Quien Era Rut En La Biblia?

Quien Era Rut En La Biblia
El libro de Rut narra la historia de una familia que vivió durante la época en la que el pueblo de Israel tuvo jueces. Rut era una joven nacida en el país de Moab, por tanto no pertenecía al pueblo de Israel. Noemí era israelita. Ella, su esposo y sus dos hijos se fueron a vivir a Moab cuando había poco alimento en Israel.

  1. El esposo de Noemí murió y sus dos hijos se casaron con dos moabitas llamadas Rut y Orpa.
  2. Cuando murieron los dos hijos, Noemí decidió volver a su tierra, sus nueras la acompañaron porque querían estar con ella.
  3. Habían realizado una parte del camino cuando Noemí les pidió que regresaran a su tierra, pensaba que estarían mejor entre los suyos.

Orpa emprendió el viaje de regreso, pero Rut no hace intención de volver. Ante la insistencias de Noemí para que regrese, Rut le dice: ‘¡No trates de hacer que te deje! Déjame ir contigo. Donde tu vayas yo iré, y donde vivas, viviré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios.

  • Donde tu mueras yo moriré, y allí me enterraran’.
  • Al oír esto, Noemí acepta que la acompañe.
  • Las dos mujeres completan el viaje y se establecen en Belén, patria del marido de Noemí.
  • Tenía Noemí un pariente de su marido llamado Booz, que permitió a Rut ir de espigadora a sus campos.
  • Un día Booz le dijo a Rut : ‘Se lo que has hecho por tu suegra después de muerto su marido, que has dejado tus parientes y la tierra en que naciste para venir con ella a un pueblo para tí desconocido.

Que Dios te pague lo que has hecho y recibas cumplida recompensa’. Pasado algún tiempo Booz y Rut se casaron. Su primer hijo se llamó Obed que fue padre de Jesé y, por lo tanto, abuelo del rey David,

¿Que nos enseña el libro de Rut en la Biblia?

¿Por qué debemos estudiar este libro? – En el libro de Rut, leemos un tierno relato de conversión, valor, determinación, lealtad y fidelidad. La compasión y el amor que compartían Noemí y su nuera Rut pueden inspirar a los que estudien este libro a reflexionar en su relación con otras personas, tanto dentro como fuera de su familia. Imagen ‘Un modelo de la mujer ideal es Rut. Al percibir la gran congoja de su suegra Noemí, quien padecía la pérdida de sus dos buenos hijos, sintiendo quizás el dolor de la desesperación y la soledad que afligían a Noemí en lo más profundo de su alma, Rut pronunció lo que ha llegado a ser una clásica declaración de lealtad: ‘No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré.

¿Quién era Rut en la Biblia Reina Valera?

Rut RUT | RVR1960 Biblia | YouVersion

RUT INTRODUCCIÓN El libro

Con esta pequeña joya de la literatura bíblica, el género narrativo hebreo se remonta a una de sus más elevadas cotas artísticas. El libro lleva al lector a la época violenta y convulsa de los «jueces» de Israel ( 1.1 ); pero, en contraste con el clima inquieto que caracteriza la historia de aquellos héroes guerreros, Rut (Rt) se presenta como un delicioso canto a la paz y a la serenidad de la vida campesina.

  1. La Biblia hebrea incluye este libro en la tercera sección del canon, en el grupo de los Escritos ( ketubim ), entre Proverbios y Cantar de los Cantares,
  2. Tal colocación, unida a la presencia en el texto de determinados datos culturales y lingüísticos, apunta a la posibilidad de que Rut no alcanzara su forma definitiva hasta después del exilio babilónico, en fecha posterior a la de los hechos que narra.

En la versión griega de los Setenta, el libro de Rut sigue al de Jueces, probablemente a causa del dato cronológico con que comienza el texto. El relato Rut, una muchacha de Moab, es el personaje principal de la historia. Casada con un israelita, hijo de Noemí, conoció muy pronto las amarguras de la viudez.

  • Noemí, procedente de Belén de Judá, había emigrado con su esposo y sus dos hijos a tierras moabitas, donde murieron ellos tres, quedando Noemí «desamparada de sus dos hijos y de su marido» ( 1.5 ).
  • En aquella dramática situación, resolvió regresar a Belén; y así lo hizo, acompañada de su nuera Rut, que en un gesto de extraordinaria lealtad le había declarado: «Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios, mi Dios» ( 1.16 ; cf.1.16-18 ).

Era Rut una joven dotada de las más bellas cualidades: afectuosa, decidida y trabajadora, dispuesta incluso a poner su honor en entredicho con tal de perpetuar el nombre de su difunto esposo. El encanto personal de Rut atrajo en Belén a un pariente del marido de Noemí, un tal Booz, quien, conforme a leyes y costumbres de la época, la tomó por esposa.

Con el nacimiento de Obed, su primer hijo, quedó asegurada la supervivencia del nombre familiar ( 4.10 ; cf.1.11-13 ). Unos últimos apuntes en el texto de Rut revelan que Obed fue el abuelo paterno de David ( 4.17, 21-22 ); de modo que Rut, una extranjera ( 2.10 ), no solo quedó incorporada al pueblo de Dios, sino, más sorprendentemente aún, a la estirpe misma de la monarquía davídica.

Junto a la rica personalidad de Rut, entra en juego la de Noemí, mujer generosa y sabia en sus consejos ( 1.8-13 ; 2.22 ; 3.1-4 ), que con plena confianza en el Señor se enfrenta decidida y valerosamente a un destino por demás doloroso. El tercero de los personajes principales del libro es el hacendado Booz, hombre afectuoso, bien impuesto de sus derechos y decidido a hacerlos valer.

Se muestra, además, cumplidor de todos los compromisos a que lo obliga su condición de pariente de Elimelec, entre los cuales está el matrimonio con Rut ( 4.3-12 ). El mensaje La historia, escenificada sobre todo en la pequeña aldea de Belén de Judá, está contada en términos de la vida diaria de gentes sencillas y de noble corazón.

Frente al rigor de las concepciones étnicas sustentadas por el pueblo de Israel recién implantado en Canaán –entre ellas, la oposición a la unión de judío y extranjera (cf. Esd 9—10; Neh.13.23-27 )–, Rut ofrece un panorama abierto a la amistad y a la relación pacífica con el forastero.

  1. Muy lejos del punto de vista de este relato queda cualquier forma de racismo o de nacionalismo cerrado.
  2. La narración es como un puente tendido en el AT hacia el mensaje del NT, hacia la predicación cristiana de la igualdad de todos los seres humanos ante los ojos de Dios ( cf.
  3. Dt.23.3, 6 con Mt.28.16-20 ; Hch.1.8 ).

Es un puente afirmado sobre una constancia histórica: la genealogía que se inicia en Rut la moabita y que llevará finalmente al nacimiento de Jesús ( cf. Mt.1.5 ). Así, con su presencia en el AT, Rut prefigura, en dimensión profética, el valor universal de la obra redentora de Jesucristo.

¿Cómo bendijo Dios a Ruth?

Para recibir la bendición de Dios de la productividad es necesario respetar a los compañeros de trabajo (Rut 2:8–16) – Regresar al Índice Regresar al Índice Como se relata en Rut 2:1, Booz era ‘un hombre de mucha riqueza’. Esto puede tener diferentes connotaciones en la actualidad, pero en el caso de Booz significaba que era uno de los mejores jefes en la Biblia.

Su estilo de liderazgo comenzó con el respeto. Cuando salió al campo donde sus hombres estaban trabajando, los saludó con una bendición (‘El Señor sea con vosotros’) y ellos le respondieron del mismo modo (‘Que el Señor te bendiga’ Rut 2:4). El lugar de trabajo de Booz era extraordinario en muchos niveles.

Él era el propietario y el administrador de una empresa que dependía de los empleados que contrataba. El controlaba el ambiente de trabajo de otros. A diferencia de muchos ambientes de trabajo en donde los supervisores y propietarios tratan a sus trabajadores con desdén y los trabajadores no respetan a sus jefes, Booz había propiciado una relación de confianza y respeto mutuo.

See also:  En Que Parte Dela Biblia Dice Que Los Homosexuales No Entraran Al Reino De Los Cielos?

Booz respetaba a sus trabajadores al proveerles agua mientras trabajaban (Rut 2:9), comer con ellos y sobre todo compartir su comida con la persona que era considerada como la menos importante de todas (Rut 2:14). Después vemos que en el tiempo de la cosecha, Booz, el dueño del terreno, separó el grano de la paja con sus cosechadores y durmió con ellos afuera en el campo (Rut 3:2–4, 14).

Booz demostró que veía a cada ser humano como una imagen de Dios (Gn 1:27; Prov 14:31; 17:5) por la forma sensible en la que trataba a la mujer extranjera en su lugar de trabajo. Cuando la vio entre los trabajadores preguntó con gentileza, ‘¿De quién es esta joven?’ (Rut 2:5), dando por sentado que ella estaba con un hombre o dependía de alguno —ya fuera como esposa o hija—, tal vez el propietario de un campo cercano.

  1. Sorprendentemente, cuando supo que era una mujer moabita que había regresado de su lugar de origen con Noemí (Rut 2:6) y que había pedido permiso para espigar tras los cosechadores (Rut 2:7), las primeras palabras que dijo fueron ‘Oye, hija mía’ (Rut 2:8).
  2. Compartir su alimento con una mujer extranjera (Rut 2:14) fue un acto más significativo de lo que parece.

Los hombres honorables que poseían tierras no acostumbraban conversar con las mujeres extranjeras, como lo indica la misma Rut (Rut 2:10). Un hombre que estuviera más interesado en las apariencias sociales y oportunidades de negocios y menos en ser compasivo con alguien en situación de necesidad, pudo haber aprovechado la primera oportunidad para sacar a una intrusa moabita de su campo.

Sin embargo, Booz estuvo más que dispuesto a apoyar a una trabajadora vulnerable sin importar la reacción que tuvieran los demás. Ciertamente, en este relato podemos encontrar la primera política registrada en el mundo en contra del acoso sexual en el lugar de trabajo. Tal vez Booz estaba consciente de que muchos dueños de tierras y trabajadores eran abusadores y quizá es por esto que le informó a Rut sobre la orden que le había dado a sus hombres de no tocarla (Rut 2:9).

Noemí demuestra que temía por la seguridad de su nuera cuando dice, ‘Es bueno, hija mía, que salgas con sus criadas, no sea que en otro campo te maltraten’ (Rut 2:22). Los términos de la política de Booz son claros:

Los trabajadores no debían ‘molestar’ a esta mujer. Normalmente, la palabra naga significa ‘tocar’, pero aquí funciona de forma más general como ‘golpear, acosar o maltratar’. Booz reconoce que la forma en la que una persona percibe el toque de alguien más, determina lo que implica dicha acción. Rut debía tener el mismo acceso al agua (Rut 2:9) y a la mesa de almuerzo (Rut 2:14). En el momento de compartir la comida, Booz invitó a Rut a sentarse con él y sus trabajadores y a mojar un pedazo de pan en su vinagre (Rut 2:14). Luego, él mismo le sirvió hasta que estuvo más que satisfecha. La elección del verbo nagash, ‘acercarse’, indica que por ser extranjera, Rut había mantenido su distancia de forma intencional y apropiada (de acuerdo con la costumbre). La política de Booz en contra del acoso sexual no es simplemente restrictiva (que prohíbe ciertos actos) sino que es positiva en su intencionalidad, lo que significa que la respuesta del que está en peligro de ser acosado es lo que indica qué pueden hacer o no hacer los demás. Booz indagó si Rut se sentía segura para saber si le estaba ofreciendo la protección que ella necesitaba. Él demostró con su ejemplo cómo esperaba que las trabajadoras vulnerables fueran respetadas. Los empleados habituales de Booz no debían avergonzarla (Rut 2:15) ni reprenderla (Rut 2:16). Junto con la palabra molestar en el versículo 2:9, estas expresiones demuestran que el acoso se presenta de muchas maneras: física, emocional y verbal. De hecho, Booz representa un ejemplo positivo espectacular con su vehemente declaración de bendición para Rut (Rut 2:12). Los empleados habituales debían hacer que el ambiente de trabajo de Rut fuera lo más seguro posible y esforzarse por ayudarla a cumplir sus tareas laborales (Rut 2:15–16). En el lugar de trabajo, la prevención del acoso va más allá de crear un ambiente seguro. También implica eliminar lo que obstaculiza la productividad, el avance y sus recompensas inherentes. Booz pudo haber provisto seguridad para Rut manteniéndola lejos de los hombres que trabajaban allí, pero esto le habría negado el acceso al agua y al alimento, y podría haber causado que perdiera la oportunidad de recoger cierta cantidad de grano por causa del viento o de los animales. Booz se aseguró de que las garantías que había creado le permitieran ser totalmente productiva.

Aparentemente, los trabajadores de Booz se contagiaron de su espíritu generoso. Cuando su jefe los saludó con una bendición, ellos le respondieron con una bendición (Rut 2:4). Cuando Booz preguntó por la identidad de la mujer que había aparecido en su campo, el supervisor de los trabajadores reconoció que Rut era moabita, pero habló con un tono amable (Rut 2:6–7).

El hecho de que Rut trajera un efa completo de grano a casa para Noemí, testifica que los trabajadores respondieron de forma positiva al encargo de Booz de tratar bien a Rut. No solo era evidente que habían cortado bastante grano para ella, sino que también habían aceptado a esta mujer moabita como compañera de trabajo durante la cosecha (Rut 2:21–23).

Los efectos positivos del liderazgo de Booz se extendieron más allá del lugar de trabajo. Cuando Noemí vio los resultados del esfuerzo de Rut, bendijo al empleador que le había dado trabajo y alabó a Dios por Su bondad y generosidad (Rut 2:20). Más adelante, es evidente que la buena reputación de Booz en la comunidad trajo armonía social y gloria a Dios (Rut 4:11–12).

  • Todos los líderes —de hecho todos los trabajadores— moldean la cultura en la que trabajan.
  • Aunque podemos pensar que nuestra cultura nos obliga a ajustarnos a las formas de trabajo injustas, sin sentido o improductivas, la realidad es que la forma en la que trabajamos influencia profundamente a los demás.

Booz, un hombre con recursos en medio de una sociedad corrupta e incrédula (Rut 1:1, donde decir, ‘en los días en que gobernaban los jueces’ es decir brevemente que era una sociedad corrupta), logró crear un negocio honesto y exitoso. El supervisor de la cosecha desarrolló prácticas igualitarias en una sociedad llena de misoginia y racismo (Jue 19–21).

Ante una gran pérdida y la dificultad, Rut y Noemí conformaron una familia amorosa. Cuando sentimos la presión de conformarnos a un mal ambiente en el trabajo, la promesa de la fidelidad de Dios puede triunfar sobre todas las dudas que tengamos por causa de la disfunción cultural y social a nuestro alrededor.

Frederic W. Bush, Ruth, Esther, vol.9, Word Biblical Commentary (Dallas: Word, 1998), 129. Daniel I. Block, ‘Unspeakable Crimes: The Abuse of Women in the Book of Judges’, The Southern Baptist Theological Journal 2 (1998): 46–55. Daniel I. Block, Judges, Ruth (NAC; Nashville: Broadman & Holman, 2002), 659–60.

¿Qué hizo Rut para agradar a Dios?

Rut dio uno de los mejores discursos acerca de la lealtad y el amor cuando le dijo a Noemí: ‘No me pidas que te deje y regrese a mi pueblo. A donde tú vayas, yo iré; dondequiera que tú vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán.

See also:  Que Significa Rencor En La Biblia?

¿Cómo era Rut?

El libro de Rut narra la historia de una familia que vivió durante la época en la que el pueblo de Israel tuvo jueces. Rut era una joven nacida en el país de Moab, por tanto no pertenecía al pueblo de Israel. Noemí era israelita. Ella, su esposo y sus dos hijos se fueron a vivir a Moab cuando había poco alimento en Israel.

El esposo de Noemí murió y sus dos hijos se casaron con dos moabitas llamadas Rut y Orpa. Cuando murieron los dos hijos, Noemí decidió volver a su tierra, sus nueras la acompañaron porque querían estar con ella. Habían realizado una parte del camino cuando Noemí les pidió que regresaran a su tierra, pensaba que estarían mejor entre los suyos.

Orpa emprendió el viaje de regreso, pero Rut no hace intención de volver. Ante la insistencias de Noemí para que regrese, Rut le dice: ‘¡No trates de hacer que te deje! Déjame ir contigo. Donde tu vayas yo iré, y donde vivas, viviré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios.

Donde tu mueras yo moriré, y allí me enterraran’. Al oír esto, Noemí acepta que la acompañe. Las dos mujeres completan el viaje y se establecen en Belén, patria del marido de Noemí. Tenía Noemí un pariente de su marido llamado Booz, que permitió a Rut ir de espigadora a sus campos. Un día Booz le dijo a Rut : ‘Se lo que has hecho por tu suegra después de muerto su marido, que has dejado tus parientes y la tierra en que naciste para venir con ella a un pueblo para tí desconocido.

Que Dios te pague lo que has hecho y recibas cumplida recompensa’. Pasado algún tiempo Booz y Rut se casaron. Su primer hijo se llamó Obed que fue padre de Jesé y, por lo tanto, abuelo del rey David,

¿Que nos enseña el capítulo 1 de Rut?

RUT – En contraste con la historia de Orfa, tenemos la conmovedora historia de Rut. Al igual que Orfa, ella deja la tierra de Moab, se identifica con Noemí, derrama sus lágrimas y toma una decisión terminante. Pero, como ya lo aclaramos, la diferencia se nota en el hecho de que Rut exhibe todas las marcas que acompañan la salvación.

Recordemos un importante pasaje de la Epístola a los Hebreos, donde el apóstol nos advierte que si los que fueron iluminados y gustaron del don celestial, e incluso participaron de los privilegios que pertenecen al círculo cristiano donde el Espíritu Santo habita, luego caen en la apostasía, esto prueba que no había ninguna unión vital con Cristo.

Pero, al referirse a quienes está dirigida la epístola, el apóstol escribe: ‘Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación’, y menciona tres cosas: amor, esperanza y fe (Hebreos 6: 9-12). ¡Qué bendición disfrutamos al contemplar a Rut caracterizada por estas cosas! Primero, por medio de una fe simple y preciosa ella rechaza la idea de volver a su tierra natal y se dirige a la tierra de Jehová.

  1. Acepta que deberá transitar por la senda de un peregrino: ‘A dondequiera que tú fueres, iré yo’.
  2. Toma el lugar de un extranjero que no tiene un hogar fijo: ‘Dondequiera que vivieres, viviré’.
  3. También se identifica plenamente con el pueblo de Dios: ‘Tu pueblo será mi pueblo’, y expresa su confianza en Dios: ‘Tu Dios (será) mi Dios’.

Orfa había besado a Noemí, sin embargo fue Rut la que ‘se quedó con ella’, demostrando que la amaba con devoción. Ella puede decir: ‘Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada’. Además, cuando leemos que ‘estaba tan resuelta a ir’, comprendemos que tiene una esperanza que la motiva.

  1. Sin duda, la luz del porvenir la hace renunciar al mundo actual.
  2. Para el hombre natural, todo lo que hace Rut es una locura.
  3. ¿Abandonar su casa, sus parientes y su país para unirse a una anciana atribulada y viajar con ella a una tierra que nunca ha visto, y donde no conoce a nadie? La razón afirmará que esto es una total insensatez.

Hoy en día experimentamos que el hecho de identificarnos con lo pobre, lo insensato y lo débil del mundo, abandonando todo sistema religioso para sufrir el vituperio de Cristo fuera del campamento, también es visto como una locura. Sin embargo, ‘aún no se ha manifestado lo que hemos de ser’.

  • Solamente por medio de la fe podemos percibir el glorioso final de nuestro peregrinaje.
  • El camino que Rut comienza a transitar en compañía de una anciana triste y desolada sólo es el principio de la historia pues, al final, ella será la esposa del poderoso Booz y, un hecho más precioso aún, su nombre brillará por siempre en la genealogía de nuestro Señor.

Luego de conocer toda la historia de Rut, ¿se animará alguien a decir que ella se equivocó al seguir a la anciana Noemí? Orfa eligió el mundo y sus placeres, y pasó al olvido. Rut, en cambio, rechazó el mundo y pasó a tener honor y gloria. Tengamos en cuenta que el camino de sufrimiento, vituperio y vergüenza que, en diferentes medidas, soportan los que siguen a un Cristo rechazado, también parece una locura ante la mirada del mundo actual.

Sin embargo, la fe reconoce que este camino conduce al gran día de las bodas del Cordero. Esto me recuerda lo que decía un respetado creyente: ‘Hay una larga cadena que está formada por caminos, consejos, decretos, demandas, eventos, juicios y misericordias de Dios; en ella encontramos entremezclados también blanco y negro, bueno y malo, lo torcido y lo recto; los eslabones de esta cadena son de oro, bronce, acero, y arcilla.

Esta cadena viene desde el comienzo de las dispensaciones, pasando por el tiempo de los patriarcas, la generación de los profetas, el tiempo de los apóstoles, la persecución de los emperadores, el martirio de los testigos de Jesús asesinados por ‘la mujer ebria de la sangre de los santos’, y termina en el glorioso día de las bodas del Cordero’.

¿Qué dice Ruth 1 16?

16 Y Rut respondió: No me ruegues que te deje y que a me aparte de ti; porque adondequiera que tú fueres, b iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi d Dios.

¿Que nos enseña el capítulo 4 de Rut?

Rut 4. El pariente más cercano se niega a cumplir con su deber, y Booz toma a Rut por esposa — Rut da a luz a Obed; este fue padre de Isaí, quien engendró al rey David.1 Y Booz subió a a la puerta y se sentó allí; y he aquí pasaba aquel pariente de quien Booz había hablado, y le dijo: Eh, tú, ven acá y siéntate.

¿Qué significan las siglas Rut?

Inscripción en el Registro Único Tributario ( RUT )

¿Qué es el espíritu de Moab?

‘Padre que corre el agua’.

¿Qué le dijo Noemí a Rut?

Rut 1:8-22 Pero entonces Noemí les dijo a sus dos nueras: —¿No quieren volver cada una a su casa con su mamá? Ustedes han sido muy buenas conmigo y con sus esposos. ¡Que así también el SEÑOR sea bueno y leal con Pero entonces Noemí les dijo a sus dos nueras: —¿No quieren volver cada una a su casa con su mamá? Ustedes han sido muy buenas conmigo y con sus esposos.

  1. ¡Que así también el SEÑOR sea bueno y leal con ustedes! ¡Que el SEÑOR permita que encuentren esposos y tengan un hogar feliz! Luego Noemí las besó, pero ellas rompieron en llanto, y le dijeron: —No, nosotras queremos regresar contigo a tu pueblo.
  2. Noemí les dijo: —Por favor, váyanse, hijas mías.
  3. ¿Por qué tienen que irse conmigo? No me quedan más hijos que puedan casarse con ustedes.
See also:  Que Dise La Biblia Sobre La Navidad?

¡Váyanse! ¡Regresen a su tierra, hijas! Además, ya estoy demasiado vieja para quedar embarazada. Y aunque tuviera esa esperanza y quedara embarazada esta misma noche, tendrían ustedes que esperar hasta que mis hijos llegaran a ser hombres antes de casarse con ellos.

  1. No puedo obligarlas a que esperen tanto tiempo sin esposo porque la vida es más dura para mí que para ustedes, pues el SEÑOR está en contra mía.
  2. Entonces ellas empezaron a llorar.
  3. Orfa se despidió con un beso de su suegra y se fue, pero Rut se quedó junto a ella.
  4. Noemí dijo: —Mira, tu concuñada regresó con su gente y con sus dioses.

Síguela. Pero Rut le dijo: —¡No me obligues a abandonarte y separarme de ti! »A donde vayas tú, iré yo; y donde vivas tú, viviré yo. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Donde mueras tú, moriré yo y seré sepultada. ¡Que el SEÑOR me castigue con severidad si no cumplo con esta promesa: sólo la muerte nos separará! Noemí se dio cuenta de que Rut estaba muy decidida a irse con ella, y dejó de discutir.

  • Así que las dos emprendieron el camino hasta que llegaron a Belén.
  • Al llegar se formó un alboroto, todo el pueblo hablaba de ellas.
  • Las mujeres decían: —¿No es esa Noemí? Pero ella les decía: —No me llamen Noemí, llámenme Mara porque Dios Todopoderoso me ha dado tristeza.
  • Cuando me fui de aquí, tenía en abundancia; pero ahora regreso sin nada porque así lo quiso el SEÑOR.

Por eso ustedes no deben llamarme Noemí, porque el SEÑOR Todopoderoso ha sido muy duro conmigo. Así fue como Noemí y Rut, su nuera moabita, regresaron de Moab. Llegaron a Belén cuando comenzaba la cosecha de cebada. PDT: La Biblia: La Palabra de Dios para todos Compartir : Rut 1:8-22 Pero entonces Noemí les dijo a sus dos nueras: —¿No quieren volver cada una a su casa con su mamá? Ustedes han sido muy buenas conmigo y con sus esposos.

¿Qué significado tiene la espiga en la Biblia?

Es el pan de la vida, es el oro de la tierra y, sobre todo, es la fe del sembrador. Esas palabras podrían resumir a las más bellas expresiones de la naturaleza: las espigas. Sus semillas se unen para conformar hermosos racimos de granos, todos extraídos de los árboles de la vida.

¿Que enseña Rut 3?

Dios trabaja por medio de la osadía humana (Rut 3:1-18) | Comentario Bíblico Una vez más, la necesidad llevó a Noemí a ir más allá de los límites de lo convencional al incitar el cortejo entre Booz y Rut. Ella envió a Rut a la era de Booz durante la noche a descubrir sus pies y acostarse (Rut 3:4).

A pesar del significado de ‘pies’ en Rut 3:4, 7, 8, 14 —que podría ser un eufemismo sexual —, la estrategia que Noemí ideó era sospechosa desde la perspectiva de la costumbre y la moralidad, y era muy peligrosa. La preparación de Rut y la elección del lugar para el encuentro parecían indicar las acciones de una prostituta.

Bajo circunstancias normales, si un hombre que se respete y sea noble moralmente como Booz, y que esté durmiendo en el campo de trillar despertara a medianoche y descubriera una mujer a su lado, seguramente la echaría fuera, asegurando que no tenía nada que hacer con mujeres como ella.

La petición de Rut de que Booz se casara con ella era similarmente osada desde la perspectiva de la costumbre: una extranjera insinuándose a un israelita; una mujer insinuándose a un hombre; una joven insinuándose a una persona mayor; una trabajadora desprovista de tierras insinuándose a un propietario adinerado.

No obstante, en vez de ofenderse frente a la audacia de Rut, Booz la bendijo, la alabó por su compromiso con el bienestar de su familia, la llamó ‘hija mía’, la tranquilizó diciéndole que no temiera, le prometió hacer lo que ella le pidiera y la declaró una mujer honorable (Rut 3:10-13).

¿Qué fue a recoger Rut al campo de Booz?

Rut 2 1 Y tenía Noemí un pariente de su marido, hombre de mucha riqueza de la familia de Elimelec, el cual se llamaba,2 Y Rut, la moabita dijo a Noemí: Te ruego que me dejes ir al campo, y espigas en pos de aquel a cuyos ojos halle gracia. Y ella le respondió: Ve, hija mía.3 Fue, pues, y llegando, espigó en el campo en pos de los segadores; y afortunadamente aconteció que aquella parte del campo era de Booz, que era pariente de Elimelec.4 Y he aquí que Booz vino de Belén y dijo a los segadores: Jehová sea con vosotros.

  • 6 Y el criado encargado de los segadores respondió y dijo: Es la joven de Moab que volvió con Noemí de los campos de Moab,
  • 7 y me ha dicho: Te ruego que me dejes espigar y recoger tras los segadores entre las gavillas; entró, pues, y está desde por la mañana hasta ahora, menos un poco que se detuvo en casa.
  • 8 Entonces Booz dijo a Rut: Oye, hija mía, no vayas a espigar a otro campo ni pases de aquí; y aquí estarás con mis criadas.

9 Mira bien el campo que sieguen y síguelas, porque yo he mandado a los criados que no te molesten. Y cuando tengas sed, ve a las vasijas y bebe del agua que sacan los criados.

  1. 10 Ella, entonces, bajando su rostro, se inclinó a tierra y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia ante tus ojos para que tú me reconozcas, siendo yo extranjera?
  2. 11 Y respondiendo Booz, le dijo: Por cierto se me ha declarado todo lo que has hecho por tu suegra después de la muerte de tu marido, y que, dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que antes no conocías.
  3. 12 Jehová tu obra, y tu sea completa de parte de Jehová Dios de Israel, puesto que has venido para refugiarte bajo sus,
  4. 13 Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos, porque me has consolado y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas.

14 Y Booz le dijo a la hora de comer: Ven aquí, y come del pan y moja tu bocado en el vinagre. Y se sentó ella junto a los segadores, y él le dio del potaje, y comió hasta que se sació y le sobró.

  • 15 Se levantó luego para espigar. Y Booz mandó a sus criados, diciendo: Que recoja también espigas entre las gavillas, y no la avergoncéis;
  • 16 antes dejaréis caer a propósito de los manojos, y dejaréis que espigue y no la reprendáis.
  • 17 Y espigó en el campo hasta el atardecer y desgranó lo que había recogido, y fue como un efa de cebada.

18 Y lo tomó y se fue a la ciudad, y su suegra vio lo que había recogido. Sacó también luego lo que le había sobrado después de haberse saciado, y se lo dio.19 Y le dijo su suegra: ¿Dónde has espigado hoy? ¿Y dónde has trabajado? Bendito sea el que te ha reconocido.

  1. 21 Y Rut, la moabita dijo: Además de esto me ha dicho: Permanece con mis criados hasta que hayan acabado toda mi siega.
  2. 22 Y Noemí respondió a su nuera Rut: Mejor es, hija mía, que salgas con sus criadas, y que no te encuentren en otro campo.
  3. 23 Estuvo, pues, espigando junto con las criadas de Booz hasta que se acabó la siega de la cebada y la del trigo; y vivía con su suegra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *