Quien Es Nehemias En La Biblia?

Quien Es Nehemias En La Biblia
¿Cuál es la historia del libro de Nehemías? – De la misma manera que Esdras no es completo sin Nehemías, Nehemías no es completo sin Esdras (véase la introducción a Esdras). De hecho, el escriba Esdras no solamente aparece en el libro de Nehemías, sino que su lectura de la ley a los judíos en Jerusalén (Nehemías 8-9) es de vital importancia en la historia y en los actos de Nehemías.

Como es el caso con el libro de Esdras, los editores bíblicos de Nehemías estaban más enfocados en la actividad de los judíos después de su regreso a Jerusalén que en la exactitud de las fechas históricas. ¿Quién era Nehemías? Un sirviente personal de absoluta confianza del rey Artajerjes que había alcanzado un alto rango en la corte persa, también era un hombre de gran habilidad y persuasión.

Lo más importante, fue un judío que amó y obedeció al Dios de Israel. No nos debe sorprender entonces que se hubiese entristecido al enterarse de que las murallas y las puertas de la ciudad santa, Jerusalén, estaban en ruinas. Con el apoyo de Artajerjes, Nehemías vuelve a Jerusalén y, enfrentando la oposición que había, supervisa la reconstrucción de los muros y las puertas de la ciudad.

¿Quién fue Nehemías en la Biblia y que hizo?

Nehemías ( hebreo : נְחֶמְיָה Ne’hemya, «Yavé ha consolado» ​) es una figura de la cautividad de Babilonia y el retorno a Sion, cuya historia está consignada en el Tanaj y la Biblia, Es considerado principal artífice de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén y autor del Libro de Nehemías,

Fue gobernador de la provincia de Judea entre el 445 a.C. – 433 a.C. aproximadamente. La mayoría de los eruditos creen que Nehemías fue una figura histórica real y que la Memoria de Nehemías, un nombre dado por los eruditos a ciertas partes del libro escritas en primera persona, es históricamente confiable.

​ ​ ​

¿Cuál era la misión de Nehemías?

Vivió durante la dominación persa de Judea y fue copero del rey Artajerjes I, de quien obtuvo permiso para regresar a Jerusalén con la misión de reconstruir los muros de la ciudad.

¿Quién era Nehemías en la Palabra de Dios?

(32-17) Nehemías 13. Nehemías estableció más reformas – Nehemías sacó a los extranjeros que concurrían a las sinagogas (véase Nehemías 13:1-3) y luego limpió el templo de un apóstata residente (véase vers.4-9). Reforzó el control de la compra y venta en día de reposo (véase vers.14-21) y además aconsejó a todo Israel a casarse con mujeres de su propio pueblo.

¿Que construyó Nehemías?

Mensaje: Nehemías: La reconstrucción de las murallas (Nehemías) Durante mucho, mucho tiempo lo único que sabía acerca de Nehemías era que se suponía que era el hombre más bajo de la Biblia, por causa de un chiste en inglés acerca de su estatura: “knee-high-miah” (un hombre que solo llega a la altura de las rodillas).

  1. Me alegra haber descubierto mucho más acerca de este hombre a lo largo de estos años, y espero que usted también lo haya descubierto, porque es uno de los más importantes personajes del Antiguo Testamento, pero quizás no tan conocido como algunos otros.
  2. Esdras y Nehemías son un solo libro en las Escrituras hebreas, porque son parte del mismo relato.

De hecho, los libros de Esdras, Nehemías y Ester corresponden todos ellos al mismo período general de la historia de Israel. En nuestra Biblia han sido invertidos en el orden cronológico en el que sucedieron. En otras palabras, de hecho Ester aconteció cuando Dios comenzó a moverse en medio de la cautividad de Israel con el fin de hacer que la nación regresase a su tierra.

Eso fue poco después de la mitad de los setenta años que había profetizado Jeremías que duraría la cautividad. Dios hizo que Ester, una joven doncella judía, ascendiese al trono de Persia como reina. Fue su esposo, el rey Asuero de Persia, el Artajerjes que se menciona en los primeros capítulos de Nehemías.

Este rey pagano dio la orden de que Nehemías regresase a Jerusalén a construir las murallas de la ciudad. Tal vez eso justifique el interesante paréntesis que se produce en este libro en el capítulo 2, versículo 6, cuando Nehemías acudió al rey: “Entonces el rey (y la reina estaba sentada junto a él) me preguntó.”.

Creo que esa reina debió ser Ester, la joven judía, que había alcanzado ese destacado lugar por la gracia de Dios. Ni Artajerjes ni Asuero son los nombres de este rey, por lo que resulta muy confuso. Estos son en realidad títulos. Artajerjes quiere decir “el gran rey”, y Asuero significa “el padre venerable”.

De modo que ese no era el nombre del rey. Puede que sea de ayuda, o puede que no, saber que este Artajerjes y Asuero es también Darío el Meda, que se menciona en el libro de Daniel. Y para añadir aún más a la confusión, el Artajerjes del libro de Nehemías no es el mismo Artajerjes del libro de Esdras.

¿He conseguido confundirle por completo? Sea como fuere, en la historia de este pueblo, Ester, como instrumento de la gracia de Dios, fue enviada a ocupar el trono de Persia y conmovió de ese modo el corazón de su marido, el rey, que permitió a Nehemías, su copero, volver a Jerusalén. Nehemías comienza a reconstruir la ciudad de Jerusalén, y unos veinticinco años después Zorobabel regresó con unos cincuenta mil cautivos procedentes de Babilonia, como se relata en el libro de Esdras.

Dios ha invertido este orden en las Escrituras. En lugar de Ester, Nehemías y Esdras, se da la vuelta a estos libros, y nos encontramos con Esdras, Nehemías y Ester. A las Escrituras no les preocupa simplemente la cronología, sino la enseñanza de cada uno de los libros.

  • En estos tres libros encontramos la historia de la salida de la cautividad, para regresar a Dios.
  • El libro de Esdras empieza con la construcción del templo.
  • La restauración de la casa de Dios es siempre la primera cosa para regresar a Dios.
  • Luego viene la construcción de las murallas, como veremos en el libro de Nehemías, lo cual cubre la necesidad de seguridad y de fortaleza.

Finalmente, el libro de Ester viene a ser la revelación del propósito de todo ello en la vida de la persona. Esa es una panorámica de estos tres libros. El libro de Nehemías se divide en dos partes. Los primeros seis capítulos tratan acerca de la reconstrucción de la muralla, mientras que el resto de los capítulos, hasta el 13, tienen que ver con la reconstrucción del pueblo.

  1. Con estas dos tenemos el libro completo.
  2. Ahora bien, ¿qué es lo que simboliza una muralla? Uno de los lugares más famosos de nuestro mundo actual es la muralla de Berlín, que divide la ciudad en dos, pero normalmente una muralla simboliza la fortaleza y la protección.
  3. En las ciudades antiguas el único medio verdadero de defensa eran las murallas.

Las murallas de Babilonia, como se cuenta en la historia de Daniel, eran de unos 116 metros de grueso y 31 metros de alto, unas murallas realmente masivas. Por lo tanto, la ciudad de Babilonia se consideraba segura. ¿Qué quiere decir, entonces, reconstruir las murallas de nuestra vida? Nehemías es el relato de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén, y a su vez Jerusalén es un símbolo de la ciudad de Dios, el lugar donde Él habita y el centro de la vida para el mundo.

  1. Por lo tanto, en la vida de la persona, la reconstrucción de las murallas sería una imagen del restablecimiento de la fortaleza en esa vida.
  2. Todos hemos conocido a personas cuyas defensas se han desmoronado.
  3. Se han convertido en vagos, que van de un lado a otro por las calles de nuestras grandes ciudades, sin esperanza y completamente impotentes, pero con frecuencia Dios, en Su gracia, extiende Su mano y toca las vidas de algunas de estas personas y las trae con el fin de reconstruir las murallas.

Esta es la imagen de la manera en que las murallas en cualquier vida, iglesia local, comunidad o nación pueden ser reconstituidas de nuevo en fuerza, poder y propósito. El primer paso en este proceso aparece en el capítulo 1, versículo 4, que comienza con el interés por las ruinas.

  1. Nehemías dice: Cuando oí estas palabras me senté y lloré, hice duelo por algunos días, ayuné y oré delante del Dios de los cielos.
  2. Nehemías 1:4) Usted no logrará nunca construir las murallas de su vida sin que antes le preocupe enormemente las ruinas.
  3. ¿Se ha fijado usted detenidamente en alguna ocasión en las ruinas de su propia vida? ¿Se ha detenido usted alguna vez el tiempo suficiente como para meditar en lo que podría llegar usted a ser bajo la dirección de Dios, y lo ha comparado con lo que es usted? ¿Ha examinado usted las posibilidades que Dios le ha concedido en su vida y se ha dado cuenta de lo mucho que se ha desviado de ese potencial? Al igual que Nehemías, ha recibido usted una palabra, en una forma u otra, acerca de la desolación y la ruina que existe.

Cuando Nehemías escucha este informe acerca de Jerusalén, llora y ora durante días enteros, mostrando su profunda preocupación. Usted no logrará reconstruir las murallas de su vida hasta que no haya usted llorado primero por las ruinas. A esto sigue la confesión.

En el capítulo 1 hallamos la preciosa oración de Nehemías al confesar que la nación entera ha abandonado a Dios y reconocer la justicia del trato de Dios para con ellos. A eso le sigue de inmediato la entrega. El versículo 11 del capitulo 1 dice: “Te ruego, Jehová, que esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo.

” (Nehemías 1:11a) ¿Para hacer qué cosa? Como ve usted, este hombre ha estado urdiendo un plan en su mente, mientras ha estado orando, acerca de cómo reconstruir las murallas. Tiene algo concreto que desea pedir. Pide: “. y dale gracia delante de aquel hombre”.

Nehemías 1:11b) ¿Qué hombre? Lo vemos en el próximo versículo: En aquel entonces servía yo de copero al rey. (Nehemías 1:11c) De modo que aquí tenemos el caso de un hombre que por su preocupación, y después de haber confesión de corazón, se entrega de lleno a un proyecto. Pide a Dios que comience a actuar en el corazón del rey; así es cómo debe empezar cualquier regreso a la gloria de Dios.

Debemos sentir preocupación y a continuación debemos confesar. Luego nos comprometemos a la acción, y también le pedimos a Dios que actúe a nuestro favor, porque invariablemente en una empresa como esta hay factores sobre los cuales no tenemos ningún control, y Dios tiene que ocuparse de ellos.

Hace algún tiempo, en una conferencia para hombres, un hombre contó cómo, en los primeros tiempos de su experiencia cristiana, alguien le animó a orar acerca de aquellas cosas que estaban relacionadas con su trabajo, con la relación que tenía con su jefe y con sus otros compañeros de trabajo. Dijo: “Al principio no creí que orar fuese lo indicado, pero lo intenté, y me di cuenta de que funcionaba.

Creí que era aprovecharse injustamente de aquellos pobres paganos, pero funcionó tan bien que me di cuenta de que Dios había provisto la oración para nosotros. Nehemías es plenamente consciente de esto, de que es preciso que Dios se mueva en los diferentes aspectos en los que Nehemías no podía hacerlo.

De modo que ora acerca de la posibilidad de ir a ver al rey. Cuando se encuentra ante su presencia, el rey se da cuenta de la tristeza reflejada en el rostro de Nehemias y le pregunta que qué desea. Se trata del mismo rey que se había casado con la que se convertiría en la reina Ester, y es un hombre que siente ya una gran preocupación y conoce los problemas de los judíos, por lo que se muestra receptivo a la súplica de Nehemías para que le permita regresar a Jerusalén.

El próximo paso necesario en el programa de reconstrucción es el valor. En el versículo 9 del capítulo 2 leemos: Fui luego a los gobernadores del otro lado del río y les di las cartas del rey. También el rey envió conmigo jefes del ejército y gente de a caballo.

  • Pero cuando lo oyeron Sanbalat el horonita, y Tobías el siervo amonita.
  • Nehemías 2:9-10a) ¿Reconoce usted estos nombres? Cuando leemos acerca de los amonitas, amoritas, amalequitas, hititas, jebusitas, perizitas y otros “itas”, tenemos una imagen del enemigo de Dios, es decir, la carne.
  • Esta agencia satánica en el hombre se resiste inevitablemente a la obra, la voluntad y los caminos de Dios.

Aquí tenemos esta misma enemistad; cuando los enemigos de Dios oyeron esto, les disgustó mucho que viniera alguien a procurar el bien de los hijos de Israel. (Nehemías 2:10b) El valor se necesita de inmediato. Siempre que un hombre como Nehemías dice: “Me levantaré y edificaré”, Satanás contesta siempre: “Entonces yo me levantaré y me opondré”.

  1. Satanás hace las cosas difíciles cuando nos proponemos regresar a Dios.
  2. Vemos además la necesidad de la cautela.
  3. Cuando Nehemías regresa a Jerusalén y cabalga por la ciudad de noche, no se limita sencillamente a colocar ladrillos uno encima de otro.
  4. No sale apresuradamente a hacer que se sientan todos emocionados por edificar las murallas.

De haberlo hecho hubiese caído en una profunda trampa tendida por sus enemigos. Lo primero que hace es levantarse de noche, cuando nadie lo sabe; cabalga alrededor de las murallas de la ciudad y examina las ruinas, anotando con exactitud lo que es preciso hacer, y realiza una inspección honesta.

  1. Estos tres principios de la reconstrucción, la muestra de preocupación, la confesión y el compromiso, así como el valor precavido, son básicos para hacer posible la reconstrucción.
  2. En el capítulo 3 nos enteramos de cómo llevó a cabo esta tarea de reconstrucción.
  3. Si las murallas de su vida están rotas, si sus defensas se han desmoronado, de modo que el enemigo le está atacando a usted por todas partes, y cae usted fácilmente en la tentación, sugiero que preste usted una especial atención al proceso de la reconstrucción que encontramos en el libro de Nehemías.
See also:  Soñar Bañandose En Una Ducha Con Alguien?

Lo primero de lo que nos enteramos es de que el pueblo estaba dispuesto a trabajar. En segundo lugar, que pusieron manos a la obra y comenzaron de inmediato a hacer algo al respecto. Nehemías, con la sabiduría que Dios le dio, hizo que cada uno de ellos se pusiera a trabajar en la parte de la muralla que estuviese más cerca de sus casas, de modo que participasen de manera personal en el trabajo.

El resto del capítulo describe cómo realizaron la construcción. Todo ello giraba alrededor de las diez puertas de la ciudad de Jerusalén. Se asignaba a las personas una cierta porción de la muralla, definida por las puertas que permitían el acceso a la ciudad. Al leer este capítulo, encontrará usted el nombre de las diversas puertas, y los nombres hebreos son sumamente importantes.

Quisiera describirlos rápidamente para su propia edificación, y al mismo tiempo podemos sacar una lección de cada una de ellas. En primer lugar tenemos la Puerta de las Ovejas. Esta era la puerta a través de la cual se traían las ovejas a la ciudad para ser sacrificadas en el altar.

Claro que la Puerta de las Ovejas representa al Cordero de Dios, cuya sangre fue derramada en la cruz por nosotros y, por lo tanto, revela el principio de la cruz. Ese es siempre el punto de partida para fortalecer su vida. Es preciso que reconozca usted el principio de la cruz, el hecho de que Dios va a moverse en su vida de tal manera que anule totalmente su propio ego, sus planes y su interés propio.

La cruz es el instrumento del programa de Dios que sirve para hacer morir el ego, y es a partir de ahí donde tenemos que construir para que tengamos fortaleza. El relato habla a continuación acerca de la Puerta del Pescado. ¿Qué le sugiere a usted “la Puerta del Pescado”? ¿Recuerda usted que el Señor Jesús les dijo a Sus discípulos: “Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres” (Marcos 1:17)? Esto representa el testimonio del cristiano.

  • ¿Se ha derrumbado la puerta en su vida? ¿Se ha desmoronado la muralla alrededor de la Puerta del Pescado? Si es así, es preciso volver a construir esta puerta de defensa y la muralla, porque el Señor Jesús dijo que todo cristiano debía dar testimonio de Él.
  • Si esta muralla se ha derrumbado, se encontrará usted con que a través de ella entrará una y otra vez el enemigo.

Si no ha dicho usted nunca ni una palabra a favor de Cristo, si no hay nunca ningún testimonio en su vida, entonces la muralla está rota y es preciso volver a reconstruir la Puerta del Pescado. La próxima puerta es la Puerta Vieja, que encontrará usted en el versículo seis.

¿Qué simboliza esta puerta? Yo sugiero que representa la verdad. En la vida de muchos cristianos esta puerta está rota, porque ya no se basan en la verdad. La verdad es siempre algo viejo, y es sobre lo antiguo en lo que todo lo nuevo ha de basarse. Alguien ha dicho muy acertadamente: “Todo lo que es verdad no es nuevo, y lo que es nuevo no es verdad”.

Vivimos tiempos en los que la vieja verdad está siendo olvidada y en los que los hombres están eliminando todo lo que la iglesia representaba, diciendo que ya no necesitamos esas cosas. Pero si permitimos que esa vieja verdad sea eliminada, nos encontramos con que la muralla se derrumba y los enemigos tienen libre acceso a nuestra alma.

  • La verdad no cambia jamás; fue verdad cuando fue transmitida y continuará siéndolo de aquí a mil años.
  • Pienso con frecuencia en la historia de un hombre que un día fue a visitar a un anciano músico.
  • Llamó a su puerta y dijo: “¿Qué buena noticia tiene usted para hoy?”.
  • Pero el músico no le contestó.
  • Se dio la vuelta, cruzó la habitación y se acercó a donde estaba colgado un diapasón.

Agarró un martillo y golpeó el diapasón de tal modo que la nota retumbó por toda la estancia. Entonces el músico dijo: “Eso, amigo mío, es un ꞌlaꞌ. Fue un ꞌlaꞌ ayer, lo fue hace cinco mil años y continuará siéndolo dentro de otros cinco mil años”. Y entonces añadió, “El tenor que vive al otro lado del pasillo canta desentonando, la soprano que vive arriba no llega bien a las notas agudas, y el piano que está en la habitación de al lado está desafinado”.

Golpeó el diapasón de nuevo y dijo: “Ese es un ꞌlaꞌ, y eso, mi buen amigo, es la buena noticia hoy”. Eso es verdad. La verdad es siempre igual; no cambia jamás. Necesitamos reconstruir la vieja puerta de la verdad. La próxima puerta es la Puerta del Valle, y vemos de inmediato lo que sugiere. Es el lugar de la humildad, ¿no es cierto? Es un lugar de humildad mental y de corazón.

Dios ha dicho en todas las páginas de las Escrituras que está en contra del orgullo del hombre. Él busca a los humildes y contritos, a aquellos que han aprendido que no son indispensables, que han aprendido a tener una baja opinión de sí mismos y una alta opinión de Dios.

  1. Lo que Él busca es esta actitud.
  2. Esta Puerta del Valle necesita con frecuencia ser reparada.
  3. La próxima puerta es la Puerta del Muladar, el lugar por donde se llevaban todos los desperdicios.
  4. Toda la basura y la suciedad se llevaba por la Puerta del Muladar.
  5. Y usted, mi amigo, si no tiene una puerta del muladar en su vida, está en malas condiciones, porque toda la basura en su vida se acumula, y causará que huela horrible ante Dios y al hombre.

Y si esta puerta se desmorona, y la basura no se puede limpiar y eliminar, necesita ser reparada. A continuación está la Puerta del Manantial. Ese nombre nos recuerda de inmediato las palabras que le dijo el Señor Jesús a la mujer que estaba junto al pozo: “.

El agua que yo le daré será en él una fuente de agua, que salte para vida eterna” (Juan 4:14b). Esta es una imagen del Espíritu Santo, que es un río de vida que corre en nuestro interior; es decir, el Espíritu que fluye en nuestras vidas y nos permite obedecer a Su voluntad y a Su palabra. A esta sigue la Puerta del Agua, que es siempre el símbolo de la Palabra de Dios.

Lo interesante acerca de esta Puerta del Agua es que no necesitaba reparación y era evidentemente la única parte de la muralla que aún se mantenía en pie. Menciona a las gentes que vivían junto a ella, pero no dice nada en cuanto a que necesitase ser reparada.

La Palabra de Dios nunca se avería, por lo que nunca necesita ser reparada, y lo único que necesita es ser nuevamente habitada. Luego está la Puerta del Este. La Puerta del Este estaba en dirección a donde sale el sol, y es la puerta de la esperanza. Es la puerta de la anticipación de lo que ha de venir, cuando todas las pruebas y las luchas de esta vida terminarán y el glorioso sol nuevo saldrá sobre el nuevo día de Dios.

Esta es una puerta que tiene que ser reconstruida en muchos de nosotros, que nos dejamos llevar por el espíritu de pesimismo de estos tiempos y nos sentimos desmoralizados por la desesperación de nuestra época. A continuación encontramos la Puerta de los Caballos.

En las Escrituras el caballo es un símbolo de la guerra o, en este caso, de la necesidad de batallar contra las fuerzas de las tinieblas, “porque no tenemos lucha contra sangre y carne”, nos dice el apóstol, “sino contra principados, contra potestades, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra huestes espírituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

¡Esa es la batalla! La novena puerta es la Puerta del Juicio, o, literalmente, “la puerta de la inspección”. Este es, evidentemente, el lugar en el cual se llevará a cabo el juicio. De vez en cuando necesitamos detenernos a examinarnos a nosotros mismos, a volver a evaluar lo que estamos haciendo.

  1. Esto nos vuelve a situar, en la última parte del capítulo, en la Puerta de las Ovejas, que es la puerta de la cruz.
  2. La cruz debe estar al principio y al final de cada vida.
  3. De esta manera tan maravillosa el libro de Nehemías nos enseña lo que necesitamos hacer para fortalecer las murallas de nuestra vida.

Los próximos capítulos, del cuatro al seis, relatan la persecución que se produjo cuando estaban siendo edificadas las murallas de la ciudad. Como ya he sugerido, cuando empiece usted a reconstruir la fortaleza de su vida, se encontrará usted con que de inmediato surgirá una fuerza, tanto de su interior como del exterior, que se resistirá a la obra de Dios en su vida, ejerciendo toda la influencia que puede ejercer contra usted.

  1. La persecución que se revela aquí puede resumirse con tres palabras: desdén, conspiración y sagacidad.
  2. Los enemigos intentaron burlarse o desdeñar lo que Dios estaba haciendo, y cuando fracasaron intentaron una conspiración.
  3. Se esforzaron por que los israelitas se vieran envueltos en un complot para echar abajo este trabajo, y cuando no lo consiguieron, intentaron distraer a Nehemías de su labor mediante toda clase de estratagemas sagaces que se les pudo ocurrir, pero cuando llegamos al capítulo 6, versículo 15, nos encontramos con esta maravillosa frase: Fue terminado, pues, el muro el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días.

(Nehemías 6:15) ¡Un récord extraordinario! En la última parte del libro, en los capítulos 7 al 13, nos encontramos con la historia de un nuevo aprendizaje, y así es cómo se mantiene la fortaleza una vez construida. En el capítulo 8, nos encontramos con la importante reunión de todo el pueblo, convocada por Esdras, el sacerdote, que se nos cuenta además en el libro que lleva su nombre.

Veamos los pasos que sigue. Comienza con la lectura de la ley, en el capítulo 8, versículos 5 y 6: Abrió, pues, Esdras el libro ante los ojos de todo el pueblo ―pues estaba más alto que todo el pueblo―; y cuando lo abrió, el pueblo entero estuvo atento. Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios grande. Y todo el pueblo, alzando sus manos, respondió: “¡Amen! ¡Amen!”; y se humillaron, adorando a Jehová rostro en tierra.

(Nehemías 8:5-6) Y versículo 8: Y leían claramente en el libro de la ley de Dios, y explicaban su sentido, de modo que entendieran la lectura. (Nehemías 8:8) Esto no es otra cosa que una predicación expositiva, que era el primer medio de retener la fortaleza que representaban las murallas.

Después de esto, el pueblo celebró la Fiesta de los Tabernáculos, cuando Israel tuvo que habitar en cabañas construidas con las ramas de los árboles, para recordarles que eran sencillamente extranjeros y peregrinos en la tierra. A continuación está el recordatorio de las lecciones del pasado, y en el capítulo 9 nos encontramos con la impresionante oración hecha por Esdras, en la que cuenta lo que Dios había hecho en la vida de este pueblo.

Es siempre bueno que nos paremos a meditar en lo que Dios nos ha enseñado en el pasado, y es una manera segura de conservar la fortaleza que Dios nos da. Después de esta oración, el pueblo firmó un pacto, y acordaron hacer lo que les exigía la ley. Hicieron un pacto, disponiéndose a dar el paso de obediencia.

Puedo decirle, basándome también en mi propia experiencia, que usted no podrá nunca conservar la fortaleza que Dios le da hasta que no esté usted dispuesto a obedecerle en lo que Él le diga. Es preciso que le obedezca cuando le oiga y sepa usted lo que Él quiere. En el capítulo 11 está el reconocimiento de los dones entre el pueblo.

Están los levitas, los encargados de vigilar las puertas, los cantores, y otros diversos ministerios que se llevaban a cabo en el templo. De manera semejante, se nos dice en el Nuevo Testamento que descubramos los dones que nos ha concedido el Espíritu, y que los pongamos por obra: “.

  1. Que avives el fuego del don de Dios que está en ti.”, le escribió Pablo a Timoteo (2 Timoteo 1:6).
  2. Si quiere usted conservar su fuerza, comience a usar lo que Dios le ha dado.
  3. El capítulo 12 relata la dedicación de las murallas, la reunión del pueblo que marchó alrededor de ellas con instrumentos, cantando y gritando, tocando los instrumentos y regocijándose, clamando con gran júbilo.

No hay nada que pueda añadir más a la fuerza que tenemos en el Señor que expresar el gozo del Señor en nuestra vida. El libro termina con una advertencia para que resistamos al mal. Podremos mantener nuestra fortaleza si adoptamos la actitud que adoptó Nehemías con respecto a Dios, que estuvo dispuesto a decir “¡No!” a las fuerzas que podían destruir lo que estaba haciendo Dios en su vida.

Fíjese bien en lo que tuvo que hacer. En el capítulo 13, versículo 7, habiendo regresado a Babilonia y después a Jerusalén, dice:, entonces supe del mal que había hecho Eliasib por consideración a Tobías, haciendo para él una habitación en los atrios de la casa de Dios. (Nehemías 13:7) ¡Había permitido a Tobías que se trasladase al templo! ¿Qué hizo Nehemías al respecto? Dijo: Esto me dolió mucho, y arrojé todos los muebles de la casa de Tobías fuera de la habitación.

(Nehemías 13:8) Tiró los muebles de Tobías a la calle, pero eso no es todo. Se encontró con que habían engañado a los sacerdotes, por lo que restableció el dinero que les pertenecía. A continuación descubrió que por toda la ciudad la gente estaba haciendo caso omiso del sábado, trayendo mercancía y vendiéndola por las calles, y en el versículo 19 dice: Sucedió, pues, que al caer la tarde, antes del sábado, ordené que se cerraran las puertas de Jerusalén y que no las abrieran hasta después del sábado.

  • Nehemías 13:19a) Les mantuvieron fuera de la ciudad, pero luego descubrió que algunos de ellos estaban esperando fuera de noche, junto a las puertas, con la esperanza de que saliese alguien y de ese modo pudiesen hacer algo de negocio.
  • ¿Qué hizo entonces?,
  • Yo les amonesté diciéndoles: “¿Por qué os quedáis vosotros delante del muro? Si lo hacéis otra vez, os echaré mano”.
See also:  Que Es El Ave Fenix En La Biblia?

(Nehemías 13:21a) Pero entonces descubrió otro problema más. El pueblo seguía casándose con las razas de alrededor, con las que les estaba prohibido hacerlo. Entonces Nehemías actuó de manera violenta. En el versículo 25 nos dice: Reñí con ellos y los maldije, hice azotar a algunos de ellos y arrancarles los cabellos ; y les hice jurar, diciendo: “No daréis vuestras hijas a sus hijos, ni tomaréis de sus hijas para vuestros hijos, ni para vosotros mismos”.

(Nehemías 13:25) Pero tampoco acabó ahí la cosa. Se encontró con que uno de aquellos hombres, que era uno de sus principales enemigos, había hecho más que ningún otro para oponerse a que fuese edificada la muralla; era Sanbalat el horonita. Leemos en el versículo 28: Uno de los hijos de Joiada, hijo del sumo sacerdote Eliasib, era yerno de Sanbalat, el horonita; por tanto, lo eché de mi lado.

(Nehemías 13:28) Es posible que considere usted que Nehemías fue demasiado severo, pero en este caso, como verá, tenemos a un hombre que sabe que no se puede llegar a acuerdos con lo que está mal, y que ha aprendido una de las más importantes lecciones que puede enseñar el Espíritu de Dios a alguna persona: a decir que no cuando es preciso hacerlo.

  1. Fue precisamente sobre esta nota que el Señor Jesús comenzó Su ministerio en Jerusalén.
  2. Al entrar en el templo y encontrar que estaba lleno de cambistas que estaban profanando la casa de oración, hizo un látigo de cuerdas y les echó del templo.
  3. ¡No hay nada de moderado en esa actitud! Aquí tenemos a un hombre que se sentía muy furioso, que echaba chispas por los ojos, pero que con todo y con eso está perfectamente justificado en lo que hace porque está diciendo muy claramente que no a lo que profana el templo de Dios.

Aquellos que han llevado la marca de Dios a lo largo de toda la historia de la iglesia han sido los que han aprendido a decir que no y lo han dicho en el momento oportuno. Leemos relatos de los Covenanters, Martín Lutero, John y Charles Wesley, aquellos que han adoptado una postura contra el mal cometido por el mundo, y han sido siempre hombres y mujeres que han aprendido a decir que no y que han luchado contra todo cuanto profana el templo de Dios.

¿Cuál fue el liderazgo de Nehemías?

Características de Nehemias como Líder. Compasión : La primera característica que veo es la Compasión en él, el dolor por su pueblo, por su nación. A pesar de que Nehemías estaba bien económicamente y no le faltaba nada ya que era el copero del Rey y en ese tiempo ese empleo era de gran beneficio remunerativo, eso no le impidió tener compasión por su Pueblo y por su gente.

Nehemias cuando se entero las noticias de que el muro de Jerusalén estaba derribado y que la gente estaba en gran mal, le dolió tanto que se angustio, lloro, ayuno e hizo duelo, pero porque? Por compasión el pregunto como estaban los judíos, porque cuando uno se interesa por su prójimo es cuando uno le pregunta como esta, si necesita algo, si lo puede ayudar, y no es indiferente, ni egoísta y piensa en si mismo, si Nehemías no hubiera tenido compasión hubiera dicho o pensado “OK, yo estoy bien aquí no me falta nada, voy a orar por ellos haber si se mejora la situación” y luego se hubiera olvidado en poco tiempo, pero no! Nehemías sintió un dolor tan profundo por su nación que lloro y gimió delante de Dios y ayuno y oro por ellos para buscar la voluntad de Dios en ese asunto y como se podía revertir todo ese daño que había,

Oración : Nehemías era un hombre de oración, lo primero que hizo al visualizar el muro de Jerusalén derribado y la gente en sufrimiento, fue buscar a Dios en oración, porque sabia que sin él nada podía hacer y porque sabia que necesitaba un milagro y solo Dios podía darle solución.

  • Era un hombre que buscaba de rodillas las soluciones y con un corazón quebrantado y desesperado por la Presencia de Dios.
  • Fe y Acción : Aparentemente cuando dice le dice al Rey “envíame a Judá y yo la reedificaré” pareciera que hubiera orgullo en él pero en verdad esto denotaba en Nehemías que era alguien de fe, que le creía a Dios y por lo tanto de la abundancia de su corazón hablaba su boca.

Por eso era valiente delante de reyes y de cada persona que se le ponía en el camino, por la fe que tenía, porque cuando oraba le creía a Dios y le creía que iban a suceder cosas extraordinarias en su nombre. Con fe animó a los judíos, sacerdotes, oficiales para reedificar los muros y no estar mas en oprobio y enfrentó con fe a los que se opusieron y querían engañarlo (Sanbalat, Gesem,Tobías).

Motivación: Motivación es todo aquello que impulsa a un individuo a moverse y trabajar para alcanzar un fin determinado. Nehemías tenia una motivación interna de Dios y de su anhelo para que se produzca un cambio. El motivaba a la gente de esta forma: Primero les hizo ver en el mal en que estaban, segundo les mostró la solución diciéndoles “venid y edifiquemos”, tercero les declaró como Dios lo respaldo sacándolo del palacio y todo lo que logró por la mano de Dios que tocó los corazones de Rey, de la reina, de los gobernadores, etc para comenzar a reedificar los muros.de esta forma se levantaron todos y esforzaron sus manos.

Nehemias motivo a la gente diciendoles que iva a ir con ellos porque Dios estaba con el para reedificar las ruinas y los motivo para que pongan su mirada en Dios y no en las circunstancias, ni en los enemigos que se levantaban cada vez con mas fuerza.

¿Porque fue Nehemías un ejemplo de motivador? Porque no se desalentó en los tiempos difíciles ante la adversidad Porque caminó por fe, no mirando las circunstancias se escudo del negativismo que afecta a muchos líderes. Porque no se dejó vencer por el temor aún cuando muchas veces fue tentado hacerlo, y en una oportunidad cuando el profeta Semaías, uno de los de su propio pueblo lo engañó para que caiga en temor.

Porque no cayó en el estrés producto del mucho trabajo (teniendo en cuenta que solo se desvestían cuando se bañaban únicamente ya que estaban siempre trabajando y en alerta para una batalla) porque lo superó con metas claras y su mente puesta continuamente en Dios.

  1. Humildad: Nunca busco su gloria personal (vanagloria) sino que comenzó humillándose a Dios pidiendo perdón por sus pecados y luego recién por los de su pueblo; y siempre se mantuvo así hasta el final porque amaba a Dios y al pueblo de Dios.
  2. Todo lo hizo para agradar al Padre y no al mundo.
  3. Paciente: En esperar la voluntad de Dios, y no actuar con su propia fuerza o por sentimiento.

El esperó un par de meses para que lo enviaran hacer la obra de reedificación, porque el estaba bajo la autoridad del rey y esperó en Dios para que le abriera puertas que estaban cerradas por mucho tiempo. Y logró ver la voluntad de Dios. Radical: Con el pecado fue radical, una vez que vió que Dios los había perdonado de sus pecados y que eran respaldados en todo lo que emprendían, no admitió concesiones con el pecado y veló para que el todo pueblo se mantuviera igual.

Cuando tuvo noticias de que el pueblo estaba cometiendo actos que no podían hacer como por ejemplo que oficiales y sacerdotes se emparentaban con pueblos que Dios no permitía que lo hicieran, se puso firme y exhortaba, reprendía y hasta llego arrojó los muebles de Tobías (uno de sus enemigo), e hizo que limpiasen una cámara de la casa de Dios.

Descripción de la visión de Nehemías, A pesar de que los muros de Jerusalén estaban derribados de hace mucho tiempo y su gente pasaba necesidades. El estando tan lejos de su pueblo, tuvo una visión de parte de Dios de ver los muros levantados y que rodease a Jerusalén, su pueblo feliz de volver a tener relación con su Dios para dejar de estar en cautividad y pasando males, necesidades y vergüenza.

  1. La visión que tuvo fue dada por Dios pero para llevarla a cabo tenía que ponerse metas y lo esencial fue la oración y buscar la perfecta voluntad de Dios en todo.
  2. Nehemías se comprometió con la visión, le creyó a Dios de que lo podía usar, a pesar de que había muchos obstáculos y “gigantes” en el camino, pero el soñó, se embarazó de la visión y perseveró en ella, involucrándose el, pero también involucrando a otros, porque para llevarla a cabo era necesario que otras personas también tuvieran esa misma visión.

El resultado fue el éxito de la visión porque cuando una visión es verdaderamente de Dios hay victoria y hay respaldo de Dios. Estrategias de Nehemías. La estrategia que realizó fue principalmente esperar en el plan de Dios, tenía la visión, sabía que debía hacer algo para ayudar a su pueblo y dejar de estar en oprobio por tantos años, pero faltaba la estrategia adecuada ya que para lograr algo determinado, se necesita de una estrategia, pero al haber infinidad de estrategias posibles, Nehemias buscó la estrategia de Dios, en todo momento, y lo hizo a través de la oración.

Primero buscó el perdón de Dios para el y su pueblo (Interseción), luego se dio la ocasión y habló con el rey y se le concedió que un permiso para viajar al sitio donde se tenía que llevar a cabo la visión (Jerusalén) y el le señaló tiempo. También pidió respaldo del mismo rey y de gobernadores y también pidió materiales( madera) para el muro y para su casa.

También no marchó solo sino con un ejército. Una vez en el lugar no reveló nada a nadie, recorrió el lugar, tomó el territorio en lo espiritual, gano la batalla en los aires, seguramente conversando con Dios. Una vez que tuvo la estrategia se movió en ella y la comunicó a sus oficiales, a los sacerdotes y a los judíos y al pueblo.

Habló con ellos y le dijo como la mano de Dios estaba con el, y les dijo algo mas o menos así “Venid y edifiquemos y no estemos mas en oprobio porque Dios está con nosotros y nada nos detendrá, yo voy con ustedes pero los necesito” y así comenzaron a reedificar los muros bajo el liderazgo de Nehemias, primero comenzaron a reconstruir las 12 puertas con sus cerraduras y cerrojos.

En conclusión Nehemias tuvo una estrategia bien definida dada por Dios y nada los detuvo porque Dios tuvo el respaldo de Dios y su fe agradó a Dios. Este trabajo no es para copiar o entregar a Profesor o Maestro sino para ayuda y para aprender de la vida de Nehemías y sus características, no es valido para entregar en un Estudio de Religión.

¿Cuánto tiempo duró Nehemías en construir los muros?

Así que el muro fue terminado el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. Acabóse pues el muro el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. Se terminó pues el muro el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días.

¿Qué hizo Nehemías al ver las murallas de Jerusalén destruidas?

El primer capítulo del libro presenta a Nehemías como un residente de Susa, la capital del Imperio Persa. Nehemías dice que cuando supo que las murallas de Jerusalén seguían destruidas más de medio siglo después de terminar la reconstrucción del templo, “me senté y lloré”, en ayuno y oración a Dios (Neh 1:4).

¿Qué hizo Nehemías cuando yo las noticias de Jerusalén?

Introducción – Cuando se enteró que los muros que rodeaban Jerusalén habían sido destruidos, Nehemías le pidió permiso al rey de Persia de ir a Jerusalén para ayudar a reconstruirlos. A pesar de la oposición, los judíos reconstruyeron con éxito los muros de Jerusalén.

¿Qué son los muros espirituales?

Es necesario, que yo edifique el muro espiritual de mi vida! En el Libro de Nehemías, encontramos una bella historia que fortalecerá nuestra vida espiritual. En el Cap.1: Nehemías, un judío exiliado que se encontraba en Susa, capital del reino, preocupado por su nación, preguntó por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén.

Y le dijeron: “El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego”. Nos detendremos a considerar la importancia de los muros. En la época antigua, los muros los construyeron como una medida de seguridad, de protección ante sus enemigos, en la caso de Jerusalén, el muro tenía 12 puertas, cada puerta tenía asignados atalayas y guardas, estos últimos tenían autoridad para permitir el ingreso y salida de las personas.

En la noche, a una hora establecida se cerraban las puertas y el pueblo podía dormir tranquilo porque las puertas se cerraban y había guardas vigilando la muralla. Otro propósito de la creación de los muros y la más importante, fue establecer separación entre Israel y las demás naciones, para que no se contaminaran con las costumbres y creencias de otros pueblos.

  1. Entonces, vemos que hay muros físicos y espirituales, el llamamiento de Nehemías fue levantar ambos muros en su nación.
  2. Los muros, impiden que el enemigo ingrese y haga cualquier clase de daño, recordemos que él es especialista en robar, matar y destruir.
  3. Que pasó con el pueblo de Dios en esa época? Por qué estaban sin muros y sus puertas quemadas? Ellos habían desobedecido a Dios, a Su Palabra, comenzaron a contaminarse con las costumbres de los pueblos paganos, se mezclaron con sus tradiciones, cayeron en idolatría, rindieron cultos a los dioses de esos pueblos, daban a sus hijos a través de sacrificios, se dedicaron a las cosas ocultas, dejaron el temor, la justicia y la santidad de Dios.
See also:  Soñar Que Veo A Alguien Con Una Carretilla?

Todos estos pecados, entre otros, hicieron que la Presencia de Dios se apartara de Su pueblo, quedaron sin Su protección y amparo. Por esa razón, Nehemías orando en humillación con lloro y en ayuno, le dijo a Dios: ” confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

  1. En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo”.
  2. El apóstol Pedro, nos dice que seamos sobrios, y velemos; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; no podemos ser ingenuos ante las asechanzas del maligno, el Apóstol no nos dice que el enemigo tiene autoridad para devorarnos a todos o que todos seremos devorados, él nos advierte que debemos estar apercibidos, vigilantes en oración, en ayuno, llenura de Su Presencia, fortalecidos en Su Palabra, y teniendo una vida agradable ante los ojos de Dios, de esta manera construimos nuestros muros espirituales.

En otra porción de las Escrituras encontramos en: Eclesiastés 10:8: “El que hiciere hoyo caerá en él; y al que aportillare vallado (el que abre brecha en un muro), le morderá la serpiente”. Depende de cada uno de nosotros edificar y fortalecer nuestros muros diariamente.

  1. El profeta Isaías nos dice en el Cap.30:13: que el pecado es como una grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente.
  2. Mas la voluntad de Dios, es que nuestras vidas estén cimentadas en El, Su poder nos fortalece en los momentos de debilidad, de angustia, nos hace libre de temores, miedos, nos consuela y nos da paz.

Con Dios somos más que vencedores. Tenemos una hermosa promesa en el libro de Isaías en el Cap.58:11-12: “Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

  • Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar”.
  • Levántate, mira el estado de tu muro espiritual, pídele al Espíritu Santo que te ayude a reparar y a fortalecer las áreas que consideres necesaria intervenir, Dios está contigo y desea que goces de una vida en victoria.

Sé bendecido de manera sobre abundante! : Es necesario, que yo edifique el muro espiritual de mi vida!

¿Que nos enseña Nehemías 1?

Nehemías 1 con Explicación – Biblia Reina Valera La fuerza de Dios nos hace conseguir cosas que parecen imposibles. En Nehemías 1, podrás sentir esa fuerza y conocer hechos fundamentales de la historia de nuestra religión. Cuando quieras empezamos con un nuevo artículo.

¿Qué diferencias hay entre Nehemías y Esdras?

¿Confiar en Dios significa acudir a la oración, actuar, o ambos? (Nehemías 1:11 – 4:23) – Regresar al Índice Al final del primer capítulo, Nehemías se identifica como el “copero del rey” (Neh 1:11). Esto significa que no solo tenía acceso inmediato al rey por ser el que probaba y servía sus bebidas, sino que también era consejero de confianza y un funcionario de alto rango del Imperio Persa.

Él usó su experiencia y su posición profesional con grandes beneficios al emprender el trabajo de reconstrucción de la muralla de Jerusalén. Cuando el rey le concedió el permiso para supervisar el proyecto de reconstrucción, Nehemías solicitó cartas para darles a los gobernadores de los territorios por los que tendría que pasar en su viaje hacia Jerusalén (Neh 2:7).

A los ojos de Nehemías, el rey concedió esta petición “porque la mano bondadosa de mi Dios estaba sobre mí” (Neh 2:8). Al parecer, Nehemías no creía que confiar en Dios significaba no buscar la protección del rey para su viaje. Es más, a él le agradaba tener “oficiales del ejército y hombres de a caballo” que lo acompañaran para estar a salvo en el camino hacia Jerusalén (Neh 2:9).

El texto no indica que la decisión de Nehemías de buscar y aceptar la protección del rey tuviera algo de malo. De hecho, le atribuye esta ayuda real a la bendición de Dios. Es sorprendente ver la diferencia entre la postura de Nehemías y la de Esdras en este aspecto. Mientras que Esdras creía que demostrar su confianza en Dios significaba no pedir la protección del rey, Nehemías veía el ofrecimiento de dicho amparo como una evidencia de la mano bondadosa de Dios dando Su bendición.

Este desacuerdo demuestra que fácilmente las personas piadosas pueden llegar a conclusiones diferentes acerca de lo que significa confiar en Dios en el trabajo. Tal vez cada uno estaba haciendo lo que le era más familiar. Esdras era sacerdote y estaba familiarizado con la morada de la presencia del Señor.

  • Nehemías era copero del rey y estaba familiarizado con el ejercicio del poder de la realeza.
  • Esdras y Nehemías deseaban ser fieles en sus labores.
  • Los dos eran líderes piadosos de oración, pero entendieron de formas diferentes lo que implica confiar en Dios para recibir Su protección.
  • Para Esdras significaba viajar sin guardias del rey.

Para Nehemías, significaba aceptar la ayuda del rey considerándola como una evidencia de la bendición misma de Dios. En varios lugares encontramos indicadores de que Nehemías era lo que podríamos llamar un “creyente pragmático”. Por ejemplo, en el capítulo 2, Nehemías inspeccionó secretamente las ruinas de la antigua muralla antes de anunciarle sus planes a los residentes de Jerusalén (Neh 2:11-17).

Al parecer, él quería saber el tamaño y la dimensión del trabajo del que se haría cargo antes de comprometerse públicamente a realizarlo. Aun así, luego de explicar el propósito de su venida a Jerusalén y señalar la mano bondadosa de Dios sobre él, al recibir burlas y acusaciones de algunos oficiales locales Nehemías respondió, “El Dios del cielo nos dará éxito” (Neh 2:20).

En parte, Dios concedió el éxito en esta tarea por medio del liderazgo ingenioso y bien informado de Nehemías. El hecho de que el éxito venga del Señor no significaba que Nehemías pudiera sentarse y relajarse. Al contrario, él estaba a punto de comenzar una tarea ardua y demandante.

Al liderar, Nehemías debía delegar partes del proyecto de construcción de la muralla a una gran variedad de personas, incluyendo “el sumo sacerdote Eliasib sus hermanos los sacerdotes” (Neh 3:1); “los tecoítas” sin incluir sus nobles quienes no quisieron someterse a los supervisores (Neh 3:5); “Uziel, hijo de Harhaía, de los orfebres” y “Hananías, uno de los perfumistas” (Neh 3:8); “Salum oficial de la mitad del distrito de Jerusalén, sus hijas” (Neh 3:12); y muchos más.

Nehemías tuvo la capacidad de inspirar el compañerismo y organizar el proyecto de forma eficiente. Pero entonces, igual que en la historia en Esdras de la reconstrucción del templo, surgió la oposición. Los líderes de pueblos locales intentaron entorpecer el esfuerzo de los judíos por medio de las burlas, pero “el pueblo tuvo ánimo para trabajar” (Neh 4:6).

Cuando sus palabras no detuvieron la reconstrucción de la muralla, los líderes locales “conspiraron juntos para venir a luchar contra Jerusalén y causar disturbio en ella” (Neh 4:8). Entonces, ¿a qué acción guió Nehemías a su pueblo? ¿A orar y confiar en Dios? ¿O a armarse para la batalla? Como era de esperar, el creyente pragmático los guió a hacer ambas cosas: “Entonces oramos a nuestro Dios, y para defendernos montamos guardia contra ellos de día y de noche” (Neh 4:9).

De hecho, Nehemías también situó guardias en lugares especiales cuando aumentaron las amenazas contra los constructores de la muralla. Él animó a su pueblo a que no desmayaran por causa de sus opositores: “No les tengáis miedo; acordaos del Señor, que es grande y temible, y luchad por vuestros hermanos, vuestros hijos, vuestras hijas, vuestras mujeres y vuestras casas” (Neh 4:14).

  1. Las personas debían luchar como consecuencia de su fe.
  2. Poco después, Nehemías añadió más palabras de ánimo diciendo, “nuestro Dios peleará por nosotros” (Neh 4:20).
  3. Sin embargo, esta no era una invitación a que los judíos bajaran sus armas y se concentraran en la construcción confiando solamente en la protección sobrenatural.

Más bien, Dios pelearía por Su pueblo ayudándoles en la batalla. Él estaría trabajando en y por medio del trabajo de Su pueblo. Algunas veces parece que los cristianos actuamos como si hubiera una pared rígida entre la búsqueda activa de nuestros propios planes y la espera pasiva de que Dios actúe.

  1. Estamos conscientes de que esta es una dualidad falsa, lo que explica el porqué, por ejemplo, la teología cristiana ortodoxa histórica rechaza la premisa de la ciencia cristiana de que los tratamientos médicos son actos de infidelidad hacia Dios.
  2. Sin embargo, hay momentos en los que somos tentados a volvernos pasivos mientras esperamos que Dios actúe.

Si usted está desempleado, sí, Dios quiere que consiga trabajo. Para conseguir el trabajo que Dios quiere para usted, es necesario que escriba un currículum, haga una búsqueda, aplique a empleos, tenga una entrevista y sea rechazado docenas de veces antes de encontrar ese trabajo, igual que todo el mundo.

Si usted es padre, sí, Dios quiere que disfrute la crianza de sus hijos, pero también se requerirá que establezca y haga respetar los límites, que esté disponible en momentos poco oportunos para usted, que discuta los temas difíciles con ellos, que llore y sufra a su lado cuando hayan tropezones y huesos o corazones rotos, que les acompañe a hacer la tarea, les pida perdón cuando se equivoque y les ofrezca su perdón cuando fallen.

El arduo trabajo de Nehemías y compañía nos advierte que confiar en Dios no significa sentarnos y cruzarnos de brazos esperando que nuestras dificultades se solucionen por arte de magia. “Nehemiah (person)” en The Anchor Bible Dictionary, ed. David Noel Freedman (Nueva York: Doubleday, 1992).

¿Cuántos días oro Nehemías?

El Ayuno de Nehemías: Los Lineamientos – El ayuno será durante las 24 horas de cada día, durante toda la Semana. NO es ayuno durante el día y luego a la noche se come. El ayuno dura toda la semana. Tampoco es un ayuno de « lo que usted desee ayunar hermano/a «, NO.

Sugerimos que el ayuno sea lo más estricto posible. Claro está que hay que considerar a los hermano/as que están bajo medicamentos o cuidados especiales. Los lineamientos básicos incluyen comer: • Frutas, nueces • vegetales • beber sólo agua (para eliminar toxinas). Pueden incluirse jugos de frutas naturales si no contienen conservantes, azúcares, etc., pero incluso esos jugos deben estar muy limitados.

El Café y la CocaCola no están permitidos. Alguien una vez me preguntó ¿y si es cocacola Light se vale? no, tampoco. Eliminar todo aquello que «nos gusta mucho», la idea es someter la carne al espíritu y enseñar al «señor estómago» que el que manda es el Espíritu que habita en nosotros.

  • Este tipo de Ayuno debe eliminar todas las carnes, los dulces, las papas fritas en bolsas tipo ‘sabritas’ o cheetos, el pan, y las comidas que tengan conservantes.
  • Los panes contienen levadura, polvo de hornear etcétera; ésos son agentes leudantes y deben evitarse.
  • La levadura es simbólica del pecado en ciertas escrituras (1ra de Corintios 5:6-8).

Con estas cosas enumeradas, se concluye que cualquier alimento que contenga aditivos artificiales, sustancias químicas, o que haya sido procesado, debe evitarse completamente durante el ayuno. Las frutas y los vegetales son la base del Ayuno de Daniel y pueden ser preparados aceptablemente en una variedad de maneras.

  1. Muchas recetas del ayuno y varios libros de cocina han sido diseñados para el Ayuno de Daniel.
  2. Este tipo de Ayuno es una poderosa disciplina espiritual.
  3. Al asociar el ayuno y la oración, uno puede abrirse al Espíritu Santo.
  4. Teniendo un deseo sincero de buscar a Dios, usted puede acercarse a Él con un corazón contrito y arrepentido, y Él le ministrará de una manera poderosa.

El asombroso poder de Dios es transformador y usted conocerá que con Dios, todas las cosas son posibles. Es importante notar que la Biblia no ordena en ninguna parte que los creyentes hagan este tipo de ayuno. Como resultado, es un asunto de libertad cristiana hacer el ayuno.

Al mismo tiempo, la Biblia presenta el ayuno como algo bueno, provechoso, y beneficioso. El libro de los Hechos registra a creyentes ayunando antes de tomar decisiones importantes (Hechos 13:2; 14:23). El ayuno y la oración a menudo están entrelazados (Lucas 2:37; 5:33). En estos 21 días -divididos en 3 semanas- dedique más tiempo de oración y estudio de la Biblia que lo acostumbrado y verá que el resto del año cosechará grandes frutos espirituales.

«Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento» (Joel 2:12)

¿Quién mandó a derribar los muros de Jerusalén?

En el siglo VII a.C., el reino de Judá, con capital en Jerusalén, se encontraba amenazado por tres grandes potencias: el Imperio asirio, Egipto y, en último lugar, el Imperio babilónico, bajo la dinastía caldea, que finalmente arrasó Jerusalén y su templo en julio de 587 a.C.

Jeremías y Ezequiel, dos de los grandes profetas bíblicos, que fueron coetáneos, predijeron la destrucción de Jerusalén y su posterior restauración, pero sus llamamientos no fueron acatados. Nabucodonosor II, el líder histórico de Babilonia, invadió Jerusalén por primera vez en 597 a.C. y el rey Joaquín fue deportado a Babilonia junto a otros destacados ciudadanos, incluido el profeta Ezequiel.

” Todo este país será saqueado y quedará reducido a un desierto, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años “, profetiza Jeremías en el Antiguo Testamento (25:11).

¿Qué significado tienen los muros de Jerusalén?

Si hay un monumento que se nos viene a la cabeza al pensar en Jerusalén, ese es el Muro de las Lamentaciones. El símbolo por excelencia de Jerusalén reúne cada día a miles de judíos y a turistas que se acercan a dejar sus deseos, como dicta la tradición.