En Que Parte De La Biblia Habla Del Trabajo?

En Que Parte De La Biblia Habla Del Trabajo
El trabajo es un principio eterno –

¿Qué experiencias ha tenido que le demuestren la importancia del trabajo?

Nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos han mostrado por medio de Su ejemplo y Sus enseñanzas que el trabajo es tan importante en el cielo como en la tierra. Dios trabajó para crear los cielos y la tierra; hizo que los mares se agruparan en un solo lugar y que apareciera la tierra seca; hizo que el pasto, las hierbas y los árboles crecieran sobre la tierra; formó el sol, la luna y las estrellas; creó a todos los seres vivientes marinos y terrestres y, por último, colocó a Adán y a Eva en la tierra para que cuidaran de ella y para que tuvieran dominio sobre todos los seres vivientes.

¿Qué dice el libro de Eclesiastes sobre el trabajo?

El trabajo es un correr tras el viento (Eclesiastés 1:12-6:9) – Regresar al Índice Regresar al Índice Luego de anunciar su temática de que el trabajo es vanidad en Eclesiastés 1:1-11, el Predicador procede a explorar varias posibilidades para tratar de vivir bien.

¿Qué dice Proverbios 13 11?

11 Las a riquezas obtenidas por b vanidad disminuirán,pero el que recoge c con mano laboriosa las aumentará.12 La esperanza que se prolonga es tormento del corazón,mas árbol de vida es el deseo cumplido.13 El que menosprecia la palabra perecerá por ello,pero el que teme el mandamiento será recompensado.

¿Qué dice Colosenses 3 17?

Page 9 –

  1. 1 Si habéis, pues,, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
  2. 2 Poned la en cosas de arriba, no en las de la,
  3. 3 Porque muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
  4. 4 Cuando Cristo, nuestra, manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en,
  5. 5 Haced morir, pues, lo terrenal en miembros:, impureza, lascivas, malos deseos y, que es ;
  6. 6 cosas por las cuales la de Dios viene sobre los hijos de,
  7. 7 En las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
  8. 8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas:, enojo,,, soeces de vuestra boca.
  9. 9 No los unos a los otros, habiéndoos despojado del hombre con sus hechos,
  10. 10 y habiéndoos revestido, que es renovado hasta el conocimiento pleno, conforme a la imagen del que lo creó;
  11. 11 donde no hay ni judío, ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
  12. 12 Vestíos, pues, como de Dios, santos y amados, de entrañable, de, de, de, de paciencia;
  13. 13, y los unos a los otros si alguno tuviere queja del otro; de la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
  14. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de, que es el vínculo de la perfección.
  15. 15 Y la de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed,
  16. 16 La de Cristo habite en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos e y cánticos espirituales, cantando con gratitud en vuestros corazones al Señor.
  17. 17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra, o de hecho, todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.
  18. 18, sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.
  19. 19 Maridos, a vuestras esposas, y no seáis ásperos con ellas.
  20. 20, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
  21. 21, no a ira a vuestros hijos, para que no se desanimen.
  22. 22, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, a Dios.
  23. 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor, y no para los hombres,
  24. 24 sabiendo que del Señor recibiréis la de la herencia, porque a Cristo el Señor,
  25. 25 Pero el que hace injusticia, por la injusticia que haya cometido, porque hay acepción de personas.

¿Qué dice Mateo 16 26?

Page 13 – 1 Jesús salió del templo y, cuando se iba, se le acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del,2 Y respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada.

  • 3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué habrá de tu venida y del fin del ?
  • 4 Y respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os,
  • 5 porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el, y a muchos engañarán.
  • 6 Y oiréis de guerras y de rumores de guerras; mirad que no os, porque es menester que todo esto acontezca; mas aún no es el fin.
  • 7 Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino; y habrá pestilencias, y y terremotos en diferentes lugares.
  • 8 Y todas estas cosas son solo el principio de dolores.
  • 9 Entonces os entregarán para ser afligidos y matarán; y seréis por todas las naciones por causa de mi nombre.
  • 10 Y muchos entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.
  • 11 Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos.
  • 12 Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
  • 13 Pero el que hasta el fin, este será salvo.
  • 14 Y será predicado este del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
  • 15 Por tanto, cuando veáis la de la cual habló el profeta Daniel, en el lugar santo (el que lee, entienda),
  • 16 entonces los que estén en Judea huyan a los montes;
  • 17 y el que esté en la azotea no descienda para sacar algo de su casa;
  • 18 y el que esté en el campo no vuelva atrás a tomar su ropa.
  • 19 Mas, ¡ay de las que estén encintas y de las que estén criando en aquellos días!
  • 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;
  • 21 porque habrá entonces gran, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.
  • 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.
  • 23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o allí, lo creáis.
  • 24 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los,
  • 25 He aquí, os lo he dicho antes.
  • 26 Así que, si os dijeren: He aquí está en el desierto, no salgáis; he aquí está en los aposentos, no lo creáis.
  • 27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.
  • 28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí juntarán las águilas.
  • 29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo y los poderes de los cielos serán sacudidos.
  • 30 Y aparecerá la del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces se todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.
  1. 31 Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y reunirán a sus de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.
  2. 32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y brotan sus hojas, sabéis que el verano está cerca.
  3. 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que está cerca, a las puertas.
  4. 34 De cierto os digo que no pasará esta hasta que todas estas cosas acontezcan.
  5. 35 El cielo y la tierra, pero mis no pasarán.
  6. 36 Pero del y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre.
  7. 37 Mas como en los días de, así será la venida del Hijo del Hombre.
  8. 38 como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,
  9. 39 y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.
  10. 40 Entonces estarán dos en el campo; uno será tomado y el otro será dejado;
  11. 41 dos mujeres estarán moliendo en un molino; una será tomada y la otra será dejada.
  12. 42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.
  13. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría y no dejaría minar su casa.
  14. 44 Por tanto, también vosotros estad, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora,
  15. 45 ¿Quién es, pues, el siervo y prudente, a quien puso su señor sobre su casa para que les diese alimento a tiempo?
  16. 46 Bienaventurado aquel siervo al que, cuando su señor venga, le halle haciendo así.
  17. 47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.
  18. 48 Mas si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor se en venir,
  19. 49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,
  20. 50 vendrá el señor de aquel siervo en el día que no le espera y a la hora que no sabe,
  21. 51 y lo por en medio y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el llanto y el crujir de dientes.
See also:  Que Significa Soñar Que Golpean A Alguien De Tu Familia?

¿Qué dice en Efesios 4 28?

Efesios 4

  • 1 Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es de la con que habéis sido llamados,
  • 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con los unos a los otros en amor;
  • 3 solícitos en guardar la del Espíritu en el vínculo de la paz.
  • 4 Un, y un Espíritu; como fuisteis también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación;
  • 5 un, una, un,
  • 6 un Dios y de todos, quien está sobre todos, y por todos y en todos vosotros.
  • 7 Pero a cada uno de nosotros dada fue la conforme a la medida del don de Cristo.
  • 8 Por lo cual dice: a lo alto, llevó cautivos a los cautivos, y dio dones a los hombres.
  • 9 (Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?
  • 10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo).
  • 11 Y él mismo a unos ; y a otros, ; y a otros, ; y a otros, y ;
  • 12 a fin de a los santos para la obra del ministerio, para la del cuerpo de Cristo,
  • 13 hasta que todos lleguemos a la de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;
  • 14 para que ya no seamos fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error,
  • 15 sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en aquel que es la, a saber, Cristo;
  • 16 de quien, todo el cuerpo, bien ajustado y ligado entre sí por todas las coyunturas que lo sustentan, según la función adecuada de cada miembro, crece, edificándose en amor.
  • 17 Esto, pues, digo y testifico en el Señor, que no andéis más como los otros, que andan en la de su mente,
  • 18 teniendo el entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la que en ellos hay, por la dureza de su ;
  • 19 los cuales, después que toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.
  • 20 Mas vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo,
  • 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús,
  • 22 en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del hombre, que está viciado conforme a los engañosos,
  • 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
  • 24 y vestíos del que es creado según Dios en la y santidad de la verdad.
  • 25 Por lo cual, dejando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.
  • 26, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
  • 27 ni deis lugar al,
  • 28 El que hurtaba, no hurte más, sino, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué al que padece necesidad.
  • 29 Ninguna corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de que dé gracia a los oyentes.
  • 30 Y no al Espíritu de Dios, con el cual fuisteis para el día de la redención.
  • 31 Quítense de vosotros toda amargura, y enojo, e ira, y gritos, y y toda,
  • 32 Más bien, sed los unos con los otros, misericordiosos, los unos a los otros, como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo.

¿Qué dice en Lucas 12 15?

Lucas 12

  • 1 En esto, se había reunido una multitud innumerable, tantos que unos a otros se atropellaban. Jesús comenzó a decir primeramente a sus discípulos: Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía,
  • 2 porque nada hay que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse.
  • 3 Por tanto, las cosas que habéis dicho en tinieblas, a la luz serán oídas; y lo que hablado al oído en cámaras será desde las azoteas.
  • 4 Mas os digo, míos: No a los que matan el cuerpo, pero después nada más pueden hacer.
  • 5 Mas os enseñaré a quién temer: Temed a aquel que, después de haber quitado la vida, tiene poder para echar al ; sí, os digo: A este temed.

6 ¿No se venden cinco pajarillos por dos blancas? Pues ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.7 Y aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis; de más valor sois vosotros que muchos pajarillos.8 Y os digo que todo aquel que me delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los de Dios;

  1. 9 el que me niegue delante de los hombres será negado delante de los ángeles de Dios.
  2. 10 Y a todo aquel que diga palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que contra el Espíritu Santo, no le será perdonado.
  3. 11 Y cuando os lleven a las sinagogas, y a los magistrados y a las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir,
  4. 12 porque el Espíritu Santo os en la misma hora lo que debéis decir.
  5. 13 Y le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que divida conmigo la herencia.
  6. 14 Mas él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto como juez o partidor sobre vosotros?
  7. 15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda, porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
  8. 16 Y les refirió una parábola, diciendo: Las tierras de un hombre rico habían producido mucho;
  9. 17 y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
  10. 18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis alfolíes y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;
  11. 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años; descansa,, bebe, diviértete.
  12. 20 Pero le dijo Dios: Necio, esta noche van a pedir tu ; y lo que has guardado, ¿de quién será?
  13. 21 Así es el que hace para sí y no es rico para con Dios.
  14. 22 dijo a sus discípulos: Por tanto os digo: No os por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis.
  15. 23 La vida es más que la comida, y el cuerpo más que el vestido.

24 Considerad los cuervos, que no siembran ni siegan; que no tienen almacén ni alfolí, y Dios los alimenta. ¡Cuánto más valéis vosotros que las aves!

  • 25 ¿Y quién de vosotros podrá, con afanarse, añadir a su estatura un codo?
  • 26 Pues si no podéis hacer ni aun lo que es menos, ¿por qué os preocupáis por lo demás?
  • 27 Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.
  • 28 Y si así viste Dios la hierba, que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, más a vosotros, hombres de poca fe?
  • 29 Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en inquietud.
  • 30 Porque todas estas cosas busca la gente del mundo, pero vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas.
  • 31 buscad el de Dios, y estas cosas os serán añadidas.
  • 32 No temáis, pequeño, porque al Padre le ha complacido daros el,
  • 33 Vended lo que poseéis y dad ; haceos bolsas que no se envejezcan, en los cielos que nunca se agote, donde ladrón no llega ni polilla corrompe.
  • 34 Porque donde está vuestro, allí también estará vuestro corazón.
  • 35 Estén ceñidos vuestros lomos y encendidas vuestras ;
  • 36 y sed vosotros semejantes a hombres que esperan a que su señor vuelva de las bodas, para que, cuando venga y llame, enseguida le abran.
  • 37 aquellos siervos a quienes el Señor, cuando venga, halle ; de cierto os digo que se ceñirá y hará que se sienten a la mesa, y les servirá.
  • 38 Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, y los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.
  • 39 Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora habría de venir el ladrón, velaría ciertamente y no dejaría saquear su casa.
  • 40 Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis el Hijo del Hombre.
  • 41 Entonces Pedro le dijo: Señor, ¿dices esta parábola a nosotros, o también a todos?
  • 42 Y dijo el Señor: ¿Quién es el fiel y prudente a quien el señor pondrá sobre su casa para que a tiempo les dé su ración?
  • 43 Bienaventurado aquel siervo a quien, cuando su señor venga, le halle así.
  • 44 En verdad os digo que él le sobre sus bienes.
  • 45 Pero si aquel siervo dice en su corazón: Mi señor tarda en venir, y comienza a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y a beber y a embriagarse,
  • 46 vendrá el señor de aquel siervo el día en que no espera y a la hora en que no sabe, y le castigará y pondrá su parte con los incrédulos.
  • 47 Porque aquel siervo que sabía la voluntad de su señor y no se preparó hizo conforme a su voluntad recibirá muchos azotes.
  • 48 Pero aquel que, e hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco, porque a todo aquel a quien se le dado mucho, mucho se de él; y al que se le haya encomendado mucho, más se le pedirá.
  • 49 He venido a traer fuego a la tierra; ¡y qué quiero, si ya está encendido!
  • 50 Pero de un tengo que ser bautizado; y, ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!
See also:  Que Significa Soñar Con Alguien Que Esta Muy Enfermo?

51 ¿Pensáis que he venido a la tierra para dar paz? Os digo: no, sino disensión.

  1. 52 Porque de aquí en adelante, cinco en una casa estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres.
  2. 53 El padre estará dividido el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.
  3. 54 Y decía también a la gente: Cuando veis una nube que sale del poniente, enseguida decís: Lluvia viene; y así sucede.
  4. 55 Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace.

56 ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra, ¿y cómo no distinguís este tiempo?

  • 57 ¿Y por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?
  • 58 Pues cuando vayas al magistrado con tu adversario, procura arreglarte con él por el camino, no sea que te arrastre al juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel.
  • 59 Te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado la última blanca.

¿Qué dice Primera de Timoteo 6 9?

1 Timoteo 6 1 Todos los que están bajo el de tengan a sus amos como dignos de toda honra, para que no sea blasfemado el nombre de Dios ni la doctrina.2 Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta.

  • 3 Si alguno otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad,
  • 4 envanecido, nada sabe y está obsesionado con y de palabras, de las cuales nacen, pleitos, maledicencias, sospechas malvadas,
  • 5 riñas constantes de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que consideran la piedad como fuente de ; apártate de los tales.
  • 6 Pero gran ganancia es la acompañada de,
  • 7 Porque hemos traído a este mundo y, sin duda, nada podremos sacar.
  • 8 Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, estemos contentos con esto.
  • 9 Porque los que quieren caen en y trampa, y en muchas necias y dañinas, que hunden a los hombres en y muerte.
  • 10 Porque el al es la raíz de todos los males, el cual, algunos, se de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
  • 11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.
  • 12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo la buena profesión delante de muchos testigos.
  • 13 Te mando delante de Dios, que vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de,
  • 14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,
  • 15 cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y único, y Señor de señores,

16 el único que tiene, que habita en inaccesible; quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, a quien sean la honra y el imperio sempiterno. Amén.

  1. 17 A los de este manda que no sean, ni pongan la esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en el Dios vivo, que da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.
  2. 18 Que hagan bien, que sean ricos en buenas, dadivosos, dispuestos a compartir,
  3. 19 para sí buen para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.
  4. 20 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha, evitando las profanas pláticas sobre cosas, y argumentos de la falsamente llamada ciencia,

21 la cual profesando algunos, se han desviado de la, La gracia sea contigo. Amén. La primera epístola a Timoteo fue escrita desde Laodicea, que es la metrópoli de la Frigia Pacatiana.

¿Qué dice Romanos 8 1?

Romanos 8

  • 1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no conforme a la carne, sino conforme al espíritu.
  • 2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha de la ley del pecado y de la muerte.
  • 3 Porque lo que era imposible para la, por cuanto era,, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne,
  • 4 para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al espíritu.
  • 5 Porque los que viven conforme a la carne, en las cosas que son de la carne se ocupan; pero los que viven conforme al espíritu, en las cosas del espíritu.
  • 6 Porque el ánimo es, pero el ánimo es vida y,
  • 7 Por cuanto la inclinación de la carne es enemistad contra Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.
  • 8 Así que, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

9 Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el espíritu, si es que el de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el, no es de él.

  1. 10 Y si está en vosotros, cuerpo a la verdad está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu es vida a causa de la,
  2. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo Jesús de los muertos también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
  3. 12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne,
  • 13 porque si vivís conforme a la carne, ; pero si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
  • 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son de Dios.
  • 15 Porque no habéis recibido el espíritu de para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
  • 16 Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos de Dios.
  • 17 Y si hijos, también ; herederos de Dios, y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
  • 18 Porque considero que los de este tiempo no son dignos de ser comparados con la venidera que ha de ser manifestada.
  • 19 Porque el anhelo profundo de la creación es el esperar la manifestación de los hijos de Dios.
  • 20 Porque la creación fue a la vanidad, no de buen grado, sino por causa del que la sujetó en esperanza,
  • 21 porque también la creación misma será de la servidumbre de la corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
  • 22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora.
  • 23 Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la, a saber, la de nuestro cuerpo.
  • 24 Porque en fuimos salvos; pero la esperanza que ve, ya no es esperanza, porque lo que se ve, ¿para qué esperarlo?
  • 25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo esperamos.
  • 26 Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, porque no sabemos lo que hemos de como es debido, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
  • 27 Pero el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque él, conforme a la voluntad de Dios, por los santos.
  1. 28 Y sabemos que para los que aman a Dios, las cosas obrarán juntamente para su bien, para los que conforme a su propósito son llamados.
  2. 29 a los que conoció, también para que fuesen hechos a la de su Hijo, a fin de que él sea el entre muchos hermanos;
  3. 30 y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, a estos también glorificó.

31 ¿Pues qué diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién ? 32 que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él las cosas? 33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.34 ¿Quién es el que condenará? es el que murió; más aun, el que también resucitó, quien además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.35 ¿Quién nos apartará del de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

  • 36 Como está escrito: causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos considerados como ovejas de matadero.
  • 37 Antes bien, en todas estas cosas somos más que por medio de aquel que nos amó.
  • 38 Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
  • 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá apartar del de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.
See also:  Que Es Soñar Que Alguien Tiene Cancer?

¿Qué dice Efesios 5 20?

Efesios 5

  • 1 Sed, pues, de Dios como hijos amados.
  • 2 Y en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y a Dios en olor,
  • 3 Pero y toda impureza, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a los ;
  • 4 ni indecentes, ni, ni relatos groseros, que no convienen; sino antes bien acciones de gracias.
  • 5 Porque sabéis esto, que ningún, o, o avaro, que es idólatra, tiene en el reino de Cristo y de Dios.
  • 6 Nadie os con, porque por estas cosas viene la de Dios sobre los hijos de la,
  • 7 No seáis, pues, partícipes con ellos,
  • 8 porque en otro tiempo erais tinieblas; pero ahora sois luz en el Señor; andad como de luz
  • 9 (porque el del Espíritu es en toda bondad, y justicia y verdad),
  • 10 comprobando lo que es agradable al Señor.
  • 11 Y no en las obras infructuosas de las, sino antes bien,
  • 12 Porque es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto.
  • 13 Mas todas las cosas son visibles cuando son expuestas a la luz; porque lo que lo manifiesta todo es la luz.
  • 14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te Cristo.
  • 15 Mirad, pues, con cuidado cómo andéis, no como necios, sino como sabios,
  • 16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.
  • 17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál es la voluntad del Señor.
  • 18 Y no os con vino, en lo cual hay desenfreno; antes bien, sed llenos del Espíritu,
  • 19 hablando entre vosotros con, y con himnos, y cánticos espirituales, cantando y al Señor en vuestros corazones;
  • 20 dando gracias siempre por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.
  • 21 los unos a los otros en el temor de Dios.
  • 22 Las sujetas a sus propios maridos, como al Señor.
  • 23 Porque el marido cabeza de la mujer, así como Cristo es de la ; y él es el salvador del cuerpo.
  • 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.
  • 25 Maridos, a vuestras esposas, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

26 para, habiéndola en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.28 Así también los maridos deben amar a sus esposas como a sus mismos cuerpos. El que ama a su, a sí mismo se ama.

  1. 29 Porque ninguno aborreció jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como también Cristo a la iglesia;
  2. 30 porque somos de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.
  3. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se allegará a su esposa, y los dos serán sola carne.
  4. 32 Grande es este, pero yo digo esto con respecto a Cristo y a la iglesia.
  5. 33 Por tanto, cada uno de vosotros ame también a su esposa como a sí mismo; y la esposa a su marido.

¿Qué dice Filipenses 4 6 y 7?

Page 8 –

  1. 1 Así que, hermanos míos, amados y añorados, gozo y corona mía, así firmes en el Señor, amados.
  2. 2 A Evodia ruego, y a Síntique exhorto, que sean de un mismo sentir en el Señor.
  3. 3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a las que trabajaron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también, y a los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el,

4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez os digo: ¡Regocijaos! 5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

  • 6 Por nada afanosos; sino sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios en toda y ruego, con acción de,
  • 7 Y la de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
  • 8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es, todo lo, todo lo, todo lo, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay alguna, si hay algo digno de alabanza, esto pensad.
  • 9 Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.
  • 10 Mas en gran manera me regocijé en el Señor de que ya al fin haya reflorecido vuestro cuidado de mí; de lo cual aún estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad.
  • 11 No lo digo porque me encuentre en la indigencia, pues he aprendido a con lo que tengo.
  • 12 Sé vivir, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, tanto para estar saciado como para tener hambre, tanto para tener abundancia como para padecer necesidad.
  • 13 Todo lo puedo en que me,
  • 14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.
  • 15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino solo vosotros.
  • 16 Porque aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.
  • 17 No es que busque dádivas, sino que busco que abunde en vuestra cuenta.
  • 18 Pero todo lo he recibido, y tengo ; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis, olor grato, sacrificio acepto, agradable a Dios.
  • 19 Mi Dios, pues, os proveerá de todo que os falta conforme a sus en gloria en Cristo Jesús.

20 Al Dios, pues, y Padre nuestro, sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.21 Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.22 Todos los santos os saludan, y mayormente los que son de la casa de César.23 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén. Escrita desde Roma por Epafrodito.

¿Qué salmo habla del trabajo?

Salmos 128:1-2 – ¡Dichosos todos los que honran al Señor! ¡Dichosos los que van por sus caminos! ¡Dichoso serás, y te irá bien, cuando te alimentes del fruto de tu trabajo! (Sal 128:1-2).

¿Por qué el trabajo es un don de Dios?

El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y cuidara’ (Gén.2,15). El trabajo bendición, mandato y ley para el hombre antecede al mismo pecado original y no es para él un castigo consecuencia de la primera caída.

¿Cómo orar a Dios por el trabajo?

Oración a la mañana, antes de salir a trabajar –

  1. Secreto: esta es nuestra favorita entre las oraciones para rezar antes de trabajar.
  2. Padre nuestro, al momento de entrar a mi puesto de trabajo,te pido que te presentes junto a mí,
  3. y agradecerte por este nuevo día.
  4. Te pido que bendigas cada cosa que diga, piense o actúe dentro de mi oficina.Glorifica mis proyectos, planes e ideas que tenga en el futuro,
  5. para que, mis más pequeños objetivos sean para tu gloria.
  6. Lléname de energía para que mi trabajo sea el mejor realizado.El día de hoy, Señor, renueva mi corazón y dame uno generoso,para tratar con amabilidad y de forma agradable a todos aquellos,
  7. que requieran de mis servicios y pueda tratar sus necesidades.
  8. Te pido, Señor, que el trabajo de hoy, como lo haga y para quien lo haga,sea de tu agrado y cumpla las órdenes divinas ejercidas por ti.
  9. Dios, cuando mi trabajo sea terminado, me dirijas con cuidadohasta mi destino, para llegar sano y salvo.Bendice mi familia y cuida mi hogar mientras no esté con ellos,
  10. y así cada cosa esté en el puesto que lo dejé al momento de regresar.

En el nombre de Jesús. Amén.

¿Por qué el trabajo es un don de Dios?

El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el Jardín del Edén para que lo cultivara y cuidara’ (Gén.2,15). El trabajo bendición, mandato y ley para el hombre antecede al mismo pecado original y no es para él un castigo consecuencia de la primera caída.

¿Qué salmo habla del trabajo?

Salmos 128:1-2 – ¡Dichosos todos los que honran al Señor! ¡Dichosos los que van por sus caminos! ¡Dichoso serás, y te irá bien, cuando te alimentes del fruto de tu trabajo! (Sal 128:1-2).

¿Qué quiere decir Eclesiastés 7 9?

Eclesiastés 7 : 9 Comentario Biblico: No te apresures en tu espíritu á enojarte: porque la ira en el seno de los necios reposa. No te apresures en tu espíritu a enojarte, porque el enojo se anida en el seno de los necios.7 : 7 -10 El evento de nuestras pruebas y dificultades es a menudo mejor que al principio pensamos.