Que Habla La Biblia Sobre La Navidad?

Que Habla La Biblia Sobre La Navidad
Versículo de la Biblia que hable de la Navidad – Mateo 1:22-23 (RVR60) Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, m que traducido es: Dios con nosotros.

Isaías 7:14 (RVR60) Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Mateo 1:20 (RVR60) Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

Apocalipsis 12:5 (RVR60) Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Isaías 9:6 (RVR60) Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

¿Qué es la verdadera Navidad según la Biblia?

Queridos amigos del Cluster Minero de Zacatecas, me da mucho saludarlos y compartir con ustedes este artículo de fin de año, época en la que disfrutramos estar con la familia conviviendo en paz y amor, además de saborear ricas comidas y bebidas e intercambiar regalos y buenos deseos.

  1. Somos afortunados de poder disfrutar estas festividades en un ambiente familiar y de amistad.
  2. Con el propósito de encontrarle un significado más profundo a nuestras festividades de fin de año, me gustaría reflexionar con ustedes lo que significan espiritualmente las festividades navideñas.
  3. La palabra Navidad viene de Natividad, que significa Nacimiento.

Así que lo que festejamos es la llegada de un ser humano al mundo. Pero no de cualquier ser humano, sino de la persona más bella y pura que jamás ha pisado este planeta: Jesús de Nazareth, el Cristo. Jesús (Ieshua en hebreo) nació en Belén, cumpliendo así profecías milenarias que hablaban de la llegada de un Salvador al mundo.

De esta forma, es reconocido como el Mesías (Ungido) esperado por el pueblo de Israel. Su mensaje al mundo se centró en los Principios Eticos centrales de la vida de los individuos: Amor, Paz, Bondad, Justicia, Libertad, Vida, Verdad y Belleza. Debido a su mensaje, sus seguidores lo reconocen como el Hijo de Dios o Mesias (Mashiaj, en hebreo; Cristo, en griego) y difunden su evangelio por todo el Imperio Romano, el cual acabará convirtiéndose en el Sacro Imperio Romano.

Debido a esto es que el calendario occidental se divide en Antes y Después de Cristo (AC / DC). La Navidad, entonces, es un hermoso recordatorio de la llegada al mundo de la Luz del Espíritu, de Dios mismo, que busca nacer en nuestros corazones para que vivamos de acuerdo a nuestra auténtica naturaleza, la cual está conformada de amor, bondad, paz, justicia, libertad, verdad, vida y belleza, dejando atrás todo lo que nos aleje de esta realidad.

  1. Así que, queridos amigos, deseo que este 24 de diciembre nazca en cada uno de ustedes la Luz del Mundo, manifestada en la Tierra en la divina persona de Jesúcristo, nuestro Mesías o Salvador, y que su Navidad esté plena de su mensaje de amor y paz.
  2. Y, por supuesto, que 2020 les brinde muchas satisfacciones y realizaciones.

Les mando un gran abrazo y mis mejores deseos.

¿Qué parte de la Biblia se habla de la Navidad?

El nacimiento de Jesús en la Biblia – La palabra Navidad viene del latín “nativitas” que quiere decir nacimiento y durante los días navideños recordamos que Dios vino a este mundo y nació como un bebé. La historia bíblica está en Mateo 1:18-25 y en Lucas 2. Ahí vemos que Jesús no era un bebé común y corriente, él era Dios encarnado y venía con una misión específica: salvarnos de nuestros pecados. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21) El nacimiento de Jesús había sido profetizado de forma detallada. Por ejemplo, en Mateo 1 se hace referencia a una profecía de Isaías (Isaías 7:14) que anunciaba la concepción de la virgen y cuál sería la misión de Jesús: acercarnos a Dios.

¿Quién inventó la Navidad según la Biblia?

Entre ellas, se considera como la más determinante, la moción del Papa Julio I en 350 para establecer la navidad el 25 de diciembre. Esto fue decretado 4 años después por el Papa Liberio.

¿Qué tiene que ver Jesús con la Navidad?

Jesús de Nazaret y la Navidad Esta época del mes de diciembre, llamada Navidad (del latín nativitas, ‘nacimiento’), conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén y es celebrado por más de dos mil millones de cristianos e incluso por muchos no cristianos en todo el mundo.

  1. En inglés, el término Christmas, significa «misa de Cristo».
  2. La fecha del nacimiento de Jesús de Nazaret no se encuentra anotada en el Antiguo Testamento, ni en el Nuevo Testamento o la Biblia cristiana.
  3. Incluso hay la duda si Jesús nació en Belén, sólo dos Evangelios citan esto.
  4. El nacimiento en Belén se debía a que la tradición de un Mesías entre los judíos lo forzaba a ser descendiente de David y nacer ahí.

En todo caso, no se conoce la fecha exacta de su nacimiento, pero la Iglesia escogió el 25 de diciembre del año 4 a.C. En relación a la descendencia de David que Jesús como ser humano debió tener, ésta le venía dada por parte de José, su padre putativo según los evangelios.

Pero como se afirma que no era su padre biológico, pues María su mujer era virgen (en esos tiempos, este término tiene dos interpretaciones que son: mujer joven, por un lado, y mujer que nunca había tenido relaciones sexuales, por el otro; esta última es la que aceptan las Iglesias cristianas. Por lo que, en todo caso, el nacimiento en Belén está por demás, pues Jesús, como dice la tradición religiosa era hijo de Dios.

Otros luego afirmaron que la familia de María tenía tradición hasta David. En todo caso, los tres primeros Evangelios nos muestran a Jesús como un ser humano, desde que nació, vivió, tuvo emociones y sufrió hasta su muerte. El propio Jesús nunca hizo referencia al lugar de nacimiento, en cambio, los cuatro evangelios citan que vivió en Nazaret.

Este era un pequeño pueblo de Galilea. Su padre, él y sus hermanos eran artesanos (carpinteros). Marcos nos da el nombre de ellos: Santiago, José, Judas y Simón, también señalan que tenía dos hermanas. La Iglesia católica, dice que eran sólo primos de Jesús, otros suponen, que eran hijos de José de un primer matrimonio.

Aunque el arameo utiliza una palabra común para significar primo y hermano, en el idioma griego en que estaban escritos los Evangelios ambas nociones cuentan con lexemas propios que significan lo que entendemos ahora como tales. La importancia de Nazaret es que ahí creció y estudio Jesús por lo menos hasta los 13 o 15 años.

  1. Se desconoce qué hizo Jesús entre los 15 y 30 años.
  2. Murió a una edad comprendida entre los 30 y 33 años.
  3. Se ha especulado, sin poderlo demostrar, que se mantuvo trabajando en Nazaret como humilde carpintero lo cual parece lógico, pero no lo dice la Biblia.
  4. Algunos han insinuado que estuvo con los esenios: su primo Juan Bautista, sí parece haber vivido entre ellos, pero no Jesús.

Otros suponen que viajó a Asia y estudió budismo, ya que muchas de sus acciones y de la vida de Buda tienen paralelismo con la de Jesús. O que tuvo contacto con monjes budistas en Palestina. Buda y Jesús son los fundadores de dos religiones de no violencia para conquistar adeptos o enfrentar dificultades.

  1. Esa es una de sus similitudes.
  2. Jesús nunca se casó, pese a que era casi obligatorio casarse entre los judíos de su tiempo para asegurar la descendencia.
  3. Él permaneció célibe, si se hubiera casado los Evangelios habrían citado ese hecho, como por ejemplo citan el de Simón Pedro.
  4. Él permaneció célibe pues se preparaba para un destino excepcional.

No se relata en los Evangelios cómo era físicamente Jesús. No se describe su rostro, su sonrisa y su figura, aunque se dice que era de complexión fuerte y tenía buena salud. En todo caso, un semita de Palestina debió ser de cabellos negros, moreno y posiblemente con ojos castaños.

Sabemos que su porte y mirada producían una profunda impresión en la gente. Debió ser de complexión fuerte para soportar las largas caminatas que daba y con mala alimentación. No dejó nada escrito, pero sabemos que era un orador extraordinario. Se dirigía a la gente en arameo, sabía leer y hablar en hebreo antiguo (lengua y escritos de las Escrituras y del Torá) y tal vez sabía griego, pues hablaba con los oficiales romanos (el griego era la lengua oficial en Oriente de los oficiales romanos).

Lo que se sabe de él, por escrito, lo escribieron sus alumnos (los apóstoles). De acuerdo con los Evangelios, ¿qué personalidad tenía Jesús? Al parecer era un hombre complejo, delicado, tierno y poético en algunos momentos, como cuando trataba con niños o al recitar el Sermón de la Montaña.

A la vez violento, como cuando expulsa a los mercaderes del templo o regaña a Pedro. Contemplativo y también tremendamente activo, un caminante y predicador excepcional que recorre Galilea, Samaria, Jerusalén, el Jordán, etc. y que se vestía y actuaba como todo el mundo y además le encantaba la compañía, no sólo de sus discípulos.

Comía y bebía con placer. Jesús tenía amistad con algunas mujeres, ya que varias mujeres formaban parte del grupo de seguidores a tiempo parcial e incluso eran socialmente más elevadas que los apóstoles, entre ellas estaban: Marta y María, hermanas de Lázaro, un noble judío con una bonita casa en Betania.

  1. Ahí se alojaba Jesús ocasionalmente; estaba Juana la mujer de Cusa, intendente de Herodes.
  2. Ellas le ayudaban al grupo de Jesús y sus apóstoles, con alimentos, lavado de la ropa, e incluso dinero que le era entregado a Judas, tesorero del grupo.
  3. También formaba parte del grupo, María Magdalena sobre la que posteriormente algunos dicen que era una pecadora que él había redimido, pero otros no citan nada de que fuera pecadora.

Su vida pública representó una ruptura con su familia. Incluso anunciada, en su escapada de adolescente cuando se fugó de sus padres en Jerusalén a los trece años y estos lo encontraron finalmente casi tres días después conversando con los doctores del templo.

Además, él pide a los apóstoles que dejen a sus familias y sus pertenencias y le sigan, como él ha hecho. En esto también se parece a Buda con sus alumnos. Él comenzó su ministerio aproximadamente cuando tenía 30 años y éste duró unos tres a cuatro años, hasta su muerte. Los Evangelios sinópticos citan una única visita a Jerusalén por lo que pudo ser un sólo año.

Pero el cuarto evangelio, el de Juan, dice que hizo tres visitas en diferentes años. En todo caso, fue después de ser bautizado por Juan el Bautista, tal vez pasó con él un tiempo y luego se convirtió en predicador itinerante y su fama se extendió. En vida, la fama de él se circunscribió a Galilea, Jerusalén y cercanías, o sea una muy pequeña e insignificante área del mundo.

Posiblemente por eso hay tan pocas citas históricas de él, ya que por ejemplo Flavio Josefo, el historiador judío del siglo I, describe la existencia de Juan el Bautista, pero no claramente la de Jesús. Aunque después hay un claro añadido que no parece del escritor. Es interesante conocer que Jesús, al señalar de dónde provenía el mal que azotaba al mundo conocido, no lo achacaba al diablo o a ángeles malos, como creían algunos, sino que él decía: «el mal no procede de esas criaturas, sino del corazón del hombre»,

Lo que sale de adentro, eso sí mancha al hombre; porque de adentro del corazón salen las malas ideas, las inmoralidades, los robos, los homicidios. Su opinión del mal, él la resumía de la siguiente forma: el mal existe como existe la fatalidad, sin que tenga relación con la voluntad de Dios,

Un ciego nace así, sin que él o sus padres tengan la culpa. A criterio de la mayoría, el mandamiento esencial que Cristo instituyó fue el perdón de nuestros pecados. Señalaba que sin perdón la práctica del amor es imposible, el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. Este perdón está en el corazón de la única oración que les enseñó a los discípulos, el Padre Nuestro,

Y su mensaje principal, la esperanza de una vida mejor para los que sufren en la Tierra. Para los apóstoles y el grupo de sus seguidores, Jesús era más que un rabí (maestro) o un profeta como Juan Bautista y murmuraban que él era el Mesías esperado, pese a que se alejaba de las exigencias de sus discípulos y de la multitud del pueblo judío, de un Mesías liberador del yugo romano, ya que, Jesús afirmaba que su reino era espiritual y no de esta tierra; con su mesianismo dio origen al cristianismo.

See also:  Significado De Soñar Con La Desaparicion De Alguien?

Por otro lado, no era reconocido como tal por la mayoría del pueblo judío y sus sacerdotes. Cuando predicaba Jesús hablaba como un profeta investido por la autoridad de Dios (su Padre, como él lo llamaba). Dichosos los que eligen ser pobres, los no violentos, los que perdonan, los que trabajan por la paz, los que aman a sus familiares.

Al parecer Jesús falló en alguna de sus predicciones. Aparentemente se equivocó al anunciar a los apóstoles el fin del mundo, que no tuvo lugar en esa generación y la siguiente, como decía. Al parecer en eso seguía la tradición judía que dos siglos antes de Jesús, venía señalando el suceso una vez que apareciera el Mesías, salvador del pueblo hebreo.

  • Una sentencia muy polémica fue la que excluyó a un grupo social y económico: «Es más fácil que pase un camello por el orificio de una aguja, que entre un rico en el reino de Dios».
  • Su sentencia más justa la dio cuando un grupo de judíos le trajo a una mujer adúltera para matarla a pedradas según la ley de Moisés.

Le preguntaron que si estaba de acuerdo y él contestó: «el que no tenga pecados que le tire la primera piedra», con lo cual la salvó y la perdonó señalándole que no volviera a pecar. Sospechaba o conocía el fin que tendría. Ya que en una oportunidad señaló que «el Hijo del hombre sería abandonado de sus discípulos y amigos, padecería mucho, sería despreciado y lo matarían»,

Habían pasado más de dos años de su alegre comienzo a orillas de lago, donde hizo sus primeros prosélitos y amigos cuando fue apresado. El sacrificio de Jesús salvó a sus apóstoles de que no los tomaran presos. La afirmación hecha en el Nuevo Testamento de su resurrección fue el comienzo de una nueva religión.

Fue así como Jesús pasó de Mesías a Dios. Para los cristianos, el suceso clave fue la resurrección puesta en conocimiento, primero de María Magdalena y luego de los apóstoles, según señalan los cuatro Evangelios.

Pablo de Tarso, que no fue de los 12 apóstoles ni lo conoció en vida, pero hizo mucho para difundir su religión entre los gentiles o no judíos (para muchos, él fue el responsable de la diseminación mundial del cristianismo), señala: «Si Cristo no ha resucitado, entonces nuestras predicaciones no tienen contenido ni vuestra fe tampoco»,La vida de Jesús después de su muerte sale de los límites de nuestro espacio y tiempo y por ello, más que un asunto de historia, es un asunto de fe.Por cierto, me acuerdo de lo que Albert Einstein opinaba al respecto, cuando una vez le preguntaron si era religioso, y contestó que no, pero que leía el Antiguo Testamento con frecuencia, y que lo impresionaban algunas figuras como Abraham, Moises y Salomón y del Nuevo Testamento pensaba que nadie puede leerlo sin dejar de sentir la presencia de Jesús, su personalidad se aprecia ahí y ningún mito puede ser llenado con esa vida.

: Jesús de Nazaret y la Navidad

¿Qué significan las luces de Navidad para los cristianos?

El significado de las luces navideñas está relacionado con el nacimiento de Jesús, ya que simboliza la llegada de la luz a un mundo en tinieblas que necesitaba su salvación.

¿Cuál es el origen pagano de la Navidad?

Las Navidades se han convertido en una de las festividades más representativas de la religión cristiana. Sus orígenes y muchas de sus tradiciones, sin embargo, tienen su génesis en el paganismo.29/11/2021 En los primeros siglos de religión cristiana, la Navidad no gozaba de relevancia alguna.

  1. De hecho, no formaba parte del calendario religioso.
  2. Dado que se desconocía el día exacto en el que había nacido Jesucristo, resultaba imposible festejar el evento.
  3. La cuestión del natalicio de Cristo solo empezó a cobrar importancia en el momento en el que distintos autores cristianos se dedicaron a redactar cronografías de la vida de Cristo y la creación del mundo.

Tras muchas elucubraciones al respecto, un hombre político de la Roma imperial tomaría una decisión clave. Alrededor del año 330 d.C., el emperador romano Constantino tomó el 25 de diciembre como fecha del nacimiento del Mesías, La hace coincidir con la festividad pagana del Sol Invictus.

De forma paulatina, la asunción del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Cristo se expande a otros lugares de la Cristiandad. Es este un modo de sustituir las creencias y las prácticas paganas por aquellas cristianas. La iglesia de occidente acabe por aceptarla completamente e incluirla en su calendario religioso (no así la iglesia ortodoxa, por ejemplo, que considera el 6 de enero, día de la epifanía, como fecha del nacimiento de Jesús).

El 25 de diciembre coincidía con las celebraciones paganas que se realizaban durante el solsticio de invierno, la noche más larga del año y el punto del año en el que empezaban a aumentar las horas de luz diurna. Era el momento en el que la luz solar regresaba, la fiesta del Sol Invictus que marcaba el renacimiento del astro rey, Imagen: Wikicommons Las fiestas Saturnalia que se celebraban entre los romanos también tenían lugar en fechas próximas al solsticio invernal, Se festejaban en honor del dios Saturno, divinidad agrícola, y eran fiestas de excesos durante las cuales se invertía el normal orden social,

Se cerraban las cortes de justicia, los excesos no se castigaban y se realizaban intercambios de pequeños regalos que recuerdan al canje de presentes natalicios. También se elegía a un prínceps, una burla de la real clase política similar al Lord of Misrule de la tradición anglosajona, al que se le atribuían todos los poderes mientras duraban las Saturnalia.

Los sectores más humildes de la población romana se dedicaban a ir de puerta en puerta cantando a cambio de comida, una práctica que puede considerarse precursora de los cantos de reyes y el aguinaldo. Otra celebración pagana que tenía lugar en torno al 25 de diciembre eran las Juvenalia, una festividad que celebraba la infancia y durante la que algunos sectores sociales romanos prestaban culto a Mitra.

  • El solsticio invernal no solo se celebraba en el contexto de influencia romana, sino que su festejo era común en muchas comunidades históricas a lo largo y ancho de Europa.
  • Entre las celebraciones paganas del solsticio se cuenta la fiesta de Yule en Escandinavia, que solía dar comienzo el 21 de diciembre,

Como parte de las celebraciones tradicionales, se quemaba un tronco y se realizaban copiosos banquetes a lo largo de doce días como actos propiciatorios que debían asegurar la fertilidad de los campos y la abundancia de las reses en los establos. Es probable que el tronco dulce que consumimos hoy en día durante las fiestas navideñas derive en parte del tronco de Yule,

Además de los banquetes comunitarios, se llevaban a cabo sacrificios de animales y ofrendas de sangre, que se utilizaba para asperger áreas de los edificios conectados al culto religioso. En los contextos culturales del norte de Europa, el solsticio de invierno también se conectaba con las fiestas de los muertos y la cacería salvaje, una procesión de difuntos y demonios que, guiados por divinidades como Odín, cruzaban los cielos en ruidosa cabalgata a la caza de almas.

Con la paulatina cristianización de los territorios del norte europeo en el siglo X, se hizo confluir los festejos de Yule y la celebración de las Navidades en una única festividad. También te puede interesar:

¿Qué religiones cristianas no celebran la Navidad?

Los testigos de Jehová – Por si no lo sabían, esta rama religiosa cristiana más no celebra la Navidad, Para ellos, la Biblia no dice por ningún lado que Jesucristo nacieses el 25 de diciembre, así como tampoco hace mención a la Navidad. Es por todas estas razones por las que los testigos de Jehová consideran que esta tradición no tiene relación alguna con su religión.

Así las cosas, para ellos estos días navideños se viven con absoluta normalidad. En resumen, son días normales y corrientes para ellos porque no hay nada que festejar. A nivel educativo surge el problema porque tratan de hacer ver a los profesores de sus hijos que no comparten sus creencias y no tienen que verse envueltos en éstas celebraciones de carácter religioso.

Lo que sí que tienen en común con el resto de cristianos es que conmemoran la muerte de Jesús en Semana Santa.

¿Qué salmo se lee en Navidad?

Isaías 9, 2 – 7 Un niño nos ha nacido, y su nombre es Príncipe de la paz. – En un mundo donde hay tanto dolor, tanta noche oscura, descubrimos que Jesús es nuestra luz, aquel que nos trae la paz, aquel que pone fin a todas nuestras penas. Con El a nuestro lado ya no hay motivo para estar tristes.

¿Qué dice en Mateo 1 21?

21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre a Jesús, porque él b salvará a su pueblo de sus pecados.

¿Donde dice en la Biblia que Jesús nació el 25 de diciembre?

Jesús no nació el 25 de diciembre No hay referencias bíblicas ni documentales que sugieran que Jesús nació en la madrugada del 25 de diciembre. La vida de Jesús no fue documentada por las autoridades romanas ni por los historiadores de la época: los recuerdos que quedaron en los testimonios orales del siglo I son alegóricos, simbólicos, ejemplificantes y no históricos.

Así lo sostiene el profesor de Historia Antigua de la Universidad de los Andes, Jaime Borja. Para acercarse a la vida de Jesús, hay que diferenciar entre el Jesús simbólico y el histórico, según le afirmó a Semana Educación el profesor. Jesús histórico pudo nacer el 25 de diciembre o en cualquier otra fecha, pero no es posible saberlo con precisión y no hay ninguna pista que lo sugiera dentro de la Biblia.

Lo que existe, por el otro lado, son indicios que permiten pensar que no nació en diciembre. Por ejemplo, en el Evangelio de Lucas hay una referencia sobre su nacimiento. Antes de nacer el mesías, los pastores velaban mientras sus rebaños pastaban. El problema geográfico, evidente para quien conozca el clima en Palestina, es que los pastores no hacían vigilias en invierno por las bajas temperaturas.

Las ovejas y los bueyes eran resguardados durante diciembre y enero. Otro argumento para afirmar que Jesús no nació el 25 de diciembre es que los censos romanos, como el ordenado por Augusto que obligó a José y a María a viajar, no ocurrían en invierno. Un censo era una medida impopular: estaba relacionada con el pago de impuestos y el reclutamiento.

Le recordaba a una región inestable como Palestina el poder de los romanos. Entonces, es muy poco probable que se tomara la medida en pleno invierno, cuando el mal clima dificulta desplazarse a las ciudades de nacimiento. La conmemoración litúrgica del 25 de diciembre no está relacionada con el Jesús histórico, ni con el bíblico, sino con las religiones politeístas del Mediterráneo.

See also:  Que Dice La Biblia Sobre La Gordura?

Según el historiador de las religiones Mircea Eliade, el 25 de diciembre se conmemoraba el nacimiento de todas las divinidades solares orientales. De la misma forma, Jaime Borja afirma que ese día es el solsticio de invierno y se conmemoraban las fiestas saturnales en Roma, que representaban el triunfo del sol sobre las tinieblas.

Lo que ocurrió fue que Jesús reemplazó al dios solar, que derrotaba cada año a las tinieblas. *** En Roma convivían cientos de tradiciones religiosas del Mediterráneo. Isis, Set, Baal y Hera eran dioses populares: los veneraban desde las capas sociales más bajas hasta los emperadores.

Por ejemplo, Cómodo (185-192) se había iniciado en los Misterios de Isis y de Mitra. Sin embargo, de todos los dioses el sol había sido uno de los más venerados por griegos, romanos, persas y egipcios. Constantino (272-337), antes de convertirse al cristianismo, seguía al Sol Invictus y lo consideraba el fundamento del imperio.

La arqueología es rica en pruebas: las inscripciones dedicadas al sol son recurrentes en las monedas y los monumentos. La conversión del mayor seguidor del Sol Invictus al cristianismo determinó la mezcla de elementos solares en la iconografía y en la liturgia cristiana.

Lactancio, un escritor cristiano del siglo IV, sostiene que Constantino fue advertido en sus sueños: debía grabar en los escudos el signo de la cruz antes de entrar en batalla de Milvio. Eusebio, obispo de Cesarea, lo describe de otra forma, en medio de la batalla, Constantino vio el signo de la cruz en el horizonte y oyó una voz que le decía, “Por ella vencerás”.

Por la noche Cristo se apareció y lo invitó a convertirse. Desde entonces, el cristianismo pasó a ser la religión imperial. Los cristianos ya no serían perseguidos, acusados de ateísmo, antropofagia, infanticio y de practicar orgías en las iglesias. Tampoco serían obligados a sacrificar animales en honor a los dioses romanos.

Sin embargo, el mayor peligro al que se sometían los cristianos era más sutil y venía de adentro: el surgimiento de las herejías. Dentro de la iglesia no había canon, los apóstoles ya estaban muertos y circulaban una serie de textos diversos y contradictorios, como el Evangelio de Tomás, el Evangelio de la Verdad, el Evangelio del Pseudo Mateo, los Hechos de Pedro, los Hechos de Juan.

Dentro de las diferentes interpretaciones había unas más radicales que otras.70 años después de Cristo, por ejemplo, Simón el Mago fue denunciado como el primer hereje por los cristianos. Simón consideraba a su pareja, Helena, una prostituta de un burdel en Tiro, la encarnación del pensamiento de Dios y una reencarnación de Helena de Troya.

  1. Simón rechazaba los contenidos del Antiguo Testamento y reducía el canon al Evangelio de Lucas y a las epístolas paulinas.
  2. Desde luego, había otras interpretaciones menos excéntricas.
  3. Arrio, sacerdote de Alejandría, discutió el concepto de la Trinidad con profundas reflexiones filosóficas e inició una herejía muy popular, el arrianismo.

Según el famoso teólogo alemán Walter Bauer, “el cristianismo primitivo era muy complejo y admitía expresiones múltiples y variadas, inclusive, las primeras formas que adoptó el cristianismo se aproximaban a las que pasado algún tiempo se considerarían heréticas”.

  • Durante los primeros años, hubo muchas incorporaciones paganas, los cristianos influidos por las ideas gnósticas y platónicas dividieron al hombre en dos, uno psíquico inferior y otro espiritual que era superior.
  • De ahí, la idea cristiana de despojarse del hombre carnal para hacerse puramente espiritual.

Se tomaron muchos elementos prestados de otras religiones, por ejemplo, la ascensión del alma a un mundo celeste aparecen entre los mandeos, egipcios y persas. El triunfo del cristianismo en Roma implicó que se fijaran cánones y las otras interpretaciones se volvieron heréticas, pero también implicó la incorporación de tradiciones religiosas del Mediterráneo, que se escogieron con mayor orden que durante los primeros años.

  • Con el triunfo se le puso coherencia a corrientes religiosas contradictorias.
  • Según Mercede Eliade, el Cristianismo de Roma surgió como una concepción religiosa organizada desde la razón, marcada por el pensamiento sistemático de la filosofía griega y mezclada con elementos jurídicos del orden romano, cargada de rasgos religiosos paganos con orígenes antiguos, como la Navidad.

: Jesús no nació el 25 de diciembre

¿Quién nació el 25 de diciembre según la Biblia?

Así pues, si formulamos a cualquier conocido la pregunta: ¿cuándo y dónde nació Jesús de Nazaret?, es probable que su respuesta sea rápida y llena de seguridad: Jesús nació en Belén de Judea el 25 de diciembre del año 1 a.C., seis días antes del cambio de era.

¿Que se esconde detrás de la Navidad?

El verdadero origen de la Navidad ha quedado al descubierto desde hace ya unos años. En esta época sobrecargada de información, hemos dejado atrás la ingenuidad de otros tiempos. Pero saber la verdad siempre es algo bueno: depende de cada individuo gestionar la información que recibe. Está más que confirmado, a través de escritos y anotaciones antiguas, que las raíces de esta festividad que asociamos al cristianismo, son puramente paganas. El 25 de diciembre, que identificamos hoy día con el nacimiento de Jesús de Nazaret fue, hasta el siglo IV d.C.

  • La festividad romana del Sol Invictus.
  • Esta celebración tiene orígenes aún más remotos y se inspira en el mito del dios persa Mitra, mencionado por primera vez en torno al 1400 a.C.
  • Según los tratados el dios Mitra nació de una piedra un 25 de diciembre, creado por su padre Ahura Mazda.
  • Llegó al mundo en una cueva, acompañado de una mula y un buey.

En seguida acudieron a adorarle los pastores de la región, guiados por las estrellas. Nos resulta una historia familiar, ¿verdad? Resulta que Constantino I era seguidor del mitraísmo, a pesar de lo cual presidió el Concilio de Nicea en el 325 d.C. En esta histórica asamblea se reunieron los líderes cristianos más relevantes de ciudades como Alejandría, Antioquía, Jerusalén o Atenas, así como los representantes de las religiones y sectas más importantes del Imperio Romano.

  • El propósito era crear una religión Estado, basada en el cristianismo, para unificar y aplacar a una población dividida.
  • El resto ya lo conocemos.
  • Las fiestas navideñas han llegado hasta nuestros días como una época de amor y generosidad,
  • La tradición de intercambiar regalos podría tener varios orígenes.

Por una parte, encontramos la celebración de las Saturnales en la antigua Roma. Eran fiestas dedicadas a las cosechas en las que las calles se engalanaban y se organizaban banquetes en todas las casas. Por otro lado tenemos la figura de San Nicolás de Bari, que fue un obispo que vivió en el siglo IV d.C.

En Licia (actual Turquía), quien entregó toda la fortuna que heredó de sus padres a los más necesitados. Su figura da lugar al conocido mito de Papá Noel, Santa, San Nicolás o Santa Klaus. Curiosamente, fue contemporáneo del emperador Constantino y participó en el concilio de Nicea. Más tarde, ya en el siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, germinó en los países desarrollados, lo que conocemos como Estado del Bienestar, que tiende a promover la cultura del consumo.

La evolución de este sistema nos ha llevado al punto de vincular la adquisición de bienes y servicios con la felicidad y el éxito Esto se manifiesta de forma desmesurada, precisamente en las fiestas navideñas, una celebración que cada vez resulta más contradictoria y a la que convendría reasignar un nuevo significado, al menos a nivel individual.

Mucho se habla de ese “espíritu navideño” que trata de ensalzar los valores más nobles del ser humano, como la generosidad, la solidaridad y la capacidad de amar al prójimo. En 1914, en plena guerra mundial, se llevó a cabo una tregua de Navidad, durante la cual, no solo se interrumpió la batalla, sino que además, los soldados de ambos bandos, cantaron villancicos, se hicieron regalos y jugaron juntos varios partidos de fútbol.

Pero vamos a proponer un interrogante: ¿es compatible el verdadero espíritu navideño, con el consumismo material exacerbado de la actualidad? Las cifras no mienten: los hogares elevan su gasto económico hasta un 50% solo en alimentación. Los banquetes son la norma y comer y beber en exceso es parte fundamental del ritual.

¿Por qué se identifica la moderación con privación? ¿Y por qué un derroche económica y medioambientalmente insostenible sí nos complace? Según las encuestas, el 10% de los alimentos preparados se tiran a la basura. Y los que se consumen, de forma desproporcionada, se instalan en el tejido adiposo de los ciudadanos para seguir incrementando, año tras año, las tasas de sobrepeso de la población.

Todo esto es, sin duda, una oda al hedonismo y al despilfarro por encima de nuestras posibilidades. Paremos a pensar un momento, ¿realmente es necesario? Pero son, sin lugar a dudas los animales de otras especies los que salen peor parados. Los alimentos de origen animal son los más consumidos y los que prácticamente llenan las mesas de los hogares.

Además de los mariscos, que contribuirán a disparar un poco más el nivel de colesterol, los productos más demandados son la ternera, el cordero lechal y el cochinillo. Los tres, animales bebés, casi recién nacidos. Igual que el Jesús que decora el centro de todos los belenes. Seamos o no cristianos, ¿no hay cierta incoherencia en celebrar el afecto y el calor familiar, rompiendo otras familias? El cordero lechal es una cría que solo a los 20 días de nacer, se lleva al matadero.

La ternera tiene menos de un año y aún es lactante y dependiente de su madre cuando se sacrifica. El cochinillo o lechón no llega a las tres semanas tampoco. Muchos aún conservan restos del cordón umbilical. Por otra parte, el regalo estrella de las fiestas navideñas son los animales domésticos o exóticos, muchos de los cuales serán abandonados a los pocos meses.

Tanto protectoras, como partidos políticos y asociaciones antiespecistas, realizan un arduo trabajo para concienciar a la población y condenar la compra-venta de animales. Aun así, las tiendas y los criadores siguen haciendo su agosto en estas fechas y los datos de abandono continúan siendo escalofriantes.

Hemos cosificado sin piedad a nuestros compañeros de planeta, convirtiéndolos en meros bienes de consumo. Así pues, podemos afirmar sin lugar a equivocarnos que la Navidad no es lo que nos habían contado. Además de no conmemorar el nacimiento de una figura cristiana, nosotros la estamos despojando de cualquier valor espiritual que pudiese tener.

  • ¿Significa esto que todo es un fraude y deberíamos renunciar a una festividad tan señalada? En absoluto.
  • Desde aquí lo que proponemos es una revisión consciente de nuestro estilo de vida y nuestras decisiones.
  • Es bastante habitual en el ser humano dejarse llevar por la corriente y aún más difícil es resistirse a ello cuando estamos tan rodeados de estímulos que nos incitan y nos crean falsas necesidades.

El ritmo de consumo navideño es insostenible. También el del resto del año En las últimas décadas, el incremento del endeudamiento familiar, los problemas de salud, la insatisfacción por falta de tiempo y la degradación del medioambiente, son síntomas inequívocos de que el consumo desmesurado está deteriorando el planeta y nuestra calidad de vida,

Según informes de la OMS, más de 300 millones de personas en el “primer mundo” padecen depresión. El pensador y catedrático en Economía Serge Latouche es uno de los mayores representantes de la corriente del “decrecimiento”. Este movimiento trata de promover una vida más sobria y ecológica, lejos de la acumulación de bienes materiales que guía hoy día la actividad diaria de los países desarrollados.

No se plantea una involución, sino una adaptación de la velocidad del gasto de los recursos al ritmo de regeneración natural. Latouche sostiene con convencimiento, que solamente si aprendemos a reconocer nuestras auténticas necesidades, podremos ser felices de verdad.

Y es que desear lo superfluo tiene un precio demasiado alto, que es terminar perdiendo la capacidad de obtener placer de otras maneras. Y en última instancia perder también lo más valioso que tenemos: nuestra libertad. Aprovechemos las fiestas y las celebraciones para generar, trabajar, cuidar y mantener los vínculos con nuestros seres queridos.

Para cuidar del entorno y vivir en armonía con la naturaleza y con nuestros propios cuerpos. Autora: Noemí Alba, Activista por los derechos de los animales Bueno y Vegano, mensual gratuito impreso y digital 100% vegano Bueno y Vegano Diciembre 2017 Suscríbete a la Newsletter y recibe Bueno y Vegano gratis cada mes en tu correo Cómo sobrevivir en “fiestas” entre carnívoros

See also:  Soñar Con Denunciar A Alguien?

¿Qué se celebra en Navidad para los cristianos?

Navidad – Wikipedia, la enciclopedia libre Para otros usos de este término, véase, No debe confundirse con, Este artículo trata sobre la fiesta cristiana que se celebra el 25 de diciembre. Para la celebración de la noche anterior, del 24 de diciembre, véase, Navidad Mural de la iglesia de San Juan Bautista en el que muestra el nacimiento de Otros nombres, Tipo festividad cristiana, festividad pública y festivo federalUbicación Comienzo Siglo IV Fecha Origen de la celebración Motivo Escucha este artículo()

Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este artículo (concretamente del 9 de diciembre de 2018) y no refleja las posibles ediciones subsiguientes. La Navidad (en, nativitas, «nacimiento») es una de las festividades más importantes del, junto con la y,

Esta solemnidad, que conmemora el nacimiento de en, se celebra el en la, en la, en algunas y en la mayoría de las, En algunas de estas tradiciones también el, la (en, Christmas Eve ; en, Heiligabend o Heiliger Abend ) y el (, zweiter Weihnachtsfeiertag o Stephanstag ) son partes importantes de la fiesta de Navidad.

En cambio, se festeja el en otras como la o la, que no aceptaron la reforma hecha al para pasar al calendario conocido como, nombre derivado de su reformador, el, El 25 de diciembre es un día festivo en muchos países celebrado por millones de personas en todo el mundo y también por un gran número de no cristianos.

  • ​ Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de Cristo’.
  • En algunas lenguas germánicas, como el, la fiesta se denomina Weihnachten, que significa ‘noche(s) consagrada(s)’.
  • Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar la (es decir, el nacimiento ) de,

La Navidad inicia un tiempo litúrgico llamado, que finaliza con la, Coloquialmente, al periodo que comienza con la Navidad y finaliza con la también se le conoce como pascuas, ​ ​ Existen varias teorías sobre cómo se llegó a celebrar la Navidad el 25 de diciembre, que surgen desde diversos modos de indagar, según algunos datos conocidos, en qué fecha habría nacido Jesús.

¿Cuál es el significado de la palabra Navidad?

Ana Marisol AngaritaBBC Mundo

6 diciembre 2010 Actualizado 22 diciembre 2010 Pie de foto, ¿Y cómo llegó el árbol de Navidad a la región? ¿Cuándo se coló San Nicolás por las chimeneas latinoamericanas y le pusimos un árbol bajo el cual poner regalos? ¿Y cómo fue que un pavo voló hasta una mesa navideña en París? La Navidad, palabra derivada del latín nativitas o nacimiento, es una de las principales fiestas cristianas que marca el nacimiento de Jesús de Nazareth.

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo nació Jesucristo pero se cree que en la Edad Media los líderes de la Iglesia cristiana, inspirados en los evangelios de San Mateo y San Lucas, fijaron la fecha con el fin de sus fieles se alejaran de las celebraciones paganas, en este caso, vinculadas al solsticio de invierno.

Pero todos los adornos a esta fiesta se desarrollaron con el tiempo y BBC Mundo quiso explorar esas historias.

¿Cuál es el significado de la palabra Navidad?

Ana Marisol AngaritaBBC Mundo

6 diciembre 2010 Actualizado 22 diciembre 2010 Pie de foto, ¿Y cómo llegó el árbol de Navidad a la región? ¿Cuándo se coló San Nicolás por las chimeneas latinoamericanas y le pusimos un árbol bajo el cual poner regalos? ¿Y cómo fue que un pavo voló hasta una mesa navideña en París? La Navidad, palabra derivada del latín nativitas o nacimiento, es una de las principales fiestas cristianas que marca el nacimiento de Jesús de Nazareth.

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo nació Jesucristo pero se cree que en la Edad Media los líderes de la Iglesia cristiana, inspirados en los evangelios de San Mateo y San Lucas, fijaron la fecha con el fin de sus fieles se alejaran de las celebraciones paganas, en este caso, vinculadas al solsticio de invierno.

Pero todos los adornos a esta fiesta se desarrollaron con el tiempo y BBC Mundo quiso explorar esas historias.

¿Quién nació en Navidad?

Al final, ¿dónde y cuándo nació Jesús? Imagen de un belén que representa el nacimiento de Jesús. Cada año, al acercarse la Navidad hay siempre quien me pregunta, recordando mis estudios bíblicos: “¿Donde nació de verdad Jesús?” ¿Es verdad que no nació en Belén sino en la minúscula aldea de Nazaret, en la región de Galilea? ¿Es cierto que no nació el 24 de diciembre? ¿Se sabe lo que hizo hasta aparecer en público con 30 años? ¿Estaba casado? ¿Tuvo hijos? ¿Por qué lo mataron? ¿Por revolucionario político o por desafiar el poder del Templo judío? La Navidad tal y como la viven los cristianos, católicos, protestantes o evangélicos es hoy más bien una leyenda según los expertos en estudios bíblicos.

  1. Una bella y tierna leyenda creada, para que se cumplieran las profecías según las cuales el Mesías debería ser de la estirpe de David que había nacido en Belén.
  2. En realidad Jesús y toda su familia eran de Nazaret.
  3. Todos judíos.
  4. La leyenda del nacimiento de Jesús cuenta que, nació en invierno, en un pesebre, entre animales que le ofrecían calor, adorado por tres reyes de Oriente que le llevaron de regalo oro, incienso y mirra.

Junto con la de su nacimiento en Belén nació también la leyenda de la huida a Egipto porque el rey Herodes quería matar al niño. Como no consiguió encontrarlo, habría mandado matar a todos los niños menores de dos años. Una historia preñada de simbolismos que acaba gustando a pequeños y grandes.

  1. La leyenda del nacimiento de Jesús es silenciada por dos de los cuatro evangelios canónicos: el de Marcos, considerado el más antiguo, y el de Juan.
  2. Ellos inician el relato de la vida de Jesús cuando era ya adulto.
  3. Dan por hecho que Jesús y toda su familia eran oriundos de la aldea de Nazaret tan pequeña que no aparece en los mapas de aquel tiempo.

Tan rural, que en ella se hablaba un dialecto del arameo, la lengua oficial. El hebreo se había convertido en una lengua de culto. Tan insignificante en aquel tiempo que los fariseos, ante la fama que iba ganando el profeta, se preguntaban “si en Nazaret podía nacer algo bueno”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites. La Iglesia bautizó como cristiana la gran festividad pagana de los romanos El judío Jesús que daría origen al futuro cristianismo nació sin cantos de ángeles, sin magos llegados del Oriente para adorarlo, sin pesebre y sin ser perseguido por Herodes.

No nació el 24 de diciembre, por el simple hecho de que en ninguno de los textos evangélicos se habla de esa fecha. Fue escogida por la Iglesia más tarde porque los cristianos querían celebrar la festividad de su nacimiento. Se decidió que fuera el 24 de diciembre porque era la gran fiesta de Roma, la fiesta al dios Sol.

  • La Iglesia bautizó como cristiana la gran festividad pagana de los romanos.
  • Otro de los argumentos de los biblistas para defender que Jesús nació en Nazaret se refiere al hecho de que a los judíos se les designaba o por el nombre del padre o por el del lugar del nacimiento.
  • Jesús debería haberse llamado o Jesús de José o Jesús de Belén, algo que no aparece en ningún texto evangélico.

En ellos, en todos, se le llama siempre Jesús de Nazaret. Una cosa es cierta: nadie sabe lo que Jesús hizo hasta los 30 años que es cuando aparece en público. Se ha querido defender últimamente que Jesús era analfabeto. Nada más falso. Si acaso, el misterio radica en saber como sabía tanto tras haber vivido hasta entonces encerrado en el pequeño pueblo de Galilea trabajando como carpintero o peón de albañil.

  • En efecto, a los 30 años Jesús se muestra capaz de discutir con los doctores de la ley, conocía los textos sagrados del judaísmo, varias culturas como la griega o la de los gnósticos y otras religiones como el budismo.
  • Jesús era culto y hasta intelectuales como Nicodemo iban a encontrarse con él de noche, a escondidas, para discutir temas filosóficos como el de la metamorfosis indispensable para poder dar un salto cuántico del frío culto a la ley a la libertad de espíritu del nuevo Reino por él anunciado.

Nacen así las hipótesis de que en vez de haberse quedado en Nazaret hubiese podido viajar a Egipto y hasta a la India durante su juventud. Conocía bien la cultura griega. Cuando los apóstoles le presentan un grupo de griegos que querían conocerle, usa con ellos de una fina ironía.

A sabiendas de que para ellos la belleza corporal era fundamental y criterio de poder, Jesús les cuenta la parábola de la simiente, la cual si no se pudre en la tierra y no se la cubre de estiércol, no nacerá ni dará frutos. Lo opuesto a los puros criterios de la estética de la belleza griega. ¿Qué si Jesús estaba casado? Pocos teólogos y expertos en cuestiones bíblicas tanto católicos como protestantes lo ponen hoy en duda.

Era práctica inconcebible para un judío de su tiempo no tener familia y descendencia ya que el judaísmo se transmite de madre a hijo. Tan fuerte era ese motivo que en la Biblia a los patriarcas cuyas esposas eran estériles, Dios les pedía que se acostasen con una de las esclavas para darles descendencia.

Fue el caso, por ejemplo, de Abraham casado con Sara que no podía procrear. Jesús estuvo casado sin duda con la Magdalena que no era, como sostuvo durante siglos la Iglesia, una prostituta o endemoniada ¿Con quién estaba casado? Sin duda con la Magdalena, que no era, como sostuvo durante siglos la Iglesia, una prostituta o endemoniada.

Con mucha probabilidad era una conocedora de la doctrina gnóstica, como aparece en algunos evangelios de aquella secta. A ella confiaba sus mayores secretos, algo que despertaba los celos de Pedro: “¿Por qué a ella y no a nosotros?”, se pregunta en uno de los evangelios gnósticos.

  • De no haber sido su mujer no hubiese sido a ella a quien se le apareció el día de la resurrección, antes aún que a su madre.
  • Pedro se quedó perplejo preguntándose por qué no se les había aparecido a ellos, sus discípulos, ya que además las mujeres no contaban nada, ni eran creíbles en aquel tiempo.
  • Ni siquiera como testigo ante un juez.

Fue siempre ese hecho el gran quebradero de cabeza de Tomás de Aquino, doctor de la Iglesia, que se murió sin entender por qué Jesús no se apareció antes que a nadie a Pedro, que era el jefe del grupo de apóstoles y lo hizo a una mujer. ¿Entonces, si no nació en Belén ni el 24 de diciembre vale la pena celebrar la Navidad? Sí, porque esa leyenda lleva en su entraña la añoranza del ser humano de pararse una vez al año para celebrar la vida, para apostar por la paz, un paréntesis para el perdón y la aceptación de los otros, sobretodo de los diferentes.

Mi amigo Jorge Perelló me escribe para felicitarme la Navidad, que dice “existe sólo para los rechazados”, y añade: “el resto es leyenda, historia y hasta superstición”.Es cierto, pero en ese caso en la Navidad cabemos todos ya que de un modo u otro todos somos de algún modo rechazados por alguien, pobres de algo, solitarios, exiliados, a veces de nosotros mismos y a la vez buscadores de esa paz que el mundo rechaza porque es más fácil matar o mandar matar, que amar y perdonar.Por eso, a pesar de todo,¡Feliz Navidad!

: Al final, ¿dónde y cuándo nació Jesús?