Quien Fue Moises En La Biblia?

Quien Fue Moises En La Biblia
LÍDER DEL DESIERTO – Como líder, Moisés se enfrentó a muchas pruebas en el desierto. Los israelitas podrían ser ingobernables y desagradecidos. Ellos se quejaban mucho pese a que Dios demostró una y otra vez que proveería a sus necesidades. Los israelitas necesitaban instrucciones claras y efectivas.

Después de una victoria militar sobre los amalecitas, ellos acamparon en la base del Monte Sinaí, donde Dios le dio a Moisés los Diez Mandamientos, escritos con su propio dedo sobre dos tablas de piedra. Mientras Moisés estaba lejos, en cima de la montaña, los israelitas hicieron una estatua de un becerro de oro para adorarla.

Cuando regresó al campamento y vio la conducta idólatra de los israelitas, Moisés enfureció y arrojó las tablas de piedra con los Diez Mandamientos al suelo. Moisés subió la montaña una vez más para suplicarle a Dios que perdonara a los israelitas. Siguiendo las instrucciones de Dios, Moisés talló dos tablas para reemplazar las rotas.

  • Moisés permaneció en la montaña ayunando, orando y conversando con Dios durante cuarenta días.
  • Cuando Moisés finalmente regresó por la ladera de la montaña, la gente se aterró porque su rostro resplandecía con la luz de la gloria de Dios.
  • Moisés fue un gran líder que murió mientras guiaba al pueblo a la tierra prometida, Canaán.

Aún hoy, los judíos le dan a este héroe bíblico el título de Legislador de Israel. Para aprender más sobre este héroe, Moisés, lee en tu Biblia los siguientes libros: Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. ENLACES

¿Que le prometió Dios a Moisés para que aceptara su misión?

Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián. Trashumando con el rebaño por el desierto, llegó hasta Horeb, la montaña de Dios. Allí se le apareció el ángel de Dios en llama de fuego, en medio de una zarza. Moisés vio que la zarza ardía, pero que no se consumía. Dios le dijo. ‘He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, he escuchado el clamor ante sus opresores y conozco sus sufrimientos. He bajado para librarlo de la mano de los egipcios y para subirlo de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel, el país de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los perizitas, de los jivitas y de los jebuseos.

Así pues, el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto la opresión con que los egipcios los afligen. Ahora, pues, ve: ‘yo te envío al faraón para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto.’ Moisés dijo a Dios: ‘¿Quién soy yo para ir al faraón y sacar de Egipto a los israelitas?’ Dios le respondió: ‘Yo estaré contigo y ésta será la señal de que yo te envío: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto daréis culto a Dios en este monte.’ Contestó Moisés a Dios: ‘Si voy a los israelitas y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros; y ellos me preguntan: ‘¿Cuál es su nombre?’, ¿Que les responderé?’ Dios dijo a Moisés.

‘Yo soy el que soy’ Y añadió: ‘Así dirás a los israelitas: ‘Yo soy’ me ha enviado a vosotros.’ Siguió Dios diciendo a Moisés: ‘Así dirás a los israelitas: Yahvé, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Éste es mi nombre para siempre, por él seré recordado generación tras generación. ‘Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: Yahvé, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, se me apareció y me dijo: Yo os he visitado y me he dado cuenta de lo que os han hecho en Egipto.

Y he decido sacaros de la aflicción de Egipto y llevaros al país de los cananeos, los hititas, los amorreos, perizitas, jivitas y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel. Ellos te harán caso, y tú irás con los ancianos de Israel donde el rey de Egipto y le diréis: `Yahvé, el Dios de los hebreos se nos ha aparecido; y ahora tenemos que hacer un viaje durante tres días por el desierto, para ofrecer sacrificios a `Yahvé, nuestro Dios.

Ya sé que el rey de Egipto no os dejará ir, a no ser forzado por una mano poderosa. Pero yo extenderé mi mano y heriré a Egipto con toda suerte de prodigios, que obraré en medio de ellos, y entonces os dejará salir.’ ‘Haré que este pueblo obtenga el favor de los egipcios, de modo que cuando partáis, no salgáis con las manos vacías, sino que cada mujer pedirá a su vecina y a la dueña de su casa objetos de plata, objetos de oro y vestidos, que pondréis a vuestros hijos y a vuestras hijas, y así despojaréis a los egipcios.’ Moisés respondió: ‘Mira que no me creerán ni me harán caso, pues dirán: No se te ha aparecido `Yahvé.’ Entonces Dios le preguntó: ‘¿Qué tienes en tu mano?’ ‘Un cayado’ respondió él.

Dios le dijo: ‘Tíralo al suelo’.Él lo tiró al suelo y se convirtió en una serpiente; y Moisés huyó de ella. Dios dijo a Moisés: ‘Extiende tu mano y agárrala por la cola.’ Extendió la mano, la agarró, y volvió a ser cayado en su mano’ ‘Para que crean que se te ha aparecido `Yahvé, el Dios de sus padres, el dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.’ ‘Dios añadió: ‘Mete tu mano en el pecho.’ Metió él la mano en su pecho y cuando la sacó estaba cubierta de lepra, blanca como la nieve.

Y le dijo: ‘Vuelve a meter la mano en el pecho.’ La volvió a meter y, cuando la sacó de nuevo, estaba ya como el resto de su cuerpo. ‘Así pues, si no te creen ni te hacen caso al primer prodigio, creerán al segundo. Y si tampoco creen a estos dos prodigios ni te hacen caso, tomarás agua del Río y la derramarás en el suelo; y el agua que saques del Río se convertirá en sangre sobre el suelo.’ Moisés dijo a Dios: ¡Por favor, Señor! Yo nunca he sido hombre de palabra fácil, ni aún después de haber hablado tú con tu siervo; sino que soy torpe de boca y Quien Fue Moises En La Biblia de lengua.’ Dios le respondió: ‘¡Quién ha dado la boca al hombre? ¿Quién hace al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo, Dios? Así pues, vete, que yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que debes decir.’ Él replicó: ¡Por favor, Señor! Envía a quien quieras.’ Entonces se encendió la ira de Dios contra Moisés, y le dijo.

‘¿No tienes a tu hermano Aarón el levita? Se que él habla bien; además, va a salir a tu encuentro, y al verte se alegrará su corazón.’ Tú le hablarás y pondrás las palabras en su boca; yo estaré en tu boca y en la suya, y os enseñaré lo que habéis de hacer. El hablará por ti al pueblo, el será tu boca y tu serás su dios.

Toma este cayado en tu mano, porque con él has de hacer los prodigios.

See also:  Como Era El Aposento Alto Segun La Biblia?

¿Por qué Dios escogio a Moisés para liberar a su pueblo?

Dios llama a Moisés Le dijo que le había escogido para sacar a su Pueblo de la esclavitud de Egipto y llevarlo a la tierra prometida. Moisés pensó que no era capaz, pero Dios le aseguró: «Yo estoy contigo». Moisés se fio de Dios y le obedeció (Éx 3,1-16).

¿Cuáles son los dones de Moisés?

Los dones del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento ​​El Espíritu Santo estaba activo en la obra de redención en el Antiguo Testamento. La regeneración era entonces un prerrequisito para la fe tanto como lo es ahora. Jesús reprendió a Nicodemo, un maestro de Israel, por no entender que renacer mediante el Espíritu Santo era necesario para la salvación.

Además de la obra de regeneración mediante la cual los creyentes del Antiguo Testamento eran avivados a la fe, el Espíritu Santo distribuía también dones especiales, o poder carismático, a personas específicas. Las primeras personas que la Escritura menciona señalando que fueron llenadas con el Espíritu Santo fueron los artesanos Bezaleel y Aholiab.

Ellos fueron dotados por el Espíritu Santo recibiendo poder para llevar a cabo obras especializadas de arte:

  • Éxo 35:30 Y dijo Moisés a los hijos de Israel: Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; Éxo 35:31 y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, Éxo 35:32 para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, Éxo 35:33 y en la talla de piedras de engaste, y en obra de madera, para trabajar en toda labor ingeniosa. Éxo 35:34 Y ha puesto en su corazón el que pueda enseñar, así él como Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan;
  • Éxo 35:35 y los ha llenado de sabiduría de corazón, para que hagan toda obra de arte y de invención, y de bordado en azul, en púrpura, en carmesí, en lino fino y en telar, para que hagan toda labor, e inventen todo diseño.
See also:  Que Significa El Cuerpo Es El Templo Del Espíritu Santo?

Si observamos de cerca esta narración estaremos forzados a concluir que Bezaleel y Aholiab fueron dos de los más dotados y versátiles artistas de la historia humana. Fueron plateros, orfebres, joyeros, canteros y talladores, y tenían también el don de enseñar.

En el Antiguo Testamento, ciertos individuos fueron especialmente habilitados para el ministerio mediante la unción del Espíritu Santo. Los profetas hablaron bajo la inspiración del Espíritu. Jueces como Sansón, Otoniel y Samuel mostraron unciones especiales del Espíritu. Aun los reyes fueron ungidos por el Espíritu.

Cuando David se arrepintió de su pecado con Betsabé, exclamó ‘No quites de mí tu santo Espíritu’ (Salmo 51:11). Es importante recordar que la palabra Mesías se origina en la palabra hebrea que significa ‘ungido’. Jesús cumplió el papel del Mesías prometido en el Antiguo Testamento.

  1. Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él. (Mateo 3:16)
  2. Más tarde, en Nazaret, Jesús dirigió la atención a la profecía de Isaías y declaró que se había cumplido en su propia persona:
  3. El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. (Lucas 4:18)

Quizás la unción más dramática de un individuo en el Antiguo Testamento fue la de Moisés. Moisés fue el mediador del Antiguo Testamento y el instrumento escogido de Dios para entregar la Ley a Israel. Él ejerció su liderazgo sobre Israel en virtud del poder carismático del Espíritu.

  • Un episodio crucial para entender Pentecostés tiene lugar durante la vida de Moisés y se halla registrado en Números 11.
  • Cuando los hijos de Israel se quejaron de su dieta de maná, Moisés expresó una protesta ante Dios: ‘Yo solo no puedo llevar a todo este pueblo, porque es mucha carga para mí’ (Números 11:14).

En respuesta a la carga expresada por Moisés, Dios dijo: Reúneme a setenta hombres de los ancianos de Israel () Entonces descenderé y hablaré contigo allí, y tomaré del Espíritu que está sobre ti y lo pondré sobre ellos, y llevarán contigo la carga del pueblo para que no la lleves tú solo.

Números 11:16-17) Aquí vemos una distribución expansiva del Espíritu Santo. En vez de que el poder carismático del Espíritu estuviera limitado a un solo individuo aislado, Dios distribuye el Espíritu Santo entre otros setenta. Cuando Dios llevó a cabo la distribución expandida y los receptores manifestaron ese poder (Números 11:20-27), Josué protestó ante esta aparente usurpación del poder y la autoridad de Moisés.

Dijo ‘¡Moisés, señor mío, detenlos!’ (Números 11:28). Pero Moisés le dijo: ¿Tienes celos por causa mía? ¡Ojalá todo el pueblo del Señor fuera profeta, que el Señor pusiera su Espíritu sobre ellos! (Números 11:29) La apasionada súplica expresada por Moisés de que Dios pusiera su Espíritu sobre todo el pueblo del Señor en vez de ponerlo meramente sobre algunos de ellos llegó a ser una profecía en Joel: Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne.

  1. Joel 2:28) Esta es la profecía que Pedro cita en el Día de Pentecostés.
  2. A la luz del principio de la distribución limitada del Espíritu Santo que hallamos en el Antiguo Testamento, el Día de Pentecostés apunta al derramamiento del Espíritu Santo no sobre parte del pueblo de Dios sino sobre todo el pueblo de Dios.

La diferencia entre el mediador del Antiguo Pacto Moisés y el Mediador del Nuevo Pacto Jesús es que Jesús distribuye su Espíritu Santo sobre todo su pueblo. Este es un punto clave que la teología neo-pentecostal oscurece. El neo-pentecostalismo admite que la distribución del Espíritu Santo está disponible para todo el pueblo de Dios pero no es necesariamente obtenida por todo el pueblo de Dios.

  1. Aquí es donde se hace relevante otra interpretación del Libro de los Hechos.
  2. Antes de que consideremos una vez más los pasajes fundamentales en Hechos, puede resultar útil ocuparse un poco en hacer un análisis de la fuente.
  3. La ciencia neotestamentaria de la crítica de fuentes encierra un análisis técnico de diversos libros en un esfuerzo por reconstruir el material fuente que fue usado para compilar los manuscritos originales.
See also:  Que Dice La Biblia Sobre Las Emociones?

Esto no se hace con propósitos especulativos académicos ociosos. Una de las recompensas cruciales que se obtienen de dicho análisis es la identificación precisa de los temas e intereses mayores que tenían los autores individuales de los libros del Nuevo Testamento.

Si podemos identificar los propósitos principales de los autores como también los públicos a los que pretendían dirigirse, esto contribuye mucho ayudándonos a entender su enseñanza con mayor exactitud. Por ejemplo, cuando los eruditos analizan los Evangelios Sinópticos Mateo, Marcos y Lucas, son capaces de aislar material que es único de cada escritor.

Muchos eruditos creen que Marcos fue escrito primero y que Mateo y Lucas tuvieron el Evangelio de Marcos frente a ellos cuando escribieron. Hay mucho material de Marcos que es duplicado tanto por Mateo como por Lucas. Al mismo tiempo, hay mucho material común a Mateo y Lucas que no se encuentra en Marcos.

  • Es evidente que Lucas y Mateo usaron una fuente que no estuvo disponible para Marcos o no fue usada por él.
  • Por lo general esta fuente es llamada la fuente ‘Q’ (La letra Q quiere decir Quelle, palabra alemana que significa ‘fuente’).
  • Lo que nos interesa es el material que se halla únicamente en Lucas.

Lo llamamos ‘L’. ‘L’ se refiere a la información suministrada por Lucas que no se encuentra en los otros Evangelios. Al aislar este material obtenemos una visión de los intereses y las preocupaciones especiales de Lucas (En el caso de Mateo, su material único generalmente llamado ‘M’ revela un fuerte interés por dirigirse a un público judío).

  • Un examen de Lucas indica que Lucas estaba escribiendo para un público gentil y que uno de sus principales intereses era manifestar la universalidad del evangelio.
  • A partir de la Escritura, sabemos que una de las controversias más intensas que atormentaron a la iglesia primitiva (o, posiblemente, la más intensa) fue la cuestión del estatus de los gentiles en la iglesia.

La iglesia comenzó primariamente con creyentes judíos, y luego, como relata Hechos, se extendió al mundo gentil, en gran parte debido a los viajes misioneros de Pablo. Es importante tener en mente que Lucas fue el autor del Libro de los Hechos. Él estaba profundamente consciente del crucial debate que concernía al rol de los gentiles en la iglesia.

  • El Libro de los Hechos sigue estructuralmente el mandato de la Gran Comisión expresada por Cristo:
  • Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. (Hechos 1:8)

La cronología de Hechos sigue este patrón de la propagación del cristianismo: JerusalénJudeaSamariael mundo gentil. La narración comienza con eventos en Jerusalén y luego se expande hacia el exterior en la empresa misionera. El Día de Pentecostés fue un evento judío.

  • Tuvo lugar en Jerusalén.
  • Pentecostés mismo era una fiesta judía.
  • Los participantes fueron ‘judíos, hombres piadosos, procedentes de todas las naciones bajo el cielo’ (Hechos 2:5).
  • Los judíos habían subido a Jerusalén para la Fiesta de Pentecostés.
  • En este acontecimiento, es importante notar que ‘todos fueron llenos del Espíritu Santo’ (Hechos 2:4).

No hay evidencia aquí de que algunos judíos creyentes no lograran recibir el Espíritu Santo. No hay evidencia de que algunos hayan buscado el don con dedicación mientras otros no alcanzaron a tenerlo. Todos los creyentes judíos experimentaron el derramamiento pentecostal.

  1. Normal 0
  2. 21
  3. false false
  4. false
  5. ES X-NONE
  6. X-NONE
  7. MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable Extracto del libro: «El misterio del Espíritu Santo» de R.C. Sproul : Los dones del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *