Quien Es Isaias En La Biblia?

Biografía – Isaías nació probablemente en Jerusalén hacia 765 a.C. y fue asesinado (aserrado), según se cree, por el rey Manasés en 695 a.C. ​ ​ Según la tradición talmúdica, Isaías posiblemente fue primo de Ozías y pariente de los reyes contemporáneos de Judá.

Isaías fue un estadista, asesor de reyes, poeta, orador y escritor, hijo de Amoz (no confundir con el profeta Amós ) y se le considera uno de los profetas mayores hebreos, fue llamado “el príncipe de los profetas” valorándosele, fundamentalmente, por las escrituras que legó a su nación y a las subsecuentes generaciones de su pueblo elegido.

Tuvo dos hijos, cuyos nombres fueron proféticamente significativos, Sear-jasub (un remanente volverá) ​ y Maher-salal-hasbaz (el despojo se apresura), comenta que él y sus hijos son presagios para Israel. A su esposa la llamaban “la profetisa”. ​ El ministerio profético de Isaías llegó a durar casi medio siglo, desde fines del gobierno de Azarías, rey de Judá, hasta los tiempos del monarca Manasés,

Según los libros apócrifos Vida de los Profetas (1,1) y Ascensión de Isaías (5,11-14), el profeta murió aserrado (partido) durante la persecución provocada por el rey Manasés; a ello la Biblia también parece referirse. ​ Isaías fue un firme opositor a la política de alianza de los reyes de Judá con los imperios extranjeros y llamó a confiar en la Alianza con Yahveh,

Se opuso al protectorado de Asiria que el rey Acaz propició para enfrentarse con el norteño Reino de Israel y aquel de Damasco, El rey Ezequías quiso contrarrestar la hegemonía asiria, aliándose con Egipto, oponiéndose Isaías también a ello, pero cuando las tropas asirias de Senaquerib sitiaron Jerusalén, Isaías apoyó la resistencia y anunció la ayuda de Yahveh : la ciudad se salvó.

La obra de Isaías muestra que era un gran poeta, con estilo brillante, precisión, composición armoniosa e imágenes novedosas. Académicos y críticos coinciden en que fue el autor de los capítulos 1 a 12, 15 a 24 y 33 a 35 del Libro de Isaías, en tanto que la autoría del resto del libro es aún tema de debate.

Los capítulos 36 a 39, que están escritos en tercera persona, fueron aparentemente escritos por sus discípulos. La segunda parte del Libro de Isaías, conocida como Libro de la Consolación de Israel (capítulos 44-55), es muy diferente a la primera y no nombra en ninguna parte a Isaías.

  1. El escenario de estos capítulos finales supone que Jerusalén ha sido asolada, el pueblo judío está cautivo en Babilonia y Ciro ya es rey de Persia, quien conquistará Babilonia y liberará a los hebreos.
  2. El estilo del texto es más oratorio y hasta repetitivo.
  3. El contenido registra una mayor elaboración teológica.

Es entonces probable que estos capítulos finales sean obra de un autor anónimo al final del destierro, después de 560 a.e.c. ​ Exégetas y estudiosos recalcan sin embargo, que las dos partes del libro de Isaías están unidas por su visión mesiánica :

  • En los capítulos 6 a 12 se anuncia el nacimiento del Emanuel, significando en hebreo este nombre “Dios con nosotros” ( Isaías ). ​
  • En la segunda parte ( Isaías 42,1-7;49,1-9;50,4-9;52,13;53,12 ) se presentan los Cánticos del Siervo de Yhwh, seguidor perfecto de Dios que con plena fe sufre para expiar los pecados de su pueblo y es glorificado.

Estudios sugieren que el uso reiterado de derivados de נצר en ambas partes del libro de Isaías, es una alusión mesiánica: natser, transcrita Nazer, traducida como “retoño”, “vástago”, “rama” o “renuevo”; y en otros contextos como vigilar, guardar, observar, defender, rodear, preservar (del peligro) o esconder (refugiar).

​ Consideran que a ello se refiere Mateo 2:23 cuando dice que habitó en la ciudad que se llama Nazaret, y así se cumplió lo dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno ( נצר, Notsri ). El cristianismo estima que el Libro de Isaías anunció el nacimiento, sacrificio y gloria de Jesús y además, el alcance universal de la salvación por lo que se considera en algunas ocasiones como el ” Príncipe de los Profetas “.

Según la tradición judeocristiana, Isaías pudo haber muerto como mártir. ​ Durante su vida, Isaías enseñó la supremacía, la santidad y el carácter ético del mensaje de Dios. ​ Criticó los errores de su pueblo, al que a su vez alentó durante el cautiverio en Mesopotamia, y profetizó asimismo el futuro renacer de Sion y Jerusalén,

¿Quién fue Isaías y cuál fue su misión?

Isaías era un joven de buena familia al que le tocó vivir la difícil época de la conquista de Samaría por parte de Asur en el año 722 a. de C. Fue contemporáneo de Amós, Oseas y Miqueas, El año en que murió el rey Ozías, Dios se le apareció en el Templo y lo llamó para que fuera su Profeta.

Isaías nos lo cuenta en su libro del siguiente modo: Ví al Señor sentado en un trono grande y muy alto y sobre El, volaban serafines, que se gritaban el uno al otro: “¡Santo, santo, santo es el Señor! ¡Toda la tierra está llena de tu Gloria!”. Y entonces dije: “¡Ay de mí, voy a perecer¡ Soy un hombre con labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios impuros.

Estoy perdido, porque he visto con mis ojos a Dios, al Señor”. Entonces voló uno de los ángeles hacia mí, llevando en la mano un tizón que había tomado del altar con una tenaza. Me tocó con él la lengua, diciendo: “Tu culpa ha sido borrada, y te han sido perdonados tus pecados”. Entonces Dios me dijo: “Vete y dile a mi pueblo: ¡Oid pero no entendáis! ¡Ved, pero no conozcáis! Endurecerás los corazones de este pueblo. Haz sordos sus oídos y ciegos sus ojos, para que, viendo con sus ojos, no conozcan y, oyendo con sus oídos, nada entiendan.

De otro modo podrían tomarse mis palabras en serio y quizá se salvarían”. Y yo le pregunté al Señor: “¿Hasta cuando, Señor?” Dios me dijo: “Hasta que sus ciudades queden vacías, sin habitantes, y sus casas sin hombres, y hasta que los campos se conviertan en desierto. El Señor los llevará lejos de sus ciudades aunque quedará una pequeña semilla que será raza santa”.

(Isaías 6) Así fue como Isaías se convirtió en uno de los más grandes Profetas de Dios, anunciando al pueblo de Israel que un día el Mesías salvaría a su pueblo y le traería la Paz y la Justicia para siempre. Vivió en Jerusalén y fue consejero y asesor de los reyes Jotam, Ajaz y Ezequías,

  • Obedeciendo los mandatos de Dios, advirtió a los reyes del peligro que corrían si daban culto a dioses falsos, anunciándoles la destrucción de Isrrael y el Templo de Jerusalén.
  • Siendo rey Ezequías, hijo de Ajaz (722 a.C.) los asirios tomaron Samaría, llevó a sus habitantes deportados a Nínive,haciendo desaparecer el reino del Norte.

Isaías, según la tradición, murió martirizado cuando Manasés, hijo de Ezequías, subió al trono.

¿Qué profeta Isaías sobre Jesús?

Isaías 9 contiene otra profecía conocida sobre la venida de Jesucristo. El versículo 1 describe la parte norte del Reino del Norte de Israel, que era la primera zona que atacaban las naciones como Asiria, procedentes del norte. Isaías profetizó que esa región, llamada Galilea, no siempre estaría en dificultades y prometió que Dios les enviaría luz y gozo mediante el nacimiento de un niño que quebraría “su pesado yugo” (vers.4) y que se llamaría “Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (vers.6).

Anterior Siguiente

¿Qué significa el Libro de Isaías en la Biblia?

¿Por qué debemos estudiar este libro? – Cuando Jesucristo visitó a los nefitas después de Su resurrección, Él les citó muchas de las palabras de Isaías y luego dijo: “un mandamiento os doy de que escudriñéis estas cosas diligentemente, porque grandes son las palabras de Isaías” ( 3 Nefi 23:1 ).

  • También les dijo que todo lo que Isaías había profetizado se cumpliría (véase 3 Nefi 23:3 ).
  • El libro de Isaías se escribió en una época de gran iniquidad y apostasía, y aborda acontecimientos de esa época así como hechos que ocurrirían en el futuro.
  • Quizás la parte más importante del libro de Isaías es el testimonio del profeta de que Jesús es el Cristo, el Santo de Israel y el Mesías prometido.

El estudio del libro de Isaías puede fortalecer tu testimonio del Salvador y enseñarte a escuchar al Espíritu al encontrarte con simbolismo en las Escrituras. A medida que maduras en tu comprensión del Evangelio, puedes apreciar el testimonio de Isaías y sentir el deseo de estudiar sus palabras y decir como dijo Nefi: “mi alma se deleita en sus palabras pues él verdaderamente vio a mi Redentor” ( 2 Nefi 11:2 ).

¿Qué podemos aprender de la vida del profeta Isaías?

(E-l) La importancia de los escritos de Isaías – El nombre de Isaías significa “Jehová salva” o “el Señor es salvación”. Su vida y enseñanzas proclaman el mensaje de Cristo y el camino de salvación que Cristo nos proporcionó. Juan escribió que “el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” (Apocalipsis 19:10).

  • Empleando esa declaración como criterio para evaluar, debemos clasificar a Isaías entre los más grandes de los profetas porque poderosa y elocuentemente testificó de Cristo y de su obra.
  • El Salvador mismo afirmó la importancia de los escritos de Isaías (3 Nefi 20:11).
  • El Señor dijo: “Grandes son las palabras de Isaías.
See also:  Como Se Fue Escribiendo La Biblia?

Pues él ciertamente habló en lo que respecta a todas las cosas concernientes a mi pueblo que es de la casa de Israel” (3 Nefi 23:1-2). Las palabras que Jacob habló a su pueblo también se pueden aplicar. Dijo Jacob: “Hay muchas cosas que Isaías ha hablado, las cuales se nos pueden aplicar, pues sois de la casa de Israel” (2 Nefi 6:5).

Nosotros también somos de la casa de Israel. Los escritos de Isaías son citados ampliamente en otros pasajes de las Escrituras. De hecho, Isaías es más citado que cualquier otro profeta. En nuestra versión de la Biblia tenemos sesenta y seis capítulos de Isaías, con un total de 1292 versículos. Los profetas del Libro de Mormón citaron 414 de esos versículos (el 32 por ciento del libro de Isaías).

Citaron también, tal vez con otras palabras, otros 34 versículos (3 por ciento). Los profetas nefitas consideraban los escritos de Isaías tan valiosos que emplearon aproximadamente un 35 por ciento del libro de Isaías en el invalorable espacio de que disponían en las planchas.

Los escritores del Nuevo Testamento tuvieron igual respeto hacia las enseñanzas de Isaías y sus profecías. En el Nuevo Testamento las palabras de Isaías son citadas por lo menos cincuenta y siete veces. La revelación moderna también da importancia a las palabras de Isaías. Doctrina y Convenios hace aproximadamente cien referencias a los escritos de aquel profeta citando, parafraseando o interpretando sus enseñanzas.

La íntima relación entre las palabras de Isaías y las de Doctrina y Convenios es evidente en la sección 113, que contiene interpretaciones inspiradas de los capítulos 11 y 52 de Isaías. La clave para comprender el capítulo 65 de Isaías se encuentra en Doctrina y Convenios sección 101; la sección 133 nos ayuda a comprender los capítulos 35, 51, 63 y 64 de Isaías.

Al comparar D. y C.133:3, 15, 27, 40-53, 67-70 con Isaías 52:10, 12; 64:14; 63:1-9; 50:2-3, 11, pueden encontrarse en nuestra revelación moderna numerosos ejemplos de las palabras y frases empleadas por Isaías. El profeta Nefi dijo que Isaías habló muchas cosas que fueron difíciles de comprender para su pueblo (véase 2 Nefi 25:1).

Lo mismo sucede hoy día. Aun entre los santos que tienen el don del Espíritu Santo hay muchos que poco entienden lo que Isaías enseñó. El élder Bruce R. McConkie escribió lo siguiente: “Si, como muchos suponen, Isaías se encuentra entre los profetas más difíciles de comprender, sus palabras también se encuentran entre las más importantes que debemos conocer y meditar “Sus palabras proféticas pueden y deben brillar en el corazón de cada miembro de la Iglesia.

  • Ten Keys to Understanding Isaiah”, Ensign, octubre de 1973, pág.80.) Nefi estudió, expuso y amó los escritos de Isaías (véase 2 Nefi 11:8; 12-24; 25:1-5).
  • Concerniente a nuestra necesidad de entender a Isaías como Nefi lo hizo, el élder McConkie dijo: “Podía ser que mi salvación (¡y la vuestra también!) de hecho dependan de nuestra habilidad de comprender los escritos de Isaías tan plena y verdaderamente como los entendió Nefi.” (“Ten Keys to Understanding Isaiah”, pág.78.) El élder McConkie explicó que si él deseaba ir donde había ido Isaías y Nefi, entonces debía creer, pensar, conocer, enseñar y vivir tal como lo hicieron ellos.

Lo mismo se aplica a nosotros. Ciertamente los escritos de Isaías merecen nuestro estudio esmerado y también nuestra oración. Pueden ser comprendidos por quienes sinceramente desean comprenderlos.

¿Cuáles fueron los principales pecados del pueblo según Isaías?

Isaías 5 – Vallado (vers.5): Cerca, cerco, muro. Será hollada (vers.5): Será pisoteada. No será podada ni cavada (vers.6): No será cuidada. Juicio (vers.7): Justicia, igualdad. Vileza (vers.7): Infamia, maldad. Asoladas (vers.9): Vacías, deshabitadas. Morador (vers.9): Habitante, ocupante.

¿Cuántos años pasaron de Isaías a Jesús?

Relato de las Escrituras – Utilice la lámina en el momento que considere conveniente para enseñar a los niños las profecías de Isaías concernientes a Ezequías y su pueblo, a la segunda venida de Jesucristo y al Milenio, de los pasajes de las Escrituras enumerados en la sección “Preparación”.

  • En “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág.
  • VIII, encontrará varias sugerencias de cómo enseñar los relatos de las Escrituras.) Nota: Sírvase presentar la información sobre la Segunda Venida en forma positiva para que los niños la vean como un acontecimiento gozoso en lugar de algo que infunda miedo.

A medida que analiza las profecías de Isaías, traiga a colación los siguientes puntos:

  • El profeta Isaías vivió aproximadamente 700 años antes del nacimiento de Jesucristo.
  • Muchas de las enseñanzas y profecías de Isaías fueron citadas por otros Profetas en el Libro de Mormón y en el Nuevo Testamento, y por el Salvador mismo.
  • Isaías profetizó sobre muchos acontecimientos que ya han tenido lugar y muchos que todavía no han sucedido.
  • Cuando Jesús visitó a los nefitas, después de Su resurrección, les aconsejó que escudriñaran (estudiaran) las palabras de Isaías (véase 3 Nefi 23:1 ).

¿Cómo describe Isaías la segunda venida de Jesús?

¿Qué sientes al pensar en la segunda venida de Jesucristo? ¿La deseas con expectativa o sientes miedo? En Isaías 33 dice que algunos deberían temer la Segunda Venida porque son inicuos y no están preparados para estar con el Señor; también habla de los que morarán con Él y describe cómo serán.

Los que desean vivir con el Señor deben subrayar esas cualidades y esforzarse por desarrollarlas.El capítulo 34 de Isaías parece ser, hasta ahora, el más severo de todos los que hablan de destrucción; en él se describen los juicios que sobrevendrían a los inicuos, tanto en la época de Isaías como poco antes de la Segunda Venida.

No obstante, debemos recordar que esos terribles juicios los recibirán solamente aquellos que hayan sido amonestados y hayan decidido seguir siendo malvados de todos modos. El Señor no desea que ninguno de Sus hijos reciba esa clase de castigos (véase 2 Nefi 26:23–8); pero si una ley se ha quebrantado, es preciso que sobrevengan las consecuencias (véase D.

¿Dónde y cuándo profetizó Isaías?

” alegría en el corazón como quien marcha al son de la flauta” ( Isaías 30:29 ). ​ Isaías (en hebreo, יְשַׁעְיָהוּ‎, Yəšaʻyahū, ” salva Yahw “) fue uno de los cuatro profetas mayores del Antiguo Testamento (junto con Jeremías, Ezequiel y Daniel). Su vida y obra se relatan en el Libro de Isaías que se desarrolla en Babilonia durante el siglo VIII a.C., el cual parece ser su autobiografía.

¿Qué dice Isaías del nacimiento de Jesús?

Preparación –

  1. Con oración, estudie:
    • Isaías 7:14 : Isaías profetiza que una joven pura dará a luz al hijo de Dios.
    • Mateo 1:18–23 : Se cumple la profecía de Isaías.
    • Isaías 9:6 : Isaías profetiza que Jesucristo vendrá como un niño; se describe a Jesús con varios nombres.
    • Miqueas 5:2 : Miqueas profetiza que Jesús nacerá en Belén.
    • Mateo 2:4–6 : Los escribas sabían que Belén era el lugar de nacimiento que se había profetizado para el Mesías.
    • 1 Nefi 11:18–21 : Nefi profetiza que el Hijo de Dios nacerá de una virgen.
    • Lucas 1:26–31 : Una virgen llamada María será la madre de Jesucristo.
    • Alma 7:9–10 : Alma profetiza que Jesús nacerá de María.
    • Lucas 2:4–7 : Nace Jesús.
    • Helamán 14:1–6 : Samuel el lamanita profetiza acerca de las señales del nacimiento de Jesús.
    • 3 Nefi 1:4–21 : En la noche que nació Jesús, no hubo obscuridad en el continente americano y apareció una nueva estrella.
    • Mateo 2:2 : Una nueva estrella apareció en Israel.
  2. Estudie la lección y decida qué método empleará para enseñar a los niños el relato de las Escrituras (véase “Cómo preparar las lecciones”, pág. VII, y “La enseñanza por medio de las Escrituras”, pág. VIII). Elija las preguntas para analizar y las actividades complementarias que mejor promuevan la participación de los niños y los ayuden a alcanzar el objetivo de la lección.
  3. Materiales necesarios:
    1. Un ejemplar de la Biblia y uno del Libro de Mormón para cada niño.
    2. La lámina “Los Profetas que anunciaron el nacimiento de Jesucristo” (que se encuentra al final de la lección).
    3. Disfraces sencillos, como bufandas o chales y un muñeco para representar el Nacimiento (véase la actividad para captar la atención).
    4. Las láminas 6–49: Isaías escribe sobre el nacimiento de Cristo (Las bellas artes del Evangelio 113; 62339) y 6–50: El nacimiento de Jesús (Las bellas artes del Evangelio 200; 62116).

¿Cuál es el tema central del Libro de Isaías?

Descripción. La salvación es un tema dominante en el Libro de Isaías. El mismo nombre del profeta le da su denominación al libro y significa YHWH salva. De éste modo el título expresa una fórmula concisa que luego se desarrolla a lo largo de los textos, hay un solo Salvador que es YHWH.

See also:  Qué Significa Sofía En La Biblia?

¿Cuál es el profeta más grande de la Biblia?

Moisés. El profeta más importante por su papel como liberador de los judíos y como el encargado por Dios de comunicar la ley escrita cristiana.

¿Que nos enseña Isaías 1?

Introducción – Isaías fue un profeta del reino del Sur, Judá. Comenzó su ministerio cerca del año 740 a. de J.C., varios años antes de que el pueblo del reino del Norte, o sea, Israel, fuera llevado cautivo por los asirios. Murió alrededor del año 701 a.

De J.C., aproximadamente 100 años antes de que Lehi saliera de Jerusalén. Por medio de Isaías, el Señor habló de la condición apóstata de los habitantes de Judá e invitó al pueblo que se arrepintiera y llegara a ser limpio. Isaías profetizó que la casa del Señor sería establecida en los últimos días sobre los montes y que los orgullosos serían humillados en la segunda venida del Salvador.

También profetizó sobre las consecuencias que las personas de Judá y Jerusalén sufrirían a causa de su corrupción. Enseñó que Jerusalén sería restaurada después de ser purificada y profetizó acerca de acontecimientos que ocurrirían en los últimos días.

¿Cómo se sintió Isaías en la presencia de Dios?

Isaías 6 – Isaías ve al Señor en una visión y es llamado a profetizar al pueblo Piensa en qué preocupaciones o inquietudes tendrías si se te llamara a una misión para ministrar a un grupo de personas inicuas. Isaías 6 registra que en el año en que murió el rey Uzías, Isaías tuvo una visión en la que fue llevado hasta el trono de Dios.

Allí vio al verdadero Rey y recibió su llamamiento para predicar el arrepentimiento al pueblo. Otros profetas han tenido experiencias similares (véase 2 Nefi 11:2–3 ). Lee Isaías 6:1–4 y fíjate en lo que Isaías vio en esa visión. Si lo deseas, marca en el versículo 1 a quién vio Isaías. Los serafines que aparecen en el versículo 2 son seres angelicales que ministran en la corte de Dios.

Las alas de los serafines son un símbolo de su poder para moverse o para obrar (véase D. y C.77:4 ). Lee Isaías 6:5 y presta atención a cómo se sintió Isaías en la presencia del Señor. El significado literal de la palabra hebrea que se ha traducido como muerto en este versículo es “terminado, aniquilado”.

Reflexiona en alguna ocasión en la que hayas sentido que estabas en un lugar sagrado o en la presencia de alguien a quien respetabas por su rectitud. En tu diario de estudio de las Escrituras, escribe alguno de los sentimientos y pensamientos que experimentaste en esa ocasión.

Lee Isaías 6:6–7 para saber lo que le ocurrió a Isaías en la visión. El altar del versículo 6 se refiere a un altar del templo donde se quemaban sacrificios e incienso como ofrendas a Dios. El carbón tomado del altar constituía un símbolo de purificación (véase la nota a al pie de página de Isaías 6:6 ).

  • ¿Cómo respondió Isaías a la invitación del Señor a prestar servicio?
  • ¿En qué manera el conocimiento de que estaba limpio del pecado pudo haber influido en la disposición de Isaías de servir al Señor?

Basándote en lo que aprendiste acerca de Isaías en ese relato, completa el siguiente principio: Al ser de nuestros pecados, nos volvemos más a hacer lo que el Señor nos pide. Isaías 6:9–13 describe el pueblo al que Isaías fue llamado a predicar. Lee Isaías 6:9–10 para saber lo que el Señor dijo en cuanto a cómo respondería el pueblo al mensaje de Isaías.

¿Qué reflexión nos deja la palabra de Isaías?

Lección 128: Isaías 53 Antiguo Testamento: Manual del maestro de seminario Lección 128 contiene una profecía de la expiación de Jesucristo. Isaías enseñó que el Salvador sería despreciado y desechado, herido y afligido; que Él llevaría nuestros dolores y sería herido por nuestras transgresiones. Isaías profetiza acerca de la expiación de Jesucristo Antes de la clase, anote la siguiente pregunta en la pizarra: ¿En qué ocasiones podría una persona sentirse tentada a decir: “Nadie comprende lo que estoy pasando”? Pida a los alumnos que contesten esa pregunta.

¿Qué palabras o frases describen las dificultades que Jesucristo tuvo durante Su vida?

A medida que los alumnos respondan la pregunta anterior, haga preguntas como las siguientes para ayudarlos a aumentar su comprensión de las palabras o frases que mencionen:

¿Qué podría significar que Jesucristo subió “como raíz de tierra seca”? (). (Una interpretación de la expresión “tierra seca” es que se refiere a la sequía espiritual o apostasía que existía en los días de Jesús, la cual resultó de la iniquidad de los líderes judíos y sus seguidores ). ¿Qué creen que signifique que “no hay parecer en él ni hermosura; y no habrá en él atractivo para que le deseemos”? ().

Pida a un alumno que lea en voz alta la siguiente declaración del presidente Joseph Fielding Smith, quien explicó lo que significa que Jesús no tendría “atractivo para que le deseemos”: “No había en nada que sirviese para que la gente lo notase especialmente.

  • En su aspecto era como los hombres; y así está expresado aquí por el profeta, que no tenía parecer ni hermosura, esto es, que no se distinguía, no era tan diferente de los demás como para que la gente lo reconociese como el Hijo de Dios.
  • Él se mostró como un mortal” (véase Doctrina de Salvación, compilación de Bruce R.

McConkie, tres tomos, 1954–1956, tomo I, pág.22).

¿De qué maneras Jesucristo fue “espreciado y desechado entre los hombres” () durante Su vida? (Podría recordar a los alumnos que Jesucristo fue desechado por Su propio pueblo y fue escupido, golpeado, torturado y ridiculizado durante Sus padecimientos y crucifixión ). De acuerdo con el, ¿de quién son las aflicciones y enfermedades que soportó Jesucristo? (Después de que los alumnos respondan, anote la siguiente doctrina en la pizarra: Jesucristo llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores ). ¿Por qué es importante saber que el Salvador ha llevado nuestras enfermedades y sufrido nuestros dolores?

Pida a un alumno que lea en voz alta la siguiente declaración del élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles: “No hay dolor físico, no hay herida espiritual, no hay angustia de alma, pena, enfermedad ni debilidad que ustedes y yo afrontemos en la vida terrenal que el Salvador no haya experimentado primero.

  1. En un momento de debilidad quizá clamemos: ‘Nadie sabe lo que se siente; nadie entiende’.
  2. Pero el Hijo de Dios sabe y entiende perfectamente, ya que Él ha sentido y llevado las cargas de cada uno; y gracias a Su infinito y eterno sacrificio (véase ), tiene perfecta empatía y nos puede extender Su brazo de misericordia.

Él puede tendernos la mano, conmovernos, socorrernos, sanarnos y fortalecernos” ( “Soportar sus cargas con facilidad”, Liahona, mayo de 2014, pág.90). Pida a los alumnos que mediten en ocasiones en las que han sentido que el Salvador los consuela, los fortalece o los ayuda a llevar sus enfermedades y dolores.

Además de nuestras enfermedades y dolores, ¿qué otras cosas padeció Jesucristo por nosotros?

Muestre la lámina ( Libro de obras de arte del Evangelio 2009, Nº 56; véase también ). Explique que para cada transgresión o pecado que cometemos, “se fijó un castigo” (). Ese castigo incluye culpa, dolor, miseria y separación de Dios (véase ). La frase “el castigo de nuestra paz fue sobre él” en el significa que Jesucristo sufrió el castigo (la sanción) por nuestros pecados a fin de que nosotros pudiéramos experimentar el perdón y la paz.

¿Cómo resumirían las enseñanzas de Isaías del ? (Los alumnos pueden usar diferentes palabras, pero deben reconocer la siguiente doctrina: Jesucristo sufrió por las transgresiones y las iniquidades de todos a fin de que podamos ser perdonados y sanados, Escriba esa doctrina en la pizarra, usando las palabras de los alumnos).

A fin de ayudar a los alumnos a entender mejor el alcance del sufrimiento del Salvador, invite a un alumno a leer en voz alta la siguiente declaración del presidente James E. Faust, de la Primera Presidencia: “Sufrió tanto dolor, ‘una angustia indescriptible’ y ‘una tortura inaguantable’ por causa nuestra.

Su terrible sufrimiento en el Jardín de Getsemaní hizo que ‘sangrara por cada poro y padeciera, tanto en el cuerpo como en el Espíritu’,) ha sufrido jamás lo que Él padeció”. ( “La Expiación: nuestra mayor esperanza”, Liahona, enero de 2002, págs.20–21). Para ayudar a los alumnos a entender la veracidad e importancia de la doctrina que reconocieron, pídales que vuelvan a leer,

En esta ocasión, invítelos a estudiar los versículos en silencio y a sustituir las palabras nuestras y nosotros con sus nombres.

¿Qué sentimientos tienen por el Salvador al considerar que Él sufrió el castigo por nuestros pecados? ¿Por qué?

Invite a varios alumnos a turnarse para leer en voz alta, y pida a la clase que siga la lectura en silencio para localizar palabras o frases que nos ayuden a entender mejor lo que Jesucristo enfrentó como parte de Su expiación.

See also:  Soñar Con Asfixiar A Alguien?

¿Qué otras cosas enfrentó el Salvador como parte de Su expiación?

Si lo desea, explique que la frase “arrancado de la tierra de los vivientes” en el se refiere a la muerte de Jesucristo. La frase “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo” en el significa que el Padre Celestial estaba complacido con que Jesucristo se ofreciera voluntariamente como sacrificio por los pecados de los demás (véase ; ).

De acuerdo con, ¿a quién vio Jesucristo a medida que consumaba la Expiación?

Explique que la frase “su linaje” se refiere a aquellos que creen el testimonio de los profetas concerniente a la misión de Cristo como el Redentor (véase ). Pida a un alumno que lea en voz alta. y pida a la clase que siga la lectura en silencio para saber lo que Isaías dijo que Jesucristo recibiría como resultado de consumar la Expiación.

¿Qué recibiría Jesucristo como resultado de consumar la Expiación? (Explique que “parte” y “botín” se refieren a la herencia de vida eterna que Jesucristo ha recibido del Padre Celestial). ¿Con quién compartirá Jesucristo Su herencia? (Con aquellos que son “poderosos”, lo que significa aquellos que son obedientes a los mandamientos y son hechos perfectos mediante Su expiación; véase ).

Recuérdeles a los alumnos que para recibir las bendiciones completas de la expiación del Salvador, debemos ejercer fe en Él, arrepentirnos, recibir las ordenanzas del Evangelio y guardar nuestros convenios. Si no nos arrepentimos, entonces tendremos que sufrir y pagar la sanción por nuestros pecados (véase ).

Pida a los alumnos que reflexionen acerca de las verdades que se han analizado en la lección. Tal vez desee invitarlos a escribir sus testimonios de Jesucristo y Su expiación en su cuaderno de apuntes o en su diario de estudio de las Escrituras. Invite a los alumnos a compartir sus testimonios del Salvador con la clase, si es que desean hacerlo.

Aliente a los alumnos a meditar acerca de lo que están haciendo actualmente y en qué más pueden hacer para recibir las bendiciones de la Expiación. Invítelos a establecerse una meta personal de hacer todo lo que les sea posible para reunir los requisitos para recibir esas bendiciones.

Nota: La siguiente idea didáctica se podría utilizar como parte de esta lección o en algún otro día cuando tenga tiempo extra en la clase. Invite a los alumnos a llevar consigo durante el día la tarjeta de dominio de las Escrituras de, (O podrían escribir el pasaje en una hoja de papel). Invite a los alumnos a repasar esos versículos durante el día para ayudarles a recordar el sacrificio del Salvador por ellos y para alentarlos a tomar decisiones rectas.

Comentarios e información de contexto, “¿Quién ha creído nuestro mensaje?” comienza con dos preguntas. La primera, “¿Quién ha creído nuestro mensaje?” invita al lector a leer y examinar si cree en el testimonio de los profetas concerniente a la misión redentora de Jesucristo.

  1. La segunda pregunta, “¿Y a quién se ha manifestado el brazo de Jehová?” invita al lector a considerar si ha experimentado el poder redentor de la expiación del Salvador.
  2. Él herido fue por nuestras transgresiones” “Jesús sufrió y fue crucificado por las transgresiones de los hombres.
  3. Son bien pocos los detalles que tenemos de la crucifixión.

Sin embargo, sabemos que nuestro Señor fue clavado sobre la cruz, y que los clavos traspasaron sus manos y sus pies de acuerdo con el método romano, y no atado solamente con cuerdas como se acostumbraba infligir esta forma de castigo entre otras naciones.

  • La crucifixión era a la vez la más prolongada y dolorosa de todas las formas de ejecución.
  • La víctima vivía en un tormento cada vez mayor que generalmente duraba muchas horas, a veces días.
  • Los clavos tan cruelmente hincados en las manos y en los pies penetraban y desgarraban nervios sensibles y delicados tendones, y sin embargo, no producían una herida mortal.

El anhelado alivio de la muerte resultaba del agotamiento causado por el intenso e incesante dolor y la consiguiente inflamación y congestión local de los órganos, debido a la postura tirante e innatural del cuerpo’, “Pero Cristo no sufrió solamente en la cruz.

  1. En el Jardín de Getsemaní comenzó el sufrimiento que le permitiría tomar sobre sí los pecados del mundo, o como dice Isaías, llevar nuestras enfermedades y sufrir nuestros dolores (véase ).
  2. Hablando de este sufrimiento y dolor, el élder Talmage escribió: “‘Para la mente finita, la agonía de Cristo en el jardín es insondable, tanto en lo que respecta a intensidad como a ) “‘En alguna forma efectiva y terriblemente real, aun cuando incomprensible para el hombre, el Salvador tomó sobre sí la carga de los pecados de todo el género humano, desde Adán hasta el fin del mundo’ ” ( El Antiguo Testamento, Manual para el alumno: 1 Reyes–Malaquías, tercera edición, pág.).

: Lección 128: Isaías 53

¿Qué mensaje nos da el profeta Isaías 61 1 3?

Isaías 61:1-3 En Isaías 61 encontramos una profecía sobre el Señor Jesús. Empezando desde el verso 1 leemos: Isaías 61:1-3 “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.” Esta profecía se refiere a Jesucristo quien de hecho la leyó muchos años después en la sinagoga de Su país.

  • Estas son algunas de las cosas que Jesús vino a completar.
  • Jesucristo vino a sanar al de corazón quebrantado.
  • ¿Tu corazón ha sido herido, quebrantado por algo? Puede que el dolor sea grande, pero hay alguien que puede sanarlo, el Señor Jesucristo.
  • Dios lo envío para sanar a los de corazón quebrantado.
  • Hay algunas heridas que no se van rápidamente, sin embargo, todas las heridas necesitan a Jesús para ser sanadas.

No escondas tu herida de Él, no hagas como que no existe. Una herida es algo real y no va a engañar más que a nosotros mismos al considerarla como inexistente, aún estando ahí. Abre tu corazón a Jesús, Él es el Sanador; pídele que lo visite y lo sane. Algunas heridas toman tiempo en desaparecer pero todas son sanadas si se les entregan al Señor.

  1. Él vino a sanar tus heridas; a abrir la prisión que te encierra y a liberarte, a consolar a los enlutados, a darles gloria en vez de ceniza, gozo en lugar de luto.
  2. Sí, hay alguien que puede consolarte y sanarte; hay alguien que puede extender Su mano y ayudarte.
  3. La herida no necesariamente debe permanecer ahí para siempre, ni tampoco estás condenado a estar encerrado en una prisión.

Extiende tu mano al Señor, acércate a Su trono confiadamente para encontrar ayuda en tiempo de necesidad (Hebreos 4:15-16). Todos necesitamos ayuda, todos sufrimos de heridas y todos necesitamos del Señor para que nos libere de ellas. Él comprende nuestras debilidades y en Él encontramos la ayuda, el aliento y la sanidad que necesitamos.

¿Cómo describe Isaías la segunda venida de Jesús?

¿Qué sientes al pensar en la segunda venida de Jesucristo? ¿La deseas con expectativa o sientes miedo? En Isaías 33 dice que algunos deberían temer la Segunda Venida porque son inicuos y no están preparados para estar con el Señor; también habla de los que morarán con Él y describe cómo serán.

Los que desean vivir con el Señor deben subrayar esas cualidades y esforzarse por desarrollarlas.El capítulo 34 de Isaías parece ser, hasta ahora, el más severo de todos los que hablan de destrucción; en él se describen los juicios que sobrevendrían a los inicuos, tanto en la época de Isaías como poco antes de la Segunda Venida.

No obstante, debemos recordar que esos terribles juicios los recibirán solamente aquellos que hayan sido amonestados y hayan decidido seguir siendo malvados de todos modos. El Señor no desea que ninguno de Sus hijos reciba esa clase de castigos (véase 2 Nefi 26:23–8); pero si una ley se ha quebrantado, es preciso que sobrevengan las consecuencias (véase D.

¿Quién escribio el libro de Isaías y en qué año?

Acciones de página

Isaías
Nombre nativo: hebreo ישעיהו (yeshayahu)
Autor(es): Profeta Isaías
Categoría: Libros proféticos.
Origen: Alrededor del 700–690 a.C.

¿Qué hace el profeta?

El profeta bíblico es, como hemos dicho, un hombre inspirado, que recibe una palabra de Dios para transmitirla al pueblo y a sus dirigentes respecto a una cuestión que siempre tiene que ver con la justicia social y la fidelidad a Dios (ambas cosas son inseparables).