Quien Era Simeon En La Biblia?

Quien Era Simeon En La Biblia
Simeón o Shimon (del hebreo שִׁמְעוֹן, Šimʿon, en griego Συμεών, latinizado Symeon) es un personaje bíblico, el segundo de los doce hijos de Jacob. En hebreo significa ‘Dios ha escuchado’, y se le llamó así debido a que su madre Lea dijo: ‘Yahvé ha escuchado, por cuanto era odiada, y por eso me dio también este’.

¿Qué hizo Simeón en la Biblia?

Simeón
Simeón con Jesús en brazos. Óleo de Alekséi Yegórov.1830-40.
Información personal
Nacimiento Galilea, Israel
Fallecimiento Siglo I juliano
Información profesional
Ocupación Sacerdote y traductor
Información religiosa
Canonización Santo
Festividad 18 de febrero (Iglesia católica) 27 de abril (Iglesia ortodoxa)
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa
Obras notables Nunc dimittis

El anciano Simeón en el templo fue un contemporáneo de Jesús de Nazaret, Aparece en el Evangelio según San Lucas (Lc 2, 25 – 35), cuando Jesús, recién nacido, es llevado al Templo de Jerusalén para ser presentado al Señor, Simeón de quien el citado evangelio señala que era « justo y piadoso y esperaba la restauración de Israel » (v.25), señalándose además que poseía un espíritu profético ya que « le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor »(v.26).

En algunas tradiciones cristianas, este encuentro se conmemora el 2 de febrero como Fiesta de la Candelaria, o más formalmente, la Presentación del Señor, el Encuentro del Señor o la Purificación de la Virgen, Su profecía se utiliza en el contexto de Nuestra Señora de los Dolores, Simeón es venerado como santo en las tradiciones católica, ortodoxa y ortodoxa oriental,

Su festividad se conmemora el 3 de febrero en el Martirologio Romano de la Iglesia católica.

¿Qué le dijo Dios a Simeón?

Lucas 2:25-38 En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho. Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le hab | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho.

Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le había dicho que no iba a morir sin ver antes al Mesías que Dios les había prometido. Ese día, el Espíritu Santo le ordenó a Simeón que fuera al templo. Cuando los padres de Jesús entraron en el templo con el niño, para cumplir lo que mandaba la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios diciendo: «Ahora, Dios mío, puedes dejarme morir en paz.

»¡Ya cumpliste tu promesa! »Con mis propios ojos he visto al Salvador, a quien tú enviaste y al que todos los pueblos verán. »Él será una luz que alumbrará a todas las naciones, y será la honra de tu pueblo Israel.» José y María quedaron maravillados por las cosas que Simeón decía del niño.

  • Simeón los bendijo, y le dijo a María: «Dios envió a este niño para que muchos en Israel se salven, y para que otros sean castigados.
  • Él será una señal de advertencia, y muchos estarán en su contra.
  • Así se sabrá lo que en verdad piensa cada uno.
  • Y a ti, María, esto te hará sufrir como si te clavaran una espada en el corazón.» En el templo estaba también una mujer muy anciana, que era profetisa.

Se llamaba Ana, era hija de Penuel y pertenecía a la tribu de Aser. Cuando Ana era joven, estuvo casada durante siete años, pero ahora era viuda y tenía ochenta y cuatro años de edad. Se pasaba noche y día en el templo ayunando, orando y adorando a Dios.

  1. Cuando Simeón terminó de hablar, Ana se acercó y comenzó a alabar a Dios, y a hablar acerca del niño Jesús a todos los que esperaban que Dios liberara a Jerusalén.
  2. TLA: Traducción en Lenguaje Actual Compartir : Lucas 2:25-38 En ese tiempo había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que obedecía a Dios y lo amaba mucho.

Vivía esperando que Dios libertara al pueblo de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre Simeón, y le hab | Traducción en Lenguaje Actual (TLA) | Descargue La Biblia App ahora

¿Qué hizo que Simeón reconociera al Mesías en el pequeño Jesús?

Por el poder del Espíritu Santo, había obtenido la promesa de que no gustaría la muerte hasta que hubiese visto al Cristo el Señor en la carne. Impelido por el Espíritu fue al templo el día de la presentación de Jesús, y reconoció en el Niño al Mesías prometido.

¿Qué dijo Simeón cuando tomo en brazos a Jesús?

Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios, diciendo: ‘Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo» | Ecos de la Palabra.

¿Qué fue de la tribu de Simeón?

Historia – La Tribu consistía en descendientes de Simeón, el segundo hijo de Jacob y de Lea, de quien tomó su nombre. No obstante algunos eruditos bíblicos ven esto como una postdicción, una metáfora del mismo nombre que proporciona una etiología de la conexión de la tribu a otras en la confederación israelita.

  • Con Lea como matriarca, los estudiosos creen que la tribu ha sido considerada por los autores del texto como parte de la confederación israelita original.
  • Simeón fue una de las tribus más fuertes durante el vagar en el desierto.
  • En las palabras iniciales del Libro de los Jueces, después de la muerte de Josué, los israelitas preguntaron al Señor cuál tribu debía ser la primera en ir a ocupar su territorio asignado, y la tribu de Judá fue la primera tribu.

De acuerdo con esta narración, la tribu de Judá invitó a la tribu de Simeón a pelear con ellos en alianza para asegurar cada uno de sus territorios asignados. Sin embargo, la tribu de Simeón no se menciona en el antiguo Canto de Deborá, y algunos estudiosos creen que Simeón no fue originalmente considerado como una tribu distinta.

Según Israel Finkelstein, el sur de Canaán, en el cual Simeon fue situada, era simplemente un pueblo rural insignificante en el momento en que el poema fue escrito. Tras la finalización de la conquista de Canaán por parte de los israelita, Josué asignó la tierra entre las doce tribus. Kenneth Kitchen, un conocido erudito bíblico conservador, data este evento ligeramente después de 1200 a.C.

Sin embargo, la opinión de consenso de los eruditos modernos es que la conquista de Josué nunca ocurrió. La tribu parece haber disminuido dramáticamente por más de la mitad entre los dos censos registrados en el Libro de los Números, Aunque la Biblia coloca estos censos durante el Éxodo, los estudiosos del texto los colocan en el período de la fuente sacerdotal, aproximadamente 700-600 a.C.

La tribu está completamente ausente de la bendición de Moisés, que los eruditos del texto datan cerca de la época del Deuteronomista, después de las fechas de estos censos. Algunos manuscritos de la Septuaginta parecen haber intentado corregir esto, añadiendo el nombre de Simeón a la segunda mitad del versículo 6, que algunos estudiosos ven como injustificada basados en los manuscritos hebreos.

La disminución de la Tribu de Simeón fue un castigo divino por la reacción del patriarca ante la violación de su hermana Dina, En la bendición de Jacob, este castigo parece ser profetizado, algunos estudiosos del texto consideran esto como una posdicción, creyendo que la Bendición de Jacob fue escrita en un período alrededor de los siglos IX o VIII, el mismo período en que la tribu estaba disminuyendo.

La impresión que se obtuvo de los Libros de las Crónicas es que la tribu no estaba enteramente fija en un lugar; en un momento se menciona que algunos miembros de la tribu emigraron hacia el sur para encontrar pastos adecuados para sus ovejas. Unos quinientos hombres de la tribu emigraron al monte Seir, matando a los amalecitas que previamente se habían establecido allí.

Como parte del Reino de Judá, lo que quedaba de Simeón fue finalmente llevado al cautiverio babilónico; cuando terminó el cautiverio, todas las distinciones entre Simeón y las otras tribus se perdió en favor de una identidad común como judíos. Sin embargo, un Midrash apócrifo afirma que la tribu fue deportada por los babilonios al reino de Aksum en lo que hoy es Etiopía, a un lugar detrás de las montañas oscuras.

  1. Por el contrario, Eldad ha-Dani argumentó que la tribu de Simeón se había hecho muy poderosa, tomando tributo de veinticinco reinos, algunos de los cuales eran árabes.
  2. En los nombres de su ubicación, las versiones supervivientes de sus manuscritos difieren en cuanto a si era la tierra de los kazares o de los caldeos.

Unos pocos grupos modernos reclaman ser descendientes de la tribu de Simeón, con diferentes niveles de apoyo académico y rabínico. Algunos seguidores de Identidad Cristiana creen ser descendientes de la tribu. Según el Midrash, muchas familias de las otras tribus israelitas descendían de mujeres de Simeón, que habían quedado viudas.

¿Quién fue Simeón y Ana en la Biblia?

+ Del evangelio según san Lucas (2, 22-40) – Transcurrido el tiempo de la purificación de María, según la ley de Moisés, ella y José llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley: Todo primogénito varón será consagrado al Señor, y también para ofrecer, como dice la ley, un par de tórtolas o dos pichones.

  • Vivía en Jerusalén un hombre llamado Simeón, varón justo y temeroso de Dios, que aguardaba el consuelo de Israel; en él moraba el Espíritu Santo, el cual le había revelado que no moriría sin haber visto antes al Mesías del Señor.
  • Movido por el Espíritu, fue al templo, y cuando José y María entraban con el niño Jesús para cumplir con lo prescrito por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios, diciendo: ‘Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador, al que has preparado para bien de todos los pueblos; luz que alumbra a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel’.
See also:  Paises Que Prohiben Leer La Biblia?

El padre y la madre del niño estaban admirados de semejantes palabras. Simeón los bendijo, y a María, la madre de Jesús, le anunció: ‘Este niño ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocará contradicción, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones.

Y a ti, una espada te atravesará el alma’. Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad. No se apartaba del templo ni de día’6Ei de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones.

Ana se acercó en aquel momento, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con él.

Palabra del Señor. Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez Descargar los textos en PDF Mensaje Hoy todas las Iglesias cristianas celebran la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo. La ley mosaica prescribía que la madre, cuarenta días después del nacimiento del primogénito, tenía que presentarlo en el Templo, donde debía ofrecer en sacrificio al Señor por su purificación un cordero o un par de tórtolas.

La consagración del primogénito recordaba al pueblo de Israel la primacía de Dios sobre la vida y la entera creación. María y José hicieron cuanto estaba prescrito y llevaron a Jesús al Templo. Eran pobres, y no pudiendo comprar el cordero para el sacrificio, ofrecieron un par de tórtolas: en realidad ofrecían al «verdadero Cordero» para la salvación del mundo.

  1. La fiesta de la Presentación es una de las pocas que celebran en común las Iglesias de Oriente y de Occidente.
  2. De ella se tiene memoria ya en los primeros siglos en Jerusalén (se la llamaba del «solemne encuentro»): una procesión por las calles de la ciudad recordaba el viaje de la sagrada Familia desde Belén a Jerusalén con Jesús recién nacido.

Todavía hoy la liturgia prevé la procesión y la bendición de las velas que ha dado a esta fiesta el nombre popular de «candelaria». La luz que se nos entrega nos une, no sólo a María y José que suben al Templo, sino también a Simeón y Ana, que acogen al niño al que proclaman « luz para iluminar a las naciones ».

Hombre justo y piadoso, Simeón, que «esperaba la consolación de Israel», sintió el calor de ese fuego que estaba a punto de recibir: « Movido por el Espíritu, vino al Templo le tomó en brazos y bendijo a Dios ». Como María y José, también Simeón tomó al niño en brazos y se llenó de una consolación sin límites, hasta el punto que de su corazón brota una de las oraciones más hermosas de la Biblia: « Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador, al que has preparado para bien de todos los pueblos; luz que alumbra a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel ».

Simeón era anciano, como también la profetisa Ana (el Evangelio dice su edad, ochenta y cuatro años). En ellos están representados todo Israel y la humanidad entera que espera la «redención», pero podemos ver también a las personas de avanzada edad, a todos los ancianos.

  • Simeón y Ana son ejemplo de una bella forma de ser anciano.
  • El Evangelio de hoy parece decir con voz fuerte que el tiempo de la vejez no es un naufragio, una desgracia, un tiempo más para sufrirlo tristemente que para vivirlo con esperanza.
  • Simeón y Ana salen de este nutrido coro de gente triste y angustiada, y parecen decir al mundo: «¡Es hermoso ser anciano!».

Su canto es inconcebible en una sociedad donde sólo cuentan la fuerza y el bienestar. Simeón y Ana vienen hoy a nuestro encuentro: son ellos los que anuncian el Evangelio, la buena noticia, a toda nuestra sociedad. Ellos no cerraron los ojos ante su debilidad, ante la disminución de sus fuerzas.

  1. En aquel niño encontraron una nueva compañía, una nueva energía, un sentido más para su vejez.
  2. Simeón y Ana son un ejemplo para todos los creyentes, y en especial para los de avanzada edad.
  3. Muestran un camino espiritual para vivir la última parte de la vida.
  4. Para ellos fue la más importante, y así puede ser también para muchos ancianos hoy día.

V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 84-85.

¿Qué aprendemos de Simeón?

Los dos tenían edad avanzada cuando por fin vieron al Mesías, Jesús. De la reacción de Simeón y Ana aprenderán que conocer a Jesús nos da tanta alegría que quisiéramos correr a compartir con otros. Durante la semana los niños declararán a sus amigos y familiares que ellos quieren ser ayudantes de Padre Dios.

¿Qué título le pusieron Simeón y Ana al Niño Jesús?

Simeón un hombre piadoso y justo que esperaba la cosolación de Israel, fue consolado con la misma presencia del Príncipe de Paz ante sus ojos, y Ana una anciana viuda que estando cerca del templo todos los dias con una devoción singular, presenció con sus ojos al mismo Dios Fuerte llenando así su corazón de gracias al Señor, llevándola así a compartir esta noticia con todos los que esperaban la redención de Israel 1ra Lectura: Proverbios 11 2da Lectura: Lucas 2:21-38 Inicio de Sermón: Mostrar el Título Dar un breve repaso de los anteriores sermones Antes de meditar en nuestros pasajes del día de hoy, les pediría que revisemos los versículos que los anteceden, ya que en ellos encontraremos mucha riqueza teológica.

Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. Los padres de Jesús cumplieron con el nombramiento del niño y con respecto al mandamiento dado al pueblo de Israel en Levítico 12, circuncidaron a Jesús como señal del pacto dada a Abraham en Génesis 17:12,

el comentarista Hendriksen dice al respecto de la circuncisión de Jesús: En su disposición de someterse a la circuncisión vemos la obediencia pasiva del Salvador; en su insistencia en ser bautizado vemos su obediencia activa, Jesús dijo: Mateo 5.17 (RVR60) No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

  1. Y con su circuncisión el inauguraba su cumplimiento a la ley dada por Dios en el AT.
  2. Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos.

En estos 3 pasajes la escritura enseña que: Los padres de Jesús fueron temerosos del Señor porque cumplieron todo los mandamientos ceremoniales en cuanto a ellos y en cuanto a su hijo Jesús. Los padres de Jesús, en especial su madre María debía pasar un tiempo de purificación (impuesto en Levítico 12.2-8 y después de ese tiempo, 40 días para ser exactos, fueron a Jerusalén para presentar y dedicar a su hijo primogénito al Señor tal cual como el Señor lo ordena en Éxodo 13.2 y para presentar el sacrificio de purificación Levítico 12.8,

  1. Es en ese contexto que nos encontramos con el primer personaje del cual hablaremos el día de hoy, Simeón.
  2. Para un mejor contexto de lo que expondremos, leamos por favor hermanos Lucas 2.25-32 Bien, La escritura registra a un hombre llamado Simeón que vivía en Jerusalén, del cual no se nos especifica el oficio que tenía pero sí lo que le caracterizaba ‘justo y piadoso’, el cual fue al templo y sostuvo en sus manos al mismo Dios encarnado y en esa escena se registra el 5to cántico para el Señor en el evangelio de Lucas, denominado: ‘Nunc Dimittis’ que representan a las primeras palabras de la versión latina de las escrituras ‘Ahora dejas’.

entonces, los cánticos son: El Canto de amor de Elisabet, el Canto de fe de María, el Canto de esperanza de Zacarías, el cántico de las huestes celestiales y el Canto de resignación de Simeón, esto es, de alegre rendición. Pero para hablar de forma correcta de Simeón y de la ‘piedad y justicia’ que lo caracterizaba, debemos hablar de la 3ra persona de la trinidad el Espíritu Santo que hizo que él sea habilitado para lo que registra la bendita palabra.

  1. El Espíritu Santo, obró en él la regeneración para que sea justo y piadoso y esperara la ‘consolación de Israel’ Lucas 2.25 El Espíritu Santo, le reveló que él no iba a pasar a la eternidad sin que antes, viese al príncipe de paz, al Cristo de Dios.
  2. Lucas 2.26 El Espíritu Santo, lo condujo al templo para que la promesa la revelación que le había hecho sea cumplida.
See also:  Que Significa Una Vela Encendida En La Biblia?

Lucas 2.27 Notaron que: ¡La obra completa en la vida justa, piadosa, esperanzadora y eficaz de Simeón fue hecha de principio a fin por Dios mismo! Toda la obra de Dios en nosotros, que toca nuestro corazón, personalidad y conducta, la realiza el Espíritu, aunque algunos aspectos de ella se les atribuyan algunas veces al Padre y al Hijo, cuyo ejecutivo es el Espíritu.

¿Qué significa el niño perdido y hallado en el Templo?

Palabras finales – El niño Jesús perdido y hallado en el Templo es un episodio que irrumpe en la vida oculta de Jesús y anuncia su rol en el plan divino de Salvación. Jesús será un maestro que dialogará con los conocedores de la Ley y generará sorpresa y admiración entre quienes lo escuchan.

Este momento también marca el inicio de su manifestación como el Hijo de Dios, que se ocupa de las cosas de su Padre. Además de lo que significa para el joven Jesús, el hallazgo en el Templo muestra la perspectiva de su familia humana. María y José viven la angustia de perderlo durante tres días y, luego, cuando lo encuentran, quedan desconcertados frente a las palabras de su hijo.

Como señala Lucas, Jesús vivió en total obediencia a su familia durante su vida oculta. Pero la obediencia a Dios ya está presente desde el comienzo de su adultez. El Misterio también funciona como un hecho simbólico que prefigura el sacrificio pascual.

¿Quién pudo ver a Jesús?

Moisés vio a Jesucristo y a Satanás.

¿Quién soy yo para Cristo?

Quien soy en Cristo – Si usted es un cristiano, las siguientes declaraciones son verdaderas de ustedes. En Cristo, estoy aceptado.

John 1:12 – yo soy hijo de Dios.John 15:15 – como discípulo, yo soy un amigo de Jesucristo.Romanos 5:1 – he sido justificado.1 Corintios 6:17 – yo estoy unido con el Señor, y yo soy uno con él en espíritu.1 Corintios 6:19-20 – he sido comprado con un precio y pertenecen a Dios.1 Corintios 12:27 – yo soy un miembro del cuerpo de Cristo.Efesios 1:3-8-he sido elegido por Dios y adoptado como su hijo.Colosenses 1:13-14 – He sido redimido y perdonado de todos mis pecados.Colosenses 2:9-10 – estoy completo en Cristo.Hebreos 4:14-16 – tengo acceso directo al trono de la gracia por medio de Jesucristo.

En Cristo, estoy seguro.

Romanos 8:1-2 – yo soy libre de condenación.Romanos 8:28 – estoy seguro de que Dios trabaja para mi bien en todas las circunstancias.Romanos 8:31-39-soy libre de cualquier condena contra mí y yo no puedo ser separado del amor de Dios.2 Corintios 1:21-22 – he sido establecido, ungido y sellado por Dios.Colosenses 3:1-4 – yo estoy escondido con Cristo en Dios.Filipenses 1:6 – estoy seguro de que Dios completará la buena obra que empezó en mí.Filipenses 3:20 – yo soy un ciudadano del cielo.2 Timoteo 1:7 – no he sido dado un espíritu de temor sino de poder, amor y una mente sana.1 John 5:18 – soy nacido de Dios y el maligno no puede tocarme.

En Cristo, yo soy importante.

Juan 15:5 – yo soy una rama de Jesucristo, la vid verdadera y un canal de su vida.John 15:16 – He sido elegido y designado a dar sus frutos.1 Corintios 3:16 – soy templo de Dios.2 Corintios 5:17-21-soy Ministro de reconciliación de Dios.Efesios 2:6 – yo estoy sentado con Cristo Jesús en el reino celestial.Efesios 2:10 – yo soy obra de Dios.Efesios 3:12 – pueda acercarse a Dios con libertad y confianza.Filipenses 4:13 – yo puedo hacer todas las cosas en Cristo, que me fortalece.

Desarrollado por libertad en Christ Ministries, www.ficm.org Encontrar más recursos e ideas para la enseñanza de este estudio en línea en thrivestudies.com/que-am-i-estudio o cru.org/highschool Regresar al estudio principal

¿Qué significa la presentacion del Niño en el Templo?

Presentación del Niño Jesús en el Templo
Luis de Morales, Presentación de Jesús en el templo, 1560-1568. Museo del Prado.
Tipo gospel episode y narración bíblica
Celebrada por Cristianismo
Fecha 2 de febrero (rito romano)
Motivo Recuerdo de la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén

Presentación de Jesús en el Templo es la denominación convencional de un episodio evangélico y un tema iconográfico relativamente frecuente en el arte cristiano, Se refiere a la presentación de Jesucristo por sus padres, en el Templo de Jerusalén, Está narrado por Lucas el Evangelista en el Nuevo Testamento (Lucas 2,22-40).

Tratamiento diferenciado, tanto en el arte como en el calendario litúrgico o santoral, tiene una escena previa: la circuncisión de Jesús, operación ritual prescrita en la religión judía, ​ y que se le hizo a Jesús a los ocho días de nacer (se celebra el 1 de enero). La presentación tuvo lugar posteriormente cuando se cumplieron los días de la purificación,

La fiesta de la Presentación se celebra el día dos de febrero, Por asociación de actos y de simbolismos se celebra el mismo día la Purificación de la Virgen, llamada también fiesta de las Candelas o de la Virgen de Candelaria, La iglesia bizantina la convirtió en una celebración solemne muy importante.

Y como se cumplieron los días de la purificación de ella, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor, (Lucas 2:22) María y José llevaron a Jesús al Templo y según la costumbre, ofrecieron como sacrificio dos tórtolas, En el templo se encontraba Simeón que tenía fama de ser un hombre justo.

Al verlos tuvo la convicción de que actuaba impulsado por el Espíritu, le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo el Nunc dimittis, Las escrituras lo narran así: Y los bendijo Simeón, y dijo á su madre María: He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel ;,

(Lucas 2:34) La profetisa Ana vivía en el templo y al presenciar aquellos acontecimientos comenzó a hablar del Niño a todo aquel que esperaba la redención de Jerusalén : Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Phanuel, de la tribu de Aser ; la cual había venido en grande edad, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad.

Y ésta, sobreviniendo en la misma hora, juntamente confesaba al Señor, y hablaba de Él á todos los que esperaban la redención en Jerusalén. (Lucas 2:36-46)

¿Qué profeta del Antiguo Testamento enseña que Jesús nacería de una virgen?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Isaías 7:14 : Isaías profetiza que una joven pura dará a luz al hijo de Dios.
    • Mateo 1:18–23 : Se cumple la profecía de Isaías.
    • Isaías 9:6 : Isaías profetiza que Jesucristo vendrá como un niño; se describe a Jesús con varios nombres.
    • Miqueas 5:2 : Miqueas profetiza que Jesús nacerá en Belén.
    • Mateo 2:4–6 : Los escribas sabían que Belén era el lugar de nacimiento que se había profetizado para el Mesías.
    • 1 Nefi 11:18–21 : Nefi profetiza que el Hijo de Dios nacerá de una virgen.
    • Lucas 1:26–31 : Una virgen llamada María será la madre de Jesucristo.
    • Alma 7:9–10 : Alma profetiza que Jesús nacerá de María.
    • Lucas 2:4–7 : Nace Jesús.
    • Helamán 14:1–6 : Samuel el lamanita profetiza acerca de las señales del nacimiento de Jesús.
    • 3 Nefi 1:4–21 : En la noche que nació Jesús, no hubo obscuridad en el continente americano y apareció una nueva estrella.
    • Mateo 2:2 : Una nueva estrella apareció en Israel.
  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase ‘Cómo preparar las lecciones’, pág. VII, y ‘La enseñanza por medio de las Escrituras’, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia y uno del Libro de Mormón para cada niño.
    2. La lámina ‘Los Profetas que anunciaron el nacimiento de Jesucristo’ (que se encuentra al final de la lección).
    3. Disfraces sencillos, como bufandas o chales y un muñeco para representar el Nacimiento (véase la actividad para captar la atención).
    4. Las láminas 6–49: Isaías escribe sobre el nacimiento de Cristo (Las bellas artes del Evangelio 113; 62339) y 6–50: El nacimiento de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 200; 62116).

¿Qué edad tiene Jesús cuándo fue presentado en el Templo?

Texto bíblico –

Según San Lucas (2; 41-50)

Sus padres iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Y cuando tuvo doce años, subieron a la fiesta, como era costumbre. Pasados aquellos días, al regresar, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo advirtiesen sus padres. Suponiendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino buscándolo entre los parientes y conocidos, y al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en su busca.

  • Y al cabo de tres días lo encontraron en el Templo, sentado en medio de los doctores, escuchándoles y preguntándoles.
  • Cuantos le oían quedaban admirados de su sabiduría y de sus respuestas.
  • Al verlo se maravillaron, y le dijo su madre: —Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo, angustiados, te buscábamos.

Y él les dijo : —¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que es necesario que yo esté en las cosas de mi Padre? Pero ellos no comprendieron lo que les dijo. Bajó con ellos, vino a Nazaret y les estaba sujeto. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

Y Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres. ​ La escena, relativamente frecuente como tema del arte cristiano, también es conocida como ‘Cristo entre los doctores’ o ‘Cristo en el Templo’ (a pesar de la ambigüedad, ya que hay otros episodios en que Jesús se presenta en el Templo de Jerusalén – expulsión de los mercaderes del Templo -).

See also:  Donde Se Escribio La Biblia?

La escena es algunas veces llamada la ‘Disputa’ de Jesús en el Templo. Pero en hebreo se la denomina y conoce como ‘Jesús entre los maestros’, ​ debido a que así eran llamados los doctores y teólogos del judaísmo en tiempos de Jesús, y también porque algunos hebreos consideran que Jesús es un maestro.

  1. ​ El episodio también puede encontrarse en el Evangelio árabe de la infancia, uno de los apócrifos,
  2. ​ La denominación convencional de la escena como quinto misterio del Rosario es el Niño perdido y hallado en el Templo,
  3. ​ Los padres de Jesús, María y José, acudían todos los años a Jerusalén por la Fiesta de Pascua Judía,

A la edad de doce años y con ocasión de la visita a la ciudad, Jesús desapareció de la vista de María y José para dirigirse al Templo. Allí transcurrió un tiempo escuchando y preguntando a los doctores del Templo, quienes quedaron asombrados por sus conocimientos teológicos,

Tardaron tres días en encontrarlo y, al hacerlo, María le expresó la preocupación que le había causado a ella y a José, a lo que Jesús respondió, ‘¿Por qué me buscábais? ¿No sabíais que debía estar en las cosas de mi Padre? ‘ Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres.

Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.

Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.» Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.

Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Lucas 2:41-52). En los evangelios constituye el último de los relatos de la infancia de Jesús.

  1. Hasta ese momento, Jesús se había mostrado obediente con sus padres y ejemplar (Lucas 2:51).
  2. En la interpretación católica, los tres días de separación de sus padres, en especial de María, se muestran como un signo de lo que será la Redención con el sacrificio del Dios Hijo al Dios Padre y la muerte en la cruz.

Es la primera ocasión en la que Jesús muestra lo que será su actividad de predicación: el diálogo con los demás, en vez de la mera transmisión de las normas.

¿Qué título le pusieron Simeón y Ana al Niño Jesús?

Simeón un hombre piadoso y justo que esperaba la cosolación de Israel, fue consolado con la misma presencia del Príncipe de Paz ante sus ojos, y Ana una anciana viuda que estando cerca del templo todos los dias con una devoción singular, presenció con sus ojos al mismo Dios Fuerte llenando así su corazón de gracias al Señor, llevándola así a compartir esta noticia con todos los que esperaban la redención de Israel 1ra Lectura: Proverbios 11 2da Lectura: Lucas 2:21-38 Inicio de Sermón: Mostrar el Título Dar un breve repaso de los anteriores sermones Antes de meditar en nuestros pasajes del día de hoy, les pediría que revisemos los versículos que los anteceden, ya que en ellos encontraremos mucha riqueza teológica.

Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido. Los padres de Jesús cumplieron con el nombramiento del niño y con respecto al mandamiento dado al pueblo de Israel en Levítico 12, circuncidaron a Jesús como señal del pacto dada a Abraham en Génesis 17:12,

el comentarista Hendriksen dice al respecto de la circuncisión de Jesús: En su disposición de someterse a la circuncisión vemos la obediencia pasiva del Salvador; en su insistencia en ser bautizado vemos su obediencia activa, Jesús dijo: Mateo 5.17 (RVR60) No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Y con su circuncisión el inauguraba su cumplimiento a la ley dada por Dios en el AT. Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos.

En estos 3 pasajes la escritura enseña que: Los padres de Jesús fueron temerosos del Señor porque cumplieron todo los mandamientos ceremoniales en cuanto a ellos y en cuanto a su hijo Jesús. Los padres de Jesús, en especial su madre María debía pasar un tiempo de purificación (impuesto en Levítico 12.2-8 y después de ese tiempo, 40 días para ser exactos, fueron a Jerusalén para presentar y dedicar a su hijo primogénito al Señor tal cual como el Señor lo ordena en Éxodo 13.2 y para presentar el sacrificio de purificación Levítico 12.8,

Es en ese contexto que nos encontramos con el primer personaje del cual hablaremos el día de hoy, Simeón. Para un mejor contexto de lo que expondremos, leamos por favor hermanos Lucas 2.25-32 Bien, La escritura registra a un hombre llamado Simeón que vivía en Jerusalén, del cual no se nos especifica el oficio que tenía pero sí lo que le caracterizaba ‘justo y piadoso’, el cual fue al templo y sostuvo en sus manos al mismo Dios encarnado y en esa escena se registra el 5to cántico para el Señor en el evangelio de Lucas, denominado: ‘Nunc Dimittis’ que representan a las primeras palabras de la versión latina de las escrituras ‘Ahora dejas’.

entonces, los cánticos son: El Canto de amor de Elisabet, el Canto de fe de María, el Canto de esperanza de Zacarías, el cántico de las huestes celestiales y el Canto de resignación de Simeón, esto es, de alegre rendición. Pero para hablar de forma correcta de Simeón y de la ‘piedad y justicia’ que lo caracterizaba, debemos hablar de la 3ra persona de la trinidad el Espíritu Santo que hizo que él sea habilitado para lo que registra la bendita palabra.

El Espíritu Santo, obró en él la regeneración para que sea justo y piadoso y esperara la ‘consolación de Israel’ Lucas 2.25 El Espíritu Santo, le reveló que él no iba a pasar a la eternidad sin que antes, viese al príncipe de paz, al Cristo de Dios. Lucas 2.26 El Espíritu Santo, lo condujo al templo para que la promesa la revelación que le había hecho sea cumplida.

Lucas 2.27 Notaron que: ¡La obra completa en la vida justa, piadosa, esperanzadora y eficaz de Simeón fue hecha de principio a fin por Dios mismo! Toda la obra de Dios en nosotros, que toca nuestro corazón, personalidad y conducta, la realiza el Espíritu, aunque algunos aspectos de ella se les atribuyan algunas veces al Padre y al Hijo, cuyo ejecutivo es el Espíritu.

¿Qué profeta del Antiguo Testamento enseña que Jesús nacería de una virgen?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Isaías 7:14 : Isaías profetiza que una joven pura dará a luz al hijo de Dios.
    • Mateo 1:18–23 : Se cumple la profecía de Isaías.
    • Isaías 9:6 : Isaías profetiza que Jesucristo vendrá como un niño; se describe a Jesús con varios nombres.
    • Miqueas 5:2 : Miqueas profetiza que Jesús nacerá en Belén.
    • Mateo 2:4–6 : Los escribas sabían que Belén era el lugar de nacimiento que se había profetizado para el Mesías.
    • 1 Nefi 11:18–21 : Nefi profetiza que el Hijo de Dios nacerá de una virgen.
    • Lucas 1:26–31 : Una virgen llamada María será la madre de Jesucristo.
    • Alma 7:9–10 : Alma profetiza que Jesús nacerá de María.
    • Lucas 2:4–7 : Nace Jesús.
    • Helamán 14:1–6 : Samuel el lamanita profetiza acerca de las señales del nacimiento de Jesús.
    • 3 Nefi 1:4–21 : En la noche que nació Jesús, no hubo obscuridad en el continente americano y apareció una nueva estrella.
    • Mateo 2:2 : Una nueva estrella apareció en Israel.
  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase ‘Cómo preparar las lecciones’, pág. VII, y ‘La enseñanza por medio de las Escrituras’, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia y uno del Libro de Mormón para cada niño.
    2. La lámina ‘Los Profetas que anunciaron el nacimiento de Jesucristo’ (que se encuentra al final de la lección).
    3. Disfraces sencillos, como bufandas o chales y un muñeco para representar el Nacimiento (véase la actividad para captar la atención).
    4. Las láminas 6–49: Isaías escribe sobre el nacimiento de Cristo (Las bellas artes del Evangelio 113; 62339) y 6–50: El nacimiento de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 200; 62116).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *