ; véanse también ; ; ; ; ;,
  6. Para consultar el Sermón del Monte, véase, Para obtener más información sobre el llamado de Juan y los otros apóstoles originales, véase ; véanse también ;,
  7. Véase ; véanse también ;, aunque Mateo no nombra a Pedro, Santiago y Juan.
  8. Véase ; véanse también ;,
  9. Véase,
  10. Véase ; véase también,
  11. Véase, Boanerges es aparentemente una transliteración griega del arameo bene regesh o r‘m, que significa ‘hijos de la conmoción o del trueno’.
  12. Véase Culpepper, John, the Son of Zebedee, págs.38–40, 50.
  13. Véase ; ;,
  14. Véanse ; ;,
  15. Véanse ; ; ; ; véase también Culpepper, John, the Son of Zebedee, págs.57–69.
  16. Véase ; ; véase también,
  17. Véase Joseph Smith’s New Translation of the Bible: Original Manuscripts, editado por Scott H. Faulring, Kent P. Jackson y Robert J. Matthews, 2004, pág.234.
  18. Para ver ejemplos de los debates académicos sobre la identidad del discípulo amado, véanse Culpepper, John, the Son of Zebedee, págs.72–85, y Raymond E. Brown, An Introduction to the Gospel of John, editado por Francis J. Moloney, 2003, págs.189–199. Para obtener más información sobre el apóstol Juan como fuente o autor del Evangelio de Juan, véanse Richard Neitzel Holzapfel, Eric D. Huntsman y Thomas A. Wayment, Jesus Christ and the World of the New Testament, 2006, págs.126–127, y mi propia exposición reciente en ‘The Gospel of John’, en New Testament History, Culture, and Society, 2018, ed. Lincoln Blumell.
  19. Véase Raymond E. Brown, The Epistles of John (The Anchor Bible, tomo XXX, 1982), págs.49–55, 71.
  20. Véanse Culpepper, John, the Son of Zebedee, págs.90–95, y Holzapfel, Huntsman y Wayment, Jesus Christ and the World of the New Testament, págs.274–277.
  21. Véanse Holzapfel, Huntsman y Wayment, Jesus Christ and the World of the New Testament, 281–282, y especialmente ; ; y ;,
See also:  En Que Parte De La Biblia Habla Sobre El Matrimonio?

: Juan, el discípulo a quien Jesús amaba

¿Quién era Juan antes de conocer a Jesús?

Juan el Apóstol
San Juan el Evangelista (1600), por El Greco, Museo del Prado ( Madrid ).
Información personal
Nombre de nacimiento Juan, hijo de Zebedeo.
Nombre en Biblical Hebrew יוֹחנן בן זבדי
Nacimiento Aproximadamente en 6 d.C., en Betsaida, Galilea,
Fallecimiento Aproximadamente en 101 d. C, hacia el tercer año de gobierno del emperador Trajano, en Éfeso,
Sepultura Turquía
Religión Cristianismo y judaísmo
Familia
Padres Zebedeo Salomé
Educación
Alumno de
  • Jesús histórico
  • Jesús de Nazaret
Información profesional
Ocupación Pescador, teólogo, místico y autor
Cargos ocupados Apóstol (desde 30)
Información religiosa
Canonización Santo
Festividad
  • 27 de diciembre ( rito romano, rito anglicano, rito luterano )
    • 26 de septiembre ( rito bizantino )
    • 29 de diciembre ( rito hispano, rito armenio )
    • 8 de mayo ( rito ortodoxo siríaco )
    • 4 de tobi ( rito copto )
    • 6 de mayo San Juan ante la Puerta Latina ( vetus ordo )
  • Atributos Libro, águila (símbolo de la altura espiritual que residía en Juan, apóstol y evangelista), cáliz, En el simbolismo medieval, se consideró la esmeralda (piedra preciosa) como atributo de Juan el Apóstol. ​
    Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana, Iglesia copta, Iglesia luterana e Iglesias evangélicas en general, Iglesia apostólica armenia, Tanto en la Iglesia de Occidente como en la de Oriente se celebra a «Juan, Apóstol y Evangelista».
    Santuario Su culto se originó probablemente en Éfeso, donde Justiniano edificó una basílica en su memoria. Hoy, la basílica principal a la memoria conjunta de los santos Juan el Bautista y Juan el Evangelista, es la Archibasílica de San Juan de Letrán en Roma, dedicada a «Nuestro Salvador». Hay además numerosas basílicas e iglesias dedicadas a San Juan, particularmente en España e Italia.
    Lealtad Judea
    Títulos y reconocimientos

    Juan el Apóstol ( hebreo יוחנן Yohanan, «el Señor es misericordioso ») fue, según diversos textos neotestamentarios ( Evangelios sinópticos, Hechos de los Apóstoles, Epístola a los Gálatas ), uno de los discípulos más destacados de Jesús de Nazaret,

    Nativo de Galilea, era hermano de Santiago el Mayor e hijo de Zebedeo, Su madre podría ser Salomé, Fue pescador de oficio en el mar de Galilea, como otros apóstoles, La mayoría de los autores lo considera el más joven del grupo de «los Doce». Probablemente vivía en Cafarnaún, compañero de Pedro, Junto a su hermano Santiago, Jesús los llamó בני רעם Bnéy-ré’em ( arameo ), Bnéy Rá’am (hebreo), que ha pasado por el griego al español como «Boanerges», y que significa «hijos del trueno», por su gran ímpetu.

    Juan pertenecía al llamado «círculo de dilectos» de Jesús que estuvo con él en ocasiones especiales: en la resurrección de la hija de Jairo, en la transfiguración de Jesús, y en el huerto de Getsemaní, donde Jesús se retiró a orar en agonía ante la perspectiva de su pasión y muerte.

    • También fue testigo privilegiado de las apariciones de Jesús resucitado y de la pesca milagrosa en el Mar de Tiberíades,
    • Según el libro de los Hechos de los Apóstoles, Pentecostés encontró a Juan el Apóstol en espera orante, ya como uno de los máximos referentes junto a Pedro de la primera comunidad.

    Juan acompañó a Pedro, tanto en la predicación inicial en el Templo de Jerusalén (donde, apresados, llegaron a comparecer ante el Gran Sanedrín por causa de Jesús), como en su viaje de predicación a Samaria, La mención del nombre «Juan», antecedido por el de «Santiago» y el de «Cefas» (Simón Pedro), como uno de los «pilares» de la Iglesia primitiva por parte de Pablo de Tarso en su epístola a los Gálatas es interpretada por la mayoría de los estudiosos como referencia de la presencia de Juan el Apóstol en el Concilio de Jerusalén,

    Las polémicas que sobre él se abatieron y aún se abaten (en particular, si Juan el Apóstol y Juan el Evangelista fueron o no la misma persona, y si Juan el Apóstol fue autor o inspirador de otros libros del Nuevo Testamento, como el Apocalipsis y las Epístolas joánicas – Primera, Segunda y Tercera -) no impiden ver la tremenda personalidad y la altura espiritual que a Juan se adjudica, no solo en el cristianismo, sino en la cultura universal,

    Muchos autores lo han identificado con el discípulo a quien Jesús amaba, que cuidó de María, madre de Jesús, a pedido del propio crucificado ( Stabat Mater ). Diversos textos patrísticos le adjudican su destierro en Patmos durante el gobierno de Domiciano, y una prolongada estancia en Éfeso, constituido en fundamento de la vigorosa «comunidad joánica», en cuyo marco habría muerto a edad avanzada.

    1. A través de la historia, su figura ha sido asociada con la cumbre de la mística experimental cristiana,
    2. Su presencia en artes tan diversas como la arquitectura, la escultura, la pintura, la música, la literatura, y la cinematografía es notable.
    3. La Iglesia católica, la ortodoxa, y la anglicana entre otras, lo celebran en distintas festividades (ver ficha).

    El águila es el atributo más conocido de Juan, símbolo de la «devoradora pasión del espíritu» que caracterizó a ese hombre. ​ ​

    ¿Quién fue el discípulo más amado por Jesús?

    Amplia variedad de posiciones alternativas –

    Hugh J. Schonfield, un académico inglés del Nuevo Testamento, cree que el «Discípulo Amado» pudo haber sido un sacerdote del templo que no pudo seguir a Jesús en su ministerio en Galilea a causa de su trabajo dentro del templo de Jerusalén. Schonfield usa esta teoría para explicar la poca información que da el cuarto Evangelio sobre los viajes de Jesús hacia el norte en comparación con los datos abundantes que ofrece el libro acerca de Jerusalén y en especial sobre los eventos sucedidos durante la semana anterior a la crucifixión. La misma estructura del Evangelio según San Juan no abarca mayormente el ministerio de Jesús en Galilea. ​

    Martin L. Smith escribe en su libro ‘Lying Close to the Breast of Jesus’ que el autor del cuarto Evangelio decide ocultar su verdadera identidad para que los lectores de ese Evangelio acepten fácilmente la cercanía afectiva existente entre ese discípulo y Jesús, así como su testimonio. ​

    Por su parte, otros autores reconocidos como Raymond E. Brown y Oscar Cullmann niegan que sea posible conocer la verdadera identidad del discípulo, aunque es plausible que se tratase de un antiguo seguidor de Juan el Bautista, que comenzó a seguir a Jesús en Judea y estuvo a su lado en Jerusalén, y que era conocido del sumo sacerdote del Templo, ​

    Los Evangelios sinópticos no identifican con el solo nombre de ‘Juan’ a ningún otro discípulo que no sea el Apóstol. Por su parte, Eusebio de Cesarea (siglo IV), quien dio crédito a la hipótesis de la existencia de ‘dos Juanes’, ​ señala que el autor del cuarto Evangelio es el apóstol Juan, aunque duda de la autoría de la Segunda y Tercera epístolas, así como del Apocalipsis,

    ​ Algunos intentos de solución alternativos contemporáneos, que apuntan a una persona que pudiese identificarse como «Discípulo Amado», manifiestan distintas dificultades, entre ellas la no pertenencia al grupo de ‘los Doce’ (ver más adelante) y, por lo tanto, la improbabilidad de su presencia en la Última Cena.

    Entre las propuestas se cuentan:

    Lázaro, La identificación del «Discípulo Amado» con Lázaro de Betania comienza por asumir que en algún otro lugar del cuarto Evangelio canónico se indica la identidad del «Discípulo Amado». A partir de esa premisa, algunos estudiosos buscaron cimentar la idea de que Lázaro era el «Discípulo Amado». ​ ​ ​ Ellos basaron su argumento en el capítulo en que se relata la resurrección de Lázaro de Betania, en el cual se observa una triple indicación de que este era amado por Jesús de manera especial: ‘Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, el que tú amas ( phileis ) está enfermo»'(Juan 11, 3); ‘Jesús quería ( ēgápa ) a Marta, a su hermana y a Lázaro’ (Juan 11, 5); ‘Y Jesús lloró. Los judíos dijeron: «¡Cómo lo amaba ( ephílei )!»’ (Juan 11, 35-36). A esos textos se suma la expresión puesta en labios de Jesús para designar a Lázaro: ‘«Nuestro amigo ( phílos ) Lázaro.»’ (Juan 11, 11). En la misma línea, Sanders ​ ​ relacionó la resurrección de Lázaro con la opinión de que el «Discípulo Amado» no moriría (Jn 21, 22). Con todos estos presupuestos, se llegó a proponer que ‘Lázaro’ era un seudónimo de Juan, el hijo de Zebedeo, después de resucitado. ​ Una detallada bibliografía sobre este punto se encuentra en el libro de Spicq. ​ En realidad, la hipótesis no era nueva, ya que había sido tratada décadas antes sin recibir aceptación. ​

    Juan-Marcos o Matías, Las hipótesis de que Juan-Marcos ​ ​ o Matías ​ podrían ser el «Discípulo Amado» se basan en evidencias externas al Evangelio y no tuvieron mayor repercusión en otros autores.

    La mujer samaritana, Se trata de una hipótesis a partir de una interpretación feminista del pasaje de Juan 4, 1-42, ​ hipótesis que tampoco tuvo aceptación destacada por parte de otros estudiosos.

    Donald A. Carson, profesor e investigador del Nuevo Testamento, sugirió: ‘Deberíamos tornar hacia una mucho más respetuosa y cuidadosa escucha de los padres de los tres o cuatro primeros siglos. Al decir esto significo incluir no sólo la vasta colección de evidencias del siglo segundo (.) que demuestra que Juan era mucho más conocido y mucho más ampliamente utilizado de lo que muchos de nosotros sospechamos, sino también la evidencia más específica respecto de la autoría del cuarto Evangelio,

    Los fragmentos de Papías, por ejemplo, dan lugar a preguntas complejas. Pero algunos de nosotros manejamos esas fuentes –desechando la evidencia patrística de fondo o eligiendo las partes más esotéricas y menos fiables– de formas que los clasicistas competentes nunca harían. Alejarse de la mayor parte del material y luego proponer que el discípulo amado es una (identificación) clave para Lázaro o la mujer samaritana es metodológicamente bizarro.’ ​ Donald A.

    Carson

    ¿Qué podemos aprender de la vida del apóstol Juan?

    El Evangelio de Juan contiene una abundancia de doctrina, siendo algunos de sus temas principales la divinidad de Jesús como el Hijo de Dios, la expiación de Cristo, la vida eterna, el Espíritu Santo, la necesidad de nacer de nuevo, la importancia de amar a los demás y de creer en el Salvador.

    ¿Qué dijo Juan en la Biblia?

    1 a En el principio era el b Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el c Verbo era d Dios,2 Este estaba en el a principio con Dios.3 Todas las cosas por medio de él fueron a hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.4 En él estaba la a vida, y la vida era la b luz de los hombres.5 Y la a luz resplandece en las b tinieblas, y las tinieblas no la c comprendieron,6 Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba a Juan,7 Este vino como testigo, para dar a testimonio de la luz, a fin de que todos b creyesen por medio de él.8 No era él la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.9 Aquel era la a luz verdadera que b alumbra a todo hombre que viene a este mundo.10 En el a mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de él; pero el mundo b no le conoció.11 A los suyos vino, y los suyos no le a recibieron,12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio a potestad de llegar a ser b hijos de Dios; 13 que no a nacieron de sangre, ni de voluntad de carne ni de voluntad de varón, sino de Dios.14 Y el Verbo fue hecho a carne y habitó entre nosotros (y b vimos su c gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.15 Juan dio a testimonio de él y clamó, diciendo: Este es aquel de quien yo decía: El que viene después de mí es antes de mí, porque era primero que yo.16 Porque de su plenitud recibimos todos, y a gracia sobre gracia.17 a Porque la b ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la c verdad vinieron por medio de Jesucristo.18 A Dios a nadie le vio b jamás ; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.19 Y este es el testimonio de a Juan, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen: Tú, ¿quién eres? 20 Y confesó y no negó, sino que confesó: Yo no soy el Cristo.21 Y le preguntaron: ¿Qué, pues? ¿Eres tú a Elías ? Dijo: No lo soy.

    1. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.22 Entonces le dijeron: ¿Pues quién eres?, para que demos respuesta a los que nos enviaron.
    2. ¿Qué dices de ti mismo? 23 Dijo: Yo soy la a voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.24 Y los que habían sido enviados eran de los fariseos.25 Entonces le preguntaron y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías ni el profeta? 26 Y Juan les respondió, diciendo: Yo a bautizo con agua, mas en medio de vosotros hay uno a quien vosotros no conocéis.27 a Este es el que ha de venir después de mí, el que es antes de mí, de quien yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia.28 Estas cosas acontecieron en a Betábara, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.29 Al día siguiente vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: ¡He aquí el a Cordero de Dios, que quita el b pecado del mundo! 30 Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón que es antes de mí, porque era primero que yo.31 Y yo no le conocía, pero para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo bautizando en agua.32 Y Juan dio testimonio, diciendo: Vi al a Espíritu que descendía del cielo como b paloma, y que reposó sobre él.33 a Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: Aquel sobre quien veas descender el Espíritu y que reposa sobre él, ese es el que bautiza con el Espíritu Santo.34 Y yo le he visto y he dado a testimonio de que este es el Hijo de Dios.35 Al siguiente día otra vez estaba Juan, y con él dos de sus discípulos.36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: ¡He aquí el Cordero de Dios! 37 Y los dos discípulos le oyeron hablar y siguieron a Jesús.38 Y volviéndose Jesús y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Y ellos le dijeron: Rabí (que interpretado quiere decir Maestro), ¿dónde moras? 39 Les dijo: Venid y ved.
    See also:  Que Dice De Los Tatuajes La Biblia?

    Entonces fueron y vieron dónde moraba, y se quedaron con él aquel día, porque era como la hora décima.40 a Andrés, hermano de b Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y que habían seguido a Jesús.41 Aquel halló primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos hallado al a Mesías (que interpretado es, el Cristo).42 Y le trajo a Jesús.

    ¿Qué edad tenía Juan cuando Jesús le llamo?

    ¿ Qué edad tenía Juan, a quien Jesús amaba, cuando fue llamado a seguir a Jesús? – Quora. Cuando se convirtió en apóstol, Juan tenía veinticuatro años y era el más joven de los doce. Era soltero y vivía con sus padres en Betsaida; era pescador y trabajaba con su hermano Santiago, en sociedad con Andrés y Pedro.

    ¿Qué milagros hizo Juan el apóstol?

    ¿Quién fue Juan? 6 Datos que no Conocías acerca de este Apóstol El Apóstol Juan fue uno de los que más cerca estuvo de Jesús. Realmente amaba al Señor y dedicó su vida a predicar sobre el amor de Dios. Conoce estos curiosos datos sobre su vida. ‘Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna.’ El Apóstol Juan fue uno de los más cercanos a Jesús. Al ser testigo de uno de los milagros del Señor, Juan decide dejarlo todo para seguirle. ‘Entonces, al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.’ Juan fue el más joven de los 12 discípulos, fue conocido como ‘el discípulo amado’, a quien Jesús le puso el apodo ‘hijos de trueno’ junto a Jacobo. ‘Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.’ Los padres de Juan eran Zebedeo y Salome. Varios pasajes en los evangelios nos hacen pensar que esta familia contaba con buenos recursos.

    Zebedeo, un pescador, le iba lo suficientemente bien para poder emplear a otros. También su madre apoyaba el ministerio de Jesús con sus bienes. Algunos creen que Salome era hermana de María, la madre de Jesús, por lo cual Juan y Jacobo eran entonces primos hermanos del Señor y de Santiago. También era pariente de Juan el Bautista, del cual Juan fue discípulo antes de seguir a Jesús.

    Publicidad ‘Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él.’ También fue testigo privilegiado de las apariciones de Jesús resucitado. Según el libro Hecho de los Apóstoles, Pentecostés encontró a Juan el Apóstol en espera en oración ya como uno de los máximos referentes de la primera comunidad junto a Pedro. ‘Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.’ Juan, sin duda, conocía a Jesús, pero no fue hasta el milagro de la pesca milagrosa que decide dejar todo y seguir a Jesús. El milagro lo dejó pasmado y sorprendido, y Pedro y Jacobo también fueron llamados al ministerio ese día. ‘El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.’ A Juan también se le conoce por la forma en que habla del amor, el tema central de las tres epístolas que escribió.

    ¿Por qué Jesús Amo tanto a Juan?

    CUESTIONES DE ORGULLO – Si hubieras conocido a Juan en su juventud, es probable que no te hubiera caído bien. Tenía un gran problema de orgullo. Se protegía a sí mismo a expensas de los demás, era impetuoso y detestaba que lo corrigieran. El joven también tenía mal carácter y una violenta sed de venganza.

    1. Y como si eso no fuera poco, también era muy crítico de los demás.
    2. A pesar de todo esto, Jesús realmente amaba a Juan y vio que él tenía potencial heroico, honestidad y un corazón que reciprocaba su amor.
    3. Jesús sabía que, bajo la influencia correcta, Juan podía convertirse en un poderoso mensajero de bien y lo llamó a ser su discípulo.

    A medida que maduró, Juan demostró haber sido una excelente elección. El era un amigo leal y un discípulo sincero y devoto que se convertiría en un gran líder de la comunidad cristiana primitiva. PARTE 2 de 8

    ¿Qué hizo San Juan para agradar a Dios?

    San Juan, Evangelista | EWTN

    27 de DiciembreSan Juan EvangelistaAño 100San Juan Evangelista: consíguenos de Diosla gracia especial de leer con fe y cariño tu santo evangelio,y obtener de su lectura gran provecho para nuestra alma.Dios es amor (San Juan). J uan significa: ‘Dios es misericordioso’.

    E ste apóstol tuvo la inmensa dicha de ser el discípulo más amado por Jesús. Y se ha hecho muy famoso por haber compuesto el cuarto evangelio. N ació en Galilea. Era hijo de Zebedeo y hermano de Santiago el Mayor. Su oficio era el de pescador. Parece que fue uno de los dos primeros discípulos de Jesús, junto con Andrés.

    Los dos eran también discípulos de Juan Bautista y un día al escuchar que el Bautista señalaba a Jesús y decía: ‘Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo’, se fueron detrás de Él. Jesús se volvió y les dijo: ‘¿Qué buscan?’. Ellos le respondieron: ‘Señor: ¿dónde habitas?’. Y Jesús les dijo: ‘Vengan y verán’.

    Y se fueron con él y estuvieron en su compañía toda la tarde recibiendo sus enseñanzas. Durante toda su vida, jamás Juan podrá olvidar el día, la hora y el sitio en que se encontró por primera vez con Jesucristo. Fue el momento más decisivo de su existencia.

    • J uan estaba después un día con su hermano Santiago, y con sus amigos Simón y Andrés, remendando las redes a la orilla del lago, cuando pasó Jesús y les dijo: ‘Vengan conmigo y los haré pescadores de almas’.
    • Inmediatamente, dejando a su padre y a su empresa pequeña, se fue con Cristo a dedicarse para siempre y por completo a extender el Reino de Dios.

    J uan evangelista hizo parte, junto con Pedro y Santiago, del pequeño grupo de preferidos que Jesús llevaba a todas partes y que presenciaron sus más grandes milagros. Los tres estuvieron presentes en la Transfiguración, y presenciaron la resurrección de la hija de Jairo.

    Los tres presenciaron la agonía de Cristo en el Huerto de los Olivos. Junto con Pedro, fue este apóstol encargado por Jesús de prepararle la Última Cena. A l ver la mamá de Santiago y Juan que Jesús los prefería tanto, y aconsejada por ellos dos, que eran bien orgullosos, se atrevió a pedirle al Señor una gracia muy especial: que cuando él empezara a reinar, nombrara a Juan primer ministro y a Santiago ministro también.

    Jesús le respondió que el señalar los primeros puestos en el Reino de los cielos le correspondía al Padre Celestial, y que estos ya estaban determinados para otros. Los demás apóstoles se indignaron contra estos dos vanidosos, pero Jesús aprovechó aquella ocasión para recordarles que en el Reino de los cielos ocuparán los primeros puestos los que se hayan dedicado a prestar servicios humildes a los demás.

    1. A Juan y su hermano Santiago les puso Jesús un sobrenombre: ‘Hijos del trueno’.
    2. Y esto se debió a que un día fueron los apóstoles a pedir hospedaje en un pueblo de samaritanos (que odiaban a los judíos) y nadie les quiso proporcionar nada.
    3. Entonces estos dos hermanos, que eran violentos, le propusieron a Jesús que les mandara a aquellos maleducados samaritanos alguno de los rayos que tenía desocupados por allá en las nubes.

    Jesús tuvo que regañarlos porque no habían comprendido todavía que Él no había venido a hacer daño a ninguno, sino a tratar de salvar a cuantos más pudiera. Más tarde estos dos hermanos tan vanidosos y malgeniados, cuando reciban el Espíritu Santo, se volverán humildes y sumamente amables y bondadosos.

    • E n la Última Cena tuvo el honor de recostar su cabeza sobre el corazón de Cristo.
    • J uan Evangelista fue el único de los apóstoles que estuvo presente en el Calvario al morir Jesús.
    • Y recibió de Él en sus últimos momentos el más precioso de los regalos.
    • Cristo le encomendó que se encargara de cuidar a la Madre Santísima María, como si fuera su propia madre, diciéndole: ‘He ahí a tu madre’.

    Y diciendo a María: ‘He ahí a tu hijo’. E l domingo de la resurrección, fue el primero de los apóstoles en llegar al sepulcro vacío de Jesús. Se fue corriendo con Pedro (al oír la noticia de que el sepulcro estaba vacío), pero como era más joven, corrió a mayor velocidad y llegó primero.

    1. Sin embargo por respeto a Pedro lo dejó entrar a él primero y luego entró él también y vio y creyó que Jesús había resucitado.
    2. D espués de la resurrección de Cristo, cuando la segunda pesca milagrosa, Juan fue el primero en darse cuenta de que el que estaba en la orilla era Jesús.
    3. Luego Pedro le preguntó al Señor señalando a Juan: ‘¿Y éste qué será?’.

    Jesús le respondió: ‘Y si yo quiero que se quede hasta que yo venga, a ti qué?’. Con esto algunos creyeron que el Señor había anunciado que Juan no moriría. Pero lo que anunció fue que se quedaría vivo por bastante tiempo, hasta que el reinado de Cristo se hubiera extendido mucho.

    Y en efecto vivió hasta el año 100, y fue el único apóstol al cual no lograron matar los perseguidores. D espués de recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, Juan iba con Pedro un día hacia el templo y un pobre paralítico les pidió limosa. En cambio le dieron la curación instantánea de su enfermedad. Con este milagro se convirtieron cinco mil personas, pero los apóstoles fueron llevados al tribunal supremo de los judíos que les prohibió hablar de Jesucristo.

    Pedro y Juan les respondieron: ‘Tenemos que obedecer a Dios, antes que a los hombres’. Los encarcelaron, pero un ángel llegó y los libertó. Otra vez los pusieron presos y les dieron 39 azotes a cada uno. Ellos salieron muy contentos de haber tenido el honor de sufrir esta afrenta por amor al Señor Jesús, y siguieron predicando por todas partes.

    See also:  Como Deben Ser Los Esposos Segun La Biblia?

    J uan, para cumplir el mandato de Jesús en la cruz, se encargó de cuidar a María Santísima como el más cariñoso de los hijos. Con Ella se fue a evangelizar a Éfeso y la acompañó hasta la hora de su gloriosa muerte. E l emperador Dominiciano quiso matar al apóstol San Juan y lo hizo echar en una olla de aceite hirviente, pero él salió de allá más joven y más sano de lo que había entrado, entonces fue desterrado de la isla de Patmos, donde fue escrito el Apocalipsis.

    D espués volvió otra vez a Éfeso donde escribió el Evangelio según San Juan, que es el libro que lo ha hecho tan famoso. Este libro tiene un estilo elevadísimo e impresionantemente hermoso. Agrada mucho a las almas místicas, y ha convertido a muchísimos con su lectura.

    • A San Juan Evangelista lo pintan con un águila al lado, porque es el escritor de la Biblia que se ha elevado a más grandes alturas de espiritualidad con sus escritos.
    • Ningún otro libro tiene tan elevados pensamientos como en su evangelio.
    • D ice San Jerónimo que cuando San Juan era ya muy anciano se hacía llevar a las reuniones de los cristianos y lo único que les decía siempre era esto: ‘hermanos, ámense los unos a otros’.

    Una vez le preguntaron por qué repetía siempre lo mismo, y respondió: ‘es que ese es el mandato de Jesús, y si lo cumplimos, todo lo demás vendrá por añadidura’. S an Epifanio dice que San Juan murió hacia el año cien, a los 94 años de edad. Poco antes había ido a un monte tenebroso a convertir a un discípulo suyo que se había vuelto guerrillero, y lo logró convertir volviéndolo bueno otra vez.

    ¿Qué pasó con Juan después de la muerte de Jesús?

    Juan fue testigo de muchos de los milagros de Jesús, y es posible que haya sido el más joven de los apóstoles. Se sabe que, después de la Ascensión, Juan viajó a Asia Menor (región que comprendía la mayor parte de lo que en la actualidad es Turquía) hablándole a la gente acerca de Jesús y fundando muchas Iglesias.

    ¿Que nos enseña Dios en el Evangelio de Juan?

    El evangelio de Juan ofrece la respuesta a la inquietud humana por conocer a Dios y propone a los lectores la contemplación de Jesucristo como único camino válido para llegar a este conocimiento. Nadie puede llegar al Padre si no es a través de Jesucristo (cf. Jn 14,6).

    ¿Qué tipo de Evangelio es el de Juan?

    Es un evangelio sumamente simbólico y litúrgico, que enmarca el ministerio público de Jesús en la sucesión de festividades judías (entre ellas, la Pascua judía, la Fiesta de la dedicación o de las luminarias y la Fiesta de los tabernáculos o de las tiendas).

    ¿Cuántos milagros hizo Jesús en el libro de Juan?

    Estos 7 milagros, seleccionados cuidadosamente por Juan, son: 1) Las bodas de Caná (2,1-11), 2) La curación del hijo de un funcionario real (4,43-54), 3) La curación del enfermo de la piscina de Bezatá (5,1-18), 4) La multiplicación de los panes (6,1-15), 5) La caminata sobre las aguas (6,16-21), 6) La curación del

    ¿Qué dijo Jesús con respecto a Juan?

    Capítulo 10: El bautismo de Jesús Capítulo 10 Imagen Juan vivió en el desierto por muchos años. Usaba ropa hecha de pelo de camello, y comía miel y langostas. Le gente venía de las ciudades para escuchar sus enseñanzas. Se le conocía como Juan el Bautista. Imagen Juan el Bautista enseñó a las personas acerca de Jesucristo. Les dijo que se arrepintieran de sus pecados y que se bautizaran, y bautizó a los que se arrepentían de sus pecados. Imagen La gente le preguntaba a Juan el Bautista cómo podían vivir mejor su vida, y él les decía que compartieran con los pobres, que dijeran la verdad y que fueran justos con los demás. Les dijo que Jesucristo vendría pronto y les daría el don del Espíritu Santo. Imagen Un día, cuando Juan el Bautista bautizaba en el río Jordán, llegó Jesucristo y le pidió a Juan que lo bautizara. Juan sabía que Jesús siempre había obedecido los mandamientos de Dios y que no necesitaba arrepentirse, y pensaba que Jesús no tenía que bautizarse. Imagen Pero Dios había mandado que todas las personas se bautizaran, así que Jesús le dijo a Juan que lo bautizara. Jesús nos dio el ejemplo al obedecer el mandamiento de Dios de bautizarse. Imagen Cuando Jesús salió del agua, el Espíritu Santo descendió sobre Él. Dios habló desde el cielo, y dijo: ‘Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia’. Juan el Bautista también testificó que Jesús era el Hijo de Dios.

    ¿Qué dijo Jesús de Juan?

    Reflexión – En el evangelio de hoy, Jesús opina sobre Juan Bautista. ¡Juan fue grande! ¡El mayor de todos! Y el más pequeño en el Reino de los cielos es más grande que él. Juan se había presentado ante Israel como un profeta fuerte y vigoroso, similar al gran profeta del Antiguo Testamento, Elías.

    1. Por eso, Jesús considera que en Juan se cumple la profecía de Malaquías (3, 23), sobre la vuelta de Elías para preparar el día del Señor.
    2. El Reino de los cielos no es cosa de débiles, sino de fuertes.
    3. Pero existe una fortaleza mayor que la mostrada por Juan, hasta el punto de que el menor en el Reino de los cielos, en los tiempos mesiánicos, es mayor que los más grandes profetas.

    Es la fortaleza del amor, la compasión y la misericordia, que realiza y cumple las profecías que anunciaron aquellos. Pero Juan no fue capaz de comprender el alcance de la presencia del Reino de Dios en Jesús. Hoy nos podemos preguntar: ¿Qué me dice hoy la figura de Juan Bautista? ¿A qué me invita? : Mateo 11, 11-15: No ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista

    ¿Que vio Juan en el Apocalipsis?

    Bosquejo – Apocalipsis 1–3 Juan ve en visión a Jesucristo. Escribe mensajes individuales a las siete iglesias de Asia; entre ellos, mensajes de encomio, amonestación y promesas a los santos fieles de cada rama. Apocalipsis 4–11 Juan ve en visión a Dios en un trono en el Reino Celestial, al Cordero de Dios, y un libro sellado con siete sellos.

    Juan tiene visiones en cuanto a la apertura de cada uno de los siete sellos. Quienes tengan el sello de Dios en la frente recibirán protección de Dios en los últimos días. Juan ve guerras, plagas y muchos otros acontecimientos de los últimos días que precederán la segunda venida del Señor. Apocalipsis 12–16 Juan ve en visión la guerra en los cielos de la vida preterrenal y su continuación sobre la tierra.

    Enseña que las fuerzas del mal procuran destruir el reino de Dios sobre la tierra. En los últimos días, el Evangelio se restaurará en su plenitud sobre la tierra mediante la ministración de ángeles. Se harán preparativos para la batalla de Armagedón. Apocalipsis 17–22 La Babilonia espiritual se extenderá por toda la tierra.

    ¿Quién es Juan el que escribio el Apocalipsis?

    ¿Quién escribió este libro? – El apóstol Juan, el discípulo amado de Jesucristo, es el autor de este libro. El Libro de Mormón afirma que Juan fue preordenado para que escribiera las cosas que están asentadas en el Libro de Apocalipsis (véanse 1 Nefi 14:18–27 ; Éter 4:16 ).

    ¿Donde dice en la Biblia que Juan es el discípulo amado?

    Amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo, para que ofreciéndose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados’ (1 Juan 3:10, Dios Habla Hoy). CONCEPTO CLAVE: Así como Juan, el discípulo amado caminó con Jesús, debo aprender a caminar con Él y ser transformado.

    ¿Cómo se llama el hermano de Dios?

    Tanto el evangelio más antiguo, el de Marcos, como Mateo lo dicen explícitamente y dan sus nombres: Santiago, José, Judas y Simón. También tuvo un indeterminado número de hermanas, como mínimo dos, que no se identifican aunque por tradición se las llama María y Salomé.

    • El evangelista Lucas también los menciona, aunque no los identifica y Pablo, en sus cartas –que son los documentos más antiguos que poseemos del cristianismo – también habla de los ‘hermanos del Señor’,
    • Y no solo eso, sino que uno de sus hermanos, Santiago, fue el líder de la iglesia de Jerusalén tras la ejecución de Jesús,

    ¿Por qué es un problema que Jesús tuviera hermanos ? Debido a la doctrina católica de la virginidad perpetua de María, expuesta por primera vez en el tratado Contra Helvidio escrito por Jerónimo hacia 383 d.C. Sus defensores se apoyan en Mateo cuando dice que José no mantuvo relaciones sexuales con María ‘hasta que dio a luz un hijo’ –sospechosamente la traducción ‘oficial’ católica evita hábilmente esta indeterminación reorganizando la frase-. También te puede interesar: ¿Cómo solucionan los católicos el problema? La posición oficial de la Iglesia es la llamada ‘solución de Jerónimo’ que interpreta la palabra hermanos como primos y, por tanto, María y José fueron perpetuamente vírgenes, Esta ‘solución’ del siglo IV carece de apoyo en la escrituras.

    • Los teólogos católicos estrictos argumentan que la palabra aramea para designar hermano (‘ ah ) también se usa para primos y sobrinos, y por eso su uso en griego –que sí distingue entre hermano y primo- es un problema de traducción.
    • Ahora bien, el Nuevo Testamento no fue traducido sino que se escribió directamente en griego: si el autor dijo hermano es porque quería decir hermano.

    El caso más evidente es el de Pablo y sus cartas a los Corintios, donde habla de Santiago ‘el hermano del Señor’ y de forma global de ‘los hermanos del Señor’ ¡a los que conoció personalmente! Si Pablo hubiera querido decir primo lo habría escrito. Ante estas objeciones algunos teólogos modernos optan por la ‘solución de Epifanio’ –aceptada por la iglesia de Oriente- según la cual son hijos de José de un matrimonio anterior.

    1. Según el sacerdote católico y uno de los más relevantes investigadores bíblicos confesionales, John P.
    2. Meier, ‘ni Mateo ni Lucas prestan apoyo a esta idea.
    3. La impresión obvia que producen ambos relatos es que el matrimonio con María es el primero de José’.
    4. Más aún, el Nuevo Testamento no ofrece ningún ejemplo de que la palabra ‘hermano’ signifique ‘hermanastro’: se usa siempre en sentido literal como hermano consanguíneo o, en un sentido metafórico, al referirse a los cristianos de la Iglesia primitiva o a los seguidores de Jesús.

    ‘En los 343 casos de la palabra hermano que aparecen en el Nuevo Testamento, la persistencia del uso literal es abrumador’, afirma Meier. No hay motivo alguno para pensar en supuestos hermanastros salvo por el deseo de convertir un dogma en historia.

    ¿Cuáles fueron los discípulos más cercanos a Jesús?

    ¿Quiénes fueron los antiguos apóstoles y qué sabemos sobre ellos? – La Biblia nos enseña que los apóstoles originales de Jesús fueron: Pedro, Santiago, Juan, Andrés, Felipe, Judas Iscariote, Mateo, Tomás, Santiago hijo de Alfeo, Bartolomé, Judas Tadeo y Simón.

    • Pedro, Santiago, Juan, Andrés y Felipe eran pescadores cuando se les llamó para ser apóstoles.
    • Jesucristo nombró a Pedro ‘la roca’ en la que construiría Su Iglesia.
    • Después de la muerte de Jesús, Pedro presidió con la Iglesia que Cristo había establecido, y se cree que fue martirizado.
    • La Biblia nos dice que Santiago también fue asesinado, pero que Juan nunca murió.

    Jesús dijo que Juan se quedaría en la Tierra y predicaría el evangelio hasta que Cristo regresara a Su Segunda Venida. Tanto Andrés como Felipe se dedicaron a predicar el Evangelio después de la muerte de Cristo, y la tradición enseña que ellos también fueron martirizados.

    1. Mateo fue probablemente un hombre bien educado, era un recaudador de impuestos, o lo que se conocía como un ‘publicano’.
    2. Él abandonó su carrera para seguir a Jesucristo.
    3. Es conocido como el escritor del Santo Evangelio según San Mateo en el Nuevo Testamento, el cual fue escrito especialmente para los judíos.

    Judas Iscariote fue el apóstol que traicionó a Jesús por 30 piezas de plata. Lleno de remordimiento se ahorcó, y el apóstol Matías fue llamado para reemplazarlo. No se conoce mucho sobre las vidas de Tomás, Santiago hijo de Alfeo, Bartolomé, Judas Tadeo y Simón, así como se sabe de las de otros antiguos apóstoles, sin embargo, sabemos que todos estaban comprometidos con el Evangelio de Jesucristo.

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *