Quien Es Enki En La Biblia?

Quien Es Enki En La Biblia
Descripción – “Enki es representado en tablillas asirias como un dios que recibe de tres dioses menores, uno cornudo, otro del viento y otro de la vegetación, el agua que habrá de transmutar en un mortero la vida que circula en el cuerpo de dos serpientes.” ​ «Enki» (de En = Señor, ki = tierra), o «Ea» (quizás se trata de un nombre compuesto por los signos E = “templo” o “casa” y A = “agua”), como lo denominaron los acadios y babilonios, asociándolo quizás a un antiguo dios acadio de nombre tal vez “Ia”.

Se le asocia con el mundo acuático y reina en el Apsu, un lugar situado en las profundidades de la tierra, donde fluyen “las aguas primordiales “. Enki Nudimmud (uno de sus epítetos más usados, algo así como “hacedor”) es el dios de la sabiduría, señor de la magia, la construcción, las artes, el diseño y la creación.

Es uno de los tres dioses más importantes (con Enlil y Anu ) de la cultura mesopotámica, surgida en el valle del Tigris y el Éufrates, Según la leyenda épica acadia de Atrahasis, los grandes dioses sacrificaron al dios menor Geshtu-E y crearon a la humanidad, mezclando la carne del dios y su sangre con la arcilla.

  1. Existen diferentes versiones de la creación de la humanidad en el ámbito mesopotámico y en cada una el dios sacrificado es diferente.
  2. Luego, Enki les instruyó sobre rituales de purificación para el primero, el séptimo y el decimoquinto día de cada mes.
  3. Después de que la diosa madre (también varía) mezcla la arcilla, toda la tropa de dioses escupen saliva sobre ello.

Luego la diosa madre y Enki realizan un ritual mágico y Enki recoge 14 trozos de arcilla, de los cuales creó a siete hombres y siete mujeres. También es el creador de los apkallu ( ab-gal-lu, “gran hombre del mar” u “hombre del gran mar”, en sumerio ), espíritus sabios mitad hombre mitad pez que ejercieron de sacerdotes de Enki y consejeros de los primeros reyes mitológicos.

Su templo principal era el “É-engur”, situado en la ciudad de Eridu, Enki era el detentor de los ” Me “, los decretos preordenados inmutables de los dioses o fuerza impersonal que fundamenta las instituciones sociales, las prácticas religiosas, las tecnologías, los comportamientos, las costumbres y las condiciones humanas que hacen posible la civilización, tal como los sumerios la entendían.

Sus símbolos eran la cabra y el pez, que más tarde se refundieron en una única bestia denominada capricornio, De ahí que, astronómicamente, se asocie a las constelaciones de Acuario y Capricornio, aunque también se le relaciona con el planeta Mercurio,

¿Quién es Enki y Enlil en la Biblia?

Mitos – Hijo del dios del cielo An y de la diosa Ki, al nacer, separó el cielo ” An ” de la tierra ” Ki “. Enlil, An (Anu en acadio ) y Enki forman la trinidad suprema del panteón sumerio. Enlil era la divinidad patrona de Nippur y guardaba “las tablillas del destino” donde se encuentra decretado el destino de todo lo existente.

En el mito de Enlil y Ninlil se narra cómo el dios se encuentra a Ninlil bañándose en los pantanos. A pesar de las advertencias de ella, Enlil consigue fecundarla mediante engaños. Por este acto, censurado en la tradición mesopotámica, es expulsado de Nippur ; pero Ninlil le sigue. Así, mantendrán relaciones otras tres veces, de las que nacerán tres dioses de ultratumba.

En Atrahasis, Enlil intenta destruir a la humanidad en tres oportunidades, molesto por sus hábitos ruidosos. En el último de estos intentos, arrasa la Tierra con un Diluvio, La humanidad consigue salvarse gracias a la intervención de su medio hermano, Enki, que ordenará a Atrahasis la construcción de un enorme barco en el que deberá cargar semillas y animales.

¿Quién es dios Enki?

Enki Unknown (Public Domain) Enki (también conocido como Ea, Enkig, Nudimmud, Ninsiku) era el dios sumerio de la sabiduría, el agua dulce, la inteligencia, la astucia-picardía, la artesanía, la magia, el exorcismo, la curación, la creación, la virilidad, la fertilidad y el arte.

La iconografía lo representa como un hombre con barba que lleva un tocado con cuernos y una larga túnica mientras asciende a la Montaña del Amanecer. En esta imagen, de sus hombros salen corrientes de agua, lo que subraya su asociación con el agua que da vida, mientras que en el fondo aparecen árboles que representan el principio masculino y femenino.

Las corrientes se interpretan como los ríos Tigris y Éufrates que, según un mito, se formaron a partir del semen de Enki. Su nombre significa «Señor de la Tierra» y sus símbolos son el pez y la cabra, ambas representaciones de la fertilidad. Originalmente, Enki (entonces conocido como Enkig) era una deidad sumeria del agua dulce y patrona de la ciudad de Eridu, considerada por los mesopotámicos como la primera ciudad establecida al principio del mundo.

  • El dios aparece por primera vez en el Período Dinástico Temprano IIIa (c.2600-2350 a.C.) y se estableció como un dios importante de los acadios hacia el 2400 a.C., que lo conocían como Ea.
  • Sin embargo, las excavaciones en Eridu han revelado pruebas de una tradición de santuarios a Enki que se remonta a la fundación de la ciudad hacia el 5400 a.C.

En Eridu se le conocía como Enki y más tarde, en Acad, como Ea; los dos nombres se utilizan de forma intercambiable para la misma deidad, al igual que el nombre babilónico Nudimmud. Enki era conocido como Ninsiku solo en su faceta de patrón de la artesanía y el arte, especialmente de los objetos dedicados a temas divinos.

¿Qué son los Anunnakis en la Biblia?

Los anunnakis ​ (antigua transcripción acadia por el sumerio Anunna, que significa ‘Hijos de Anu’)​ son un grupo de deidades sumerias y acadias identificadas en los textos con los anunnas y los igigis, dioses menores.

¿Quién es el padre de Enki y Enlil?

Vinicio Barrientos Carles | Política y sociedad / DYEUS OTIOSUS Mi maestro ¿qué parte de vos está enferma? Mi inteligencia está enferma. Al dios Enshag, que hace que la inteligencia sea clara, he dado a luz de aquí en adelante para vos. Tablillas sumerias, Ur III En artículos precedentes hicimos ver que los primeros documentos escritos de los que se tiene actualmente noticia se remontan al período comprendido entre el tercer milenio y el cuarto milenio antes de Cristo, y son provenientes de la cultura sumeria, en la región del Sumer, la cual forma parte de las primeras civilizaciones mesopotámicas, precedentes de las acadio semíticas.

En efecto, la zona de Mesopotamia, «entre los ríos» Tigris y Eufrates, fue testigo del auge de varias civilizaciones ricas en tradiciones y creencias, que se fueron entremezclando a lo largo de varios milenios, y cuya influencia se extendió posteriormente por todo el Mediterráneo. Por ejemplo, la tradición semítica, entre ellas la judeocristiana, las religiones hititas y cananeas e, incluso, el posterior mundo greco-latino, se vio poderosamente influenciada por ideas provenientes de los sumerios y los acadios.

Un ejemplo icónico de este influjo se puede apreciar en el acadio Atrahasis ( Utnapishtim, para los babilonios), un extenso poema que abarca desde el origen del mundo a la creación del hombre, comprendiendo la narración del diluvio, que viene a ser el tercer intento de una cierta deidad sumeria (y de las mitologías mesopotámicas ) por terminar, es decir, exterminar al ser humano.

  • Sin embargo de la claridad histórica que hoy se tiene sobre estos lejanos tiempos, puede el lector preguntarse ¿siempre se ha creído que los textos más antiguos son los de los sumerios? En definitiva que no, pues el descubrimiento de la cultura sumeria es relativamente reciente.
  • Antes de ello, y como muchos piensan aún en la actualidad, se consideró que los libros más antiguos eran los que formaban parte de la Biblia, es decir, los primeros libros de la Tanaj,
See also:  Que Signica Soñar Con Alguien Que Murio?

Por ejemplo, se pensaba que los refranes escritos más antiguos son los que justamente se encuentran en el libro Proverbios, del Antiguo Testamento, lo cual ha quedado demasiado cercano temporalmente (c.a.1300 a.C.) si se compara con los primeros asentamientos humanos en la Baja Mesopotamia, los que incluyen los más antiguos vestigios del Neolítico en la cultura de Jarmo (6900 a.C.) y del Calcolítico en la cultura Hassuna-Samarra (5500 a.C.).

En cuanto a los sumerios, se tienen registros físicos del período de El Obeid (5000 a.C.- 4000 a.C.) y el de Uruk (4000 a.C.- 3200 a.C.), siendo estos últimos los correspondientes a los descubrimientos de las tablillas encontradas por Ernest de Sarzec, en 1877, publicadas en la primera parte de Découvertes en Chaldée ( Descubrimientos en Caldea ).

Pues bien, ya por el año 3000 a.C., los textos religiosos sumerios reflejaban un intento de sistematización por parte de su élite religiosa, y la triada de los grandes dioses se encontraba perfectamente posicionada, léase An, Enlil y Enki, los cuales representaban la divinización de los principios fundamentales, respectivamente: el cielo, la atmósfera y la tierra.

  1. Sin embargo, esta triada es consecuencia de la interacción de ciertas deidades primordiales, como sucede en la mitología griega,
  2. Como comentamos anteriormente, la cosmogonía sumeria plantea en el inicio de los tiempos un universo con forma de cúpula cerrada, con una base de tierra firme rodeada por un mar de agua primordial, salada, existiendo abajo de esta capa terrestre un inframundo, llamado Kur, separado de la tierra por un océano de agua dulce.

Entonces, en esta mitología primera, la deidad primordial para el cielo era An, mientras que la de la tierra era Ki. De esta guisa que de la unión primordial entre el cielo (An) y la tierra (Ki) nació Enlil, que se convertiría mucho después en el dios supremo del panteón sumerio, una primera deidad con forma y características humanas.

  • Enlil poseía muchas características que le distinguían, en particular guardaba «las tablillas del destino», donde se encuentra decretado el devenir de todo cuanto existe, sobre todo, los destinos de la humanidad.
  • A pesar de ser el dios superior, algo interesante sucedió con Enlil, a quien finalmente las otras deidades terminan desterrando, expulsándolo de la ciudad sagrada de Dilmun (el hogar de los dioses), debido a que Enlil viola a la diosa del aire, Ninlil.

Específicamente, en el mito de Enlil y Ninlil, se narra cómo el dios se encuentra a Ninlil bañándose en los pantanos, a quien, a pesar de sus negaciones, Enlil consigue fecundar mediante engaños. Luego, los dos dioses mantendrán una relación de pareja, a partir de la cual nacerán en total tres dioses de ultratumba.

En general, la mayoría de las deidades sumerias pertenecían a una clasificación llamada Anunna que significa los descendientes de An, mientras que siete deidades, incluyendo Enlil e Inanna, pertenecían a un grupo correspondiente a los jueces del inframundo, los cuales eran conociodos como los Anunnaki, que significa los descendientes de An y Ki.

Esta genealogía proliferó a lo largo de los siglos, de manera que durante la tercera dinastía de Ur, se decía que el panteón sumerio constaba de sesenta veces sesenta deidades, es decir, tres mil seiscientos dioses. Es notable insistir en que los sumerios originalmente practicaban una religión politeísta con deidades no antropomorfas, asociadas con las fuerzas cósmicas y terrestres en su mundo.

Sin embargo, durante la mitad del III milenio antes de Cristo, las deidades sumerias se hicieron más antropocéntricas y se podría considerar que paulatinamente de «dioses de la naturaleza se fueron transformando en dioses de la ciudad». Así, dioses como Enki e Inanna fueron concebidos como si An, el dios del cielo, o Enlil, dios supremo del panteón sumerio, les hubieran concedido el rango, el poder y el conocimiento.

De hecho, se sabe que el padre de Enki es An, siendo así medio hermano de Enlil. Sin embargo, no está del todo claro quien es su madre, apareciendo a veces como hijo de Apsu, el agua dulce primordial, y en otras ocasiones de otra deidad. La escritura y los documentos encontrados son fundamentales para cualquier interpretación en los estudios de religión comparada, los cuales han adquirido recientemente una mayor relevancia en la interpretación de la historia de los pueblos semíticos.

La riqueza cultural evidenciada en las tablillas sumerias hacen ver que no existe mucha diferencia entre la civilización humana de hace seis mil años y la actual. En uno de los provervios sumerios encontrados en las tablillas se puede leer: «Quien tiene mucho dinero es, sin duda, dichoso; quien posee mucha cebada es, sin duda, dichoso; pero el que nada posee puede dormir».

El epígrafe está tomado del mito de Enki y Ninhursag, que relata cómo la diosa Ninhursag perdona finalmente a Enki, asistiéndolo, después de que le había maldecido por problemas conyugales, con ocho terribles males. Así, en ocho versos le pregunta «¿Mi maestro, qué parte de vos está enferma?», respondiendo luego «Al dios (), traje al mundo de aquí en adelante para vos»: ¿Mi maestro? «Mi cabeza está enferma»; al dios Abu, traje ¿Mi maestro? «Mis pelos están enfermos »; a la diosa Ninsikila, traje ¿Mi maestro? «Mi nariz está enferma »; a la diosa Ningiriudu, traje ¿Mi maestro? «Mi boca está enferma »; a la diosa Ninkasi, traje ¿Mi maestro? «Mis genitales están enfermos»; a la diosa Nazi, traje ¿Mi maestro? «Mi mano está enferma»; a la diosa Dazima, traje ¿Mi maestro? «Mi salud está enferma»; a la diosa Nintil, traje ¿Mi maestro? «Mi inteligencia está enferma»; al dios Enshag, traje Imágenes principales tomadas de diversos medios, editadas por Vinicio Barrientos Carles.

See also:  Que Significa Soñar Con Alguien Teniendo Relaciones Sexuales?

¿Cuál fue el primer dios de la humanidad?

Representación de Tuisto en el libro Promptuarii Iconum Insigniorum, publicado en 1553 por Guillaume Rouillé ( ca.1518 – 1589). Tuisto es un dios que puede ser considerado la divinidad primitiva de las tribus germánicas, Es nombrado en las canciones tradicionales que forman el único registro más antiguo de los Germanos.

Nació de la tierra Es andrógino Fue el primer dios correcto Generó solo a un hijo

Tuisto es conocido por los escandinavos como Buri, nombrado en la Edda prosaica de Snorri Sturluson, siendo Buri el primer dios de la creación. Para los germánicos y sajones fue el primer dios que existió, él cual nació de la tierra, es decir, Nerthus,

¿Dónde se ubica el Palacio de Enki?

Eridu fue la ciudad más meridional del conglomerado de Mesopotamia e importante centro de culto al dios del agua, Enki.

¿Quién creó al hombre según los sumerios?

Religión y creencias – Tratar un asunto tal como la religión sumeria puede ser complicado, dado que las prácticas y creencias adoptadas por aquellos pueblos variaron mucho a través del tiempo y lugar, cada ciudad poseía su propia visión mitológica y/o teológica.

Los sumerios fueron posiblemente los primeros en escribir sobre sus creencias, que luego fueron la inspiración para gran parte de la mitología, religión y astrología mesopotámicas, aunque ello no implica que su religión fuera la primera y que no hubieran tomado costumbres y ritos de otros pueblos. Los sumerios veían los movimientos a su año como la magia de los espíritus, magia que era la única explicación que tenían de cómo funcionaban las cosas.

Esos espíritus eran sus dioses. Y con muchos espíritus alrededor, creían en varios dioses, que tenían emociones humanas. Creían que el sol, la luna y las estrellas eran dioses, al igual que los juncos que crecían a su alrededor y la cerveza que destilaban.

​ Creían que los dioses controlaban el pasado y el futuro, que les revelaban las habilidades que poseían, incluyendo la escritura, y que los dioses les proporcionaban todo lo que necesitaban saber. No tenían la visión de que su civilización se hubiera desarrollado por sus propios esfuerzos. Y tampoco tenían visión de progreso tecnológico o social.

​ Cada uno de los dioses sumerios (en su propia lengua, dingir y en plural, dingir-dingir o dingira-ne-ne ) era asociado a ciudades diferentes, y la importancia religiosa a ellos atribuida se intensificaba o declinaba dependiendo del poder político de la ciudad asociada.

Según la tradición sumeria, los dioses crearon el ser humano a partir del barro con el propósito de que fueran servidos por sus nuevas criaturas. Cuando estaban enojados o frustrados, los dioses expresaban sus sentimientos a través de terremotos o catástrofes naturales: la esencia primordial de la religión sumeria se basaba, por lo tanto, en la creencia de que toda la humanidad estaba a merced de los dioses.

Nótese la similitud de la creación del hombre a partir del barro con el relato del Génesis, Entre las principales figuras mitológicas adoradas por los sumerios, es posible citar:

  • An (o Anu), dios del cielo;
  • Nammu, la diosa-madre;
  • Inanna, la diosa del amor y de la guerra (equivalente a la diosa Ištar de los acadios);
  • Enki en el templo de Eridu, dios protector de los hombres, controlador del agua dulce de las profundidades debajo de la tierra;
  • Utu en Sippar, el dios sol;
  • Nannar, el dios luna en Ur ;
  • Enlil, el dios del viento.

Los sumerios probablemente hayan cavado en la tierra unos metros y encontrado agua, Los sumerios creían que la tierra era un gran disco flotando en el mar. Llamaron a ese mar Nammu y pensaban que había estado desde siempre en el tiempo. Creían que del Nammu habían surgido los peces, los pájaros, cerdos salvajes y otras criaturas que moraban en las tierras pantanosas y húmedas.

​ Según ellos, Nammu había creado el cielo y la tierra. El cielo se había separado de la tierra, dando nacimiento al dios masculino An y la tierra, una diosa llamada Ki. Creían que Ki y An habían procreado un hijo llamado Enlil, que era la personificación de la atmósfera, el viento y la tormenta. Creían que él separó el día de la noche y que había abierto una concha invisible dejando caer agua desde el cielo.

Creían que junto con su madre y Ki, Enlil sentó las bases de la creación de las plantas, los humanos y otras criaturas, que hacía germinar las semillas y que había dado forma a la humanidad a partir de la arcilla, impregnándola. ​ El universo consistía en un disco plano cerrado por una cúpula de latón.

La vida después de la muerte implicaba un descenso al vil submundo, donde se pasaba la eternidad en una existencia deplorable, en una especie de infierno. Creían que los cultivos crecían porque un dios masculino se estaba apareando con su esposa diosa. Ellos veían los meses húmedos y calurosos del verano, cuando los campos y praderas se teñían de marrón, como el momento de la muerte de los dioses.

Cuando los campos florecían de nuevo en primavera, creían que sus dioses resucitaban. Marcaron a este, como el comienzo del año, que era celebrado en sus templos con música y cantos. ​ No creían en el cambio social, aunque los sacerdotes sumerios alteraban las historias que contaban, creando nuevos giros en los cuentos antiguos; sin reconocer esto como un cambio inducido por los humanos o preguntándose por qué habían fallado en hacerlo bien la primera vez.

  • āšipu, exorcista y médico.
  • bārû, astrólogo y adivino.
  • qadištu, sacerdotisa.
See also:  Que Significa Soñar Con Un Velorio De Alguien Desconocido?

Los templos sumerios consistían en una nave central con corredores en ambos lados, flanqueados por aposentos para los sacerdotes. En una de las puntas del corredor se encontraba un púlpito y una plataforma construida con ladrillos de barro, usada para sacrificios animales y ofrendas vegetales.

Los graneros y depósitos generalmente se localizaban en la proximidad de los templos. Más tarde, los sumerios comenzaron a construir sus templos en la cima de las colinas artificiales, terraplenadas y multifacetadas: esos templos especiales se llamaban zigurats, Los sumerios fueron precursores de muchos conceptos religiosos, sagas cosmogónicas y relatos que luego aparecieron recogidas por otros pueblos mesopotámicos y regiones vecinas,

Entre ellas podemos citar: la creación del mundo, la separación de las aguas primordiales, la formación del hombre con arcilla o las ideas del paraíso y el Diluvio Universal (que aparece en la Epopeya de Gilgameš ). Escritos de V. Scheil y S.N. Kramer, consideran la creación de Eva a partir de la costilla de Adán como un mito sumerio, ya que en sumerio, las palabras “hacer vivir” y “costilla” se escribían igual: ti,

¿Quién es Jesús y quién es Jehová?

(A-2) Jehová, o sea, Jesucristo, es el Dios del Antiguo Testamento – Aunque para muchos parezca una paradoja, el Jehová del Antiguo Testamento no es nada menos que el Hijo de Dios, Jesucristo. El creó el mundo con la autoridad que le dio el Padre y bajo Su guía.

  • Más adelante Jehová vino a la tierra como el Salvador y el Redentor del mundo.
  • Esta doctrina es una de las menos comprendidas en la historia de la humanidad, a pesar de que en el Antiguo Testamento y en las otras Escrituras se encuentran muchas referencias que pueden comprobarla.
  • Antes de ir a las Escrituras, sería buena idea examinar los nombres y títulos que se aplican a Dios el Padre y a su Unigénito.

Por lo general, dos palabras del idioma hebreo se usan para nombrar a Dios en todo el Antiguo Testamento. Estas son Elohím y Jehová, Puesto que el hebreo original escribía palabras sin vocales, los eruditos no se han puesto de acuerdo en cuanto a la pronunciación original del hombre que se escribe YHWH en hebreo.

En las revelaciones modernas, sin embargo, Jesucristo aceptó el título de Jehová (véase D. y C.110:3). Jehová era el nombre o el título que se le daba en la preexistencia al Primogénito de Dios. Ahora se le llama Jesucristo. El significado del nombre Jehová fue explicado por el élder Talmage: “Jehová es la forma castellanizada del vocablo hebreo Yahveh o Jahveh, que significa El que Existe por Sí mismo o El Eterno,

El hebreo, Ehyeh, que significa Yo Soy, se relaciona por significado y derivación con el término Yahve o Jehová,” ( Jesús el Cristo, pág.37.) Para los judíos Jehová era un nombre inefable que no había de ser pronunciado; lo reemplazaron con otro nombre, el cual aunque sagrado no les era prohibido decir, a saber, Adonaí, que significa el Señor,

  1. Jesús el Cristo, pág.38.) La palabra Elohím es la forma plural de la palabra Dios del idioma hebreo, pero a pesar de ello, los eruditos en la materia concuerdan que debe tomarse como un nombre en singular a pesar de que la terminación im indica el plural.
  2. El profeta José Smith, sin embargo, explica su punto de vista de la siguiente manera: “Si leemos más adelante, hallamos esto: ‘El principal de los Dioses dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen’.

En una ocasión pregunté a un judío erudito: ‘Si el idioma hebreo nos obliga a dar interpretación plural a todas las palabras que terminan en heim, ¿por qué no interpretar el primer Eloheim en plural’? (Nota del traductor: Hay ciertas variaciones en la forma de escribir la palabra Elohím.) Me contestó: ‘Esa es la regla, salvo en contadas excepciones; pero en este caso echaría a perder la Biblia’.

  • Admitió que yo tenía razón.
  • Desde su principio la Biblia muestra que hay una pluralidad de Dioses, y nadie tiene el poder para refutarlo.
  • Es un tema importantísimo que estoy tratando.
  • La palabra Eloheim debería entenderse en la acepción plural: DiosesLos principales de los Dioses nos señalaron un Dios; y cuando uno considera el tema desde ese punto de vista, queda uno libre para percibir toda la belleza, santidad y perfección de los Dioses.” ( Enseñanzas del Profeta José Smith, 462-463.) El élder James E.

Talmage amplía este concepto con su opinión oficial: “El nombre Elohím es un término expresivo de exaltación y poder supremos o absolutos. Elohím, como lo entiende y lo emplea la Iglesia restaurada de Jesucristo, es la combinación de nombre y título que corresponde al Padre Eterno, cuyo Hijo Primogénito en el espíritu es Jehová, el Unigénito en la carne, Jesucristo.” ( Jesús el Cristo, pág.38-39.) Es importantísimo recordar el lugar que le corresponde a Dios, el Padre: El es el Padre de nuestro espíritu (véase Hebreos 12:9) y es nuestro Dios.

  • El hecho de que existan otros Dioses no le resta importancia.
  • El es el autor del plan de salvación.
  • Es esencial que también recordemos que El administra los asuntos relacionados con esta tierra por medio de su Primogénito, o sea, Jehová del Antiguo Testamento.
  • El delegó a Jesucristo la autoridad que necesitaba para organizar y gobernar la tierra, y, a través de la Expiación, Jesucristo llegó a ser el Padre de los hombres fieles.

El Salvador, por lo tanto, llegó a ser también el mayor defensor del plan de su Padre. Debido a que Jesucristo tiene los mismos propósitos que su Padre, y a que es también un Dios, los profetas del Antiguo Testamento a veces se referían a El con las palabras “Jehová Elohím” y que fueron traducidas al castellano como “Jehová Dios”.

Esta frase en hebreo no se usa mucho a partir del capítulo tercero de Génesis; más adelante se encuentra la expresión “Adonai Jehová”, que está traducida como “Señor Jehová” (véase Génesis 15:2, 8; Deuteronomio 3:24). Otro de sus títulos necesita ser explicado. La palabra Cristo viene del griego christos, que quiere decir “el ungido”.

Los griegos usaron la palabra Christos para traducir del hebreo la palabra meshiach, que quiere decir lo mismo. La palabra hebrea ahora se ha castellanizado y se dice mesías, Por lo tanto, Jesucristo quiere decir “Jesús, el Mesías”.