Textos De La Biblia Que Hablan Del Bautismo?

Textos De La Biblia Que Hablan Del Bautismo
Versículos Bíblicos sobre el Bautismo – Reina Valera Contemporánea (RVC).

  • Mateo 28:19. Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mt 28:19).
  • Romanos 6:3-4.
  • Mateo 3:1-2.
  • Lucas 3:7-8.

¿Qué o cuáles textos bíblicos hablan sobre el bautismo?

El mandamiento de ser bautizados –

¿Por qué debemos ser bautizados?

En la actualidad, como en los días de Jesús, hay ciertos principios y ordenanzas del Evangelio que debemos aprender y obedecer. Un principio del Evangelio es una creencia o enseñanza verdadera; una ordenanza es un rito o una ceremonia. Los dos primeros principios del Evangelio son fe en el Señor Jesucristo y arrepentimiento.

¿Qué dice Lucas 3 21?

Lucas 3

  • 1 Y en el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea, y tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,
  • 2 siendo y, vino la palabra de Dios a hijo de Zacarías, en el desierto.
  • 3 Y él fue por toda la región circunvecina del Jordán predicando el del arrepentimiento para la de pecados;
  • 4 está escrito en el libro de las palabras del profeta, que dice: del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas.
  • 5 Todo se rellenará, y se bajará todo monte y collado; y los caminos torcidos serán enderezados, y los caminos ásperos allanados;
  • 6 y verá toda carne la de Dios.

7 Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá?

  1. 8 Haced, pues, dignos de arrepentimiento y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos: a por padre; porque os digo que Dios puede, aun de estas piedras, levantar hijos a Abraham.
  2. 9 Y ya también el está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen es cortado y echado al fuego.
  3. 10 Y la gente le preguntaba, diciendo: Pues, ¿qué haremos?
  4. 11 Y respondiendo, les decía: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo.
  5. 12 Y vinieron también unos para ser bautizados y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos?
  6. 13 él les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado.

14 Y le preguntaron también unos soldados, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie ni calumniéis, y contentaos con vuestro salario.

  • 15 Y estando el pueblo a la expectativa, se preguntaban todos en sus corazones si acaso sería el Cristo.
  • 16 Respondió Juan, diciendo a todos: Yo, a la verdad, os bautizo en agua; mas viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os con el Espíritu Santo y con fuego.
  • 17 Su está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su y quemará la en un fuego que nunca se apagará.
  • 18 Y con otras muchas exhortaciones anunciaba las buenas nuevas al pueblo.
  • 19 Entonces Herodes, el tetrarca, siendo reprendido por él a causa de Herodías, esposa de su hermano Felipe, y por todas las maldades que Herodes había hecho,
  • 20 añadió también, sobre todas ellas, esto: encerró a Juan en la cárcel.
  • 21 Y aconteció que, cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue ; y mientras oraba, el cielo se abrió,
  • 22 y descendió el sobre él en forma corporal, como, y vino una del cielo que decía: Tú eres mi Hijo Amado, en ti me complazco.
  • 23 Y Jesús mismo tenía unos años, hijo, según se creía, de hijo de Elí,
  • 24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melqui, hijo de Jana, hijo de José,
  • 25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Nahum, hijo de Esli, hijo de Nagai,
  • 26 hijo de Maat, hijo de Matatías, hijo de Semei, hijo de José, hijo de Judá,
  • 27 hijo de Joana, hijo de Resa, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Neri,
  • 28 hijo de Melqui, hijo de Adi, hijo de Cosam, hijo de Elmodam, hijo de Er,
  • 29 hijo de Josué, hijo de Eliezer, hijo de Jorim, hijo de Matat,
  • 30 hijo de Leví, hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliaquim,
  • 31 hijo de Melea, hijo de Mainán, hijo de Matata, hijo de Natán,
  • 32 hijo de, hijo de Isaí, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmón, hijo de Naasón,
  • 33 hijo de Aminadab, hijo de Aram, hijo de Esrom, hijo de Fares, hijo de,
  • 34 hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de, hijo de Taré, hijo de Nacor,
  • 35 hijo de Serug, hijo de Ragau, hijo de Peleg, hijo de Heber, hijo de Sala,
  • 36 hijo de Cainán, hijo de Arfaxad, hijo de, hijo de, hijo de Lamec,
  • 37 hijo de Matusalén, hijo de Enoc, hijo de Jared, hijo de Mahalaleel, hijo de Cainán,
  • 38 hijo de Enós, hijo de, hijo de, de,

¿Qué dice Hechos 2 38?

Page 11 –

  • 1 Y cuando llegó el día de, estaban todos juntos en un lugar;
  • 2 y de repente, vino del cielo un estruendo como de un recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
  • 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentaron sobre cada uno de ellos.
  • 4 Y todos fueron llenos del y comenzaron a hablar en otras, según el les daba que hablasen.
  1. 5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.
  2. 6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno los oía hablar en su propia,
  3. 7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: He aquí, ¿no son galileos todos estos que hablan?
  4. 8 ¿Cómo, pues, los oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?
  5. 9 Partos, y medos, y elamitas y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea y en Capadocia, en el Ponto y en Asia,
  6. 10 en Frigia y en Panfilia, en Egipto y en las regiones de Libia que están cerca de Cirene, y visitantes romanos, tanto judíos como prosélitos,
  7. 11 cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestras las maravillas de Dios.
  8. 12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose los unos a los otros: ¿Qué quiere decir esto?
  9. 13 Pero otros, burlándose, decían: Están borrachos.
  10. 14 Entonces Pedro, poniéndose de pie con los once, alzó la voz y les habló, diciendo: Varones judíos y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras.
  11. 15 Porque estos no están borrachos, como vosotros suponéis, ya que es la hora tercera del día;
  12. 16 sino que esto es lo que fue dicho por el profeta :
  13. 17 Y acontecerá en los, dice Dios, que derramaré de mi sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; y vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños;
  14. 18 y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.
  15. 19 Y daré arriba en el cielo y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo;
  16. 20 el se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que venga el del Señor, grande y glorioso;
  17. 21 y todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo.
  18. 22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús de Nazaret, varón por Dios entre vosotros con, y prodigios y señales que hizo entre vosotros por medio de él, como también vosotros sabéis;
  19. 23 a este, entregado por el determinado consejo y de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, ;
  20. 24 a quien Dios, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.
  21. 25 Porque David dice de él: Veía al siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido.
  22. 26 Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua; y aun mi carne descansará en esperanza,
  23. 27 porque no dejarás mi alma el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.
  24. 28 Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu presencia.
  25. 29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del David, que murió, y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy.
  26. 30 Pero siendo profeta y sabiendo que con Dios le había jurado que del fruto de sus lomos, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo que se sentaría sobre su trono,
  27. 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.
  28. 32 A este Jesús Dios, de lo cual todos nosotros somos,
  29. 33 Así que, a la de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.
  30. 34 Porque no subió a los cielos, pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra,
  31. 35 hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
  32. 36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros, Dios le ha hecho y Cristo.
  33. 37 Entonces al oír esto, compungieron de y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿ haremos?
  • 38 Y Pedro dijo: y cada uno de vosotros en el de Jesucristo para de los pecados, y recibiréis el del,
  • 39 Porque para vosotros es la, y para vuestros hijos y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.
  • 40 Y con otras muchas palabras testificaba y los exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.
  • 41 Así que, los que su palabra fueron bautizados; y fueron añadidas a ellos aquel día como tres mil personas.
  • 42 Y en la doctrina de los apóstoles, y en la, y en el partimiento del y en las oraciones.
  • 43 Y a toda persona le sobrevino, y muchas maravillas y eran hechas por los apóstoles.
  • 44 Y todos los que habían creído estaban juntos y tenían en todas las cosas;
  • 45 y vendían sus posesiones y sus bienes, y lo repartían a todos, según la de cada uno.
  • 46 Y perseveraban unánimes cada día en el templo y, partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez de corazón,

47 alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que iban siendo salvos.

¿Qué parte de la Biblia habla sobre el bautismo de los niños?

El bautismo es un mandamiento – El Salvador enseñó claramente que el bautismo es un mandamiento y que es necesario para “entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). El bautismo se efectúa “para remisión de pecados” para aquellos que se arrepienten (véase Marcos 1:4), pero incluso Jesús, que vivió una vida perfecta y sin pecado, fue bautizado también para “cumplir toda justicia” (Mateo 3:15).

¿Qué dice Gálatas 3 26?

Gálatas 3 1 ¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os, para obedecer la verdad, a vosotros, ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente como crucificado? 2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por oír con fe? 3 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora os perfeccionáis por la carne? 4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano?, si de veras fue en vano.

  • 5 Aquel, pues, que os da el Espíritu y hace milagros entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?
  • 6 Como Abraham creyó a Dios y le fue contado por,
  • 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, estos son,
  • 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los, de antemano el evangelio a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las,
  • 9 Así que los que son de fe son con el creyente Abraham.

10 Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición. Porque escrito está: todo aquel que no permanezca en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para hacerlas.

  1. 11 Y que por la ley ninguno se justifica ante Dios, es evidente, porque: El justo por la vivirá.
  2. 12 Pero la ley no procede de la fe, sino que dice: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.
  3. 13 Cristo nos de la de la, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque está escrito: todo el que es colgado en un madero),
  4. 14 para que en la bendición de Abraham fuese sobre los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la del Espíritu.
  5. 15 Hermanos, hablo en términos humanos: Un, aunque sea de hombre, una vez confirmado, nadie lo invalida ni le añade.
See also:  Que Significa Soñar Que Alguien Se Rapa La Cabeza?

16 Ahora bien, a fueron hechas las, y a su descendencia. No dice: Y a los descendientes, como si hablara de muchos, sino como de uno: Y a tu descendencia, la cual es Cristo.17 Esto, pues, digo: El previamente confirmado por Dios para con Cristo, la ley, que fue hecha años después, no lo abroga, como para invalidar la promesa.18 Porque si la es por la ley, ya no es por la promesa; pero mediante la promesa, Dios la concedió a Abraham.19, ¿de qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la descendencia a quien fue hecha la promesa, ordenada aquella por medio de ángeles por mano de un mediador.20 Y el mediador no es de uno solo, pero Dios es uno.21 Entonces, ¿está la ley contra las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia sería verdaderamente por la ley.22 Pero la Escritura lo encerró todo bajo, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

  • 23 Pero antes que viniese la fe, estábamos guardados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.
  • 24 De manera que la fue nuestro para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos por la fe.
  • 25 Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo,
  • 26 porque todos sois de Dios por la en Cristo Jesús.
  • 27 Pues todos los que habéis sido en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
  • 28 Ya no hay judío, ni ; no hay esclavo, ni libre; no hay varón, ni mujer; porque todos vosotros sois en Cristo Jesús.
  • 29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente de Abraham sois, y conforme a la promesa.

¿Qué dice Efesios 4 5?

5 un a Señor, una b fe, un c bautismo, 6 un Dios y a Padre de todos, quien está sobre todos, y por todos y en todos vosotros.7 Pero a cada uno de nosotros dada fue la a gracia conforme a la medida del don de Cristo.

¿Qué dice Juan 17 24?

Juan 17

  • 1 Estas cosas habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu, para que también tu Hijo te glorifique a ti;
  • 2 pues le has dado sobre toda carne, para que dé a todos los que diste.
  • 3 Y esta es la vida : que te a ti, el único verdadero, y a Jesucristo, a quien has,
  • 4 Yo te he en la tierra; he la obra que me diste que hiciese.
  • 5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu presencia con aquella que tuve contigo que el mundo fuese.
  • 6 He manifestado tu nombre a los hombres que mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.
  • 7 Ahora han conocido que todas las cosas que has dado proceden de ti,
  • 8 porque las que me diste les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.
  • 9 Yo por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque tuyos son;
  • 10 y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo es mío; y he sido glorificado en ellos.

11 Y ya no estoy en el mundo; pero estos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean, así como nosotros.

  1. 12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino, para que la Escritura se cumpliese.
  2. 13 Mas ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo para que tengan mi completo en sí mismos.
  3. 14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.
  4. 15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.
  5. 16 No son del, como tampoco yo soy del mundo.
  6. 17 en tu ; tu palabra es la verdad.
  • 18 Como tú me enviaste al mundo, también yo los he enviado al mundo.
  • 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.
  • 20 Mas no solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos;
  • 21 para que todos sean, como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.
  • 22 Y la gloria que me diste les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.
  • 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean en uno, para que el mundo conozca que tú me enviaste y que los amado a ellos, como también a mí me has amado.
  • 24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado, por cuanto me has amado desde antes de la fundación del mundo.
  • 25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste;
  • 26 y yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado esté en ellos, y yo en ellos.

¿Qué dice Juan 1 29?

Juan 1

  • 1 el principio era el, y el Verbo estaba con Dios, y el era,
  • 2 Este estaba en el con Dios.
  • 3 Todas las cosas por medio de él fueron, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.
  • 4 En él estaba la, y la vida era la de los hombres.
  • 5 Y la resplandece en las, y las tinieblas no la,
  • 6 Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba,
  • 7 Este vino como testigo, para dar de la luz, a fin de que todos por medio de él.
  • 8 No era él la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.
  • 9 Aquel era la verdadera que a todo hombre que viene a este mundo.
  • 10 En el estaba, y el mundo fue hecho por medio de él; pero el mundo le conoció.
  • 11 A los suyos vino, y los suyos no le,
  • 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio de llegar a ser de Dios;
  • 13 que no de sangre, ni de voluntad de carne ni de voluntad de varón, sino de Dios.
  • 14 Y el Verbo fue hecho y habitó entre nosotros (y su, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
  • 15 Juan dio de él y clamó, diciendo: Este es aquel de quien yo decía: El que viene después de mí es antes de mí, porque era primero que yo.
  • 16 Porque de su plenitud recibimos todos, y sobre gracia.
  • 17 la fue dada por medio de Moisés; la gracia y la vinieron por medio de Jesucristo.
  • 18 A Dios le vio ; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
  • 19 Y este es el testimonio de, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen: Tú, ¿quién eres?
  • 20 Y confesó y no negó, sino que confesó: Yo no soy el Cristo.

21 Y le preguntaron: ¿Qué, pues? ¿Eres tú ? Dijo: No lo soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.22 Entonces le dijeron: ¿Pues quién eres?, para que demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?

  1. 23 Dijo: Yo soy la de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.
  2. 24 Y los que habían sido enviados eran de los fariseos.
  3. 25 Entonces le preguntaron y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías ni el profeta?
  4. 26 Y Juan les respondió, diciendo: Yo con agua, mas en medio de vosotros hay uno a quien vosotros no conocéis.
  5. 27 es el que ha de venir después de mí, el que es antes de mí, de quien yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia.
  6. 28 Estas cosas acontecieron en, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.
  7. 29 Al día siguiente vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: ¡He aquí el de Dios, que quita el del mundo!
  8. 30 Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón que es antes de mí, porque era primero que yo.
  9. 31 Y yo no le conocía, pero para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo bautizando en agua.
  10. 32 Y Juan dio testimonio, diciendo: Vi al que descendía del cielo como, y que reposó sobre él.
  11. 33 yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: Aquel sobre quien veas descender el Espíritu y que reposa sobre él, ese es el que bautiza con el Espíritu Santo.
  12. 34 Y yo le he visto y he dado de que este es el Hijo de Dios.
  13. 35 Al siguiente día otra vez estaba Juan, y con él dos de sus discípulos.
  14. 36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: ¡He aquí el Cordero de Dios!
  15. 37 Y los dos discípulos le oyeron hablar y siguieron a Jesús.

38 Y volviéndose Jesús y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Y ellos le dijeron: Rabí (que interpretado quiere decir Maestro), ¿dónde moras? 39 Les dijo: Venid y ved. Entonces fueron y vieron dónde moraba, y se quedaron con él aquel día, porque era como la hora décima.40, hermano de Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y que habían seguido a Jesús.41 Aquel halló primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos hallado al (que interpretado es, el Cristo).42 Y le trajo a Jesús.

  • 43 Al día siguiente, quiso Jesús ir a Galilea, y halló a y le dijo: Sígueme.
  • 44 Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
  • 45 Felipe halló a y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribieron Moisés, en la ley, y también los profetas: a Jesús hijo de José, de Nazaret.

46 Y le dijo Natanael: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.47 Jesús vio a Natanael que se le acercaba y dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay,48 Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.49 Respondió Natanael y le dijo: ¡Rabí, tú eres el ! ¡Tú eres el Rey de Israel! 50 Respondió Jesús y le dijo: ¿Crees porque te dije que te vi debajo de la higuera? Cosas mayores que estas verás.51 Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios que ascienden y descienden sobre el Hijo del Hombre.

¿Qué dice en Mateo 4 4?

Mateo 4

  • 1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto ser tentado por el diablo.
  • 2 Y después de haber cuarenta días y cuarenta noches, hambre.
  • 3 Y se le acercó el y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
  • 4 Mas él, respondiendo, dijo: Escrito está: solo de pan vivirá el hombre, sino de toda que sale de la boca de Dios.
  • 5 el diablo le llevó a la, y le puso sobre el pináculo del templo
  • 6 : eres el Hijo de Dios, échate abajo, porque escrito está: A sus ángeles mandará por ti, y te llevarán en sus manos, para que no tropieces con tu pie en piedra.
  • 7 Jesús le dijo: Escrito está también: tentarás al Señor tu Dios.
  • 8 vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los del mundo y la gloria de ellos,
  • 9 : Todo esto te daré, si postrado me adoras.
  • 10 Entonces Jesús le dijo: Vete,, porque escrito está: Al Señor tu Dios y a él solamente servirás.
  • 11 El diablo entonces le dejó, he aquí, los ángeles vinieron y le servían.
  • 12 Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a ;
  • 13 y dejando Nazaret, vino y habitó en Capernaúm, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y de Neftalí,
  • 14 para que se cumpliese lo que fue dicho por medio del profeta Isaías, cuando dijo:
  • 15 de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles;
  • 16 el pueblo asentado en tinieblas vio gran ; y a los asentados en región y sombra de muerte, luz les resplandeció.
  • 17 Desde entonces comenzó Jesús a y a decir:, porque el reino de los cielos !
  • 18 Y andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, que es llamado Pedro, y a Andrés, su hermano, que echaban la red en el mar, porque eran pescadores.
  • 19 Y les dijo:, y os haré pescadores de hombres.
  • 20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, siguieron.
  • 21 Y pasando de allí, vio a otros dos hermanos, a hijo de Zebedeo, y a, su hermano, en la barca con Zebedeo, su padre, que remendaban sus redes; y llamó.
  • 22 Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.
  • 23 Y Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y toda y toda dolencia el pueblo.
  • 24 Y su fama se extendió por toda Siria, y le trajeron a todos los que tenían dolencias: los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, y los, y los lunáticos y los paralíticos, y sanó.
  • 25 Y le siguieron grandes multitudes de Galilea, y de Decápolis, y de Jerusalén, y de Judea y del otro lado del Jordán.
See also:  Que Significa Soñar Peleando Con Alguien Conocido?

¿Qué dice Efesios 1 13?

Efesios 1

  • 1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los y fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso:
  • 2 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
  • 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
  • 4 según nos en él de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor,
  • 5 habiéndonos para ser hijos suyos por medio de Jesucristo, según la complacencia de su voluntad,
  • 6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos ha favorecido en el Amado.
  • 7 En quien tenemos por su sangre, la de pecados según las riquezas de su,
  • 8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda e inteligencia,
  • 9 dándonos a conocer el de su voluntad, según su complacencia, la cual se había propuesto en sí mismo,
  • 10 de las cosas en Cristo, en la del cumplimiento de los tiempos, tanto las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
  • 11 En él, asimismo, obtuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
  • 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primero esperábamos en Cristo.
  • 13 En él esperasteis también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el de vuestra salvación; en él también, habiendo creído, fuisteis con el,
  • 14 quien es la garantía de nuestra herencia, para la redención de la posesión adquirida para alabanza de su gloria.
  • 15 Por lo cual también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos,
  • 16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,
  • 17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de y de en el conocimiento de él;
  • 18 los de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las de la gloria de su herencia en los santos,
  • 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación de la fuerza de su poder,
  • 20 el cual ejerció en Cristo, de los muertos, y colocándole a su diestra en lugares celestiales,
  • 21 sobre todo principado y autoridad, y poder y señorío, y sobre todo que se nombra, no solo en este mundo, sino también en el venidero.
  • 22 Y sometió las cosas debajo de sus pies, y lo dio por sobre todas las cosas a la,
  • 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

¿Qué dice Romanos 6 3?

Romanos 6 1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Continuaremos en el pecado para que abunde la gracia? 2 ¡! Porque los que hemos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

  • 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
  • 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por medio del bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros en vida nueva.
  • 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su, así también lo seremos en la de su ;
  • 6 sabiendo esto, que nuestro hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea, a fin de que no más al pecado.
  • 7 Porque el que muerto, libre está del pecado.
  • 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él,
  • 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
  • 10 Porque al haber muerto, al pecado de una vez y para siempre; mas al vivir, para Dios vive.
  • 11 Así también vosotros, considerad que de cierto estáis muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
  • 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, no sea que le obedezcáis en sus ;
  • 13 ni tampoco vuestros miembros al pecado como de iniquidad; antes bien, a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de,
  • 14 no enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

15 Entonces, ¿qué? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la ? ¡De ninguna manera!

  1. 16 ¿No sabéis que a quien os entregáis vosotros mismos por siervos para obedecer le, de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?
  2. 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais siervos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;
  3. 18 y del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
  4. 19 Hablo como humano, por la debilidad de vuestra carne; porque así como para maldad ofrecisteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora, para santificación, ofreced vuestros miembros para servir a la justicia.
  5. 20 Porque cuando erais siervos del pecado, erais en cuanto a la justicia.

21 ¿Qué, pues, teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.22 Mas ahora que habéis sido librados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la, y como fin, la vida eterna.23 Porque la del es, pero la dádiva de Dios es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

¿Qué dice Lucas 24 47?

Lucas 24

  • 1 Y el primer día de la semana, muy de mañana, ellas fueron al sepulcro, llevando las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas.
  • 2 hallaron removida la piedra del sepulcro.
  • 3 Y, al entrar, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.
  • 4 Y aconteció que, estando ellas perplejas por esto, he aquí se pusieron de pie junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes;
  • 5 y como ellas tuvieron temor e inclinaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?
  • 6 No está aquí, sino que ha ; acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea,
  • 7 diciendo: Es menester que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado y resucite al tercer día.
  • 8 Entonces ellas se acordaron de sus palabras,
  • 9 y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once y a todos los demás.
  • 10 Y eran María Magdalena, y Juana, y María, madre de Jacobo, y las demás con ellas, las que dijeron estas cosas a los apóstoles.
  • 11 Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creyeron.
  • 12 Pero levantándose Pedro, corrió al sepulcro y, cuando miró dentro, vio solo los lienzos allí; y se fue a casa, maravillándose de lo que había sucedido.
  • 13 Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba de Jerusalén.
  • 14 E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acaecido.
  • 15 Y aconteció que, mientras hablaban entre sí y se preguntaban el uno al otro, mismo se acercó e iba con ellos juntamente.
  • 16 Pero los ojos de ellos estaban, para que no le conociesen.
  • 17 Y les dijo: ¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, estando tristes?
  • 18 Y respondiendo uno de ellos, que se llamaba, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no ha sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días?
  • 19 Entonces él les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno, que fue varón, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo;
  • 20 y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte y le crucificaron.
  • 21 Mas nosotros esperábamos que él era el que iba a a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es el tercer día desde que esto ha acontecido.
  • 22 Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las que fueron temprano al sepulcro;
  • 23 y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes les dijeron que él vive.
  • 24 Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron.
  • 25 Entonces él les dijo: ¡Oh y de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!
  • 26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y que entrara en su gloria?
  • 27 Y comenzando desde y siguiendo por todos los, les declaraba en todas las lo que de él decían.
  • 28 Y llegaron a la aldea adonde iban; y él hizo como que iba más lejos.

29 Pero ellos le insistieron, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos.

  1. 30 Y aconteció que, estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, y lo partió y les dio.
  2. 31 Entonces fueron abiertos los ojos de ellos y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista.
  3. 32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro en nosotros mientras nos en el camino y cuando nos abría las Escrituras?
  4. 33 Y levantándose en esa misma hora, volvieron a Jerusalén; y hallaron a los once reunidos y a los que estaban con ellos,
  5. 34 que decían: Verdaderamente ha resucitado el Señor y ha a,
  6. 35 Entonces ellos contaron las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo le habían reconocido al partir el pan.
  7. 36 Y mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos y les dijo: a vosotros.
  8. 37 Entonces ellos, espantados y atemorizados, pensaban que veían un espíritu.
  9. 38 Mas él les dijo: ¿Por qué estáis turbados y surgen dudas en vuestros corazones?
  10. 39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; y ved, porque un no tiene ni huesos como que yo tengo.
  11. 40 Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies.
  12. 41 Y como aún ellos, de gozo, no lo creían y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer?
  13. 42 Entonces ellos le dieron parte de un pescado asado y un panal de miel.
  14. 43 Y él lo tomó y comió delante de ellos.
  15. 44 Y él les dijo: Estas son las palabras que os hablé estando aún con vosotros: que era necesario que cumpliesen todas las cosas que están escritas de mí en la ley de Moisés, y en los profetas y en los salmos.
  16. 45 Entonces les abrió el para que comprendiesen las Escrituras;
  17. 46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese y de los muertos al tercer día;
  18. 47 y que se predicase en su nombre el y la de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.
  19. 48 Y vosotros sois de estas cosas.
  20. 49 Y he aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; mas vosotros quedaos en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investidos con poder de lo alto.
  21. 50 Y los llevó fuera hasta Betania y, alzando sus manos, los bendijo.
  22. 51 Y aconteció que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y fue arriba al cielo.
  23. 52 Y ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo;
See also:  Como Soñar Con Alguien Que Fallecio?

53 y estaban siempre en el, alabando y bendiciendo a Dios. Amén.

¿Qué dice Hechos 8 12?

12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el a evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se b bautizaban hombres y mujeres.13 Y aun Simón mismo creyó, y después de bautizarse, seguía a Felipe; y al ver los milagros y las grandes maravillas que se hacían, estaba atónito.

¿Qué dice Mateo 3 15?

Page 24 –

  • 1 Y en aquellos días vino predicando en el desierto de Judea,
  • 2 y diciendo:, porque el de los cielos,
  • 3 Porque este es de quien habló el profeta, cuando dijo: del que clama en el desierto: el camino del Señor, enderezad sus sendas.
  • 4 Y Juan estaba vestido de pelo de camello y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.
  • 5 Entonces acudían a él Jerusalén, y toda Judea y toda la provincia de alrededor del Jordán;
  • 6 y eran bautizados por él en el Jordán, sus pecados.

7 Y cuando vio él que muchos de los y de los venían a su, les decía: ¡Oh ! ¿Quién os ha enseñado a huir de la ira venidera?

  1. 8, pues, frutos dignos de,
  2. 9 y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
  3. 10 Ahora, el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que da buen fruto es y echado al fuego.
  4. 11 a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento, pero que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará con el y con fuego.
  5. 12 Su está en su mano, y limpiará su ; y recogerá su trigo en el y quemará la paja con que nunca se apagará.
  6. 13 Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán, a Juan, para ser por él.
  7. 14 Pero Juan se lo impedía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?

15 respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora, porque así cumplir toda, Entonces se lo permitió.16 Y Jesús, después que fue, subió inmediatamente del agua; y he aquí, los cielos le fueron abiertos, y vio al de Dios que descendía como y se posaba sobre él.17 Y he aquí, una voz de los cielos que decía: Este es amado, en quien me complazco.

¿Qué dice Juan 3 5?

5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no a naciere de agua y del b Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

¿Qué dice Mateo 3 11?

Page 24 –

  • 1 Y en aquellos días vino predicando en el desierto de Judea,
  • 2 y diciendo:, porque el de los cielos,
  • 3 Porque este es de quien habló el profeta, cuando dijo: del que clama en el desierto: el camino del Señor, enderezad sus sendas.
  • 4 Y Juan estaba vestido de pelo de camello y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.
  • 5 Entonces acudían a él Jerusalén, y toda Judea y toda la provincia de alrededor del Jordán;
  • 6 y eran bautizados por él en el Jordán, sus pecados.

7 Y cuando vio él que muchos de los y de los venían a su, les decía: ¡Oh ! ¿Quién os ha enseñado a huir de la ira venidera?

  1. 8, pues, frutos dignos de,
  2. 9 y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.
  3. 10 Ahora, el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que da buen fruto es y echado al fuego.
  4. 11 a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento, pero que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará con el y con fuego.
  5. 12 Su está en su mano, y limpiará su ; y recogerá su trigo en el y quemará la paja con que nunca se apagará.
  6. 13 Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán, a Juan, para ser por él.
  7. 14 Pero Juan se lo impedía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?

15 respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora, porque así cumplir toda, Entonces se lo permitió.16 Y Jesús, después que fue, subió inmediatamente del agua; y he aquí, los cielos le fueron abiertos, y vio al de Dios que descendía como y se posaba sobre él.17 Y he aquí, una voz de los cielos que decía: Este es amado, en quien me complazco.

¿Qué dice Juan 3 5?

5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no a naciere de agua y del b Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

¿Qué dice el texto original de Mateo 28 19?

Mateo 28

  • 1 Y pasado el de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro.
  • 2 Y he aquí, hubo un gran terremoto, porque del Señor, descendiendo del cielo y acercándose al sepulcro, removió la piedra y se sentó sobre ella.
  • 3 su era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.
  • 4 Y de miedo a él los guardias temblaron y se quedaron como muertos.
  • 5 respondiendo el ángel, dijo a las mujeres: No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

6 No está aquí, porque ha, así como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.7 E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de entre los muertos; y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho.8 Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos.

  1. 10 Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.
  2. 11 Y mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido.
  3. 12 Y reunidos con los ancianos, y habiendo deliberado, dieron mucho dinero a los soldados,
  4. 13 diciendo: Decid: Sus discípulos vinieron de noche y lo hurtaron mientras dormíamos.
  5. 14 Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros le persuadiremos y os pondremos a salvo.
  6. 15 Y ellos, tomando el dinero, hicieron como habían sido instruidos; y este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.
  7. 16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado.
  8. 17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos,
  9. 18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda me es dada en el cielo y en la tierra.

19 Por tanto, id y haced a todas las naciones, en el nombre del, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 que guarden todas las cosas que os he ; y he aquí, estoy con vosotros todos los días, hasta el del mundo. Amén.

¿Qué dice Romanos 6 3?

Romanos 6 1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Continuaremos en el pecado para que abunde la gracia? 2 ¡! Porque los que hemos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

  • 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
  • 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por medio del bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros en vida nueva.
  • 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su, así también lo seremos en la de su ;
  • 6 sabiendo esto, que nuestro hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea, a fin de que no más al pecado.
  • 7 Porque el que muerto, libre está del pecado.
  • 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él,
  • 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
  • 10 Porque al haber muerto, al pecado de una vez y para siempre; mas al vivir, para Dios vive.
  • 11 Así también vosotros, considerad que de cierto estáis muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
  • 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, no sea que le obedezcáis en sus ;
  • 13 ni tampoco vuestros miembros al pecado como de iniquidad; antes bien, a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de,
  • 14 no enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

15 Entonces, ¿qué? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la ? ¡De ninguna manera!

  1. 16 ¿No sabéis que a quien os entregáis vosotros mismos por siervos para obedecer le, de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?
  2. 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais siervos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;
  3. 18 y del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
  4. 19 Hablo como humano, por la debilidad de vuestra carne; porque así como para maldad ofrecisteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora, para santificación, ofreced vuestros miembros para servir a la justicia.
  5. 20 Porque cuando erais siervos del pecado, erais en cuanto a la justicia.

21 ¿Qué, pues, teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.22 Mas ahora que habéis sido librados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la, y como fin, la vida eterna.23 Porque la del es, pero la dádiva de Dios es en Cristo Jesús, Señor nuestro.